Buscando en las afueras

Por mucho que quieras aventura, lo de plantarte sin nada en una ciudad como Nueva York a ver qué encuentras no te parece una gran idea. Aunque tu preferencia era Brooklyn, porque siempre has oído que es un barrio muy interesante, encuentras un hotel en Queens con trivago. Según parece, tiene unas vistas maravillosas de Manhattan. En fin, “¿Por qué no?” Puede que lo de ir a un barrio del que no esperas nada, sea incluso más interesante. “Además, está bien comunicado con el centro”, te autoconsuelas al ver los comentarios de otros huéspedes. Pues ya está… reservado. Es un poco caro y tendrás que comer siempre fuera, pero te apetece el capricho y si eso, ya ahorrarás sobre la marcha por otro lado. Una vez en el avión, te relajas casi viendo una película y te duermes con ganas. Al llegar, pasas el control de pasaportes con alegría y gloria y te vas hasta el Air Train que recorre todas las terminales para llegar a Jamaica Station.

Desde allí, un tren te lleva a Woodside y luego, coges un metro hasta Queensboro Plaza. En solo una hora y por menos de 10$, te plantas en el hotel. Entras y la recepcionista te recibe con una sonrisa. Te da la llave y lo primero que haces al entrar en tu habitación, es asomarte al balcón ya que tienes unas vistas de Manhattan maravillosas. Allí te quedas durante un largo rato viendo como el día se transforma en noche y como la ilusión lo hace en sueño.

Time lapse de Manhattan desde New Jersey

Al día siguiente, desayunando, no puedes evitar oír la conversación de una pareja que tienes en la mesa de al lado. Llevan casi una semana allí y se quejan del tiempo que les ha hecho y de que, a punto de irse, no han podido ver casi nada.

 

1- Te entra un sudor frío por la espalda y empiezas a pensar en que no quieres que te pase lo mismo. Sacas el móvil, lo conectas al wifi del hotel y te haces una planificación sobre la marcha para intentar asegurarte ver todo sí o sí.

 

2- Tú sigues con tu plan inicial de dejarte llevar por el instinto. Viendo lo que hay que ver, pero sin estrés. Prefieres elegir una zona o dos cada día y explorarla al máximo en lugar de ir corriendo de un lado a otro solo para sacar la foto. Te das prisa en desayunar ya que no quieres malas influencias y sales en dirección al metro.

 

—————————————————————————————————————-

Nota: la empresa a la que hacemos referencia en esta parte de la historia, forma parte de un acuerdo de colaboración. Eso sí, nuestras opiniones son independientes y están basadas en nuestra percepción real sobre el mismo. Este tipo de acuerdos puntuales nos permite monetizar parte del mucho tiempo de trabajo que invertimos en este blog.


Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • El síndrome del eterno viajero II

  • “¿Cómo se puede vivir viajando?”

  • “Total, si no se va a acordar”

  • ¿TE VIENES DE VIAJE?

    Si la respuesta es "SÍ", deja por aquí tu email y cuando publiquemos un artículo nuevo te avisaremos para que lo leas antes que nadie.

  • CHINCHETA2 ALGO QUE RECORDAR
  • ganadores premios iati

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE