Desde hace unos años viajamos por el mundo y para ello, tenemos que generar algún tipo de ingresos, pero no somos nómadas digitales (ni queremos serlo)

En 1997, David Manners y Tsugio Makimoto escribieron el libro “Digital Nomad”. En él, auguraban un mundo en el que el avance de las tecnologías y el movimiento constante, traerían consigo una legión de trabajadores itinerantes. Desde entonces, este término se ha usado mucho (e incluso abusado del mismo últimamente) para etiquetar una condición de vida.

De un tiempo a esta parte (pongamos 7 años), este término de dos palabras que separadas significan otras cosas con nada en común, se viene entendiendo como gente que viaja mucho y trabaja online. Los que lo ven desde fuera y sueñan con serlo (después de oír tantos cantos de sirena), creen que se trabaja poco y siempre frente a una idílica playa. Los que están metidos en harina, saben que se trabaja mucho, con gran dosis de incertidumbre y a veces, con todo tipo de condiciones y condicionantes low cost.

nomadas digitales

Para empezar, vayamos con una definición simplificada (hay muchas, pero hemos elaborado una propia) de estas dos palabras que, juntas, vienen a significar más o menos lo siguiente hoy en día: alguien que trabaja online estando en continuo movimiento.

1- Si no estás en “continuo” movimiento (entiéndase que no tiene que ser todos los días, pero sí con cierta periodicidad), no eres nómada.

2- Si no usas internet para ofrecer y vender tus servicios o cualquier otro tipo de trabajo que se pueda hacer una forma telemática, no eres “digital” (en cuanto a esta expresión se refiere, claro).

Ordenador nómada digital

Vamos que, trabajando desde tu casa y yéndote algún puente de viaje, es muy probable que no puedas decir que eres nómada digital. De la misma forma, si viajas constantemente y realizas algún trabajo periódico en cada lugar de manera presencial… tampoco. Al menos, no tal y como creemos entender el término.

Nosotros llevamos siete años viajando de manera relativamente periódica. En todo ese tiempo no hemos vivido en una misma casa más de seis meses seguidos y todos los ingresos que hemos generado en ese tiempo han sido online.

muralla china

Entonces, ¿cómo es eso de que no sois nómadas digitales?

Llegados hasta aquí, la confusión transmitida es clara y comprensible. Para bien o para mal, presos de nuestra propia definición y explicación, se nos podría considerar nómadas digitales. Reunimos todos los ingredientes para serlo. Pero no, no queremos entrar en ese saco. ¿Por qué? Ahí está la clave: no-queremos-serlo.

tren sri lanka

Aún recordamos aquellos años de nuestra vida anterior en la que el trabajo lo era todo…

  • Manu, Rubén… Rubén, Manu…
  • Hola, ¿qué tal?
  • Encantado.
  • Y dime… ¿en qué trabajas?
  • En publicidad.

En cada nueva conversación, frente a cada gin tonic, después de cada presentación… lo que nos definía por aquel entonces era: el trabajo. El manoseado “¿a qué te dedicas?”, salía en los primeros 2 minutos de charla. Y eso, nos parecía y nos parece muy triste, la verdad. ¿No sería mejor hablar de música, viajes, recuerdos, anhelos…? Si se quiere conocer a una persona, puede que el camino más corto e interesante no sea precisamente el trabajo.

salar de uyuni

Nómadas vitales

Por eso y después de escuchar taaaaantas veces la expresión, no queremos formar parte del club. No queremos que un trabajo, nos vuelva a definir de nuevo. Nos encanta viajar. Es nuestra pasión. Una forma de vida. Un proyecto que nos llena por dentro y por fuera. Aunque ahora mismo no se pueda llevar a cabo como lo veníamos haciendo y a pesar de que cuando se pueda volver a viajar, lo hagamos de otra manera.

familia cascada

Conocer otros lugares, otras costumbres, un montón de personas diferentes… Cuanto más mejor. Más completos. Con más perspectiva. Con más experiencias. Hemos aprendido tanto en estos últimos siete años, que ya ha valido la pena el vértigo y la incertidumbre de luchar contracorriente. Queremos regalarle a nuestro hijo nuestro mundo. Un mundo en el que intentamos que él se sienta libre y lo viva sin temores. Que lo descubra con entusiasmo. Que lo aprenda día a día. En directo. Sin filtros. Sin meterlo en una caja para que solo conozca esa realidad o enseñándole a través de un embudo estándar de homogeneización homologada. Siendo él. Como quiera ser. Como salga. Con sus intereses y habilidades intactas, no impuestas. Siendo parte de nuestro sueño y nuestro proyecto de vida.

niño tienda campaña

Además, de paso, aspiramos a intentar inspirar y animar a otros y otras a no dejar de perseguir sus sueños (los que sean). Ayudando a reflexionar y dejando a un lado algunos temores y frenos (normales). Nos sentimos “nómadas vitales” (nos hemos inventado esta expresión o al menos, no la hemos visto antes en ningún sitio) y para conseguir serlo a tiempo completo, entendemos que hay que hacer alguna que otra cosa mientras. Sí, necesitamos dinero (por razones obvias) y nadie nos lo va a regalar (tampoco lo pretendemos ni lo esperamos).

tickets nueva zelanda

Que no nos defina un trabajo

Tenemos la suerte (el talento o las ganas) de poder obtener ingresos generando brand content. Haciendo vídeos, fotos y escribiendo (lo cual nos gusta bastante, menos mal). Suele ser contenido con el que nos sentimos a gusto. Es más, decimos que no a muchas cosas porque o no nos apetecen o no nos gustan o no “somos nosotros” y mira, preferimos ser de verdad. Además, ya que hay que hacerlo, es mejor pasarlo bien.

isla de pascua

Este es el centro de todo. Evitar que un trabajo o una etiqueta nos marque antes que todo lo demás (que algo más hay). Trabajar online es, para nosotros, una consecuencia inevitable que acarrea la decisión de vivir viajando (o de intentarlo al menos). En un mundo en el que cada vez los pueblos y sus gentes se estaban haciendo más sedentarios y acumulándose en enormes ciudades para vivir apelotonados, trabajar con estrés y pagar facturas, es posible que sí, que eso de vivir viajando sea una posibilidad y que haya que trabajar al mismo tiempo (traviajar). Pero eso, preferimos verlo como una consecuencia (un daño colateral), no como “el fin”.

algo que recordar australia

Cuál es el objetivo real: ¿viajar o ganar dinero?

Si estás pensando que eso de ser “nómada digital” es una especie de dimensión alternativa en la que te van a pagar un dineral por hacerte fotos en una playa paradisiaca y ya está, ve olvidándote del tema (a no ser que previamente, seas famosa o famoso y decidas dar un giro a tu vida en general). Entonces sí que puede ocurrir.

Hay mucha gente a la que le encanta viajar y trabaja mucho (y muy bien) para poder hacerlo, pero créenos, no presumen de ello ni es lo primero que te cuentan. Es más, no se definen así ni hablan de esa condición al instante. Hay otras prioridades antes.

autobus ecuador

En cualquier caso, ganes mucho o poco, en una vida de viaje o en una vida más sedentaria, que no sea un trabajo lo que te represente. Que no sea un trabajo el que diga quién eres. Porque un día, si pierdes ese trabajo, puedes pensar que has perdido el rumbo en general. Si tienes claro el camino, no habrá nada que te impida llegar (como quieras) a donde desees llegar.

6 Comentarios

  1. Que gran artículo y que gran verdad se esconde tras él! Hoy, el término «nómada digital» está SUPER explotado por otros bloggers y empresas que ofrecen sus servicios para que algunos incautos crean que pueden digitalizar cualquier actividad y lanzarse a explorar el mundo.
    Gran blog chicos!

  2. Decía alguien, «convierte tu pasión en tu trabajo y nunca más volverás a trabajar». Así nunca más tendrás que hablar de «a qué te dedicas» sino «qué te apasiona».

    Esta artículo es casi clavado en contenido e ideas al discurso que muchas veces repito a amigos, viajeros y personas. Tened siempre muy presente que solo tenemos una vida, que pasa volando, así que mejor dedicar la mayor parte de tu tiempo de vida a algo que te apasiona.

    Disfruto viendo que algunas personas como vosotros, no solo lo hacéis, sino que además compartís esa idea. Por cierto me encanta eso de «nómadas vitales» tampoco nunca lo había leído o escuchado hasta ahora.

    A ver si en algún momento vital nuestros caminos se cruzan en algún lugar de este no tan grande mundo y podemos conocernos en persona. Creo que tendríamos muchas cosas que compartir.

    • Cuando dejamos nuestra vida anterior en la que el trabajo lo era todo, decidimos nunca volver a algo parecido (o al menos, intentarlo). Por eso no nos gusta que el trabajo, una vez más, defina un proyecto de vida. Al menos para nosotros, el viaje está muy por encima del trabajo. Gracias por comentar Enrique.

  3. No hay mejor circunstancia que gustarte el trabajo que haces……y encima ganar dinero.
    Y como dice el refrán: sarna con gusto no pica.
    Un abrazo y gracias por compartir lo buestro
    Jordi

  4. Ana Lia PAGADIZABAL Responder

    Buen día!!!
    Un saludo afectuoso para los TRES.
    Hermoso el artículo.
    Gracias, hasta otro día.
    Que estemos todos bien.

Dejar un comentario