¡A New Jersey!

Aunque en un primer momento tenías ciertas reticencias hacia New Jersey por lo de no estar muy bien comunicado, has encontrado un piso por airb&b que según parece, además de tener muy buenas vistas, está al lado de un tren que se llama PATH y que te pone en el centro de Manhattan en solo 15 minutos. Vas a tener una casa con cocina por si quieres desayunar o cenar allí.

Con lo que te ahorrarás en hotel, desayunos y cenas, vas a poder costearte algún restaurante y las entradas que quieras. Con lo más básico solucionado, te subes al avión y sin ningún tipo de estrés ni expectativas a las que desilusionar, te ves una película y te duermes plácidamente. Una vez aterrizas en Nueva York, pasas el control de pasaportes y…

 

1- Como New Jersey está justo al otro lado de Manhattan y tienes bastante cansancio, decides darte un pequeño lujo e ir en taxi.

 

2- No tienes ninguna prisa y con lo lejos que está el piso, ir en taxi te parece un poco caro. Si venías a por aventura, ¿qué mejor que empezar fuerte y coger el metro?