Filipinas sabang_filipinas_algo_que_recordar_01

Published on enero 19th, 2014 | by lucy

2

Sabang

Del 9 al 11 de diciembre // Temperatura: 32º // Aire del ventilador durante el día y brisa de la playa por la noche.

Cierra los ojos… busca una posición cómoda y concéntrate. Deja tu mente en blanco. Respira profundamente llenando los pulmones y el diafragma de oxígeno. Inspira… expira… inspira… expira… Coge aire por la nariz, cuenta mentalmente los segundos que has tardado y aguántalo en tu interior. Ahora suéltalo lentamente y vuelve a contar. Uno… dos… tres… cuatro…

sabang_filipinas_algo_que_recordar_02¿Relajado? No sabes exactamente cuales son los motivos, pero ciertas prácticas tranquilizan y dan paz interior. No a todos nos ocurre haciendo lo mismo. Algunas personas consiguen esa sensación a través del yoga o la meditación, otras rezando, otras haciendo deporte. Hay quien te dirá que encuentra la paz liando croquetas o emparejando calcetines y hasta alguna vez has oído a algún loco diciendo que planchar le relajaba. A veces ocurre con la presencia de algunas personas o ante ciertas obras de arte. El caso es que todos sabemos cual es esa sensación tan placentera en la que el cerebro se desconecta por unos minutos para situarse en el “paraíso de las mentes” en el que no existen los problemas. Pensabas que ese espacio se encontraba en un universo paralelo, pero en mitad de este viaje se ha convertido en un lugar real con nombre, apellidos y coordenadas GPS. Se llama Sabang. Repites su nombre una y otra vez mentalmente… Sabang… Sa… Bang… Saaaaaaaa… baaaaaaaang… Solo con pronunciarlo ya te relajas.

Sabang es conocido por ser el pueblo del “Underground River” considerado una de las 7 maravillas naturales del mundo. Cada mañana llegan furgonetas con decenas de personas desde Puerto Princesa y otras ciudades de los alrededores para conocerlo.

sabang 5La visita en barco dura aproximadamente 45 minutos en los que puedes ver las curiosas formaciones que el agua ha provocado en el interior de la cavidad y adentrarte en la verdadera bat cueva. Si existe una central de la organización mundial de la especie murciélaga, esa debe ser la cueva del “Underground River”. Por cantidad y por calidad. Allí se corta el bacalao. Hay miles de murciélagos colgados de todas partes que viven, duermen, vuelan y saben poner diferentes expresiones en su cara cuando les da la luz de la linterna.

sabang_filipinas_algo_que_recordar_04No sabes si será por la presencia de los murciélagos o porque el pueblo no tiene wifi pero el caso es que a Sabang todo el mundo llega, visita el río y se va. Nadie (o casi nadie) se queda a pasar la noche. Así que los 4 monos que venimos de fuera y que decidimos quedarnos por allí, tenemos la paz de espíritu asegurada. 

Sabang tiene varias playas de arena con perros a los que les gusta echarse la siesta o dar paseos contigo. Playas separadas por rocas entre las que se puede caminar cuando baja la marea, un puerto con unos cuantos barquitos, una cancha de baloncesto donde por la tarde se organiza el evento deportivo del día, verdes montañas salpicadas de pequeñas granjas, un par de casas de comidas, varias tiendas de “todo un poco”, una panadería y no más de 40 viviendas de madera.

sabang_filipinas_algo_que_recordar_05En Sabang solo se oyen las olas de un mar en el que a partir de las 19h de la tarde es peligroso bañarse por sus corrientes, el uquelele de un filipino y el viento entre los móviles de bambú colgados en los bungalows de la playa. Aparte de la “obligada” visita al río, puedes tumbarte en una hamaca a pasar de cómo pasa el tiempo, hacer un treking por la selva o aprovechar para aprender nociones básicas de filipino con Miguelito, que habla español con acento mexicano. Tienes bastante ganado ya que cucharita, platito, abridor, papel y guapo (entre otras palabras) se dicen igual que en español.

sabang_filipinas_algo_que_recordar_06Gastronómicamente empiezas a introducirte en una nueva cocina en la que el azúcar es uno de los ingredientes principales. En la casa de comidas te explican la receta del adobo filipino que no se parece en nada a la del adobo del cazón. Y en la panadería te enteras de que igual que hay un arroz a la cubana y una ensaladilla rusa, existe un pan español. Sin que los españoles tengamos ni idea ni le encontremos parecido a nada de lo que conocemos. Y como no, es un pan dulce.

sabang_filipinas_algo_que_recordar_07Al final sales de allí compartiendo el techo de un jepney con un grupo de boy scouts y con la sensación de haber encontrado un lugar en los que no es que todo vaya más lento sino que verdaderamente el tiempo se ha parado, no hay espacio para los problemas y te has llenado de paz. Ese lugar se llama Sabang.

——————————————————————————————————————————————————-

Utilidades:

– Dormir: Hostel Green Verde, en Sabang playa (bungalows con baño compartido).

– Cómo llegar: desde la estación de autobuses de Puerto Princesa salen varios jepneys al día (la estación está a las afueras de la ciudad). Se puede llegar a ella en triciclo o coger alguno de los jepneys locales que son más baratos.


About the Author



2 Responses to Sabang

  1. Lidia says:

    Madre mía qué gozada de sitio. Oir esos móviles tirado en la playa tiene que ser una maravilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero II”

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”

  • ¿TE VIENES DE VIAJE?

    Si la respuesta es "SÍ", deja por aquí tu email y cuando publiquemos un artículo nuevo te avisaremos para que lo leas antes que nadie.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE