Colombia

Published on octubre 25th, 2017 | by lucy

5

Medellín: la Comuna 13

Cuanto más indagas en la reciente historia de Colombia, y especialmente sobre los acontecimientos relacionados con el narcotráfico, más complicado se vuelve diferenciar “quiénes fueron los buenos y quiénes los malos” en esta película. Si es difícil entender los conflictos de nuestro propio país, ¿cuántas páginas hace falta leer? ¿Cuántos documentales, películas y series ver? ¿Con cuántas personas implicadas debes conversar antes de llegar a alguna conclusión medianamente válida sobre la historia de un país ajeno? Robar, matar, extorsionar… Son actos que catalogamos como ilegales y sin embargo, cuando la violencia y el miedo se adueñan de las personas, la línea que separa lo bueno de lo malo se hace muy borrosa.

Tratando de hacer un resumen muy (pero muy) básico y rápido la cosa sería algo así: en Colombia, los malos hicieron mucho dinero haciendo maldades. Además de comprar mansiones y llenarlas de animales, ofrecerse a cancelar la deuda externa del país y utilizar la extorsión y la violencia para conseguir sus objetivos, empezaron a repartir parte de ese dinero entre los pobres. Los pobres, que estaban hartos de los que supuestamente eran los buenos, pensaron que los malos eran los nuevos buenos. Los antiguos buenos se pusieron a luchar contra los nuevos buenos, que cada día eran más populares y poderosos. La gente ayudada por los antiguos malos, estaba dispuesta a hacer lo que hiciera falta por los nuevos buenos, incluso cosas que los convirtieran en malos. De esta forma, los antiguos buenos se vieron en la necesidad de crear nuevas células de combate para enfrentarse a los nuevos malos y buenos. A veces de forma lícita, haciendo alusión a su antigua postura de buenos y otras de forma ilícita, con técnicas que estaban fuera de la ley porque en realidad, tampoco eran del todo buenos. Después de esto, el árbol genealógico de “100 años de soledad” no parece tan lioso, pero la historia no termina ahí…

Recordemos que el origen de todo el problema tiene que ver con un negocio ilegal pero muy proclive, que da tanto dinero, como para tener que enterrarlo. Como no es lo mismo discutir por un trozo de pan duro que por una gallina que pone huevos de oro, el conflicto no pasó desapercibido a ojos de los más codiciosos y se elevó a nivel internacional, sumando a la gesta otros agentes que complican todavía más esto de intentar diferenciar a los malos de los buenos. ¿Cómo se soluciona un problema como este?

El cambio a través de la cultura.

La Comuna 13 de Medellín fue durante varios años considerada como uno de los barrios más peligrosos del mundo. Dicen los que allí viven ahora, que las madres se quedaban abrazadas a un crucifijo cada vez que mandaban a los niños al colegio, rezando para que nada les sucediera por el camino.

En 2002, bajo el mandato del presidente Álvaro Uribe, la comuna fue el objetivo de la criticada Operación Orión. Su finalidad era acabar con la presencia de grupos de Milicias Urbanas de las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y los Comandos Armados del Pueblo (CAP). Actualmente, varios de los mandos que participaran en la operación se encuentran en procesos judiciales, debido al alto número de civiles que perdieron la vida en la operación y a las más de 300 personas que todavía hoy, continúan desaparecidas.

“Venganza” podría ser la palabra con la que muchas familias soñaran, pero en su lugar han decidido hacer real una revolución sin muertos. Hoy los muros de la Comuna 13 están cubiertos de grafities cargados de historias que gritan al viento “no más violencia”. Cada tramo de subida por la colina significa cambiar miedo por respeto y es que las iniciativas ciudadanas que hay en marcha, son las responsables de esta transformación.

Como la de Johny, que trabaja junto a varios amigos para conseguir que todos los niños de la Comuna tengan acceso a la educación y especialmente a los idiomas con voluntarios extranjeros, porque “solo la educación puede hacernos libres”. O la de la casa Kolacho, utilizando la cultura del hip hop como una forma de expresión que permite “no caer en otras cosas”. O los recientes nuevos negocios como el restaurante de Yola, el libro que cuenta la historia del barrio, las pequeñas tiendas de artesanía, el grafitour o las zumerías a la puerta de las casas.

La Comuna 13 de Medellín es un barrio por el que hoy pueden pasear 4 gringos con un bebé, mientras los vecinos les gritan “qué bueno que vengan a vernos”. Es un mensaje real de esperanza para otros suburbios. Donde antes había basura, ahora hay jardines hechos con objetos de reciclaje. Porque pasar página no significa olvidar, sino volver a hacer útil lo inútil. Donde los disparos alcanzaron su objetivo, se escucha la música del hip hop de la casa Kolacho. Porque no hay nada como continuar con su obra, para honrar la memoria de un amigo. Donde el miedo mantenía a los niños dentro de casa, ahora hay bicicletas que suben y bajan cuestas a todo pedal.

La Comuna 13 es la transformación de un barrio a través de la cultura teniendo fe en que solo el amor vencerá a la guerra y aunque los que llegamos de fuera no deberíamos permitirnos juzgar los acontecimientos ajenos, cuesta mucho no quitarse el sombrero a favor de los que han construido lo que hoy es La Comuna 13. Es difícil señalar a todos los malos de esta película, pero está muy claro quienes son los buenos.

Jeihhco "Revolución sin muertos" | TEDxTigre

———————————————————————————

Información práctica:

– La Comuna 13 puede visitarse por libre. Nosotros lo hicimos así: llegamos hasta la parada de metro San Javier, pasamos por la casa Kolacho y subimos caminando por la calle del cementerio. El descenso lo hicimos por las escaleras mecánicas.

-También puede visitarse con un tour. Hay varias empresas que lo organizan. Si quieres colaborar con el movimiento ciudadano del barrio, te recomendamos contratarlo en la casa Kolacho o con Johny, que junto con sus amigos utiliza los beneficios del proyecto para mejorar la educación de la gente del barrio y acondicionar a través del reciclaje espacios urbanos públicos.

 

 

 


About the Author



5 Responses to Medellín: la Comuna 13

  1. Alicia says:

    Me encantó este post!
    Toda la historia de un país ajeno, explicada en unas pocas lineas de forma muy dinámica y aclaratoria. Para liberar prejuicios y tras tu experiencia, sin duda para apuntar en la lista de “visitas obligadas en Medellín”
    Un abrazo familia linda!!

    • lucy says:

      Pero muy muy resumida ¿eh? Que hay un montón de agentes participantes que se me quedan fuera 🙂 ¡Muchos abrazos de vuelta y gracias por el comentario!

  2. Samir says:

    Muy barrio que apostó por el cambio y la superación. Cada mural tiene su historia de fondo y eso nos encantó. Se respira arte urbano y positivismo al caminar por sus pequeñas calles. Un sitio imperdible de Medellín. Abrazos familia

  3. Natàlia says:

    Me parece una auténtica pasada que hayáis estado ahí, y con un bebe. Rompiendo mitos y abriendo mentes una vez más. Como bien decis es difícil conocer la “verdadera” historia de un país ajeno, y vuestra visión es una aportación, un granito de arena más, para los que aun no hemos visitado Colombia y en concreto Medellín, nos vayamos haciendo una idea! Muchas gracias por compartir esto con nosotros!!! Un abrazo para los tres!!

    • lucy says:

      Medellín es una ciudad que nos ha sorprendido en muchos aspectos. El metro cable es una pasada, el parque Arví, la plaza de los Pies Descalzos, el parque Explora… Está considerada como la capital más moderna de Sudamérica y aún así no pensábamos antes de ir que nos iba a gustar tanto.
      Sobre nuestra visita a la Comuna 13 con bebé nos informamos allí antes. Ya sabes que desde fuera se magnifican mucho estas cosas. Estamos locos pero somos padres :p ¡Muchas gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE