Después de nuestro viaje de una semana navegando por el Nilo de Lúxor a Asuán y quedándonos un par de días en El Cairo, además de si es caro, qué tal el calor y si ir en viaje organizado merece la pena, esta es la pregunta que más veces nos han hecho: «¿es peligroso Egipto?» (sobre todo, con niños).

Antecedentes

No somos muy de “viajes cortos”. Sabemos que suena bastante mal por nuestra parte decir esto pero, eso de ir una semana a conocer un país, se nos hace… poco. Dicho esto, Egipto siempre ha estado en nuestra lista de sitios a conocer. Nada original, por cierto. Se trata de un país con un legado extremadamente especial que todos hemos estudiado y visto en películas, fotos o libros. ¿Quién no querría ir a conocer lo que queda de una civilización tan adelantada a su tiempo? 5000 años después, hemos tenido la oportunidad de ir. Se trataba de nuestra primera vez. En Egipto y… en viaje organizado. Así pues, todas las conclusiones y experiencias vividas en este viaje, han sido consecuencia de una colaboración con Viajes Carrefour a dicho país. Todas las opiniones de este artículo son libres y sin censura.

Los viajes organizados

No es un secreto: desde siempre, hemos sido muy reacios a este tipo de viajes. A nosotros siempre nos ha gustado más ir por libre y así seguirá siendo. Movernos a nuestro ritmo. Quedarnos el tiempo que nos apetezca si estamos a gusto o irnos antes si queremos cambiar. Descubrir las cosas por nosotros mismos y a raíz de la interacción con la gente local. Pero claro… para eso hace falta tiempo. Entendemos que para todo aquel que lleva un año trabajando, poder reservarse una semana para ir a Egipto es, “el viaje”. No se puede perder tiempo. No se quiere más estrés del que te da tu trabajo. No se quiere pensar más de la cuenta y sobre todo, no se quieren sorpresas o situaciones de incertidumbre. Nosotros somos muy de plantarnos en un sitio sin saber dónde vamos a dormir y eso, puede que «no sea lo más normal». Así que, nos hemos metido en la piel del que tiene “solo” una semana con la intención de descubrir lo mejor de un destino y relajarse (al menos, a nivel organizativo).

Templo Horus Edfu
Templo de Horus (Edfu)

El caso es que, para ser sinceros, nos ha sorprendido bastante la experiencia. Después del viaje, tenemos sensaciones encontradas. Nos hemos dado cuenta de que viajando con niños a países en los que como en Egipto, hay mucho que ver y demasiado calor, esta forma es muy cómoda. Además, lo que más nos agobia (con quién podemos compartir un viaje así y sin escapatoria), ha sido toda una sorpresa. Muchas veces hemos coincidido casualmente con alguna persona con cierto aura negativo que, de alguna u otra manera, han estropeado una visita o un trayecto en concreto. Somos firmemente defensores de que meterse más de 4000 kilómetros para conocer otra cultura y tener que aguantar a alguien hablando de la política, el fútbol o la comida de tu propio país, no es lo ideal. Atarnos a un grupo de 8 o 10 personas durante toda una semana, nos daba auténtico pánico. Sin embargo, hemos tenido la suerte de coincidir con parejas y familias que iban a disfrutar del viaje a tope. Con la firme intención de aprovechar cada momento sin quejarse constantemente del calor, la comida o los madrugones. Gente muy concienciada y con ganas de aprender. Y además, todos han sido un amor con Koke. Dicho esto, podría no haber sido así. Muchas veces, el recuerdo de un viaje no te lo da el destino en sí, sino las experiencias que vives en él y el feeling con la gente con la que coincides allí (locales o no).

Amigos de viaje
Koke con Txaber, Urko y Eneko

Desventajas

– La estructura del viaje en sí mismo, es su mayor pega y su valor. Y es que, en un país como Egipto donde hay tanto que ver, meter lo mejor de lo mejor en una semana no es fácil. Hay que sufrir bastantes madrugones y estar preparados para ir de un lado a otro sin parar. El ritmo es alto y pasan muchas cosas en muy poco espacio de tiempo. Lo suyo es intentar tomarse unos minutos al final del día para pensar en todo lo vivido porque, cada templo machaca la visita del anterior.

– Aunque hay un par de tardes libres, no hay mucho margen a la improvisación. Entendemos que esto, para mucha gente, también es una ventaja.

Templo Philae Asuan
Templo de Philae (Asuán)

Ventajas

– Al estar todo organizado, no tienes que estar pensando en nada más que en disfrutar del viaje. Todo está controlado. Todo está programado.

Te llevan de un lado a otro de puerta a puerta y con aire acondicionado (hemos llegado a estar a 47ºC). Cuando viajamos por nuestra cuenta, nos pegamos buenas palizas andando o esperando transporte local. Bajo un sol abrasador, es algo que no apetece nada.

No pierdes tiempo en preguntar cómo se va, cuánto cuestan las cosas, cuándo abren o cierran… nada. Tú, a hacer fotos.

– Por otro lado, entendemos que ir con un guía constantemente (que encima habla tu idioma), da mayor tranquilidad a todo el que no está tan acostumbrado a viajar por su cuenta. Lo más interesante para nosotros de esto, es la posibilidad de enterarte mucho más de la historia del país pudiendo resolver cualquier duda sobre la marcha. Cada explicación, justo delante de cada lugar, hace que disfrutes doblemente del sitio… aunque sea imposible retener tanto dato y tanto nombre.

Guia Egipto
Hassan describiendo la planta del Templo de Karnak (Lúxor)

– La mayor desventaja es también, y contradictoriamente, una ventaja: haces muchas cosas. Montar en camello, en faluca, barca, crucero, etc. Te vas con la sensación de que has aprovechado el tiempo al máximo.

Si vas con niños pequeños, se agradece la posibilidad de moverte en “tu furgoneta”, donde dejar cualquier cosa que puedas necesitar: el carrito (sí, aconsejamos llevarlo), algo de comida, cambio de ropa, etc.

– En el crucero hay piscina y en los hoteles también. Un baño reparador entre las 18:00 y las 20:00 de la tarde, no sienta nada mal. Viajando por libre… no solemos tener piscina.

Crucero Rio Nilo
En la piscina del barco

El calor y la ropa

Madrugar en un viaje como este, es obligatorio. Más allá de por la cantidad de cosas que hay que ver… por el calor. Entre las 13:00 y las 18:00 de la tarde, es casi imposible realizar una visita a un templo “con cierta alegría”. El calor es tan grande y la luz tan fuerte, que solo estás pensando en volver a la furgoneta o meterte bajo alguna sombra.

La verdad es que nos preocupaba este tema por Koke. Ya le fuimos mentalizando antes de ir de que “en Egipto hace mucho mucho calor… y hay que beber mucha mucha agua”. Ropa de colores claros, fresca y de manga larga. Gorros de ala ancha, gafas de sol, protector solar y beber constantemente. Todo esto es fundamental para que la experiencia no se te vuelva en contra. Si ir más lejos, en el Valle de los Reyes, vimos una mujer a la que estaban atendiendo porque se había desmayado.

Por cierto, llevar ropa de manga larga en países musulmanes hace que, además de protegerte, te ayuden a ser mejor recibido.

Templo Abu Simbel
Exterior del Templo de Ramsés II (Abu Simbel)

“Pero a ver… ¿esto no iba de si Egipto es peligroso o no?”

Bueno, por nuestra experiencia, la mayoría de gente que está delante de un viaje, “tiene miedo”. Casi cualquier destino, produce cierto vértigo en mayor o menor medida. Evidentemente y descartando países en conflicto, guerra o hambrunas, hay otros que sobre el papel, dan algo más de respeto. Normalmente es “la mala fama que tienen”. Hemos ido con Koke a Sudáfrica, Brasil, Colombia, Cuba, China… Países que, para muchas personas (por uno u otro motivo), son impensables con niños. Vale, es cierto… en Egipto, cuatro días antes de ir nosotros, hubo un atentado. ¿Y? Que nosotros sepamos, también ha habido en Madrid, Barcelona, París, Londres, etc. Bajo nuestro punto de vista, hoy en día no se está a salvo de este tipo de cosas en casi ningún sitio (el Ártico puede ser una de las excepciones). Quedarse en casa, viendo la tele, no es una opción para nosotros. Entendemos que para mucha gente, las vacaciones ideales sean ir cada verano a la misma casa de la costa donde coincidir con una serie de amigos y descansar sin fin. Y eso, nos parece muy bien. Si es lo que uno quiere, “ole con ole”. Ahora bien, si viajar es un placer para ti. Un objetivo. Un sueño. Un broche ideal para un año lleno de reuniones y mails… no puedes dejar de hacerlo por “si ocurre algo”.

Una vez dejado este punto a un lado, hablemos de “la seguridad” del día a día de Egipto. La de a pie. A nosotros, bajo las circunstancias de viaje que hemos tenido, no nos ha parecido peligroso para nada. Es decir, no hemos sentido cierta maldad en los ojos de la gente que sí hemos notado en otros lugares. No había problema no solo en sacar la cámara, sino en llevarla colgando todo el rato. Los egipcios son agradables (sobre todo si vas con niños) y, como mucho, te van a dar un poco la paliza para intentar venderte algo. Nada que no puedas controlar o declinar (mejor con una sonrisa y educación). Ellos solo intentan salir adelante.

El regateo y las propinas

Y como una cosa lleva a la otra, venga, imaginemos que estamos en un mercadillo. Hay gente que disfruta con esto del regateo y otras muchas personas, a las que les agota. Prefieren que haya un precio fijo y listo. Bueno, en Egipto, el regateo es habitual. Ya escribimos sobre “este noble arte” dando ciertos consejos. En cualquier caso, lo mejor es que no te puedan los nervios. Siempre te vas a quedar con la sensación de que has pagado de más, y puede que así sea. Ellos, nunca van a perder. Si la cantidad que propones es muy baja, no te lo venden y listo. Mira en varios sitios antes y hazte con una horquilla de los precios para saber más o menos cuánto acabarás pagando. Si algo te interesa mucho, no demuestres excesivo interés y di que te tienes que ir. Si consigues un precio con el que estas a gusto, pues vete feliz. Todos contentos.

Barrio Copto
Tienda en el Barrio Copto de Egipto

«¿Cambio dinero allí o saco del cajero?»

En tan poco tiempo de viaje, llevar euros y cambiar allí puede ser una buena opción. Lo que no te gastes, te lo traes de vuelta sin cambiar y listo. Nosotros somos muy de sacar dinero del cajero en destino (sin comisiones) y pagar cosas con tarjeta (sin cargos extra). Para sacar dinero llevamos una tarjeta bNext y para pagar, la N26.

Bazar de Khan el Khalili
Bazar de Khan el Khalili (El Cairo)

En cuanto a las propinas, en Egipto es tradición. La gente espera que les des algo casi por cualquier cosa. Por otra parte, si vas con niños verás que incluso les hacen algún regalo. Es normal y no tienes que sentirte mal por aceptarlos. Cambia dinero a billetes pequeños y tenlos preparados para cualquier “amabilidad desinteresada”. Relájate. Estás de vacaciones. Discutir por veinte céntimos es acabar pasando un mal trago que no te quitas en todo el día. No merece la pena.

koshary egipto
Probando el Koshary

La comida

En el barco se come muy bien. La verdad es que es algo que nos sorprendió. Luego están esos días en los que hay que levantarse muy pronto y no puedes desayunar y te llevas una bolsita con algo para el camino que claro, no es comparable. En cuanto a El Cairo, nos penalizó bastante estar en un hotel tan alejados de todo. De estar en el centro, habríamos salido a disfrutar de la comida en lugares más auténticos. Igualmente, disfrutamos comiendo koshari, baba gabnush, humus, sawarma…

Ramadán

Hablando de este tema, hemos de decir que nuestro viaje cayó en pleno Ramadán. Costumbre musulmana de ayuno desde el amanecer hasta el atardecer y que se celebra durante el noveno mes de su calendario. Habíamos estado en varios países musulmanes antes, pero nunca había coincidido con esta celebración. Y la verdad, aunque teníamos bastante curiosidad, nos ha impactado más de lo esperado.

Es increíble ver cómo, bajo semejante calor y movidos por su fe, ni comen ni beben agua en todo el día. Las ciudades durante el día están bastante apagadas y la mayoría de la gente duerme o no se mueve en exceso para ahorrar fuerzas. Después del atardecer, todo cobra vida y mucho ambiente. Eso sí, nos impactó ver a todos aquellos que tienen que trabajar sí o sí durante las horas de ayuno. Sin ir más lejos, los guías que bajo semejante sol, tienen que estar hablando sin parar. Lo mínimo que pudimos hacer al respecto, fue beber y comer a escondidas. Por respeto, tenlo en cuenta si se da tal circunstancia.

Templo Nefertari
Templo de Nefertari (Abu Simbel)

La ruta

Según íbamos contando el víaje día a día vía instagram, nos han preguntado mucho por la ruta y por el precio. Hay múltiples paquetes y opciones. Con más o menos días. Visitando más o menos lugares. Haciendo más o menos excursiones. Todas las combinaciones son posibles. Depende de lo mucho que quieras ver vs. lo que necesites descansar. A continuación dejamos el programa que hicimos nosotros y después, lo hemos puesto lo visto y alguna cosa más en un mapa para que te puedas hacer “una composición de lugares”.

Nota: no nos llevamos nada por que entrés y mires los programas que se ofertan. Nuestra colaboración con Viajes Carrefour es por otros motivos más relacionados con el material audiovisual que hacemos. Es decir, la respuesta a la eterna pregunta de «¿Cómo podemos vivir viajando?»

1 – ESPAÑA – EL CAIRO – LUXOR

Presentación en el aeropuerto, 3 hrs. antes de la salida. Embarque en vuelo regular de Egyptair con destino Lúxor, haciendo escala en El Cairo. Llegada y traslado al crucero. Al llegar más tarde las 21.00 se servirá una cena fría en el camarote. Noche a bordo.

Comentarios: el avión desde España sale a las 16:00. Lo ideal para nosotros habría sido hacerlo pronto por la mañana. Si puedes, pídelo así. Llegarás a media tarde (en lugar de a la 01:00 am) y podrás disfrutar de un baño en la piscina del barco o dar un pequeño paseo. Los trámites de visado se hacen en el aeropuerto de El Cairo (se pagan 25$ por persona). Si lo vas a necesitar, a la llegada a Lúxor te ofrecerán una tarjeta de datos para el móvil por 15€ con 10 gigas (puede que fuera sea más barato, pero qué narices… “estás de vacaciones”)

Templo Karnak Lúxor
Entrando al Templo de Karnak (Lúxor)

2 – LUXOR – EDFU

Pensión completa. A la hora indicada visita de los Templos de Karnak y Luxor, Valle de los Reyes, Templo de la Reina Hatshepsut y los Colosos de Memnon. Regreso al barco. Navegación hacia Esna y continuación hacia Edfú. Cena y noche a bordo.

Comentarios: el día anterior entre una cosa y otra, te acabas acostando casi a las 2:00 y te vas a tener que levantar sobre las 5:30 o así. Eso sí, va a valer la pena.

3 – EDFU – KOM OMBO – ASWAN

Pensión completa. Por la mañana, visita en calesa del Templo de Horus, en Edfú. Regreso al barco y navegación hacia Kom Ombo. Almuerzo, llegada y visita al Templo dedicado a los Dioses Haroeris y Sobek. Navegación hacia Aswan. Cena y noche a bordo.

Comentarios: este es un día bastante relajado. Con cosas muy interesantes que ver y una tarde de navegación preciosa.

Crucero Nilo
Crucero por El Nilo

4 – ASWAN

Pensión completa. Visita de los Templos de Abu Simbel en bus, salida sobre las 02:00 para llegar al amanecer, aproximadamente 3 horas por carretera. La visita tiene una duración aproximada de 2 horas. Regreso a Aswan, se continúa con la visita a la Alta Presa, el Obelisco Inacabado y la Cantera de granito rojo o la visita al Templo de Philae (la primera noche en el crucero se confirmara cuál de las dos opciones se realizará). Almuerzo. Por la tarde, se ofrece una excursión opcional para navegar por el Nilo en “Falucas” (una especie de velero), montar en camello, bañarte en el Nilo y visitar un poblado Nubio. Noche a bordo.

Comentarios: Este es el día más agotador con diferencia. No solo por el madrugón y las seis horas de autobús (vale la pena ir a Abu Simbel, no lo descartes), sino porque no paras de hacer cosas. El paseo en faluca por el Nilo está muy bien aunque… no nos gustó tanto ver cómo los niños se acercan en tablas de surf cantando el “porompompero” para que les des una propina.

5 – ASWAN – EL CAIRO

Desayuno. A la hora indicada traslado al aeropuerto para tomar un vuelo destino El Cairo. Traslado al hotel y alojamiento.

Comentarios: Nosotros estábamos en un hotel cerca de las pirámides y decidimos quedarnos allí este día para darle cierto descanso a Koke. Si nos hubiéramos quedado en un hotel en el centro de El Cairo, habríamos salido a dar una vuelta. Ten esto en cuenta, si te quedas por las pirámides, no vas a poder hacer mucho por allí.

desafio egipto algo que recordar
Desafío frente a las Pirámides de Guiza

6 – EL CAIRO

Desayuno. Salida para visitar el recinto de las Pirámides de Keops, Kefren y Micerinos, y La Esfinge. Por la tarde, tiempo libre, posibilidad de realizar una visita opcional a la Necrópolis de Memphis y Sakkara. Alojamiento.

Comentarios: La visita a las pirámides es ese momento tan esperado del viaje. ¿Cómo serán de cerca? ¿Más grandes de lo que imaginas? ¿Menos? Recomendamos pagar el extra y entrar al menos en la de Keops. Una experiencia brutal.

El Cairo
Apelotonamiento de casas en El Cairo

7 – EL CAIRO

Desayuno. Día libre a su disposición, posibilidad de realizar una visita opcional al Museo de Arte Egipcio, la Ciudadela de Saladino, Barrio Copto, Mezquita de Alabastro y el Bazar de Khan el Khalili. Alojamiento.

Comentarios: Todo lo que se propone en la visita opcional, es interesante y casi obligatorio. Si ya estás cansado de tu grupo porque hay alguien que are cae especialmente mal, hazlo por tu cuenta. Si resulta que ha habido suerte con el tema, adelante.

8 – EL CAIRO – ESPAÑA

Desayuno. A la hora indicada, traslado al aeropuerto para embarcar en vuelo de línea regular con destino España. Llegada y fin de nuestros servicios.

Comentarios: Nuestro avión salía a las 9:30 y como el aeropuerto está casi a una hora en coche, salimos sobre las 6:00 del hotel.

Los extras

Ten en cuenta que ya hay mucho incluido en el viaje pero hay algunas cosas que tienes que pagar:

– Los 25$ del visado por persona.

– 40$ por persona en cuota de servicios, propinas generales y tasas.

– Las excursiones extras que contrates.

– Propinas para los guías (bajo tu criterio).

– Las bebidas.

– Las cenas en El Cairo.

– Entradas extras como la Tumba de Tutankamón, la entrada al interior de alguna de las pirámides o la sala de las momias del Museo de Arte Egipcio. Estas entradas suelen rondar entre los 6€ y los 15€.

– En algunos templos y monumentos, te cobran por meter la cámara para poder hacer fotos. El precio es de 300 libras (15,83€)

– En muchos sitios, te cobran por meter un trípode. El precio es de 20 libras (1,06€)

Entradas monumentos Egipto
Tickets de entrada a los principales monumentos

En resumen

Si tienes más días y quieres tiempo para ti, quizás sea una buena idea hacer ruta de ida y vuelta por el Nilo alternando visitas para no ver tanto cada día y descansar un poco así como meter la posibilidad de hacer una visita al Mar Rojo. Como decíamos, la pena de este tipo de viajes por no tener más tiempo, es que vas muy rápido y te dejas cosas. Además, casi el primer día y el último lo pierdes en traslados. Así que visitando visitando, estás 6 días. Pero vamos, que te vas a inflar a ver cosas y vas a volver con la sensación de haber hecho de todo. Entendemos que no todo el mundo tiene tiempo ni ganas para organizar un viaje como este por libre así que, nos parece una gran alternativa y muy cómoda. Contar con traslados puerta a puerta y un guía que te lo vaya contando todo, sin duda es un lujo. Además, con niños, se va con mucha más tranquilidad. No lo podemos negar.

En cualquier caso, Egipto bien merece una visita sea de la forma que sea. Nos parece un país que, por su increíble legado, mitología e increíble civilización, está en la lista de destinos a conocer de todo el mundo. ¿Quién no se ha imaginado siguiendo los pasos de Asterix, Obelix o Tintín? ¿Quién no ha querido estar donde estuvo Indiana Jones? ¿Quién no quiere ver las pirámides de cerca?

10 Comentarios

  1. Vicente Borras Responder

    Hola, buenas noches.

    Estamos pensando en hacer el viaje de luna de miel a Egipto (Cairo, Nilo y Abu Simbel) más Petra de 12 días. Coincide con el inicio del Ramadán en 2020. Leyendo vuestro post y los comentarios parece que está todo super guay, mi pregunta es si el Ramadán afecta al horario, entrada, etc. de templos, museos, etc?

    • Hola Vicente. En principio «no». A ver, veréis locales cerrados y menos actividad en las ciudades durante el día que, por otro lado, son frenéticas de noche. En cualquier caso, los lugares de interés mantienen sus puertas abiertas y no os va a afectar en ese sentido. Saludos!

  2. Holaaa, muy interesante vuestro artículo¡, muchas gracias por compartir¡
    Nosotros tenemos pensado viajar a Egipto en enero o febrero del año que viene,pensamos ir con viaje Pack, y estánbaos valorando de en vez de hacer un viaje de 8 días más comprimido ,hacerlo en 11 días un poco más relajado, como comentas, por favor, me podrías decir con que agencia lo hicisteis ?, es que por lo que leo , tanto la comida, como guía, organización,etc os ha gustado,verdad?

    • Nosotros lo hicimos con Viajes Carrefour. La verdad es que era nuestro primer viaje organizado y nos sorprendió gratamente. Vayáis con quien vayáis… si podéis ir más 11 días en lugar de 8, mejor. Es un país que vale mucho la pena y llegar un poco más allá «ya que estás» y con más calma, no viene mal. Que lo paséis muy bien.

  3. Muchas gracias por el articulo,
    Me siento muy identificada con vosotros, nosotros vamos a todas partes por libre y el viaje a egipto va a ser el primero que hacemos por agencia.
    Me he decidido por agencia porque me llevo a mis padres que son mayores y creo que va a ser lo mas relajado para todos, y me alegra mucho leer vuestra experiencia porque ahora estoy mas tranquila con respecto a mis inquietudes sobre ir de la manita a todas partes y no ‘conocer’ de verdad la esencia del lugar, como vosotros nosotros somos de viajes largos siempre , de meternos por todas partes y conocer a todo tipo de personas y estabamos muy reacios a unirnos a uno de estos viajes.
    Esperamos una gran experiencia! un saludo!

    • Bueno, es otra opción de viaje que nosotros nunca habíamos probado. Como todo, tiene sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas. Pero estamos seguros de que es una muy buena opción para ir con personas un poco más mayores. ¡Que lo disfrutéis mucho! Un saludo

  4. ¡Hola!.

    Viajamos a Egipto este agosto durante 14 días con un niño de 12 y aunque los tres estamos acostumbrados a los viajes, tras la noticia de la suspensión de vuelos de la British me quedo más tranquila después de haberte leído. Como pareja estuvimos hace 20 años y nos pareció un país tranquilo, incluso cogimos un taxi y visitamos la pirámide “roja” que ahora es noticia y la llaman “acodada”…. pero viajar con niño me hace ser más prudente. ¡Mil gracias por compartir, estamos en la misma onda!!

    • ¡Hola Marta! Siendo viajeros ya sabéis que por desgracia de ciertas cosas no estamos exentos en ninguna parte. A nosotros nos gusta medir la peligrosidad de los lugares en función de si se puede ir caminando por la calle con la cámara al hombro o por el contrario eso provoca miradas «sospechosas». En Egipto nunca tuvimos la sensación de inseguridad en ninguna parte. Las cámaras y los teléfonos las llevábamos siempre fuera. Cierto es, que fue un viaje organizado de trabajo, en el que siempre íbamos con un guía a casi todas partes y todo estaba planificado. No sabemos como hubiera sido la experiencia si lo hubiéramos hecho por libre. Lo que sí te decimos es que en las visitas coincidimos varios días con una familia de vascos que iban con sus tres hijos. Debían tener entre 12 y 17 años más o menos. Fue maravilloso ver cómo a esas edades ya disfrutan del viaje también desde el punto de vista de lo histórico. Esta segunda vez con niño, será como si fuera la primera 🙂

  5. Hola, cómo estáis?
    En cuanto si es peligroso o no viajar a un país determinado,influye muchos condicionantes.
    Uno,puede ser lo precavido que seas,otra,depende hasta donde te quieras meter.
    Incluso la suerte que tengas.
    Igual te puede pasar a 3.000 kilómetros que en tu propia ciudad.

    Felicidades por vuestro post y por el éxito de vuestro blog.

    Un saludo.

    • Gran verdad lo de la precaución de cada uno, la suerte y hasta la propia sensación de inseguridad. ¡Muchas gracias por el comentario!

Dejar un comentario