Maldivas ukulhas_maldivas_algo_que_recordar_07

Published on junio 8th, 2015 | by ruben

9

Ukulhas

Actualizado 15/03/2018

Viviendo el monzón en Ukulhas

Es mejor viajar solo…

… que hacerlo con Monzón. Lo sabías. Sabías que irte por ahí con Monzón no era una buena idea. Lo habías oído mil veces. Normalmente a la gente no le gusta ir a ningún lado con él pero, por alguna extraña razón, a tí sí. Le conociste cuando estuviste recorriendo Vietnam y Camboya. Os cruzasteis fugazmente en Myanmar y creíste verle a lo lejos en Indonesia. “Qué gracioso este tal Monzón”, repetías. Sí, tiene sus cosas, como todos. Pero a tí, siempre te pareció “todo un elemento”. Curioso. Especial.

ukulhas_maldivas_algo_que_recordar_01

Te hacía gracia viajar con él por lo imprevisible que es. Nunca sabes por dónde te va a salir el tal Monzón. Normalmente se despertaba con fuerza y luego te dejaba en paz todo el día para acompañarte un rato por las tardes. No mucho. Veinte minutos… Media hora… Y la verdad es que agradecías su compañía. Resultaba refrescante y, en ocasiones, te quedabas embobado escuchándole… Mirándole… Todo el mundo tenía que ver con él allá donde fueras. Empezaba conversaciones y te acercaba a las personas. “Qué grande es este Monzón”, pensabas.

ukulhas_maldivas_algo_que_recordar_02

Pero en Ukulhas… has conocido su peor lado. No te ha dejado tranquilo ni un segundo. Toooooodo el día queriendo ser el protagonista. No te ha dejado dormir por las noches; te ha despertado todas las mañanas y encima, con bastante mal carácter; prácticamente no has podido ir a ningún sitio porque le tenías constantemente encima… dando el espectáculo. Sin pudor. Sin vergüenza. Sin tapujos. Como dirían tus (afortunadamente), cada vez más, amigos argentinos: “Monzón, me tienes re-podrido”. Pensabas.

No sabes si por culpa de Monzón o no, pero has encontrado a la gente de Ukulhas algo más seca y fría contigo (es de entender, porque Monzón es un especialista en provocar esas reacciones en los demás) que en las otras islas en las que has estado. Pero para ser justos, también empezaste a ver “cosas raras” en Ukulhas (en las que Monzón “no mete mano”) como las famosas cartas “de restaurantes” completamente en inglés y a “triples precios”. Cosas que sabes que existen, pero que no te gusta encontrártelas tan “evidentes” por ahí sueltas. Y menos, las sonrisitas que acompañan a la hora de pagar.

ukulhas_maldivas_algo_que_recordar_03

Como estas cosas no vienen solas… Ukulhas empezó a parecerte más fea, más limitada, más sosa… que cualquier otra isla visitada. Decides, unilateralmente y sin derecho a réplica, que Ukulhas pasa a ser “la isla maldiva” que menos te gusta y que no vas a recomendar a nadie. Clamas venganza. Venganza que servirás fría a modo de post destructivo que cambia conductas… ¡Muahahahahahaaaa! Un derecho que, como “bloguero viajeroooo”, te pertenece. En plan Juego de Tronos, pero en versión Juego de Bloguers. “Y como sigais por este camino… dejo de decir que de mayor quiero ser maldiviano”. Así de malo puedo llegar a ser si no me sonreís como hasta ahora.

Es en ese momento, en el que te acribillan pensamientos del tipo “qué curiosas me resultaron Male y Hulhumale“, “qué feliz fui en Dangheti“, “¿por qué no me quedé en Thoddoo?” o “¿y si vuelvo a Rasdhoo?”, cuando te acuerdas de todas esas cosas que vas diciendo por ahí en voz alta como si no fueras un mortal más. Eso de que “no importan los destinos, sino las experiencias que vives en ellos”.

ukulhas_maldivas_algo_que_recordar_04

Y en el fondo… lo sabes. Eres consciente que las experiencias no florecen solas. Puede que Ukulhas no sea “tan perfecta” como esperabas, pero conociste una isla más y si no hubieras venido te habrías preguntado mil veces “¿qué había en Ukulhas?… ¿por qué no fui?”. Probablemente, ni siquiera Monzón (por muy pesado que se ponga) tuvo la culpa de que no lo pasaras tan tan bien como se supone que tiene que ser todo en un viaje así. Pero sobre todo, te das cuenta de que puede que fueses tú el que no puso de su parte. Y es que normalmente… las experiencias “que recordar”, empiezan dentro de uno y en su actitud hacia los demás.

Del 1 al 3 de junio // Lluvias, tormentas y mucho guesthouse // 22º


Si quieres organizar un viaje por libre a las islas Maldivas quizá te interesen estos post:

-Viaje a Maldivas

-Guia rápida de Maldivas

-Presupuesto diario en Maldivas

Si quieres escuchar cómo suena Maldivas, qué emociones y sentimientos nos suscitó a nosotros o cuales fueron las reflexiones que escribimos al respecto, aquí puedes encontrar todo lo que escribimos sobre el país.


Este post forma parte de nuestro segundo viaje largo de 9 meses por Asia. Si quieres leer el resto de los post de esta serie, haz clic aquí: massalaHDtrip 

 


About the Author



9 Responses to Ukulhas

  1. Jorge Luis says:

    Alguien puede orientarme un poco más sobre omadhoo, toodhoo u otro buen atolón para visitar? Desde ya, gracias por la ayuda

  2. Hola chicos!

    ya hemos vuelto de Omadhoo… espectacular la isla, el arrecife de la misma y todos los que la rodean y al no ser isla capital, muy poco turismo, solo 2 guest houses y la gente encantadora!

    Pero tenemos malas noticias, el gobierno del país, con la oposición del Ayuntamiento de Rasdhoo, quiere ceder las islas picnic Mathiveri i Finolhu (de Rasdhoo) para la construcción de un restaurante para los resorts.
    El ayuntamiento está recogiendo firmas para impedirlo.
    Aquí os dejo el enlace, ojalá que entre todos podamos impedirlo

    https://secure.avaaz.org/en/petition/Maldivian_government_To_Save_MadivaruFinolhu/?fLyvfkb&pv=3

    Un saludo!

    • lucy says:

      Nooooo! Qué horror 🙁 Ahora mismo lo miramos. Qué rabia dan estas cosas. Os recomiendo el documental que se hizo sobre el antiguo presidente si queréis profundizar un poco más en el tema de la problemática ecológica de las islas. Se llama “The island president”. Un abrazo!

  3. Me ha gustado mucho tu entrada, porque aunque sin monzón, tuve la misma impresión de la isla… algo no me acabó de gustar.
    Estuvimos en Malé, Rasdhoo, Mathiveri y Ukulhas, y esta fue con mucha diferencia la que menos nos gustó de todas. Mucho turista ya y restaurantes y cafes orientados a ellos/nosotros.

    Esta vez vamos a Omadhoo a ver que nos depara!

    • lucy says:

      Deja un regustillo amargo, la verdad. Ya que tenemos formas parecidas de “sentir los lugares” cuéntanos tus impresiones sobre Omadhoo. Queremos volver a Maldivas a seguir explorándolas pronto. Dale recuerdos al paraíso de nuestra parte. Un abrazo y agracias por tu comentario!

  4. coco says:

    Me puedo morir pensando en el calor combinado con la humedad.

  5. German says:

    Je je, yo pillé el monzón en la isla Reunión el pasado febrero… calor, todo el día empapado con la lluvia y con un tifón que nos pasó rozando. Ah, y los mosquitos. Pero, bueno, fue una experiencia nueva… 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • El síndrome del eterno viajero II

  • “¿Cómo se puede vivir viajando?”

  • “Total, si no se va a acordar”

  • ¿TE VIENES DE VIAJE?

    Si la respuesta es "SÍ", deja por aquí tu email y cuando publiquemos un artículo nuevo te avisaremos para que lo leas antes que nadie.

  • CHINCHETA2 ALGO QUE RECORDAR
  • ganadores premios iati

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE