A lo largo, ancho y alto de este vetusto continente se dice/se comenta/se escucha en las salas de espera de las peluquerías y en la parte de adelante de los taxis, que los países bañados por el Mediterráneo somos una “raza” de europeos aparte. Se nos atribuyen algunas perlas como que cuando estamos en grupo hablamos muy fuerte, que somos adictos a la luz del sol, que podemos hacernos los mejores amigos del mundo en menos de 24 horas y que nos gusta mucho, pero mucho-mucho… la calle. Todo infames y… ejém… infundadas injurias.

granada_escapadas_algo_que_recordar_01“Calle” es ese término pavloviano sinónimo de alegría. Es una de las primeras palabras que le has oído decir a muchos bebés con cara de emoción solo al intuir que alguien en la casa cogía el manojo de  llaves y se disponía a dar una vuelta por ahí.

granada_escapadas_algo_que_recordar_02

Desconoces si los motivos de esta enorme atracción por vivir fuera tienen que ver con el clima, con el tamaño de las casas, con la localización en el mapa, con una herencia cultural… con todo junto o con nada de eso. El caso es que si existe una ciudad en la que esta generalidad justa o injusta se cumple, es Granada.

granada_escapadas_algo_que_recordar_03En verano se te derriten las suelas de los zapatos cuando vas a comprarte un helado de cassata a los míticos italianos, en otoño a veces llueves y te resbalas al pisar las hojas caídas sobre los adoquines, en invierno se te congela la nariz entre kilométricos belenes llenos de detalles en los que se hace de noche y de día y en primavera acabas saturado de sal de comer tantas pipas entre procesión y procesión de Semana Santa. Pero a nadie le importan las inclemencias meteorológicas ni ninguna otra inclemencia si la hubiera o hubiese. Aunque se viva en un enorme carmen con jardín, terraza y piscina… a los granaínos les gusta la calle. 

granada_escapadas_algo_que_recordar_04Un día sin salir a “dar una vueltecilla”, a “hacer unos mandaíllos” o a “tomarse una tapilla” es un día perdido. Insulso. Sin sentido. Cualquier excusa es buena… comer, hacer vida social, discutir, negociar, comprar un alfiler o sencillamente pasear por el hecho de pasear. Sin rumbo. Una práctica que puede parecer universal, pero después de un año de viaje has descubierto que no lo es en absoluto y si no que se lo digan a algunos ciudadanos del sudeste asiático  y sus «no-aceras».

Las distancias a recorrer por la ciudad son en general bastante cómodas y a casi todas partes (incluida la Alhambra) se puede llegar andando. No es una cuestión de resistencia física, es una cuestión de que lo que te encuentras por el camino es “mu bonico y mu apañao”. Por eso los trayectos se te hacen tan tan tan, pero tan cortos.

granada_escapadas_algo_que_recordar_05Cruzando el Arco Elvira subes sin darte cuenta la empedrada cuesta Alhacaba para perderte entre las callejuelas del Albaicín. Asomas la cabeza por todos los miradores para divisar La Roja, mientras oyes las cuerdas de una guitarra española y una rasgada voz flamenca. Bajas por las cuevas de los hippies del Sacromonte hasta la Carrera del Darro. Aquí te encuentras con todos los artistas callejeros inimaginables. O «los fabrican aquí» o es a esta ciudad a donde «vienen a retirarse». Músicos, malabaristas, cuentistas… algunos hasta regalan poesía a cambio de tu sonrisa. Y se la das… Hoy estás de buen humor.

granada_escapadas_algo_que_recordar_06Sigues por el centro y pasas por las calles del Zacatín y la Alcaicería. Entre puestos de marroquinería, cerámica granadina y especias, te cuelas en la Catedral. No te has podido resistir a un shawarma de la calle Elvira y a un té moruno (o dos) entre aromas de incienso y dulces árabes. Sigues y sigues caminando… por el Realejo, por los jardines del Generalife, por el parque de García Lorca, por el paseo de la Bomba… Que fácil y rápido es llegar a todas partes en esta ciudad. Preguntes a quien preguntes (y a veces con más de media hora de caminata de por medio) te dirá que esta todo cerca.

granada_escapadas_algo_que_recordar_07Al final del día te das cuenta que llevas muchas horas caminando. Muchas horas de calle. De arcos. De música. De pompas de jabón gigantes doblando las esquinas en secreto… A diferencia de otros lugares, no te ha supuesto ningún esfuerzo. Mientras haces los cálculos va cayendo el sol y empieza a notarse el “fresquillo”. Te regalas una “Mil Nos” mientras el camarero te trae la carta para que elijas la tapa con la que acompañarla… «Que sea un plato alpujarreño… no, unas migas… espera, mejor un cazón en adobo». En ese preciso momento, un grupo de personas y buen humor entra en el bar y uno de ellos grita eso de “pero que bonicaaaaa es mi Graná” y tú te acuerdas de todos aquellos que suelen hablar de «lo mucho que les gusta la calle a esos europeos del sur». Cuánta razón tienen… y hay que ver lo que se pierden.

granada_escapadas_algo_que_recordar_08

Autor

19 Comentarios

  1. Pero bueno! Pero lo que acabo de leer…¿Cómo no había leído antes esta entrada? Lucy, me ha encantado! Has vivido en Granada? Porque este post es digno de alguién que se conoce Granada al dedillo… Expresiones, términos, la manera de describir como transcurre la vida en las calles de Graná… Ay !qué ciudad… Preciosa dónde las haya… Yo la echo mucho de menos, no puedo evitar suspirar cuando voy por la carreretera y veo el cartel de «Provincia de Granada»… Muchas gracias por hablar tan requetebien de mi Tierra! De la tierra de los granainos, los andaluces y de todos los que la visitan, porque acogedora es, y mucho! Aunque no haya nacido allí, allí es dónde pasé mi etapa de adolescente, y dónde fragüe gran parte de mi personalidad,y dónde tengo a toda la familia, y parte de mi corazón! Y hoy has hecho que me teletransporte por las venas y arterias de esa gran ciuadad.Un abrazo a los 2.

    • Irene tú eres de todas partes 😉 Aunque ya lo hemos hablado te contesto por aquí por si alguien más se lo pregunta. Soy nacida en Madrid pero con familia de Granada por las dos vías. Es probablemente la ciudad a la que más veces he ido en mi vida y donde vive la mayor parte de mi familia extensiva. He pasado largas temporadas en Granada aunque nunca he llegado a vivir allí. Me gusta volver de vez en cuando a recorrer sus calles y a encontrarme con varios amigos que conservo de la infancia. Esta Semana Santa seguramente nos demos un saltito ¿y vosotros? Un abrazo!

  2. Me ha encantado Lucy.

    Aunque no hayas vivido (todavía) en Granada, se nota que tienes unas raices muy fuertes que te atan y te atarán por siempre a esta ciudad.

    El ambiente callejero de Granada es algo que no tiene precio, aunque su valor sea incalculable.

    Como bien dices, esa atmósfera se siente desde cualquier rincón de la ciudad, ya sea perdiéndote mientras paseas por las callejuelas del albaicín, disfrutas del atardecer en alguno de sus miradores al son de una guitarra de fondo o te sientas a tapear en alguna soleada terraza.

    Espero que, para cuando estéis de vuelta, nos tomemos una milnos y unas cuantas tapas por mi tierra. Qué digo, nuestra tierra 🙂

    Un fuerte abrazo para los dos.
    Oliver.-

    • A la vuelta tendremos que recuperar un poco «la forma» antes de esas mil nos porque en estos momentos con una mísera caña compartida nos tumbas a los dos. Otra opción es que antes de que volvamos nos encontremos por el mundo y nos tomemos alguna (aunque no sea mil nos) por ahí. Gracias por pasarte por aquí a leernos y dejarnos tu comentario de más que experto en la zona. Un abrazo con «chillaico».

  3. Hola, me haz llevado de recorrida !!! Que lindos recuerdos, de sólo aquellos dos días que estuve por Granada. Cómo …se me enfrío la nariz en una mañana de enero. Pero que lindo recorrer esos jardines y ver la gente que gusta de su ciudad.
    Saludos y muchos mas viajes. Quién dice que esos caminos no te conduciran hasta Uruguay….

    • Hola Luis. Me condujeron una vez hace mucho tiempo a Montevideo y me dejaron ganas de más así que… sí, espero que pronto los caminos me conduzcan a conocer todo lo demás del país. Más saludos y más viajes!

  4. Lucy:
    Hermoso texto y exquisita pluma llena de sensibilidad y amor a lo que haces y vives. Me has alegrado el día en México. Estás cordialmente invitada para conocer la Andalucía de México: Veracruz.
    Te lo dice una granadina viviendo y amando Xalapa (Veracruz) y que extraña Granada y las tapas. Besos

    • Vaya Angeles. El día nos lo has alegrado tú a nosotros!
      Definitivamente este es el mes de Mexico que no para de aparecer en nuestra vida de una manera o de otra. Cuantas señales nos dicen que vayamos para allá! Muchas gracias por la invitación. Te avisaremos y nos haremos unas tapas improvisadas juntas en cuanto tengamos la oportunidad! Besos

  5. Muy bonico to. El texto y las fotos.
    Con los mandaillos se me saltan las lágrimas.
    Besicos

  6. ya lo dijo Fco. de Icaza: Dale limosna, mujer,. que no hay en la vida nada,. como la pena de ser. ciego en Granada

    • Y creo que no hay casa en la ciudad que no tenga esa cita grabada por alguno de sus rincones… Me alegro Iñaqui que contemos contigo por aquí. Cuando quieras venirte a viajar un rato con nosotros… ya sabes donde puedes encontrarnos 😉

  7. Qué bonito el reportaje. Nadie es indiferente a la magia de Granada. Mañana vuelvo por Navidad. A ver belenes e irme de tapas. Que tengo unas ganasssss….

    • Por cierto, si no me equivoco el primer shawarma de mi vida me lo comí contigo después de una noche de marcha por Pedro Antonio. Jajaja! Todos tenemos un pasado oscuro… A disfrutar de esas tapillas!

    • Gracias Montse y a nosotros tenerte por aquí… Así no hay manera de que flaqueen las fuerzas! Un abrazo grande

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE