Puerto Rico

Published on abril 30th, 2018 | by ruben

9

A Puerto Rico me voy

Un día decides ir a Puerto Rico pero… ¿encerrarse en un hotel durante dos semanas con todo incluido es ir a conocer un lugar?

Imagina que un día te cruzas con un extranjero que dice que estuvo en España. Le preguntas un poco sobre dónde estuvo y te cuenta que pasó dos semanas en un precioso hotel en el Sur de Gran Canaria tumbado al sol y descansando como nunca. ¿Tú qué pensarías?

Introducción

Veníamos acumulando desde hacía tiempo muchas ganas de conocer Puerto Rico. Nos habían hablado tanto y tan bien de este lugar, que las expectativas estaban por las nubes. Y eso, ya sabemos que no siempre es bueno…

“Los atardeceres de Cabo Rojo son hermosos”

“Tienen que ir a ver la bahía bioluminiscente a Vieques, les encantará”

“No pueden irse sin ver Playa Flamenco”

“Toro Verde es increíble”

“Vayan a las cuevas y a las playas de Agüadilla”

La objetividad o falta de ella con la que uno habla de su tierra a los visitantes es tan relativa, que el advenimiento de tanta belleza empezaba a parecernos exagerado. Además, no podemos dejar de pensar en todas las personas que se sorprendieron cuando dijimos que veníamos a Puerto Rico un mes y nos decían “¿tanto tiempo?”. Y bueno… si la idea es meterse en un hotel de pulsera sin salir de allí, estamos de acuerdo: un mes es mucho tiempo.

Planteamiento

Es verdad que cuando llevas todo un año trabajando, la necesidad de descanso es superior a cualquier otra. Si encima tienes niños, eso de que estén relativamente “controlados” mientras encima se lo pasan bien (con su pulsera pueden hasta pedir un refresco sin molestarte), es sinónimo de paz garantizada. Si además vas a un lugar en el que el buen tiempo casi es obligatorio por ley, la satisfacción por el deber cumplido y la seguridad de volver a casa con fuerzas para “aguantar otro año”, es una realidad.

Solo la idea de alquilar un coche y ponerte a recorrer kilómetros por “vaya usted a saber dónde”, teniendo que buscar dónde comer y dormir cada dos por tres (u organizar toda la ruta al minuto desde casa con mucha antelación), suena más agotador que el resto del año trabajando de sol a sol.

Nudo

Entonces… Puerto Rico se convierte en perfecto objetivo de descanso para esas merecidas vacaciones pero, pensemos un poco en ello. ¿Te vas a ir dos o tres semanas a comer casi todos los días en el mismo sitio, bañándote en la misma piscina y alternando constantemente tres tipos de cocktails diferentes (los otros dos que hay no te gustan tanto) mientras te pierdes poder visitar lugares al otro lado de la isla como San Germán o Ponce?

¿Y si resulta que el descanso acaba cansándote tanto, que ocho días antes de volver ya estás queriendo que las vacaciones terminen? ¿Y si un poco de aventura (aunque sea un modo un poco más exigente de vacaciones), hace que le des menos vueltas a las cosas que tienes dentro y le prestes más atención a las que hay fuera?

Desenlace

Puede ser que un mes en Puerto Rico o en cualquier otro lugar (si tu idea es no moverte del sitio) sea mucho. Demasiado. Una barbaridad. A nosotros, cuatro semanas nos han sabido a poco. Nos hemos dejado mucho por ver mientras comprobábamos que los que nos habían hablado de todos los lugares que teníamos que ver, se quedaban cortos. Y sobre todo, nos hemos enamorado de cada uno de los puertorriqueños que nos hemos ido encontrando por el camino. Ese optimismo, ese cariño, esa fuerza para ver el vaso medio lleno y esas ganas de querer ser visitados nos han encantado.

Pero tú dirás: “claro, como vosotros tenéis mucho tiempo y no necesitáis descansar”. A ver, no se trata de sacar nuestros trapos sucios ahora. Ya lo haremos en algún otro momento. Estamos hablando de ti, aunque sí… es verdad. Tienes razón. Nadie mejor que tú sabe lo que necesitas y lo que no. Lo mucho que te hace falta no hacer nada o la cantidad de reuniones y mails que llevas soportando para meterte en un jacuzzi a diario sin más.

Solo te comentamos a modo informativo que si vas a Puerto Rico, valores la posibilidad de dejarte unos días antes o después de ese merecido descanso… y cánsate. Cánsate de ver lugares como la Cueva del Indio. Cánsate teniendo que llegar a La Parguera mientras te enteras sobre la marcha de que hay unas barcas que puedes alquilar y llevar tu mismo alrededor de manglares y arrecifes. Cánsate teniendo que buscarte la vida para llegar en ferry a Culebra mientras conoces a un montón de gente haciendo cola contigo. Cánsate recorriendo el Toro Verde. Cánsate buscando un buen lugar para comer en San Germán. Cánsate tirándote en tirolina en las cascadas de Gozalandia. Cánsate intentando llegar a Survival Beach. Cánsate perdiéndote por las callejuelas del Viejo San Juan. Cánsate todo lo que puedas y un poco más, ¿y sabes qué?… Descansarás más que nunca.

Nota: esto va para cualquier lugar que visites. No vale que luego digas “me encerré en un hotel en Natal porque como no era Puerto Rico…”


About the Author



9 Responses to A Puerto Rico me voy

  1. María Teresa Flores Isaac says:

    “Cánsate todo lo que puedas y un poco más, ¿y sabes qué?… Descansarás más que nunca.”
    Rubén, ¡¡que hermoso mensaje!!, me encanta como escriben Lucía y Tú, cómo nos hacen vivir y sentir todas sus narraciones, soy de Guadalajara, México y los sigo desde hace 5 años, el mismo tiempo de subirme a su mochila y son para mí los ojos para conocer el mundo desde otra forma de vivir la experiencia de viajar.
    Disfruté de el estreno de “El síndrome del eterno viajero”, lo recomendé a todo mundo, sus primeros viajes, su crecimiento en los medios de comunicación, la llegada de Koke, sus siguientes viajes y producciones, y ¡¡todo, todo lo que sigue!! y ¿saben qué?… Ustedes han crecido, en experiencia y número, han cambiado, pero…. a la vez, no han cambiado nada, su sencillez, su forma de compartir, su esencia y dinamismo sigue siendo el mismo.
    Los quiero mucho!!

    • ruben says:

      Uauhhh María Teresa! Qué ilusión nos ha hecho leer tus palabras. Entre tú y nosotros, hoy estábamos atravesando una pequeña mini-crisis existencial que provocará un pequeño giro (a mejor) en el blog. En cuanto al viaje y nuestra forma de vida no tenemos dudas, pero sí nos planteamos muchas cosas sobre el blog y las redes sociales. Nos has mandado mucha energía. Gracias por seguirnos durante tanto tiempo y por ser tan “oportuna”

    • lucy says:

      Parece que después de tanto tiempo con nosotros hubieras percibido que justo ese día, necesitábamos un abrazo como el tuyo desde el otro lado de la pantalla. Gracias de verdad por haber escrito lo que has escrito. ¡Un abrazo gigante!

      • María Teresa Flores Isaac says:

        Les abrazo con todo mi corazón y sé que van a seguir los éxitos en su vida, en este o en cualquier otro proyecto… ¡Les quiero mucho más!!!

  2. bellas fotos de tan hermoso lugar ya quiero que empiese mi aventura ya que estas vaciones de verano las pasare alla me podrias recomendar una agencia de renta de autos?

    • ruben says:

      Nosotros alquilamos con enterprise y no hubo problema. Pero no tenemos ningún motivo especial para recomendarlos por encima de otros porque no sabemos cómo funcionan todos.

  3. Sofia says:

    Gracias por hablar así de mi tierra y por tanto cariño que nos dejaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero II”

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”

  • ¿TE VIENES DE VIAJE?

    Si la respuesta es "SÍ", deja por aquí tu email y cuando publiquemos un artículo nuevo te avisaremos para que lo leas antes que nadie.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE