¿Recuerdas cuando la gente de Paraguay nos robó el corazón? ¿O cuando  las cataratas de Iguazú nos destrozaron la vida? ¿O cuando nos rodearon los templos de Bagán al amanecer? ¿O cuando nos resultaba imposible hacer malas fotos en Uyuni? ¿O cuando nos perdimos en la selva y tuvimos que pasar la noche subidos a un árbol? Aquel fue el único momento peligroso del viaje y fue por culpa nuestra y solo nuestra.

y_despues_que_algo_que_recordar_01

¿Te acuerdas?… Tú también estabas allí. No vamos a engañar a nadie “a estas alturas del blog”. Reconócelo, muchas veces, entre playa y trekking… entre duna y glaciar… entre pueblo y estación… nos preguntábamos ¿y después qué? ¿Qué haremos después de cumplir nuestro sueño de dar la vuelta al mundo?

y_despues_que_algo_que_recordar_02

Piénsalo bien. ¿Qué se hace después de haberte quitado el mono de encima y haberlo lanzado por la ventana? ¿Qué se hace después de haber vuelto a disfrutar de familia y amigos? Después de haber vuelto a esos rincones que tanto nos gustaban. Después de hartarnos de vino, jamón, cañas y tapas. Después de recuperar esos “kilos de felicidad” que hacen que “te cueste más moverte” del sitio. Después de asistir a un nuevo retorno escalonado de vacaciones, a la misma vuelta al cole de siempre, a las campanadas con uvas, a las rebajas… ¿Qué se hace después de comprobar que todo está más o menos como lo dejaste?

Entre atascos y oficinas, entre gimnasios a los que no vamos y exposiciones que se nos pasan de fecha, entre menús del día y rebajas… asistes, asombrado, al paso a toda velocidad de julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre, diciembre y enero… Y te das cuenta de que «no ha pasado nada» y que llega el momento de responder a la dichosa pregunta: «Y después ¿qué?»

Vamos allá…

Sinceramente, cuando compramos aquel billete de solo ida a Beijing “no sabíamos muy bien a dónde nos dirigíamos”. Se trataba de un billete de ida sin vuelta… a nuestra vida de antes. Como si nos hubiésemos colado en Matrix por la puerta de atrás y hubiéramos escogido la pastilla roja sin saberlo. De casualidad. Con dulce ignorancia. Con toda la ilusión que cabía en la mochila.

y_despues_que_algo_que_recordar_03

Desde que tuvimos que volver hemos vuelto casi a diario a «esa vuelta sin vuelta». Entre charlas que pretenden ser inspiradoras y posts con cuarto y mitad de sensaciones, siempre sale alguna frase del tipo “el año pasado a estas alturas íbamos por…” o “¿recuerdas? La Navidad pasada íbamos a…”

Ves las fotos, los vídeos, los posts que escribiste en ruta… y te acuerdas de toda esa gente que te encontraste por el camino. Te acuerdas de cómo te trataron. De lo que te enseñaron. De lo mucho que se te han metido dentro sin querer salir a pesar de la distancia. Te acuerdas de que todo fue más fácil de lo que pensabas. De que no necesitabas nada más que lo que llevabas contigo. Que te sentías bien. Fuerte. Imparable. Te acuerdas de que todos los días eran diferentes… especiales… irrepetibles.

y_despues_que_algo_que_recordar_04

Te acuerdas de ese viaje de ida sin vuelta que te llama una y otra vez. Y sientes… un lunes sí y otro martes también que tu sitio no está aquí. Que no padeces un shock cultural inverso sino… un shock de vida inverso. Sin duda “El síndrome del eterno viajero” es intenso en ti y piensas que si pudiste hacerlo una vez… que si no te has arrepentido ni un solo día de haberlo dejado todo e irte en su momento… que si solo has salido ganando por haber tomado la mejor decisión de tu vida… Quizá y solo quizá, no estabas tan loco como «pudieras ser, estar o parecer».

y_despues_que_algo_que_recordar_05

Después de volver y de intentar animar y motivar a que otros cumplan sus sueños en charlas presenciales, te das cuenta de que quieres irte de nuevo y que prefieres motivar a distancia. Te das cuenta de que aún no has visto nada y que te queda mucho mundo por recorrer. Te das cuenta de que quieres volver a ponerte delante de una botella de vino cómplice y tomar la decisión de hacer algo parecido (que no igual) a lo que hiciste…

La Vuelta al Mundo de "algoquerecordar.com"

Te das cuenta de que… solo es cuestión de tiempo. Tic, tac… tic, tac…

50 Comentarios

  1. que gustazo será poder volver a leer vuestras «aventurillaas»
    En vuestra vuelta al mundo falto un poquito de Africa, no??
    Si os dejais caer por el continente, en un bonito y pequeñisimo pueblo del desierto de Erg Chebbi (Marruecos) teneis una casa de paso!
    Marhaba!

    • Esa es una de las rutas que tenemos en mente. Pero en el otro viaje… meter un solo país africano era un poco absurdo. Queremos hacer una ruta larga por Africa pero… no sabemos si nos van a salir los números. Si no salen, tenemos plan B. Ah… y C también. Tomamos nota de la invitación 🙂

  2. Hola chicos,
    Que bien os entiendo.
    Después de mi vuelta al mundo, intenté convencer a la gente de que es posible vivir de otra manera, que hay que disfrutar de lo que tenemos, de la vida, etc. y tras dos años intentándolo,… desisto! pero yo no puedo reengancharme a su vida, a su estilo, a su monotonía y mal humor, esto es una «droga» y lo peor que te puede pasar tras un viaje como este es que LA VUELTA te atrape!

    • Te entendemos… nosotros intentamos animar a que «quien lo haya deseado alguna vez», lo haga pero sin hacer apología del viaje. Sencillamente hay gente que no quiere, no le interesa o no le gusta. Para ellos no es esto. Pero si para ti sí… y después de haberlo intentado… vas a tener que irte de nuevo, no?

  3. les sigo! son unicos! me encanto todo lo que escribieron sobre Paraguay! hicieron que extrañe mucho mas mi pais!! caen lagrimas sin duda! un gran abrazo..y que sigan la aventura por el mundo!!

    • Gracias Mariana por tu comentario. En Paraguay nos enamoraron tus compatriotas. Esperamos seguir encontrándote por aquí para que siempre que quieras te vengas de viaje con nosotros. Un abrazo grande

  4. Cuesta darse cuenta de lo que un viaje así nos cambia a algunos. Hay que seguir, seguir viajando, si es lo que pide el cuerpo. ya vendrán momentos en que pida pausa. Descanso.
    Adelante, chicos, ya sabéis que contais con nuestra ayuda en lo que sea.

    • Esto va a ser un no parar Pablo… Qué te voy a contar! A viajar se ha dicho y a encontrarnos repetidamente por el camino o a «las vueltas» (ya sabes cómo).

    • Tenemos que salir de cabeza a los caminos cuanto antes con carácter urgente. Todavía quedan unos detalle para saber hacia donde pero eso ya sabemos que es secundario. Lo importante son… otras cosas 😉 abrazo Moni y adelante como siempre!

  5. Uyyyyyy que bien escribís! Me ha encantado! me he visto en el futuro planteándome esas cuestiones 🙂 me he imaginado recordando mi día de hoy en la guajira 🙂
    Llevamos mas de 15 meses por Sudamérica y justo en estos días hablábamos sobre que íbamos a hacer a la vuelta, y es que ¡no queremos volver! Viajar es adictivo y muuuuy saludable para el corazón,espíritu y mente.
    Un abrazo, suerte y a viajar!

    • Pues si podéis y queréis seguir… no volváis. Que os vayan a ver o haced una «visita rápida» para quitaros la espina, la nostalgia y los caprichos varios que tengáis!!! «La vuelta» llama a la puerta sola, no hace falta ponerle fecha.

  6. El texto, impecable… y el video del final, una verdadera joya. Creo que hemos transitado muuuuchos caminos en común, reconocía esas calles en el video y se me piantaba un lagrimón!!! abrazo desde la reina del Plata!

    • Gracias Pablo. Honor que nos haces. De alguna manera… todos los que «tenemos el síndrome» nos hemos cruzado alguna vez por el camino, no?

  7. Creo que empieza a ser hora de ponerse la vacuna. El síndrome empieza a agudizarse. Doctor, un par de pinchazos. Son las 3:21am y con ese vídeo me acabáis de desvelar. ¡Genios! Esto hay que compartirlo.

    • Vaya semanita que llevas! No te has acostado ni un día antes de las 4:00. Si es que no se puede ser tan mediático, leñe! (comparte, comparte) 🙂

  8. Después de las charlas debéis tener el mono nivel «coma hipoglucémico viajero».

    (Evento para la historia: hoy mi madre, espantada (como cualquier madre, realmente) por mi viaje, ha pasado por fin el punto de inflexión: me ha regalado una brújula 🙂 )

    • Jajajaja! Ojito que en breve se pone la mochila a la espalda y te va a visitar. La próxima que nos veamos recuérdame que te cuente los comentarios de nuestras respectivas después de la charla. Y sí… estamos en coma hipoglucémico de esos (con estos palabros sí que entrarías dentro del búnker de los útiles).

  9. wow… vaya PEDAZO de vídeo…

    yo acabo de llegar de un viaje de 9 meses por Asia y Oceanía y me ha hecho mucha ilusión reconocer esas partes, sobretodo cuando son tan tan concretas como las aguas termales de Wai-O-Tapu, el Inle Lake de Birmania, las montañas de Guilin o la bahía de Ha Long…

    Enhorabuena pareja 🙂 Un saludo!!!

    • Gracias por tu mensaje Bosco. 9 meses…envidia y ganas de volver a hacer algo así. Pronto, muy pronto. Otro saludo grande!

  10. El reloj se va haciendo cada vez más chiquito no? Siento que les escucho cantar a los alumnos de Paloma =) Yo estoy contando las horas para que «emprendamos» de nuevo el viaje… Los quiero!!!

      • El destino es lo de menos… lo importante es volar doña Lucy, y si vamos colgados de sus mochilas, mucho mejor 😉 jajaja….

  11. Al leer esto tengo la cara de esas :). Es curioso cómo funciona la mente. Aparte de lo obvio, me habéis hecho acordar y echar de menos a mi abuela. Estoy oyendo un tictac (tenia un reloj de pared más ruidoso del mundo ;)) pero sobre todo su voz diciendo me: “Tu vida es tuya. ¡Vívela! ¡Vívela! (Y vuelve a contarme como la has vivido.)” Palabras sabias.

    • Mia… una de las cosas que me dijo mi abuela Arminda «antes de irse» fue: «tenía que haber viajado más». Y en esas estamos. No queremos arrepentirnos cuando sea demasiado tarde 🙂 Ah… y no te preocupes, no nos iremos antes de que vengas a vernos.

      • El sueño de la mía era escribir libros de poesía…

        Menos mal… los billetes son no reembolsables 😀

  12. A coger la mochilaaaaaa!!! Yo solo «aguante» dos meses en España…no puedo evitar estar volando por ahí…
    Muchos besos!

    • Como nos encantaríasisisisma reencontrarnos en viaje contigo y Mariano y compartir parte del trayecto. Algún día… algún día… 🙂

  13. Wow! Qué guay ver el vídeo de nuevo. Yo no creo que todos tengamos solo un sitio en el que estar y vivir toda nuestra vida, quién lo manda? Mientras nos sintamos a gusto qué más da dónde… Hay quienes parece que están predestinados a cambiar continuamente, otros nacemos con el corazón en otro país y también los hay, como vosotros, que queréis estar por todos lados. Qué buenas noticias, sabéis para dónde tiráis ya? Estos post a medias…queremos saber más! Si hay post es porque hay ideas.

    Un beso chicos

    • Como nos tienes calados Clara. Hay tres posibles ideas rondando por nuestra cabeza. Todo depende de cómo se den los próximos meses pero en cuanto lo tengamos claro… seréis los primeros en saberlo of course

  14. «Te das cuenta de que aún no has visto nada y que te queda mucho mundo por recorrer » 100%
    En mi caso fueron 7 meses por Asia, y a la vuelta vi claro que el único sitio donde me apetecía estar era «por el mundo». Han pasado 3 años y por fin he vuelto!!! Que ganas de que os volváis a ir para volveros a leer!!

    • ¿Estás en fase que nadie me quite mi jamón y mis cañas con los amigos? 3 años! Viajero tercer dam. Madre mía!

  15. ¡Como os entendemos! Tras nuestro viaje de 9 meses por Asia volvimos sin mucha idea de lo que pasaría y zas… un año más tarde estábamos de nuevo en ruta. Esto es imparable 🙂 Pero que os voy a contar a los inventores del síndrome del eterno viajero!! Os mandamos un abrazoooo (pendiente del tic tac tic tac…)

    • A vosotros os «olía el culo» a mochila desde el primer día que pisasteis esta tierra. Se veía venir de lejos. Otro abrazaco enorme para kiwilandia. Por cierto… ¿habéis conseguido ver algún kiwi o siguen siendo como el ratoncito Pérez?

    • En cuanto se nos cruce delante otra botella de vino «a tiempo». Pero claro… no será a Beijing 😉

Dejar un comentario