Bolivia sucre_bolivia_algo_que_recordar

Published on mayo 8th, 2014 | by lucy

2

Sucre

Del 1 al 4 de abril // Temperatura: 16-19 grados // Manga larga de día y mantas de alpaca de noche.

Encerrados en Sucre…

Estas cosas pasan hasta en las mejores familias… Pasan también en los viajes organizados por el mismísimo Corte Inglés: las cosas no siempre salen “como uno quiere”. Por mucho que creas que lo tienes todo atado y bien atado al conocer minuto a minuto las actividades del más organizado de los viajes, ninguno de nosotros está exento de algunas situaciones que pasan por encima de todo y de todos. El caso es que, de vez en cuando, ocurren cosas con las que ninguno contamos: el efecto mariposa, el adelanto de unas elecciones, un ataque alienígena… o cortes en las carreteras de medio país.

sucre_bolivia_algo_que_recordar_01No es por dar ideas, pero si algún día estás dándole vueltas a la cabeza sobre cómo detener la actividad de un país entero, la respuesta es sencilla: corta sus carreteras. Los cortes de las cooperativas mineras bolivianas afectaron a todos los sectores de Bolivia y no cesaron hasta conseguir su objetivo de mantener una audiencia con el Presidente Evo.

sucre_bolivia_algo_que_recordar_02Cada mañana eras testigo de la misma rutina: mochilas en la puerta del hostel, personas delante del televisor pendientes de las novedades de los mineros de uniforme con sus bolas de coca en la boca y mochilas que volvían una y otra vez al mismo hostel del que salieron. Las informaciones de “extra perlo” corrían por todos los rincones: “He oído que mañana levantan”, “tengo un amigo que está cortando que me ha dicho que hay una abertura en la carretera X“,  “conozco un tío que te puede pasar por el módico precio de…” La realidad es que: estás literalmente atrapado en Sucre.

sucre_bolivia_algo_que_recordar_03Los más intrépidos salían temprano con la esperanza de poder cruzar las barreras y volvían a eso de las 3 de la mañana con ganas de prenderle fuego a todo. Mientras tanto, tú decides vivir el problema desde la barrera. Te dedicas a leer los periódicos y a conversar con todo el que te cruzas para conocer las dos versiones. Tres días más o dos menos no te afectan en gran medida, pero te solidarizas con la situación y mientras tanto, conoces con tiempo Sucre. Te parece curioso pensar que si no estuvieras aquí, probablemente ni habrías oído hablar “en tu telediario” que un país entero está parado y sin embargo, lo está.

sucre_bolivia_algo_que_recordar_04Tienes tiempo para visitar la casa de la Libertad en la que se fundó Bolivia hace menos de 200 años y aprender que Sucre es su capital constitucional aunque la sede del gobierno esté en la Paz y a ti… te dijeran otra cosa. Días suficientes para acostumbrarte a que aquí se puede comer de “almuersito” con sopa de primero, segundo y limonada por euro y medio. Tienes tiempo para visitar el pequeño Palacio de los Príncipes de la Glorieta y el parque Cretácico donde entender lo que ha cambiado nuestro planeta y lo poco que llevamos nosotros en él. Tiempo para comprar comida en el mercado central, divisar la ciudad desde el mirador de La Recoleta y colarte en sus universidades y facultades (algunas de ellas también tomadas). Tiempo. Tiempo para, poco a poco ir haciéndote a todo lo nuevo y también a las alturas. Ahora mismo estás a 2.750 metros sobre el nivel del mar y te esperan varias semanas a más de 3.500 metros.

sucre_bolivia_algo_que_recordar_05Y es que Bolivia te lo está diciendo a gritos: a este país hay que acostumbrarse lentamente. Sin prisas. Los imprevistos y la altura se han encargado de dejarte claro que será mejor que empieces a tomártelo con muuuuucha calma. Qué importante es el tiempo cuando no se tiene… y cuando se tiene, también.

sucre_bolivia_algo_que_recordar_06


About the Author



2 Responses to Sucre

  1. Susana says:

    El precioso tiempo!!!
    Que poco lo apreciamos,
    Y pasa por encima de nosotros cada día,
    Que poco tiempo tenemos para todo
    Y cuanto tiempo empleamos en hacer nada…
    Salud viajeros y disfrutar del tiempo
    Susana Salazae

    • lucy says:

      Esa dimensión relativa y subjetiva que se nos escapa entre los dedos. Como no hay manera de atraparlo, nos toca resignarnos a disfrutarlo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • El síndrome del eterno viajero II

  • “¿Cómo se puede vivir viajando?”

  • “Total, si no se va a acordar”

  • CHINCHETA2 ALGO QUE RECORDAR
  • ganadores premios iati

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE