Cuidar la Naturaleza no es solo una intención, es también cuestión de actitud. Aquí van 6 prácticas dañinas que hacemos sin darnos cuenta.

Desinformación. Esa es la principal causa que nos lleva a la mayoría de las personas a cometer conductas que son perjudiciales para el medio ambiente. No lo hacemos por «joder» ni porque nos da todo igual. No es eso. Simplemente, no siempre sabemos que aquello que estamos haciendo puede provocar un daño. O que eso que se ha hecho toda la vida y que antes no tenía consecuencias fatales, ahora hay que ponerle remedio.

practicas_cuidar_naturaleza

También es una cuestión de contexto. Hay lugares en los que caminar por la cresta de una duna es un problema para el entorno y otros en los que la fuerza de la naturaleza regenera el desierto a mayor velocidad de lo que las destruye el paso del hombre. Todo esto, no hace más que complicar la labor de investigación para saber qué es lo que no es un problema y aquello que por el contrario, debemos evitar sí o sí.

practicas_cuidar_naturaleza

Súmale niños

Cuando a todo esto le sumamos el factor «niños», hay quien baja la guardia con la excusa de que es una manera de que conozcan los diferentes animales, se acerquen a la naturaleza, la amen y aprendan a respetarla. Personalmente, nos parece un poco incoherente enseñar el respeto por los animales cuando estos no se encuentran en su hábitat natural. Sobre todo, si viven en espacios que limitan sus movimientos y que no les permiten buscar su propio alimento aunque allí estén bien alimentados (e incluso, aunque las personas que los cuiden los traten de manera fabulosa). Esperamos de verdad que este 2020, nos haya enseñado en primera persona a todos que tener comida y cama, no es suficiente para desarrollarnos de una forma plena. Que sobrevivir no es lo mismo que vivir. 

practicas_cuidar_naturaleza

Conductas humanas que hacen daño a la naturaleza

Queremos compartirlas con vosotros porque muchas de ellas tampoco las sabíamos y las hemos ido aprendiendo por el camino. Puede que también te hagan reflexionar a ti, igual que cuando nos las contaron, nos hicieron reflexionar a nosotros:

  • Darle comida a los animales, salvajes o domésticos, modifica sus instintos e interviene en sus comportamientos naturales. Dejan por ejemplo de buscar comida por sus propios medios, se vuelven violentos, abandonan a sus crías… Además, su organismo no está preparado para digerir nuestra comida ya que no siempre lo que les ofrecemos es una fruta sino comida procesada (que tampoco es que sea lo más saludable para nosotros). Esto también incluye a los patos de los parques. Están tan saciados de pan y gusanitos que no se comen su comida. No les estamos haciendo un favor, sino todo lo contrario.
  • Llevarse conchas de la playa. En la naturaleza se aprovecha todo. Las conchas vacías se deshacen y devuelven al mar carbonato cálcico con el que entre otros materiales, los animales que lo necesitan hacen nuevas conchas. La acidificación de los océanos y el efecto de los coleccionistas hace que cada vez las playas sean más pequeñas y los animales tengan menos carbonato cálcico con el que hacer sus hogares. En este podcast de la maleta de Carla con la bióloga María Marcos de millasyorillas.com explican en profundidad este tema. Ofrecen además una solución muy sencilla: todavía estamos a tiempo de devolverlas. 

practicas_cuidar_naturaleza

practicas_cuidar_naturaleza

  • Hacerte fotos con animales salvajes o con sus crías que viven en cautividad, promueve que estas actividades se sigan produciendo. Es puro negocio. Piénsalo: ¿a un tigre lo que más le apetece (y lo más natural) es hacerse una foto contigo? Algo huele mal ahí.
  • Usar protectores solares con fórmulas que no sean Ocean Friendly. Destruyen corales, crías de peces, plantas… Los protectores solares con filtros físicos evitan este problema y hay muchas marcas comerciales que están ya empezando a modificar sus fórmulas en este sentido. Suelen ponerlo en los propios botes.  María de Marcos también explica las consecuencias en el podcast de La Maleta de Carla.

practicas_cuidar_naturaleza

Desde un punto de vista ético y pedagógico, recordemos que a los niños les queda más lo que hacemos que lo que les decimos. No tiene mucho sentido tratar de transmitirles respeto por la naturaleza a través de lugares en los que los animales no pueden comportarse de manera natural. Ahí están los documentales y el trabajo de la paciencia para cuando no tengamos la oportunidad de verlos en vivo y en directo. Evidentemente, la experiencia nunca será igual a través de una pantalla, pero el mensaje que reciban por nuestra parte sí será coherente.

practicas_cuidar_naturaleza

Quizás, mayores y pequeños, deberíamos aprender a asumir que los animales no hacen lo que nosotros queremos. Que hay un componente importante de suerte cuando pagas una actividad respetuosa con los animales para poder verlos. Y que precisamente, este componente es el que hace que las observaciones sean una experiencia tan única, en la que se requieren grandes dosis de paciencia y tolerancia a la frustración.

practicas_cuidar_naturaleza

En un mundo en el que poco tenemos que esperar para conseguir lo que queremos, se hace mucho más complicado desarrollar estas aptitudes que pueden ser muy útiles para enfrentarse a muchas situaciones que se escapan a nuestro control. Entonces qué… ¿cambiamos lo de echarle pan a los patos por salir más al monte y los zoológicos por centros de recuperación y observaciones de los animales en su hábitat? Por cierto… que en la península ibérica tenemos también una gran fauna autóctona para observar. No hay jirafas ni leones, pero sí linces ibéricos, buitres, grullas, osos pardos, ciervos… y otro sin fin de especies que podemos conocer sin tener que invertir millonadas.

practicas_cuidar_naturaleza

Si conoces alguna conducta más que no hayas visto en este artículo, déjala por favor en los comentarios para que podamos seguir, entre todos, mejorando en este aspecto.

 

Autor

1 Comentario

  1. También hemos de recordar que en ciertos lugares, hay plantas y flores que están protegidas y y/o en peligro de extinción, por lo que se han de respetar para su conservación.
    Un abrazo Jordi

Dejar un comentario