… y no morir en el intento.

*NOTA: Aclaremos antes de empezar, que esta situación no sucede exclusivamente en Asia. Dada la diversidad de este continente, existen excepciones y zonas concretas de otros países en los que el tráfico se rige por estrictas reglas que todo el mundo respeta y en cuyas carreteras de poco sirven las recomendaciones que vas a encontrar a continuación. Para conducir en alguno de esos lugares (en los que está permitido a un extranjero hacerlo), las siguientes recomendaciones te van a resultar inútiles porque seguramente, el más KamiKatze del lugar al volante, seas tú. Pero si tu plan es adentrarte por las carreteras del resto de los países y ya has oído eso de que “en Asia es mejor que no intentes conducir porque no hay normas”, entonces continúa leyendo.

conducir_por_asia_algo_que_recordar_07

Motoristas sin casco en todas direcciones, señales y semáforos que no existen, bicicletas ralentizando el ritmo de la conducción, un autobús que viene de frente, coches sin cinturones, un perro que aprovecha para cruzar y un grupo de escolares que camina por el arcén. La verdadera definición del caos se pone delante de tus ojos la primera vez que decides aventurarte en la realidad de las carreteras de algunos países. Es como mirar la pantalla de Matrix para ver cómo caen números y letras sin ningún sentido.

conducir_por_asia_algo_que_recordar_12

Las primeras sensaciones se parecen bastante a que «aquí no hay reglas» o que en caso de haberlas, nadie se molesta en respetarlas. Al criterio de alguien que llega de fuera se debería de provocar un accidente cada menos de 5 minutos, pero la realidad no es exactamente así. ¿Cómo pueden entonces conducir ellos? ¿Cómo podemos convertir ese caos sin sentido en imágenes donde movernos con nuestro propio vehículo? Después de 6 meses de la vuelta al mundo por países asiáticos, 8 meses del massalaHDtrip y 3 salidas de guías conduciendo nuestro propio tuk tuk en Sri Lanka alguna cosilla hemos aprendido para poder sobrevivir a las carreteras de Asia* sin infartos de por medio y con la libertad de poder llegar a cualquier parte en nuestro propio vehículo. Sobre todo al principio, ármate de paciencia, no pierdas de vista el freno, sonríe mucho y ten las siguientes recomendaciones en cuenta (verás como poco a poco le vas cogiendo el truquillo):

conducir_por_asia_algo_que_recordar_09

– Conducir por la izquierda. En la mayoría de los países asiáticos se conduce por «el otro lado». Al principio esto te generará cierto estrés y es muy posible que te metas en dirección contraria más de una vez pero, te acostumbrarás pronto y te resultará de lo más normal circular por la izquierda.

conducir_por_asia_algo_que_recordar_14

– El claxon. A diferencia del poco uso que le damos nosotros y la mayoría de las veces reservado a momentos en los que se trata de intentar evitar un accidente, en Asia se usa bastante a menudo. Es casi una especie de intermitente pero sonoro. Una señal que sirve para avisar al resto de los conductores de que “estoy aquí” antes de adelantar por ejemplo y a la que es posible que los demás conductores te den respuesta para que sepas que te han visto. También se usa para saludar y normalmente en pequeños toques. No hace falta dejar el dedo pegado en el claxon cada vez que queramos avisar a alguien de algo. Esto significa que todo el mundo hace uso del claxon todo el tiempo y que posiblemente nuestras primeras sensaciones sean “se avecina un accidente o alguien me pita para decirme que estoy haciendo algo mal”. Dos pensamientos que generan miedo y odio hacia el resto de los conductores y que nada tienen que ver con el uso real del claxon asiático. Por otra parte, hay que reconocer que este uso «de barra libre» de la bocina, genera más de un dolor de cabeza al recién llegado.

conducir_por_asia_algo_que_recordar_03
– El tamaño importa. En una intersección, puente, rotonda y/o en caso de duda en general, el vehículo con prioridad es habitualmente el de mayor tamaño. El rango de prioridades de los vehículos sería algo así como camiones, autobuses, coches, tuk tuks, motos, bicicletas, peatones y por último… perros (bueno, las vacas y los elefantes van casi después de los autobuses). Si un vehículo de mayor tamaño que el tuyo quiere adelantarte, lo mejor que puedes hacer es dejarle amablemente espacio para que lo haga intentando que esté pegado a tu cogote el menor tiempo posible.

conducir_por_asia_algo_que_recordar_13

– El intermitente. No existe. Bueno sí… viene con el vehículo, pero nadie lo usa. Es como un adorno. No esperes que nadie intente hacer un alarde de sus intenciones a la hora de girar a un lado o a otro. Si el vehículo que llevas delante quiere girar, lo hará. En cualquier momento. Normalmente… te enterarás de ello en el último segundo así que, lo mejor es dejar la mayor distancia que puedas. No mucha, porque se te pueden meter dos tuk-tuks y tres motos en medio.

conducir_por_asia_algo_que_recordar_02
– El tercer carril de adelantamiento. La mayoría de las carreteras y caminos son de doble dirección. Un carril para ir y otro para volver, pero eso no significa que no se vayan a producir adelantamientos. Al principio, existe un tercer carril invisible para el ojo humano (pero que está ahí) y cuya función es precisamente esa: servir de carril de adelantamiento. Normalmente suele ser el espacio central que hay entre los dos carriles y que abarca un poco de espacio de cada lado. No te preocupes cuando cada dos por tres veas vehículos que vienen en dirección contraria por tu carril. No son locos que buscan estamparse y seguramente tocarán el claxon para avisarte o usarán una ráfaga de luz para que sepas que todo está en orden, a la que puedes contestar amablemente. Es solo cuestión de hacerte un poco a un lado para dejarles espacio sin entrar en pánico. En algunos casos hemos llegado a ver hasta dos vehículos a la vez adelantando de esta manera sin ningún problema para el resto de los conductores. El andén también puede convertirse en un carril en caso de que sea necesario siempre y cuando no venga nadie de frente ya que, en mucho países, se convierten en otras dos vías para motos y bicicletas que circulan también, cómo no, en dirección contraria.

conducir_por_asia_algo_que_recordar_01
– La velocidad del tráfico. Nada de seguir la letra de la canción “para ser conductor de primeeeeraaaaa, aceleraaaaaaa, aceleraaaaaa». Uno de los motivos de que no se produzcan accidentes cada 30 segundos es que la velocidad del tráfico es muy lenta. Esto no significa que los accidentes no existan. De hecho, el porcentaje de accidentes es mucho mayor en la mayoría de estos países, pero muchas veces tiene que ver con la falta de medidas de seguridad y las condiciones de muchos vehículos. En términos generales hay que adaptarse al ritmo de la conducción del país en el que estamos. Poco vehículos son capaces de alcanzar los 120km/h y el estado de la calzada tampoco permite ir muy rápido así que, aunque cada día vayas tomando más seguridad en el manejo de tu moto, coche o tuk tuk, olvídate de conducir a esas velocidades en las que el tiempo de reacción es escaso teniendo en cuenta los millones de imprevistos a los que te vas a exponer. Ya que vas a compartir carreteras con bicicletas, caminantes y hasta carromatos tirados por personas a nadie le va a sorprender que circules incluso a 10 km/h.

conducir_por_asia_algo_que_recordar_11
– Nunca bajes la guardia y no te confíes. Controla sobre todo lo que sucede delante de ti y a los lados. Cualquier vehículo puede cambiar su trayectoria en el momento más inesperado y sin señalizarlo previamente. Todos los conductores asumen que los vehículos que llevan detrás están pendientes de sus movimientos. No está de más que de vez en cuando utilices el retrovisor (si tienes) para ver qué sucede detrás de ti, pero no olvides que si alguien te quiere adelantar, seguramente utilizará el claxon para llamar tu atención así que… estáte más pendiente de lo que sucede por delante.

conducir_por_asia_algo_que_recordar_04
– Que alguien «te haga una pirula” es un concepto que no existe. Aquí no es de mala educación adelantar por «donde no es» o cruzar la calle en cualquier momento por cualquier lugar. Todo el mundo hace pirulas y nadie se enfada por ello. No creas que alguien está intentando aprovecharse de que eres extranjero ni nada de eso. Recuerda que las normas son otras, pero que eso no significa que no existan.

conducir_por_asia_algo_que_recordar_08

Que nuestra sensación sea que circular en Asia es un “sálvese quien pueda”, no significa que en realidad todo valga. Después de movernos en moto por India, Vietnam, Tailandia, Indonesia, Laos y conducir nuestros propios tuk tuks en Sri Lanka, hemos entendido esos signos que a priori parecían incomprensibles en el Matrix de la conducción. Poco a poco, la circulación ha ido empezando a tener sentido y hoy podemos afirmar sin temor a equivocarnos que sí, en Asia* también existen normas. Es verdad que esas normas son diferentes a las nuestras pero, haberlas haylas y siempre estuvieron ahí, solo que lleva un tiempo poder descifrarlas, asumirlas y ponerlas en práctica.

 

Autor

3 Comentarios

  1. Ja ja, debe ser un caos… No sé cómo lo llevaría. Ya me pone negro el tráfico de mi ciudad (Valencia), cuando se saltan todas las normas como si nada, o en Italia, donde les gusta conducir rápido y pegado al coche de delante…

    Imagino que es cuestión de acostumbrarse (aunque llevo media vida en Valencia y sigo sin acostumbrarme.. 🙂

    Un abrazo!

    • Había veces que conduciendo por aquí a mí me agarraban arranques asesinos cuando alguien me la liaba. Mi sensación era que no sería capaz de conducir por esas carreteras del mundo ni de broma nunca. Lo bueno es que después de probarlo el primer día que volví a coger el coche por aquí me parecía que iba a morir de un ataque de orden vehicular. En fin… que como decía Einstein, todo es relativo. ¡Otro abrazo!

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE