Utilidades

Published on Junio 18th, 2017 | by lucy

5

Seguro de viaje, ¿sí o no?

En todas las parejas hay uno (o una) que es más puntual, uno (o una) al que le gusta más la improvisación, uno (o una) que es más desconfiado, uno (o una) al que le gusta más madrugar… y así, con todo. No es que los polos opuestos se atraigan, es que al hacer una comparación entre dos personas, es lógico que uno siempre sea más “algo” que el otro. Así que si eres una persona ordenada a ojos de la mayoría, pero te juntas con un maniático (o maniática) del orden, automáticamente te transformarás en la/él desastre.

He aquí una radiografía rápida de los perfiles que se manifiestan en cualquier par de dos (también aplicable a pareja de amigos o pareja profesional):

– Despertarse al amanecer vs acostarse tarde.
– Bono diario de palabras contadas vs barra libre de conversación.
– Más de observar vs más de relacionarse.
– Máxima capacidad de concentración vs máxima capacidad de dispersión.
– Orientación suprema vs desorientación total.
– Desconfiar de casi todo vs confianza ciega en todo y todos.

Para el que lleve un tiempo por aquí, nos haya visto en eventos viajeros varios o escuchado dando la chapa en alguna charla de esas que de vez en cuando nos marcamos, se habrá dado cuenta fácilmente de quién es Rubén y quién es Lucy en cada par de atributos. Para el objetivo final de estas líneas eso da lo mismo, pero el caso es que hace 4 años (cuando decidimos irnos a dar la vuelta al mundo) se nos planteó la gran duda: ¿seguro de viaje sí vs seguro de viaje no? Por supuesto, a uno le parecía impensable cruzar fronteras sin seguro médico por lo que pudiera pasar, mientras que la otra opinaba que tampoco había que agobiarse con el tema porque “total… si nos pasa algo ya lo solucionaremos en el momento”.

En aquella ocasión, la sensatez ganó la batalla y decidimos contratar un seguro de viaje. Aunque hay algunas tarjetas de crédito (si has comprado los billetes con ella), seguros del hogar y seguros de viaje básicos que cubren ciertos gastos y problemas médicos que puedas tener en un viaje inferior a 3 meses, para un viaje de un año hay que contratar una póliza especial que no todas las compañías tienen. A día de hoy solo hemos tenido que usar el seguro una vez (mordedura de perro peruano mediante) y hay que reconocer que la experiencia no fue muy buena con la compañía que lo teníamos contratado. Desde entonces, hemos aprendido ciertas cosas a tener en cuenta para contratar un seguro de viaje largo:

– Que el teléfono de atención te responda en tu mismo idioma. A no ser que realmente te sientas muy seguro hablando en otro idioma en un momento de nervios, agradecerás poder explicar con todo detalle lo que te ha pasado a alguien que pueda entender al 100% lo que te ha pasado.
– Que tenga un teléfono gratuito de contacto para llamar desde cualquier parte del mundo. Puede que te pille en un cambio de país y aún no tengas moneda local o que simplemente no lleves nada encima. Cuanto más fácil sea la posibilidad de establecer el contacto, mejor.
– Que se encarguen de los gastos desde el principio. Algunas aseguradoras te piden que adelantes tú los gastos que luego te reembolsan posteriormente. Este proceso se alarga y complica bastante cuando estás en países en los que nadie hace facturas en las farmacias o en los que los informes médicos se escriben en una servilleta.
– Revisa bien las cláusulas para saber lo que el seguro cubre y lo que no. Esto más que por las sorpresas negativas, lo decimos porque también hay cierta letra pequeña que a priori se desconoce. A veces para bien (cubren pérdidas de equipaje o retrasos en vuelos) a veces para mal (no te cubren si te pasa algo por encima de los 5.000 metros de altura).

En aquel año de viaje nos cruzamos con varios viajeros que sí habían tenido que tirar del seguro en más de una ocasión para accidentes un poco más graves. Hay que tener en cuenta que en algunos lugares del mundo la sanidad es muy barata, pero también existen otros en los que cualquier pequeño incidente te puede salir más caro que todo el viaje entero. Es cierto que cuando salimos de nuestra rutina diaria estamos más expuestos a probar cosas nuevas, practicar actividades deportivas, andar por la naturaleza… Todo eso aumenta la posibilidad de torceduras de tobillo u otros pequeños accidentes que aunque no son problemas graves, requieren tratamiento médico.

Aquí van unos ejemplos (son casos reales*) de lo que suponen los costes médicos si nos pasara algo en alguno de los destinos que forman el chinchetaTrip:

Tokyo
Dolor de garganta que acaba siendo amigdalitis: el médico visita de urgencia al asegurado en el propio hotel y posteriormente el paciente acude a una visita de seguimiento. El total de ambas, casi 500€.

Shanghai
Una fiebre que no remite en varios días hace que una paciente tenga que acudir a urgencias y, posteriormente, a dos visitas de seguimiento. Cada visita médica costó 490€.

Nueva York
Apendicitis: La operación de urgencia por apendicitis más la estancia en el hospital tuvieron un coste de 12.430 €.

París
El asegurado sufre una caída con lesión que le impide trasladarse por sí mismo al hospital. El simple traslado en ambulancia al centro médico supuso un gasto de 450 euros.

Bogotá
A causa de la explosión de una bombona de gas, el asegurado sufre quemaduras por las cuales tiene que ser trasladado, permanecer en observación en el hospital y recibir un tratamiento. El coste total de la asistencia fue de 760 euros.

Johannesburgo
A causa del fallecimiento de un familiar, dos asegurados tienen que interrumpir sus vacaciones 7 días antes de que estas finalicen. Se le reembolsan los gastos de alojamiento y otras reservas (excursiones, etc.) que no pudieron disfrutar, gracias a la cobertura de gastos de cancelación e interrupción. Además, como contaban con una póliza que contemplaba la cobertura de regreso anticipado, no tuvieron que costear los vuelos de vuelta, cuyo coste ascendía a 2.800 €. En total, tener que interrumpir el viaje a Sudáfrica les supuso un ahorro de 4.200 € gracias al seguro de viaje.

Buenos Aires
Una caída llevó a que el asegurado requiriese la realización de dos pruebas diagnósticas: un TAC y una resonancia magnética, que costaron 250 €. La estancia de un día en el hospital, 627,31 €.

A nadie le apetece pagar por algo que no va a usar pero, teniendo claro que lo ideal es no tener que llegar a usar nunca un seguro médico, te puedes llegar a arrepentir mucho por no haberlo contratado. Ahora que viajamos con un bebé, muchas más personas nos escriben para preguntarnos por este tema y por eso nos hemos decidido a escribir sobre ello. En esta ocasión y para el #chinchetaTrip, hemos contratado una póliza de seguro de viaje familiar con InterMundial. De momento no hemos tenido que usarla y esperamos que así siga siendo.

Si quieres tener un poco más de tranquilidad por lo que pueda ocurrir, te recomendamos al 100% tener un seguro médico en caso de hacer un viaje (largo o no). Mira a ver si ya tienes un seguro válido que te cubre (especialmente si sales de Europa) y si no, busca entre las múltiples ofertas y seguros que hay en el mercado. Investiga sobre cómo es cada seguro teniendo en cuenta tu destino, pregunta precios y lee la letra pequeña en función del viaje que vas a hacer. Que no quede nada por hacer por tu parte para que el recuerdo de un viaje sea lo mejor posible.

*Datos de costes reales facilitados por el dpto. de siniestros de Intermundial.

 


About the Author



5 Responses to Seguro de viaje, ¿sí o no?

  1. Samir Issa says:

    La interrogante que todo viajero tiene antes de salir. Aunque en nuestro primer viaje largo lo contratamos únicamente por 8 meses (cuando nos tardamos 15 meses en regresar), ahora SIEMPRE recomendamos salir con un seguro de viaje. Te puede salvar hasta de lo que no te imaginas, y como dices Lucy, hay que leer con detalle hasta la letra más chiquita para constatar qué nomás te cubre.

    Si no lo contratas, el ahorro te puede resultar caro. Justamente nosotros también estamos por publicar un post sobre los seguros de viajes.

    (PD; Nos vemos pronto!) =)

    • lucy says:

      Nos ha dado mucha pena conocer esas historias de algunos viajeros que han tenido que hacer colectas o pedir dinero a sus familias para poder pagar el gasto de una hospitalización en según que países. La verdad es que ese es el motivo principal que me llevó a dar mi brazo a torcer. No tener que suponerle un gasto a nadie en el futuro.

      ¿Ya practicando los pasos de salsa para cuando nos juntemos? 😉 😉 😉

  2. German says:

    Me temo que yo soy de los agonías 😀

    De hecho, cuanto más mayor me hago, con más frecuencia contrato un seguro. De momento, todavía me limito a contratar seguro cuando viajo fuera de Europa o voy a estar más de 15 días fuera, pero no descarto acabar contratándolo siempre, nunca se sabe… No voy a dar nombres, pero suelo contratar el seguro con una de las compañías “de siempre”. Cuando estás mal, necesitas que te lo pongan fácil, no tener que pelearte por teléfono en inglés y gastar una pequeña fortuna en llamadas…

    En fin, que no tengamos que usarlo nunca !! 😀

    • lucy says:

      Nosotros la primera mala experiencia la tuvimos con una compañía grande y de las tradicionales. Fueron los que nos enseñaron que lo de adelantar los gastos para que luego te los devuelvan “una y no más”. Los años nos hacen más precavidos o será que al haber visto/oído más cosas nos volvemos un poco más sensibles. Pues eso, seguro sí pero para no tener que usarlo. ¡Abrazo!

      • German says:

        Ouch, revisaré la letra pequeña, aunque juraría que el mío es de los que no hay que adelantar pasta (para eso ya tengo el seguro “normal”, el de Muface).

        Un abrazo familia !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE