Viajar no es solo un regalo (para quien se lo puede permitir), es necesario. Imprescindible incluso. Es la mejor forma de adquirir perspectiva con tu país y, sobre todo, querencia por el mundo (y todo lo que ello supone).

Eso sí…

Si se va a ir a otro lugar casi obligado y sin ganas, mejor no ir. Le amargas el viaje a los demás, la vida a la gente del lugar y el café a la gente cuando vuelves.

Si eres de esas personas, entonces no te hace falta viajar. Ojo, ni el mundo necesita que lo hagas.

Viajemos con el corazón y los ojos abiertos. Con ganas de aprender y disfrutar de la variedad y lo que no tenemos. Con el espíritu y la ilusión de vivir otras vidas aunque solo sea por unos días.

Quizás aprendamos algo.

essaouira

Sí, nadie lo pone en duda: lo que conocemos está genial y nos encanta. Sobre todo porque es lo que hemos tenido siempre y hemos crecido con ello. Le pasa a todo el mundo: “la comida de mamá es la mejor”.

Piénsalo dos veces.

Si crees que lo tuyo es lo mejor y punto, te hace falta viajar más. No has entendido nada. No se viaja para comparar, se viaja para conocer. No hay que viajar para buscar lo malo, el error, el fallo… Todos cometemos errores y tenemos alguna que otra tara (¿o tú eres perfecto?). Lo ideal, lo sano, el objetivo… es viajar para descubrir y encontrar. Y de paso, para pensar y replantearnos cosas. Luego ya volvemos a lo nuestro. Para saborearlo incluso mejor. Porque lo echábamos de menos, porque ahora lo valoramos más.

Essaouira

Si no entiendes nada de todo esto, vale, fuiste de viaje alguna que otra vez… pero el viaje nunca entró en ti.

Nota: si te has sentido atacado o atacada con este texto: sí, era para ti.

3 Comentarios

  1. Viajar es la mejor aventura del mundo. Descubrir, aprender y enamórarse de cada rincón.

  2. Viajar es la mejor terapia para el alma.Algo que no se olvidará.
    Saludos

Dejar un comentario