¡¡Se abren las fronteras!!! – Se permite el libre movimiento de personas y no sólo el de capitales –  Nacer en un sitio no determina que debas permanecer allí para siempre – Los errores o aciertos cometidos por los diplomáticos y gobiernos de tu país no tendrán consecuencias sobre ti ni sobre las siguientes generaciones…

apertura_frontera_myanmar_algo_que_recordar_02Hoy me he querido desayunar esta dosis de utopías en la ceremonia de inauguración de la apertura de las fronteras por tierra entre Myanamar y Tailandia mientras por un momento, vuelvo al pasado…

apertura_frontera_myanmar_algo_que_recordar_03Todavía me acuerdo de cuando había que pasar por el control fronterizo para cruzar de España a Francia. Solo lo viví un par de veces. ¿Qué habrá al otro lado? Personas que manejan otra moneda, hablan otro idioma, comen baguettes en vez de pistolas, van en TGV en lugar de en AVE y sus policías se hacen llamar gendarmes… «Debe ser que son muy diferentes. Por eso tenemos que separarnos por una barrera». Esperábamos todos metidos en en el coche, enseñábamos temblorosos el pasaporte chapurreando francés para explicar nuestras buenas intenciones. Aunque era pequeña, percibía que la situación ponía a todo el mundo nervioso por alguna extraña razón. Supe que debía poner mi mejor cara para que nos dejaran pasar. Era como un examen.

Después de eso… pasaron muchos años hasta que volviera a vivir lo que significan las fronteras, barreras o muros de contención inventados por los hombres. Ya se me había olvidado eso de que depende de donde procedas, tu VISA (si te la dan) puede tener una duración u otra y las tasas que tendrás que pagar también serán distintas. Al llegar a la garita correspondiente, ves que aunque todos viniéramos en el mismo bus, unos tienen que presentar el papel de la Declaración de la Renta, el extracto bancario, tres fotos, la partida de nacimiento y una carta jurada y otros, simplemente enseñar la portada del pasaporte. Y a veces unos pasan y otros no.

apertura_frontera_myanmar_algo_que_recordar_04Como hijos de la Unión Europea, una ceremonia de apertura de fronteras era algo insólito para nosotros. Allí estábamos, rodeados de periodistas y de personas que nos daban la enhorabuena por ser los primeros en cruzar. «Congratulations! Welcome to Myanmar!» Mientras los globos volaban por el aire, la banda tocaba y las animadoras se desmayaban por llevar desde las 7h bajo el sol esperando a que terminaran los discursos de «los importantes». Una zona de acceso prohibido se abría. Así que hice lo mismo que cuando era pequeña: me puse nerviosa. Como cada vez que tenemos que pasar una aduana… y es que no me gustan las fronteras. Sí, por fin lo he dicho: «No me gustan las fronteras».

apertura_frontera_myanmar_algo_que_recordar_05

Autor

3 Comentarios

    • Gracias… di que, con tanto tiempo… puedes repetirla mil veces hasta que sale 😉

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE