Indonesia isla_samosir_indonesia_algo_que_recordar_01

Published on noviembre 25th, 2013 | by lucy

22

Isla Samosir

Año 1993. Esta la historia de Mr. X, una persona sin género definido (que cada uno le dé el aspecto que quiera: hombre, mujer o hermafrodita… eso no es relevante). El caso es que X, llevaba todo el año trabajando duro en un país de esos que algunos se empeñan en llamar “del primer mundo” y se merecía unas vacaciones. ¡Unas vacaciones de verdad! De esas con su vuelo de larga duración, sus paisajes de ensueño, sus diferentes costumbres, su cerveza en mano para terminar el día frente a una inigualable puesta de sol… ya me entendéis. Para ello, eligió un lugar exótico del planeta, no cualquier sitio. Este año quería darle uso a su última adquisición: una cámara de fotos V735-OPQ con estabilizador BLUF y óptica de 800 preks de última generación. Menudas fotos iba a tener para subir a Facebook y matar de envidia a todo el personal… Así que X, puso rumbo a Indonesia, en concreto hacia la isla de Sumatra ya que le habían hablado muy bien de aquel país. Playas para surfear o tirarse al sol, volcanes en activo, extensas y frondosas selvas… rincones donde perderse…isla_samosir_indonesia_algo_que_recordar_02Disponía de 20 días “de desconexión” y su primer destino, fue el lago Toba. En concreto la isla (en realidad península) de Samosir. Un pedazo de tierra que flota sobre un lago que se ha formado en el cráter de un volcán. Un lugar inédito… de triple salto mortal con doble tirabuzón y medio.

isla_samosir_indonesia_algo_que_recordar_03Así que X se vuelve loco a hacer excursiones por la isla. Con la boca abierta admira todo lo que ve a su paso: el lago, las termas naturales (aunque no las pilla en su mejor momento), la cresta del cráter, los pueblecillos llenos de casitas (batak) con una arquitectura muy particular, el rico pescado a la parrilla, las danzas tradicionales… La zona está salpicada de iglesias protestantes y católicas donde la gente va a misa bien vestida los domingos y no es tan difícil consumir alcohol o magic mushsrooms que te ofrecen por todas partes. X está tan contento por lo acertado de la elección de este enclave para sus vacaciones que no para de hacer fotos a diestro y siniestro.

isla_samosir_indonesia_algo_que_recordar_04“¡Qué gente tan amable y con qué poco viven!” Se bañan en el lago todos los días a partir de las 18h y a la vez friegan platos y  lavan ropa, pero siempre con una sonrisa… “Pobre gente”. Realmente X siente que le gustaría hacer algo por ellos. Así que al día siguiente cada vez que se cruza a un niño en su camino decide darle 1$ mientras les hace una foto. “Total, ¿qué es un 1$ para mí? Naaaaaadaaa y ellos necesitan taaaaaaaan poco”. X se ha convertido en un recolector de sonrisas . Una especie de embajador de efímera felicidad. Vuelve a su país más que contento  y “realizado” por lo vivido en sus vacaciones, con un millón de fotos bajo el brazo y con el buen sabor de boca por sus pequeñas buenas acciones del mes.

isla_samosir_indonesia_algo_que_recordar_05Después de X, a Samosir llego la señorita Y, la familia Z, el grupo de colegas R… cada uno de un rincón del mundo, pero todos soltando dólares o euros a diestro y siniestro… porque “¿qué nos cuesta a nosotros?”

Y así es como, entre “todas las letras del abecedario”, le enseñaron a los niños y a los “adultos responsables” de Samosir que no hace falta ir al colegio para ganar más que los viejos pescadores en una semana. Basta con poner tu mejor cara y pedirle dinero a un turista nada más verlo.

– ¿Foto? ¿Money? ¿Uan dola?

– No money. No foto.

Y colorín colorado, así es como el turismo destrozó un lugar tan especial como este.

isla_samosir_indonesia_algo_que_recordar_06Nota: después de cruzarnos con muchas “letras viajeras” que llevaban a cabo estas prácticas, les contamos este cuento y todos se quedaron realmente sorprendidos porque ninguno de ellos tenía ni idea del daño que podemos hacer a las comunidades locales repartiendo “uan dola” porque sí. Todavía quedan muchos viajeros a los que nadie les ha dicho que el turismo responsable no se basa únicamente en no tirar papeles al suelo, que comprarle postales a un niño no es dejar tu dinero en los negocios locales y que si realmente quieres hacer algo por las personas de estos lugares hay muchas otras formas de colaborar con tiempo (haciendo voluntariado incluso por tu cuenta) o con dinero a través de las organizaciones que ya trabajan en la zona para su desarrollo.

Trucos por si alguna vez te ves en esta desagradable situación:

  • Convertir el momento en un juego. Una mano puede ser una forma de pedir o un ¡chócala! El juego eclipsará la primera intención.
  • Darle la vuelta a la tortilla. Ante palabras del tipo “si quieres hacerme una foto, págame”. Respuestas con una amplia sonrisa del tipo “no te preocupes… soy fotógrafo y te hago la foto gratis, mira te la voy a enseñar. ¿Nos hacemos una tú y yo saltando? ¿O luchando? ¿O posando como súper héroes?
  • La técnica del descoloque. Ante las preguntas básicas de inicio de conversación “de dónde eres… cómo te llamas…” responder con nuevas preguntas… de España… ¿y tú? Demostrando interés por la respuesta. “Encantado de conocerte amigo, ¿qué tal estás? ¿Cómo está tu familia?”
  • La técnica del descoloque 2. Soltar las 4 palabras que has aprendido en su idioma suele provocar risas por doquier. Decir “No puedo comprarlo” en el idioma local también funciona.

Es duro negarle a un niño una moneda, pero es más duro saber que con esa moneda, le estamos condenando para siempre. Sienta mal decirle “no”, pero es peor contribuir a que siga pidiendo o vendiendo cualquier cosa, en lugar de estar en el colegio o jugando y sobre todo… perdiendo a toda velocidad la inocencia que todo ser humano tiene derecho a experimentar aunque sea durante unos pocos años en su vida.

 

 

 

 


About the Author



22 Responses to Isla Samosir

  1. Elena says:

    Hola Lucy y Rubén,

    Muchas gracias por los consejos que dais y por contar esta historia triste, más real que la vida misma y desgraciadamente igual de vigente hoy que cuando la escribisteis. Creo que debe ser leída por todo viajero y turista. La comparto porque tiene mucho que ver con el voluntariado y las formas que tenemos de entender la “ayuda”.

    Un abrazo,
    Elena

    • lucy says:

      La verdad es que nosotros hemos ido aprendiendo sobre este tema por el camino y seguro que todavía nos queda mucho por aprender. Lo más duro de este tema, al menos para nosotros, son los errores que cometemos pensando que estamos ayudando. Por eso, decidimos escribir sobre ello. ¡Muchas gracias por tu comentario! Un abrazo de vuelta.

  2. Precioso reportaje y muy claro, la verdad, no se podría haber dicho mejor.

    Felicidades.

    • lucy says:

      Gracias María. La mayoría de las veces, la gente lo hace con la mejor intención y al contarles lo que pasa reaccionan rápidamente porque suelen ser personas empáticas que lo que quieren es ayudar. Hay otros temas en los que hemos visto que cuesta mucho más sensibilizar pero por suerte, en esto, todo el mundo reacciona muy positivamente. ¡Un abrazo y a seguir callejeando!

  3. Maria Paula Mangione says:

    hermoso,como siempre

    • lucy says:

      Gracias María. El lugar es precioso y quisimos poner nuestro granito de arena para intentar que lo siga siendo. Un abrazo.

  4. Kelly Johanna Reyes says:

    Hola… Un placer conocerlos.. Soy de Santa Marta – Colombia, estoy orgullosa de seres humanos como ustedes. me encanto el articulo y todo el Blog.. Mis mejores vibras.. 🙂

  5. Itziar says:

    Se puede decir más alto, pero no más claro. Me ha encantado el post en el fondo y en la forma.
    Ay, qué pernicioso puede ser el turismo (y la caridad) y qué poca cuenta se dan los papanoeles blancos…
    ¡Un abrazo!

    • Lucy says:

      Papas noeles blancos… qué buena definición! El caso es que nosotros pensábamos que era algo tan evidente como no tirar papeles al suelo y nos ha sorprendido mucho la cantidad de viajeros que nos hemos cruzado que no lo sabían y que pensaban que estaban ayudando con estas practicas. Ahora lo vamos dejando caer por todas partes como el que no quiere la cosa…a ver si poco a poco se extinguen los “papas noeles”.

  6. Toda la razón!!! Un gran post que espero logre su cometido de sensibilizar a los turistas sobre este tema. Recuerdo mi viaje a Nambia y Botswana donde era muy complicado resistirse a los niños. Pero hay que hacerlo! Preferí parar en una escuela y darle a la profesora las camisetas que llevabamos para que ella las gestionara como considerara más ecuánime http://wp.me/p2dhYz-ii Os dejo la experiencia y felicidades de nuevo por este gran post

    • Lucy says:

      Madre mía qué experiencia! No sé se hubiera sido capaz de aguantarme las lágrimas de emoción en el momento del cántico de bienvenida. Con lo floja que soy… pelos de punta!

  7. Esperanza Sánchez Reyes says:

    Las casas son de cuento. Como siempre las fotos: maravillosas.
    La reflexión es dura de llevar a la práctica. Es muy difícil negarle algo a un niño, por eso los utilizan, pero estoy de acuerdo en que no hay que fomentarlo

    • Lucy says:

      Cuestión de mentalizarse… Los chicos de Un Mundo para 3 que al viajar con un niño están muy sensibilizados con el tema escribieron esto sobre la experiencia que vivieron ellos ( y todos los que pasamos por allí) en Camboya en los templos de Ankor http://unmundopara3.com/2013/09/30/la-otra-cara-de-angkor-wat/ Las propias autoridades internacionales que gestionan lugares como este no ponen cartas en el asunto. Así que la única esperanza de esos niños depende de nuestra responsabilidad al respecto.

  8. coco says:

    La reflexión de este relato te lleva a pensar la cantidad de cosas que contamina el dinero,pero…la realidad aunque no nos guste es que es necesario, para cada cual en su medida,a lo mejor para estos niños,es su supervivencia pura y dura.¡¡que horror!!. Muchos besos a los dos.

    • Lucy says:

      El tema es que estos niños no están en esa situación. No tienen el último modelo de Play Station pero no están desnutridos. Su realidad no es como la de otras zonas del mundo en las que realmente pasan hambre. Por eso nos llamó más la atención todavía que en cuanto nos vieran aparecer empezaran a pedirnos dinero como locos. Y la historia se repitió el 90% de las veces durante 3 días. Con respecto a lo de que el dinero es necesario… yo tengo mis dudas algunas veces… Pero eso es otro debate en el que además me falta información. Por si te interesa el tema aquí te dejo el articulo de un tío que decidió renunciar al dinero (http://www.yorokobu.es/moneyless/). ¿Un loco o un visionario? No sé…no sé.

      • Mercedes says:

        Totalmente de acuerdo con vosotros. Durante estos viajes vemos muchas veces como el Turista ha estropeado sin querer el futuro de estos niños. Un ejemplo…aquí en Fiji, si visitas el Lau group , zona a la que llegan pocos o ningún turista, te encuentras con personas que te ofrecen de todo a cambio de nada. Aún así, yo llevo el barco repleto de material escolar, cepillos y crema de dientes, gafas de leer, material para coser, anzuelos, sedales., globos, ropa de bebe…en fin…un mercadillo flotante. En esas remotas aldeas jamás un niño me ha pedido un dólar . El otro día , en la isla principal de Viti Levu, alquilamos un coche para visitar lo que se anunciaba como una auténtica Villa Fijiana…. Era literalmente un pueblo prefabricado una trampa para turistas, y ahí, si que los niños nos pidieron dólares. Y aunque nos dolió en el alma, no les dimos nada. Estoy de acuerdo en que se destruye el futuro.

        • Lucy says:

          Mercedes tu ya llevas muchos kilómetros navegados me parece a mí 🙂 Esas ciudades prefabricadas son un horror. Creo que en China había una Sangri-la cada 100 km… Esperpéntico…

  9. Patri o patra segun lucy says:

    Muy interesante…..incita a una reflexion que no se me habria ocurrido….difundire la idea….Q fotacas!!
    Q sigais asi de bien!! Me encantais!!!!
    Besotes gordotes!!!’ 😉

    • Lucy says:

      Patri, los sanitarios además tenéis un conocimiento súper útil por estos lares. Simplemente enseñarle a un niño a cepillarse bien los dientes le será más útil que una moneda. Vuestro saber vale oro! Y ese momento de intercambio de conocimientos es lo más… Eso sí que es una experiencia única que nadie puede pagar 🙂 Más besos gordotes sister

  10. Darío says:

    Me encantan las casas. Tipo la Aldea de Arce. Pero mucho más la reflexión. Con el turismo irresponsable se están cargando todo el encanto de aquellos sitios. Pierden su naturalidad intrínseca, y consciente o inconscientemente pretenden convertir su cultura y costumbre en un circo. El término “exótico” puede llegar a ser peligroso

    • Lucy says:

      Esta arquitectura tiene influencias europeas debido que fue una antigua colonia holandesas, luego francesa y más tarde inglesa. De ahí que las casitas sean como las de la Aldea de Arce… lo has clavado!
      Nosotros asumimos que los adultos que están haciendo su trabajo te asedien en cada esquina para intentar venderte algo. Es molesto, cierto pero si alguien va a alquilar una moto será alguien que venga de fuera y no podemos arrancarnos la cara. Se nos ve a la legua. Es evidente que somos de fuera. En este punto cada uno que compre/alquile lo que quiera. Nosotros como no podemos llevar nada encima se lo explicamos y nos suelen dejar en paz.
      Con los niños la cosa cambia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero II”

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”

  • ¿TE VIENES DE VIAJE?

    Si la respuesta es "SÍ", deja por aquí tu email y cuando publiquemos un artículo nuevo te avisaremos para que lo leas antes que nadie.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE