Reflexiones

Published on enero 1st, 2018 | by ruben

26

Enfréntate a tus propios temores, porque tuyos son.

Aún recuerdo aquel día en el que me dijiste que como íbamos a ser padres, se nos iba a acabar esto de viajar. También recuerdo que yo callé… porque el mío aún no había nacido. A veces me viene a la cabeza cuando un tiempo después (mientras yo miraba al suelo), asegurabas que 12 horas de avión con un bebé eran una locura. Que el mundo ahí fuera es peligroso. Que dónde íbamos a estar mejor que en casa. Que un niño no puede estar sin su familia.

Parece que fue ayer, cuando te oía afirmar que un bebé necesita su rutina: dormir en su cama, comer su comida, socializar con otros niños en su guardería, etc. Aún más, recuerdo que no supe qué responderte. Me retumban aquellas palabras en las que vaticinabas que los niños se ponen malos en otros países. Que ya me daría cuenta que ese sueño de viajar constantemente, es imposible con un niño. Que se acabaría esa vida “que no entiendo cómo puedes mantener”. Que por fin sentaría la cabeza. Pero sobre todo, sobre todo… recuerdo que yo dije nada.

Recuerdo todos mis silencios. Recuerdo todas tus palabras. Recuerdo todos aquellos temores. Tus temores.

Aun así, nos lanzamos una vez más al “sin sentido” de perseguir sueños. Esta vez, con un bebé. Esta vez con todas nuestras dudas dentro… y con todas tus profecías a la espalda.

Gracias

En cualquier caso, me gustaría darte las gracias. Gracias porque a pesar de los miedos que como padres todos cargamos de serie (estemos donde estemos), cada pequeña batalla ganada al otro lado del mundo contra la despiadada incertidumbre, supo mucho mejor. Gracias porque en cada vuelo largo en el que en lugar de llantos, hubo gente que nos sonreía, se convertía en una gran conquista en el turbio reino de las excusas.

Gracias una vez más, ya que cada vez que estuvimos en un lugar supuestamente peligroso y alguien nos preguntó de dónde éramos y si nos gustaba su país, fue una batalla ganada al soberbio dios de los prejuicios. Gracias y mil veces gracias, porque cada vez que un niño de otro país se acercó con curiosidad al nuestro, sentimos que dábamos un humilde pasito para que hubiera menos distancia entre los adultos del futuro.

Lo mejor para combatir la falta de rutina, es que no haya rutina.

La próxima vez que nos veamos, a ver si me acuerdo de decirte que un niño se adapta a la novedad constante incluso mejor que tú (al menos, tan pequeño). Que le gusta más ver elefantes de verdad, que tenerlos de juguete. Que prefiere coger piedras, mojarse en charcos y pisar la arena, a ver la tele.

Que no necesita “su irremplazable peluche” o una luz encendida para hacerse amigo de cada cama extraña porque siempre estamos nosotros a su lado. Que probar comidas diferentes, con otros ingredientes y otros sabores… no ha hecho sino conseguir que lo que él conoce como “su comida”, sea un concepto con muchos más matices.

¿Y sabes? En un año, nunca cayó enfermo. Nada. Ni por un resfriado. Lo admito, puede que no sea gracias al viaje. Pero tú tampoco tenías pruebas cuando afirmaste que seguro que se pondría malo viajando así que, estamos iguales. Y sí, tienes razón en que se pierde el incondicional calor que te da la familia, pero siempre hay buenos amigos repartidos por el mundo dispuestos a regalarle su cariño y su tiempo.

Como ves, sigo recordando tus palabras. Palabras que si algún día volvemos a hablar del tema, harán que no me quede callado. Porque hoy, tengo mil respuestas para darte. Mil experiencias que contarte. Mil anécdotas que regalarte. Porque hoy, sé que tus excusas y tus miedos, tuyos son.

Probablemente me vengas con algo parecido a “total, si no se va a acordar” o “sí, sí, lo que tú digas… pero ya verás que cuando crezca, no va a querer viajar más. No lo sabemos. Ni tú tampoco. Lo veremos con el tiempo, pero lo vamos a disfrutar de todas formas mientras sea posible.

Perdona si mis palabras te pueden llegar a molestar, pero el caso es que cada uno debería tener la suerte de poder elegir la vida que quiere. La que hemos elegido nosotros nos gusta y nos funciona, pero entendemos y respetamos que a ti no. Para ti, el camino es otro. Otro que te llena y en el que te sientes bien. De verdad que me alegro, pero si no me puedes ayudar, al menos no me lo pongas más difícil. Sencillamente, preferiría que aunque estés convencido de que nosotros somos los que estamos equivocados, no me digas que lo que soñamos “no es posible”.

Ah, se me olvidaba… si en algún momento te parece que el tema de que “no se puede viajar con niños” no da para más, que sepas que hacemos colecho, porteo, lactancia prolongada a demanda y baby led weaning. Aquí te espero.

 


Nota: este post puede parecer un tanto duro, pero no lo hemos escrito dirigido a nadie en concreto. Solo queremos dejarlo por aquí como reivindicación en diferido. Por las veces que nos han soltado alguna de esas perlas que nos comimos acompañadas de nuestro silencio y nula posibilidad de réplica. Para poder mandárselo a todo aquel que en algún momento nos vuelva a decir cómo tenemos que vivir nuestra vida. Pero sobre todo, sobre todo, para toda la gente que nos manda mensajes privados y que nos dan las gracias por ayudarles a superar todos los frenos con los que se encuentran para poder romper con todo y perseguir algo que anhelan. Para todos ellos: gracias por hacernos saber que esto que hacemos, sirve de algo.


 


About the Author



26 Responses to Enfréntate a tus propios temores, porque tuyos son.

  1. Ariadna says:

    En unos meses me voy a estudiar a Australia, porque es un país que sueño con recorrer y porque quiero/necesito alcanzar un nivel decente de inglés.
    Es increíble la cantidad de gente que me habla como si fuera una ilusa que cree que todo va a ser de color de rosa y que acabaré dándome un tortazo en toda la cara. Gente que me conoce y que sabe que tengo más de dos dedos de frente como para saber lo que me hago… y algunos que en realidad no saben nada de mí.
    Eso que aún no he mencionado que sólo es el principio, que después quiero ver el mundo a lo mochilero style, esté sola o acompañada xD.
    En fin, simplemente agradeceros que compartáis vuestras experiencias. Que os atreváis a hacer lo que realmente queréis hacer. Demostrando que se puede y que lo que digan/opinen/teman los demás es cosa suya. Que el mundo es increíble y que vale la pena asumir lo malo que pueda, o no, tener para poder disfrutar aún más de lo bueno :).

    • ruben says:

      Hola Ariadna… ante todo, ánimo. Lo difícil (decidirte a irte) ya está hecho. No conocemos a nadie que se haya arrepentido de lanzarse a conocer. En cuanto a todos esos que comentan sin saber, poco a poco se irán dando cuenta (o no). Solo tú sabrás lo mucho que una aventura así significa. Todos nuestros buenos deseos y que sepas que no estás sola. Somos muchos viajando por ahí. Ya lo verás. Buen viaje!!!

  2. Maca says:

    No me parece para nada un post duro, es real y se entiende a la perfección a lo que apuntan.
    No tengo hijos, no es algo que este pasando por mi mente en este momento, pero conozco muchos niños viajeros criados por padres viajeros y tengo la convicción que serán el tipo de adultos que quiero ver en el futuro: serán libres.
    Feliz año y que siga el aprendizaje para ustedes y claro, para Koke. Abrazo!

  3. Laura says:

    Mucho Ánimo. Yo estoy totalmente de acuerdo con vosotros. Me encanta que compartáis esto por aquí. Tenemos muchas creencias metidas en la cabeza y nunca hay que renunciar a los sueño de cada uno, hay que luchar por ellos e intentarlo. Para nosotros que nos estamos planteando ser padres es un chute de energia ver a parejas como vosotros. Gracias y seguir así.

  4. Patricia says:

    No puedo estar más de acuerdo con vuestras palabras! Me siento identificada 100%. Gracias por hacer lo que hacéis y por contarlo como lo hacéis. Un abrazo familia!!

  5. Aniko says:

    Hola chicos!
    Feliz año!
    Solo quiero decir esto: que lindo saber que existen.
    Los quiero. Gracias por compartir estas cosas.
    Me quedo con esto:
    “Gracias y mil veces gracias, porque cada vez que un niño de otro país se acercó con curiosidad al nuestro, sentimos que dábamos un humilde pasito para que hubiera menos distancia entre los adultos del futuro.”

    Les deseo mucho amor y viajes en el 2018 (y que nos veamos!).

  6. Patricia says:

    Pues qué queréis que os diga, a mí me parece una pasada lo que estáis haciendo y seguro que Koke os lo va a agradecer toda la vida. Si las personas que os transmitían sus miedos son familia directa o amigos de verdad, habrá que entenderlos porque os quieren, pero si no lo son… no dudéis de que es pura envidia, envidia de no tenerlos cuadrados para perseguir sus propios sueños (cuales quiera que sean) y enfrentarse ellos mismos a todos aquellos miedos que se lo impiden. Pobres, llevan un año esperando a deciros “ves? Te lo dije!” Y lo que les queda… Lo vuestro es una lección de vida. Me inspiráis. Besos a los tres.

    • ruben says:

      Eso esperamos, que “quede mucho”. Tenemos pensado seguir. Seguir viajando. Seguir dando guerra. Seguir soñando. Mil besos y gracias por los ánimos y por leer entre líneas 😉

  7. Silvia Alventosa says:

    Primero de todo feliz año! Un gran post para estas fechas, almenos para mi, que este año me tocara enfrentarme a mis temores (que por ahora son muchos…) ya que en agosto nos lanzamos a perseguir nuestro sueño de vivir y viajar por el mundo en nuestra furgoneta.
    Me gustaria deciros que gracias a vosotros y otros blogs que seguimos, este sueño parece mucho mas facil de conseguir y leeros nos motiva muchisimo, asi que no dejeis de contarnos vuestras aventuras ni de compartir vuestras maravillosas fotografias. Enhorabuena por haber elegido vuestro propio camino y por ayudar a los demas a seguir el nuestro con vuestras palabras.
    No se si los pekes se acuerdan de todo esto a no, pero nosotros acabamos de volver de un viaje con nuestra sobrina de 8 meses a Tenerife y han sido unos dias de momentos maravillosos, y ella lo ha pasado genial, asi que todas estas experiencias no tienen precio.
    Saludos!

  8. Laura says:

    Como siempre una delicia!

    Nada que añadir y nada que quitar!!!

    Me lo voy a volver a leer!! Y otra! Y otra!! Y otra!!! Y antes de irme a dormir otra vez para tener felices sueños asegurados!!!!

    • ruben says:

      ¿En serio? Pues que contentos nos dejas. Así da gusto “reflexionar”. Está claro que este artículo no gustará a muchos… pero bueno, probablemente este blog no es para ellos. Un beso!

  9. Tan de acuerdo con todo! Enfrentarse a los miedos es mi primera motivación a la hora de viajar ¡cuanto más difícil es el reto,más ganas entran! Lo vuestro tiene mucho mérito ¡da gusto leeros!

  10. Flor says:

    Genial el artículo. Nosotros tenemos la ventaja (por encontrarle una) de estar lejos de la familia y amigos. Así que Benji va criándose sin la mirada (o palabras) acusadoras o recriminadoras de quienes nos rodean. Nadie sabe si colechamos o no (y siii, duerme entre nosotros, compramos la cuna de colecho al re pedo).

    Por otro laso, yo agregaría un ítem más a la lista del final, que ahora no les toca pensar, pero el tiempo pasa rápido.

    Además será el más cuestionado sin duda.

    “Worldschooling”

    Boom!

    Venga, hasta logooo!

    Feliz año familia!

    • ruben says:

      Jajajajaja Sí, el tema de no gustarnos la enseñanza clásica es otra de nuestras conversaciones internas. La búsqueda de un sistema alternativo que nos convenza… ha empezado. Las críticas, llegarán. Lo sabemos. 😉

      Feliz Año!!!

  11. Veronica says:

    Hola, leí tu post, el primer error fue creer que lo escribía “ella” para “el” que trataba de convencerlo de..”se acabó esto”.. Y cuando me dí cuenta volvi a leerlo y me dí cuenta que ó me estoy alejando mucho del patriarcado, o siempre lo estuve (ambas cosas geniales). Igualmente me parece que nada -con todo respeto- puede hacer sido tan extremo, ni unx tan optimista ni otrx tan pesimista y el relato, aunque muy bueno, guarda una cierta hostilidad hacia la que “estaba equivocada” y eso no puede esconder más que los propios miedos sumados a los miedos del otro (no fué demasiado??) en argentina le decimos así: “pasar factura” (literariamente, en este caso) y suena aún ahora, con esa bella experiencia que vivieron este año: un relato autoconvincente de un mega-convencido? Abrazos para ambos, disfruten, paz y amor

    • ruben says:

      Hola Verónica, pues tan bueno no será el texto si no lo entendiste a la primera… ni (creo) a la segunda. Fallo mío. Este texto no va dirigido de “ella a mí” ni de “mí a ella”. Afortunadamente, en este barco estamos juntos. Muy juntos. Va dirigido (y dedicado) a aquellas personas que opinan sobre la vida de los demás porque sí. Va, para aquellos que en vez de animar, te lo ponen un poco más difícil. Va, para los que no quieren, no se atreven o no les gusta otras formas de entender la vida y te lo hacen saber aunque tú no se lo hayas pedido. Va para los que les parece una locura que te vayas con un bebé a Sudáfrica en lugar de meterlo en la guardería. Va, para los que juzgan sin saber.

      Pero sobre todo, sobre todo… es un artículo para animar a los que quieren intentar perseguir sus sueños y tienen un entorno que se lo pone complicado. Un vía de escape. Algo a lo que agarrarse cuando se vean acorralados y no sepan qué responder. Es un “no estáis solos”.

      La realidad, es que nadie está equivocado. Solo se trata de que cada uno viva su vida como prefiera y quiera sin intentar que los demás lo hagan igual. Y ahora, si quieres, con esta perspectiva, léelo una tercera vez. Feliz Año!

  12. Samir says:

    Debería haber algo como un link offline (creo que los códigos QR lo son) para cuando alguien les diga que No es sano viajar con un niño pequeño, ustedes le entreguen un papelito que lo redireccione a este post, y simplemente le digan: Tenga buen día.

    Feliz año nuevo familia. Un abrazo grande y que Koke siga aprendiendo y creciendo con esta gran enseñanza que le están brindando.

    • ruben says:

      Esa es un poco la idea. Dejarlo por aquí por si nos hace falta algún día “sacarlo a pasear”. Y si a alguien le puede ser de ayuda, pues también Feliz Año chicos!

  13. María says:

    ¡Feliz año y enhorabuena por este 2017 tan aprovechado!
    Koke es muy afortunado por tener a sus padres todo el día con el, cuidándole y dándole cariño.Por encima de todo eso es lo que importa.
    Eso y ser felices.
    Por eso me sorprende mucho el tono rencoroso de este post.Puede que solo sea un recurso literario para darle más “punch” (en ese caso os felicito por la efectividad del texto) , pero parece que estuvieráis realmente dolidos y enfrentados a una sociedad que os odia por vivir vuestra vida.¡Ni que tuvieráis que demostrar algo a alguien !.
    De todos modos, como madre de un peque que ya tenía un billete de avión a su nombre antes de nacer, os digo que no hace falta ser un nómada para que todo el mundo opine acerca de como cuidar a tus hijos.Qué come, como viste, dónde y como duerme, a qué dedica el tiempo libre….Bufff ¡De eso no nos libramos ninguno!
    Un abrazo y a seguir fabricando recuerdos maravillosos

    • ruben says:

      Hola María… y Feliz Año! Como apuntamos al final del post, no va dirigido a nadie concretamente. Pero sí es cierto que es un cúmulo de sensaciones amontonadas después de un año. Efectivamente, en todo lo relacionado a la maternidad/paternidad, el aluvión de opiniones es constante. Si además, te llevas al crío a Sudáfrica, ni te cuento. Este post no es solo por y para nosotros. Es por y para mucha gente que nos escribe mails privados contándonos que tienen muchas ganas de viajar con sus hijos, pero que tienen miedo. Y ese miedo, normalmente, viene acompañado de presiones del entorno. Tú, como padre/madre ya sabes que hay riesgos si te vas lejos (puede que tantos como si te quedas), pero que te los pongan delante como si no los hubieras valorado, añade una carga de culpabilidad que no ayuda. Una carga que pesa mucho en la maleta. He de reconocer que, muy al principio, cuando nos llegaban algunas de esas frases y nos quedábamos callados, no era nada agradable. Este artículo, solo pretende dar ánimos. Armas. Argumentos. Transmitir la sensación de que “no se está a solas en esta locura” que, para muchos… es un sueño. Un abrazo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero II”

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE