Ecuador ruta_del_sol_ecuador_algo_que_recordar_10

Published on junio 30th, 2014 | by ruben

6

La ruta del sol…

… sin sol.

Del 19 al 22 de junio // Temperatura: 20º // Nubes descaradas… sol tímido.

De todos es sabido que entre lugares próximos siempre ha existido una insana rivalidad por llevarse el título de el sitio “más bonito”, “más agradable”, “más limpio”… La ruta del sol no ha querido ser menos que la ruta de los volcanes y te presenta su más variado y selecto repertorio de… nubes. Las hay grises, muy grises y tirando a negras… El fenómeno de El Niño (que cada vez te parece menos fenómeno y un poco más “chapuzas”), te está “dando el viaje” en Ecuador. Si contamos con que no vas a poder ir a Galápagos (suspiro) por lo caro carísimo que es y que lo demás lo estás viendo bajo un “mantón” de nubes… Te vas a tener que ir de Ecuador con la obligación (una vez más)… de volver.

ruta_del_sol_ecuador_algo_que_recordar_02

La ruta del sol empieza en Esmeraldas y acaba en la playa de Montañita. Como las ballenas te han sido esquivas durante todo un año, este parece un buen lugar para veros “cara a morro” de una vez por todas. Te dicen que en esta zona hay bastantes y que “ciento por ciento” las vas a ver por el módico precio de 20$. ¡Por fin! Siiiiiiiiií… llegó el momento de navegar con ballenas… estás a punto de… de… de que se estropee uno de los cilindros del bote y tengáis que volver a la costa.

ruta_del_sol_ecuador_algo_que_recordar_03

Resignado, pasas por Atacames a paso ligero (demasiado “menú para turista”, demasiada gente vendiendo cosas en la playa y demasiados nuevos edificios de ladrillo) con rumbo a Mompiche. Dicen que en un viaje largo como el tuyo, “es aconsejable cogerse unas vacaciones de las vacaciones”… pero tú no lo has hecho. La ruta que te has marcado es ambiciosa. Has ido a muchos lugares en poco tiempo. Querías variedad y la has tenido porque… todo hay que decirlo, no eres de quedarte mucho en un mismo sitio. Te gusta cambiar de lugar. Ver cosas nuevas casi a diario. Aún así y teniendo en cuenta que “el tiempo (en forma de nubes) se te ha echado encima”… cuando llegas a Mompiche, decides quedarte a descansar rodeado de su contagiosa traquilidad. Reconócelo… necesitabas un poco de “no hacer nada”. Aunque sólo sean tres días.

ruta_del_sol_ecuador_algo_que_recordar_04

Así que… no hace muy buen tiempo… y no te vas a mover por el resto de la Ruta del Sol… ¿Cómo hablar de un sitio si tenemos en cuenta que has visto muy poco y lejos de su máximo esplendor? La respuesta es bien sencilla: no haciéndolo. Así que llegado este punto, hay gente que dirá: “bueno… pues si tenéis un blog de viajes y no habláis de los sitios que véis… ¿entonces qué?” Pues mira, son cosas que pasan. Se comprende la decepción. Para todos aquellos que se han sentido engañados con este post, os pongo algunas de las fotos pasadas por nubes que nos encontramos por los rincones de Mompiche y os voy a hablar una vez más de las experiencias, los momentos y las sensaciones (que es lo que nos gusta y, de lejos… lo mejor de un viaje). Porque los sitios en sí pueden ser muy bonitos, pero si el clima y las experiencias que se te presentan no acompañan… pasan a tercer plano.

ruta_del_sol_ecuador_algo_que_recordar_05

Una de las sensaciones más agradables que existen al viajar es la de sentirse parte de un sitio. En sólo un par de días, ya te saludan por los barrizales de Mompiche. Total… entre la gente que vive allí y los visitantes intermitentes, no debéis ser más de cien. Te dedicas a ver puestas de nubes por las tardes y a cenar langosta por 5€ el plato. Decides comer cada día en un sitio diferente para probar de todo y para seguir esa costumbre que instauraste cuando estuviste en Coron (Filipinas): “repartir riqueza”.

ruta_del_sol_ecuador_algo_que_recordar_06

Resulta que Mompiche aún no se ha estropeado por culpa del turismo. Las casas de madera conservan su aspecto rudimentario y no se han metamorfoseado en espantosos hoteles de primer ladrillo de playa. Los niños te sonríen gratis y no dicen aquello de “una foto, un dolar”. La gente va a lo suyo y nadie te asalta en cada esquina para ofrecerte un happy hour de cerveza o una “riquísima cheese burger con chips” lo cual, es de agradecer. Cuanto más viajas, más te llama la atención que en muchos de sitios has visto cómo la gente ansía “turismo y progreso” desconociendo que ese inocente deseo les traerá “abismo y receso”. El turismo descontrolado hace que lo “de antes” se vea apartado a un lado por “lo de siempre”.

ruta_del_sol_ecuador_algo_que_recordar_08

Para celebrar que estás en un sitio especial “lejos de todo lo conocido”, unes presiesta con postsiesta al ritmo que marcan las olas bajo la mosquitera de tu cabaña de 12$ para 2 personas.

Estás lleno de sal y arena constantemente y la verdad es que… todo te da igual. ¿Qué más se puede pedir en un momento como este?… ¡Otra cerveza!


About the Author



6 Responses to La ruta del sol…

  1. Samir Issa says:

    Hola chicos! Ahora mismo estamos en Mompiche, viendo hacia qué pueblo de Esmeraldas partir, antes de ir a Ibarra o Quito. Mompiche sigue conservando aún su esencia =)

    • lucy says:

      Dadle recuerdos a uno de nuestro rincones favoritos de todo Ecuador y un abrazo gigante para vosotros, pequeños grandes viajeros. Muaaaaa

  2. Bertha says:

    Hola y felicitaciones por ese gran año de deseos y sueños cumplidos. Justo hoy hice un rápido recorrido por el blog, desde su inicio, como celebrando este primer cumpleaños de viaje juntos. Gracias por compartir tan maravillosa experiencia.
    Un fuerte abrazo, y a seguir disfrutando de la hermosa y gratificante naturaleza de este hermoso mundo en que nos toca vivir.

  3. coco says:

    ¡Que siesta más buena me pegaba en esa cama! ¡¡¡¡y que langosta más buena!!!

  4. Luciana says:

    Hola chicos, soy de Argentina, estuve por enero en Ecuador. Por suerte nos tocaron días de sol. No fueron desde Mompiche a la Isla Portete? Se puede ir caminando por la ruta o en los carros con moto que pasan por ahí.
    Es lo más lindo que vimos!
    Suerte con su viaje!

  5. Ana says:

    La verdad es que un merecido descanso a tiempo siempre viene bien… Y, además, suele hacer que la vuelta se tome con más energía y fuerzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero II”

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”

  • ¿TE VIENES DE VIAJE?

    Si la respuesta es "SÍ", deja por aquí tu email y cuando publiquemos un artículo nuevo te avisaremos para que lo leas antes que nadie.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE