Cuando pierdes la cuenta del número de veces que has ido a una ciudad en la que no tienes familia que visitar, se merece por méritos propios, entrar de cabeza en la lista de ciudades favoritas. Y eso es lo que nos pasa a nosotros con Barcelona. Bueno, a nosotros y a un montón de cientos de miles de personas más. Porque así somos los seres humanos. Nos gusta lo bonito (a veces también lo espantoso -según nuestro criterio- pero eso lo dejamos para otro post). Y Barcelona es bonita a rabiar. Y tiene playa. Y tiene montaña. Y tiene vida nocturna y diurna, y taciturna, y, y…

El caso es que ser una ciudad con tantos atractivos, ha hecho que en los últimos años, esto de recibir turistas empiece a dar mucho que hablar. Nosotros también llevamos un tiempo dándole vueltas al tema. Desde que pasamos por Praga con Koke todavía dentro de la barriga. Seguimos sin llegar a una conclusión y es que, cada día se hace más necesario lo de inventar nuevas formas de viajar y hacerlo dejando un bonito recuerdo. Estamos dispuestos a cambiar la forma en la que viajamos, pero (al menos, de momento), no estamos dispuestos a renunciar a seguir viajando. Cierto es que en estos 6 años de vida viajera y los ya casi 3 haciéndolo en familia, hemos cambiado de opinión sobre muchos asuntos. Poco tienen que ver nuestras primeras publicaciones con la forma de contar las cosas que tenemos ahora. Por no hablar de la frecuencia de las mismas o de los temas. En fin, que esto de “comunicar” y “comunciarse” siempre ha sido un ámbito muy cambiante, pero hoy hemos venido a hablar de Barcelona.

¿Es peligrosa Barcelona?

No queremos contarte qué es lo que hay que ver en Barcelona. Está más que escrito en todas partes. Otro post más sobre ello… no nos apetece mucho, la verdad. Así que sigamos por lo que más nos ha llamado la atención en esta visita: una ola de comunicaciones en algunos medios hablando sobre el aumento de la criminalidad y los hurtos. El tema está caliente y se comentaba en las calles. Peroooo, ¿cuanto hay de cierto en todo esto? Peroooo, ¿de verdad podemos darle a una ciudad el calificativo de “poco segura” cuando podemos ir andando por la calle con un móvil de última generación en la mano? Hace algún tiempo que nuestro rasero de medir la inseguridad cuando estamos de viaje tiene que ver con la posibilidad de caminar sin sentir miradas furtivas con un equipo fotográfico profesional colgado del cuello. Y en Barcelona, puedes. Es una ciudad grande, con muchas personas de todas partes y en la que hay que evitar las imprudencias y tener un poco de sentido común (como en la mayoría de lugares). No es Taiwán, en la que puedes dejar un iPad encima del asiento del tren para guardarte el sitio, pero ¿insegura? La verdad es que en nuestra opinión, tampoco.

Como ahora los debates se generan en otros lugares, en esta publicación puedes encontrar las respuestas sobre este tema, de las personas que de verdad conocen Barcelona.

Los telediarios informan siempre de los accidentes y de los sucesos menos comunes (normalmente, negativos). Somos los espectadores los que debemos recoger esa información y digerirla con espíritu crítico. El efecto de las redes sociales tampoco ayuda en este sentido. Nuestras relaciones a través de ellas suelen ser con individuos cuya visión del mundo es muy similar a la nuestra. Esto puede llevarnos a extrapolar la sensación de que el funcionamiento de “nuestro mundo” es el funcionamiento general del mundo. Si alguien de nuestro entorno comparte una noticia, podemos llegar a pensar que lo que cuenta es un suceso puntual, es decir «una noticia» que todo el mundo entiende de la misma manera. Y no es así.

Motivos para seguir viniendo a Barcelona una y mil veces

Dicho esto, nosotros seguimos encontrando muchos motivos para volver a visitar Barcelona porque aunque una semana da para bastante, siempre sigue quedando mucho más por ver. Esta vez la visita tenía un componente de novedad. Un nuevo punto de vista que aunque todavía no levanta más de un metro de altura, va teniendo algo más de voz y voto cada día y al que teníamos muchas ganas de enseñar varias cosas de Barcelona. Un tal Koke.

Todo lo que nos une a Barcelona

Con esta nueva realidad, estos son los motivos que nos siguen llevando a Barcelona:

  • Tiene museos para todos los gustos. Esta vez visitamos el Cosmocaixa por primera vez y uno de nuestros favoritos, el MACBA. Pongamos que no somos unos expertos en arte contemporáneo pero que es uno de los estilos que más disfrutamos. Probablemente porque nos dejamos llevar sin tener ni idea de si la técnica está mejor o peor ejecutada… nos quedamos con el disfrute. 
  • Hay una enorme concentración de arquitectura modernista catalana. Pudimos volver a visitar La Sagrada Familia, la Pedrera, la Casa Batlló y el Palau de la Música Catalana. Es un estilo que permite buscar muchos detalles ocultos, uno de los juegos que mejor nos funciona en las visitas. El comentario de Koke cuando nos pusimos delante de la fachada principal de la Sagrada Familia fue “es como muy… ¿rara?”  
  • Todavía quedan negocios que no son franquicias. Pasear por el Born y el barrio Gótico es darse un baño de artesanía no hecha en cadena. Las calles son estrechas y las grandes marcas no tienen espacio para montar sus edificios de varias plantas. Aunque lo curioso es que cuando le hablas de esto a los locales te responden “pues han quitado muchos pequeños comercios” y tú piensas… “ay, si yo te contara lo que es el centro de Madrid…” Barcelona nos ha recordado a esa sensación que tuvimos en Roma (que «tampoco se vende»).
  • Está rodeada de escapadas naturales a muy poco distancia. Conocimos el parque natural de Monsteny y la zona de Granollers. Lugares en los que recoger moras, bañarse en el río y hasta picarse con una hortiga… Las escapadas a los alrededores son una buena forma de descongestionar el centro y hemos decidido tratar de incorporarlas siempre que se pueda.
View this post on Instagram

Para no perder “la costumbre”… nos metemos nuestra pequeña dosis de museos entre parques y ferias. No nos cansaremos de decirlo: más niños en los museos hoy, son más adultos en los museos mañana. Y eso, también acaba definiendo una sociedad más sensible. Hablamos de esto en “Hola, Mundo”. Queremos que los niños se comporten en lugares así pero, si la primera vez que los llevamos es a los 9 años… quizás no sepan hacerlo y se aburran más de la cuenta. Está claro que con menos de tres años no te van a hablar de la intención que para ellos tenía el autor o si su estilo es más o menos post costumbrista con indiscutibles toques cubistas… no. Peeeeero, sí van a buscar formas, tonos e incluso ponerle nombres a las obras: “elefante volador”, “moco verde”, “papá durmiendo”… . Ya, ya… hacen ruido, de repente corren, se tiran al suelo o “amenazan” con tocar algo. Y claro, a esa señora que tiene su carné de “amiga de los museos” o a ese otro señor que mira un cuadro con tanta intensidad… les puede molestar. Resulta que son los mismos que luego protestan porque los niños ven mucha tele o juegan con tablets. Queridos todos, no nos puede enfadar una cosa y la contraria. Ayudemos a formar una sociedad mejor… haciendo que los niños y niñas de hoy, sientan que confiamos en ellos y les entendemos, no que molestan. Reflexiones desde una de las salas del @macba_barcelona . . @visitbarcelona #barcelona #teechabamosdemenos #viajarenfamilia #escapadasconganas #holabarcelona #muchoarte #museos #crianzaconapego #niñosyniñas

A post shared by algoquerecordar.com (@algoqrecordar) on

Y dicho esto… si quieres darte un paseo virtual de emociones por Barcelona te dejamos este post mucho más subjetivo que escribimos hace ya algunos años sobre la ciudad.

Si quieres un post más práctico sobre qué fue lo que disfrutamos recorriendo Barcelona con un niño de casi 3 años, te dejamos este otro que escribimos para Viajes Carrefour.

CÓDIGO ÉTICO: Las entradas de los lugares que visitamos fueron facilitadas por la Oficina de Turismo de la ciudad de Barcelona. Nuestras opiniones, como siempre, son libres y subjetivas.

Autor

4 Comentarios

  1. Gracias por tus comentarios en estos tiempo de desprestigio sobre Barcelona. Bienvenidos y disfrutadla siempre.

  2. Gracias familia ! Gracias por desmitificar la inseguridad en Barcelona. Esta ciudad sigue siendo un lugar tranquilo en donde disfrutar y saborear sus encantos . A pesar de todo y de todos.
    Gracias

    • Se generan bulos en muchos lugares para atender todo tipo de intereses de terceros. ¿Habrá cierta inseguridad? Pues sí, como en casi todas las grandes ciudades (tristemente). Pero de ahí, a decir que Barcelona es una ciudad peligrosa… hay una distancia enorme. La pregunta es ¿quién y por qué quiere desprestigiar a la ciudad?

Dejar un comentario