Utilidades

Published on Julio 28th, 2017 | by lucy

4

Guía para viajar con un bebé en avión

¿A partir de cuando puede volar un bebé? ¿Hasta qué edad no paga billete? ¿Cómo puedo solicitar una cuna? ¿Le dolerán los oídos? ¿Qué recomendaciones tengo que seguir durante el vuelo? ¿Hay cambiador dentro del avión? Aunque lleves toda la vida entrando y saliendo de los aeropuertos como Pedro por tu casa, la primera vez que te vas a subir al avión con tu bebé parece que nunca hubieras salido de tu barrio. Sabes de sobra que los aparatos electrónicos van en una bandeja aparte a la hora de pasar por los controles de seguridad pero, ¿y el carrito? ¿Se dobla? ¿Se pasa por debajo del arco? ¿Se factura?

En esta guía para viajar con un bebé en avión, te dejamos la respuesta a todas esas preguntas que nosotros mismos nos hemos hecho y a las que nos habéis enviado muchos de vosotros. Si te sirve de ayuda, puedes compartirla con otras personas a las que creas que puede serles útil y si no has encontrado solución a alguna otra cuestión sobre el tema, puedes dejarnos un comentario al final del post para que la información esté accesible a todo el mundo. Nos encargaremos de responderte lo antes posible y de completar la guía.

ANTES DE LLEGAR AL AEROPUERTO. Edad mínima para viajar, tarifas, asiento y/o cuna.

¿Desde cuando puede viajar en avión un bebé?
“Mira, esos dos se llevan la palma” esto fue lo que escuchamos decir a dos padres que viajaban con su hijo de unos 7 años mientras embarcábamos en Madrid con destino a Tokio. Con unas 13 horas de vuelo directo por delante y un bebé de 5 meses, nos convertimos en el foco de las miradas de algunos pasajeros que no sabían muy bien si felicitarnos (enhorabuena por vuestra valentía), sentir pena (no les quedará otra), llevarse las manos a la cabeza (a quien se le ocurre someter a un bebé tan pequeño a semejante viaje) o cruzar los dedos (“espero que no me toquen al lado”). Nuestro primer vuelo con bebé había sido un vuelo corto a Las Palmas de Gran Canaria cuando Koke tenía un mes. A partir de ahí y después de volar también a Palma de Mallorca, iniciamos este #chinchetaTrip en familia en el que, durante 9 meses, prácticamente todos los vuelos tienen más de 7 horas de duración. Hace tiempo comentamos que no existe ninguna contraindicación médica (en un embarazo normal), para viajar en avión embarazada y que las limitaciones que aplican las compañías aéreas, tienen que ver con evitar la posibilidad de que la madre se ponga de parto dentro del avión. En el caso de un bebé, desde el momento en el que sale del hospital (normalmente 2 días después de nacer) y si no tiene ningún problema de salud específico, puede montarse en un avión igual que se montaría en cualquier otro medio de transporte. En realidad, las principales incomodidades que sufrimos los adultos durante un vuelo tienen que ver con el espacio y las limitaciones de movilidad. Problemas que a un bebé, en sus primeros meses de vida, no le afectan en gran medida. Es cuestión de seguir algunas pautas para que el vuelo sea lo más placentero para el bebé, para los padres y para todos los demás pasajeros (y que tiene su respuesta en el párrafo “DENTRO DEL AVIÓN”).

¿Qué tarifa se le aplica a un bebé? ¿Viaja en asiento, en brazos o en cuna?

– Los niños menores de 2 años que no ocupan asiento pagan el 10% de la tarifa. En este caso viajarían en los brazos de sus padres y si el vuelo es intercontinental, se puede solicitar la cuna para bebés de máximo 11kg. Estas cunas no pueden reservarse con antelación online. Por eso, es importante ponerse en contacto con la compañía para solicitarla lo antes posible o seleccionando (si es posible) los asientos que tienen este servicio. Si la reserva previa de asientos no es posible, es importante llegar con tiempo al aeropuerto y recordárselo a los azafatos en tierra durante el embarque para que nos ubiquen en los asientos en los que se puede montar la cuna y a los de aire para que sepan que queremos hacer uso de ella durante el vuelo. Puede suceder que en el avión vayan más bebés que cunas. Normalmente, las aerolíneas tratan de facilitar al máximo la comodidad en vuelo de las personas que viajan con un bebé, ubicándote en asientos cerca de los baños y las salidas de emergencia pero todo depende de la disponibilidad y del número de bebés. En el caso de Iberia por ejemplo, deberás solicitar la reserva de la cuna a través de la Oficina de Iberia en tu país, donde también podrán informarte de la posibilidad de reserva de asiento anticipado para ti en la zona destinada a la cuna. Dependiendo de la clase en la que viajes, la reserva anticipada de asiento tendrá un coste adicional.
Si el bebé va a ocupar un asiento propio, se le aplica una tarifa similar a la de los niños entre 2 y 11 años que implica un descuento con respecto al precio del billete de los adultos, pero que es diferente en función de la tarifa. Para estos casos, puedes llevar contigo una silla de coche homologada en la que puede ir el bebé durante el vuelo. Durante el despegue y el aterrizaje tendrás que cogerlo en brazos utilizando un cinturón alternativo que se engancha al del adulto acompañante y que te entregará el personal de vuelo.

EN EL AEROPUERTO. Facturación, controles de seguridad y embarque.
¿Dónde puedo facturar? ¿El carro cuenta como equipaje? ¿El bebé puede llevar equipaje de mano propio?

– Mostrador para familias. Muchas aerolíneas tienen un mostrador específico para familias o las atienden por el mostrador seleccionado para los clientes de tarjetas de puntos o V.I.P. Así que antes de tragarte toda la fila completa, pregúntale a alguien del personal de la aerolínea con la que vas a volar en que fila debes ponerte.
– Facturación. El bebé puede llevar un bulto propio como equipaje de mano. Además, el carro no cuenta como bulto extra si te lo quieres quedar contigo. Puedes facturarlo o llegar con él hasta la puerta del avión y dejarlo allí para que lo bajen a la bodega. Al final del vuelo te lo encontrarás otra vez en la puerta de salida y si haces una escala, también. Si tienes un carro cuyas dimensiones están permitidas dentro de cabina (como es el caso del nuestro) puedes subirlo al avión.
– Controles de seguridad. Lo mismo sucede con los controles de seguridad y en algunos casos también con las aduanas/control de pasaportes. Fíjate si en el aeropuerto que estás, tiene uno específico para familias y no te cortes en preguntar si no lo encuentras. Si vas con carro, al llegar al control deberás doblarlo para pasarlo por el scanner (acuérdate de que este momento va a requerir sacar todo lo que llevas metido debajo que suele ser parecido a un mercadillo en sí mismo) y cruzar con el niño en brazos por debajo de los detectores de metales. Si el niño es un recién nacido, puede que te permitan que él no pase por debajo del arco del detector de metales, pero depende un poco del criterio de la persona que esté en ese momento en el puesto.

DENTRO DEL AVION. ¿Le dolerán los oídos? ¿Podrá dormir?
– Los momentos clave de un viaje en avión, son el despegue y el descenso. Es dónde se produce un cambio de altura más brusco y dónde los adultos notamos más la presión en los oídos. Lo mismo le sucede a los bebés. Por eso, si el bebé toma pecho, es recomendable ponerlo a mamar en estos momentos y si no, darle el biberón o un chupete. Es decir, seguir prácticas que lo inviten a tragar para que estos cambios le molesten lo menos posible.
Hidratar al bebé durante el vuelo. Esta es una recomendación también para los adultos. Durante un vuelo se produce una deshidratación mayor que cuando estamos en tierra. Este es el motivo de que la tripulación ofrezca agua muchas veces a los pasajeros. Con los bebés sucede lo mismo. Por lo que hay que acordarse de ofrecerle pecho o en su defecto, biberón más veces.


– Cambiarle de postura. Especialmente si el vuelo es largo. Igual que en un viaje en coche es necesario parar cada 2 horas aproximadamente, dejar a un bebé 7 horas metido en una silla o cuna en la misma postura dentro del avión, tampoco es aconsejable. Darle un paseo por el avión de vez en cuando y esatr pendiente de que esté limpio y seco. Seguramente antes no te habías fijado, pero los baños de los aviones tienen cambiador para bebés. 
– Intentar que tenga algo de intimidad. Es posible que las luces del avión estén encendidas en momentos en los que el bebé está dormido. Puedes llevarte un pañuelo, una muselina o algo con lo que poder hacerle una tienda de campaña improvisada para protegerle un poco de la luz y del ruido del avión.

UNA VEZ EN EL DESTINO ¿Tienen jet lag los bebés?
El jet lag es una sensación que se produce debido a un cambio drástico en las horas del sueño. Cuando los bebés son muy pequeños, sus ciclos de horas de sueño son muchos, por lo que no es tan difícil cambiarle de huso horario. Si se trata de un niño con trastornos del sueño puede que lo sufra más, pero por nuestra experiencia, solo es un día “de confusión”. Nos tumbamos con él en la cama para calmarle y al día siguiente estaba solucionado.

Una gran ayuda, es buscar vuelos directos. Por definición, el descalabro es menor y normalmente, tienen horas muy buenas de salida y llegada en lo que a combatir el jet lag se refiere. Además de dormir lo más posible a bordo (y no volverse loco a ver mil películas), hay que intentar hacerse al horario local cuanto antes.

La paciencia de los padres, al igual que en el vuelo, es fundamental una vez en destino. No hay que alarmarse si el niño llora “a destiempo”. Sencillamente, a veces quiere dormirse y no puede o debería de dormir pero no quiere. Hay que mantener la calma. La ciudad a la que hemos ido, no se va a ir de allí. Puede ser un buen momento para organizar y repasar bien la visita para el resto de días. Dicho sea de paso, no seamos excesivamente ambiciosos con los planes en general. Hay que tener en cuenta que no saldremos del hotel o la casa en la que estemos cuando nosotros queramos, sino “cuando el bebé quiera”. Estamos en un nuevo horizonte viajero. Se acabaron las prisas para ver todo con la lengua fuera. Hay que mentalizarse de que el ritmo del viaje, ya no lo marcamos nosotros pero eso no significa que no podamos disfrutarlo.

¡Buen vuelo!


Si estás planeando viajar con un bebé es posible que te interesen estos artículos:
Guía para viajar con un bebé.
Soy madre viajera, tengo miedo.
Total, si no se va acordar.
Desde el otro lado de la barriga.
¿Se puede viajar embarazada?
Guía de Tokio con niños.
Guía de Shanghai con niños.


 


About the Author



4 Responses to Guía para viajar con un bebé en avión

  1. Tatiana says:

    Muy interesante su guía. Mi bebé Kumar ha viajado desde los 2 meses en avión en vuelos de 2 horas. Y vuelos con escalas. Ya a los 6 meses tiene 7 vuelos encima. A mí me funcionó muy bien estando más pequeño usar la almohada de lactancia para recostarlo sobre mi y que durmiera con comodidad durante el vuelo, usar el chupón y en líneas generales se ha portado exelente. Mucho mejor que niños más grandes con los que compartimos avión. No hemos hecho vuelos largos. Pero creo que es genial que vuelen desde bebés así se acostumbran y no se incomodan cuando sean más grandes. También ha viajado en barco y creo que por estar pequeño no presenta la enfermedad del mar como la gente mayor.

    • lucy says:

      ¡Hola Tatiana! Lo del cojín de lactancia para vuelos cortos es una excelente idea. Es cierto eso de que cuando son muy bebés se portan genial.Están tan felices en bracitos. Koke acaba de empezar a reptar. Está apunto de gateo y el próximo vuelo que nos espera es a Colombia. No te voy a negar que los tengo un poco de corbata :p El barco todavía no lo hemos probado con él pero en cuanto tengamos oportunidad lo haremos. ¡Un abrazo grande y muchas gracias por tu comentario!

  2. Mac Woman says:

    Excelente artículo, me ha servido de mucha ayuda ya que tengo una sobrinita que esta muy peque aun con apenas 9 meses y teniamos esa duda, de si podria viajar en avion por largos periodos 🙂 lo de las tarifas tambien es un extra de conocimiento que te agradezco. Saluditos :)!

    • lucy says:

      ¡Gracias por tu comentario! Si te sirve de algo… Koke tiene casi 9 meses y desde los 5 ha volado cada mes a un destino diferente en un vuelo de mínimo 7 horas. Por ahora se porta bien, aunque como todos los bebés tiene sus momentos en los que nos toca intentar distraerle, dar paseos por el pasillo… nada dramático. Eso sí, yo antes veía películas en los aviones. Ahora lo máximo que he podido ver han sido, 40 minutos de Figuras ocultas, si sumo los trocitos que he podido ver entre todos los vuelos 😉 ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE