Sudáfrica

Published on noviembre 9th, 2017 | by ruben

16

¿Es Sudáfrica un país peligroso?

Puede que si en estos momentos te estás planteando visitar Sudáfrica, te estés haciendo justo esa pregunta. Nosotros antes de ir, nos preguntamos además: ¿será Sudáfrica un país peligroso… para viajar con un bebé?

Para todo aquel que piense que somos entre relativamente irresponsables y extremadamente insensatos, hay que decir que desde que somos padres viajeros, “tenemos miedo”. Es inevitable. Si ya te produce temor que tu hijo se caiga en los columpios de la plaza de al lado de casa, imagina lo que supone plantearte ir a una ciudad “tan peligrosa” (ejém) como Johannesburgo o meterte en un Parque Nacional como el Kruger… tan lleno de animales, mosquitos y peligros varios. Como planteamiento inicial, no podemos negar que echa un poco para atrás, pero ya aprendimos en Colombia que todo es menos complicado, peligroso y difícil de lo que parece.

Pero… ¿desde cuándo el miedo tiene que ser obligatoriamente un freno para dejar de hacer algo que deseas? ¿Es mejor solución quedarse encerrado en casa para evitar peligros? ¿Eso asegura que no te pase nada al 100%? Es más… ¿es bueno “que no te pase nada”?

Al final, si estás en este mundo, ya sabrás que cualquier peligro (por insulso e inesperado que sea), puede aparecer al doblar la esquina estés donde estés. Evidentemente, hay riesgos innecesarios y conocidos, que no hace falta correr. No se trata de jugar a la ruleta rusa, la cuestión es aplicar un poco de sentido común.

Mucha gente que hemos conocido por el mundo, al saber que “de vez en cuando vivimos en Madrid”, nos ha dicho algo así como “pero, esa es una ciudad muy peligrosa, ¿no?”. Imagina nuestra sorpresa ante tal sensación. Con situaciones como esa, aprendes que la información que se tiene de algunos lugares a priori, no es siempre real. El desconocimiento de cómo es un lugar, produce esa sensación de indefensión que una vez superada, hasta te hace sentir mal. “¿Por qué tendría yo miedo de venir aquí?”, te preguntas.

Aunque Sudáfrica es el país de los carteles “hazlo, bajo tu propia responsabilidad”, la realidad es que hemos recorrido por nuestra cuenta 6.524 km en coche durante 5 semanas por buena parte del país (sí, has leído bien… 6.524 km y con un bebé de 10 meses) y no hemos tenido un solo problema. Fuera de Johannesburgo y Pretoria, la sensación es de absoluta normalidad. Las carreteras son buenas y los sudafricanos conducen bien. Solo hay que adaptarse a conducir por la izquierda y ya está.

Las paradas importantes que hicimos durante la ruta fueron: Johannesburgo, Panorama Route, Parque Nacional Kruger, Suazilandia, Golden Gate, Bloemfontein, Ciudad del Cabo, Hermanus, Cabo de las Agujas, Cango Caves, Garden Route, Valley of Desolation y Pretoria.

Pero vayamos por partes…

¿Johannesburgo es una ciudad peligrosa? Bueno, si te da por pasear a según qué horas y por según qué barrios, sí. Bastante incluso. Si no, no. Nosotros nos quedamos en el barrio de Sandton que, por cierto, está muy bien comunicado con el aeropuerto O.R. Tambo vía Gautrain (solo 17 minutos). Este servicio es el más seguro y rápido para llegar tanto a Johannesburgo como a Pretoria (si el tren es un medio de transporte que por lo que sea, te da algún tipo de alergia y prefieres ir en coche, la recomendación es usar uber).

Vaya por delante que si solo tienes un par de semanas o tres para visitar Sudáfrica y tu puerto de llegada es esta ciudad, no hay mucho que ver. O mejor dicho, hay lugares más interesantes. Pero bueno, si ya que estás, quieres visitar el Apartheid Museum (imprescindible), el Constitution Hill, Soweto, Top of Africa, Maboneng, Hector Pieterson Memorial, etc. y no tienes tiempo o ganas de aventura, lo mejor es hacer un tour. La verdad es que en general, no nos suelen gustar mucho las visitas guiadas, pero en esta ocasión contratamos una porque no íbamos a estar mucho tiempo en la ciudad. No la recomendamos aquí, porque sencillamente… no fue lo que esperábamos.

Por otra parte, tenemos que reconocer que un día a plena luz del día y bañados en esa patina de inocencia de que todo el mundo es bueno, nos dio por ir andando al barrio de Maboneng desde la estación de Park y si bien no es de las zonas “peligrosas”, durante el recorrido sí que tuvimos la sensación de que estábamos un poco fuera de lugar. Éramos los únicos dos blanquitos con bebé (hasta aquí ningún problema) que andaban por una calle atestada de gente y a los que todos miraban… raro. Com osi nos hubiéramos equivocado. De hecho, alguien se chocó conmigo, me pidió disculpas en plan buenrollero y yo, que soy el desconfiado de la pareja, me eché la mano al bolsillo. Me había quitado el móvil y ni me había enterado. El caso es que le dije “Hey man, give me the mobile phone”. Me lo dio sin rechistar e incluso nos dimos la mano. De alguna manera, fue “un reto entre caballeros”. Lo intentó, no le salió bien y ni se encaró ni se fue corriendo. La gente que estaba allí presente nos dijo “no dejéis que nadie os toque”. Después de visitar Maboneng, decidimos volver hasta la estación de Park en metro y bueno, también nos dimos cuenta de que nuestra presencia, no era algo habitual. Por eso y por lo que nos contaron después, también recomendamos no coger el metro de Johannesburgo de noche.

¿Es el Parque Nacional Kruger un lugar peligroso en general y para un bebé en particular? No vamos a negar que al principio, nos daba mucho respeto ir con Koke al Kruger. La posibilidad de que le picara un mosquito portador de la malaria, nos daba pánico. ¿A quién no? El caso es que, además de haber preguntado a quien hay que preguntar y que a partir de noviembre (con el cambio de la temporada húmeda a la seca), la cantidad de mosquitos baja considerablemente… nos vinimos arriba y no dudamos en ir. La realidad es que habría sido imperdonable con haber ido con él allí. Sencillamente, alucinó viendo elefantes, jirafas, hipopótamos, etc. a solo tres metros de distancia y en total libertad (aunque aún no entienda lo que significa eso). La realidad es que en tres días, no vimos ni medio mosquito.

Si bien es cierto que el Kruger se merece un artículo aparte, adelantar que es ideal para recorrer con vehículo propio y que no está de más reservar con tiempo en alguno de sus campamentos. Si por lo que sea, están llenos o fuera de presupuesto, se puede entrar y salir en el día. Dicho esto, y “volviendo a hablar de peligros”, aquí va un consejo (también) de sentido común: con no bajarse del coche hasta llegar a un campamento, no te va a pasar nada.

¿Y el resto del país? ¿Es peligroso? Siempre bajo el punto de vista de nuestra experiencia, en la que para nada nos hemos escondido (pero tampoco sobreexpuesto), la respuesta es: para nada. La verdad es que la sensación general, es de total seguridad. Es cierto que nos aconsejaron evitar “la zona negra” que va desde Port Elizabeth hasta Durban (y que en principio estaba en nuestros planes). No podemos decir si se trata de un lugar peligroso o no porque no fuimos ya que hubo unas inundaciones y, por lo que sea, nos lo tomamos como una señal. Como además teníamos muchas ganas de visitar el Valley of Desolation, decidimos cambiar la ruta.

En todos los lugares en los que hemos estado, nos hemos encontrado familias viajando con niños e incluso, lejos de parecer aterrorizados, se les veía felices. En esto, holandeses, franceses, australianos, argentinos, etc. nos siguen llevando ventaja. Así que, por ir finalizando con la película de terror, en grandes ciudades hay que tomar esas precauciones que son un poco “de cajón”. Por lo demás y como decimos siempre, si nosotros pudimos, tú también puedes. Sencillamente, no dejes que el miedo te frene y disfruta del viaje.

Nota: aunque este no es el estilo habitual de los artículos que escribimos en algoquerecordar.com, todos los miedos que teníamos antes de viajar a Sudáfrica y todos los comentarios que hemos recibido en nuestros muros de instagram, twitter o facebook, merecían un lugar donde dar respuestas a alguna que otra pregunta. Este post, pretende dar un poco de luz a todo aquel que tiene los mismos temores que teníamos nosotros antes de ir.


About the Author



16 Responses to ¿Es Sudáfrica un país peligroso?

  1. Roberto Gomez says:

    Algo para comparar:
    supongo habrán visto a Pretoria con los Jacaranda en flor. Ahora lo podrán apreciar también en Buenos Aires.
    Nada que ver con el artículo, pero pienso que vale la pena 🙂
    Nos vemos pronto
    Roberto

  2. machbel says:

    Mucha gente solo se informa por el telediario, y según se ve en la tele el mundo tiene que ser un lugar peligrosisimo lleno de peligros, porque es lo único que muestran día a día. Cuando fui a Corea del Sur, todo el mundo me decía, ¿pero ahí no hay un dictador muy loco? Y así siempre.
    Me alegra que hayáis tenido un viaje genial, que ganas de visitar el Kruger!

    • ruben says:

      Tal cual. Estamos inmersos en la política del miedo. Parece que solo puede ser noticia lo malo que, si lo aislas y le pones perspectiva… es bastante puntual. En cuanto al Kruger… sí, te va a encantar. Lleva muchas baterías. ¡Un abrazo Victor!

  3. buviba says:

    Hola,

    Excelente post sobre Sudáfrica. La verdad es que peligro existe en todos los destinos de viajes, unos un poco más otros menos … lo importante es informarse bien, ser precavido y tener un poco de paciencia.

    Un placer

  4. German says:

    Vaya, no creo que haya ninguna gran ciudad que sea completamente segura (a excepción quizás de las grandes ciudades de Japón 😉 Lo malo es que a veces, al desconocer la ciudad, uno se mete donde no debe. Recuerdo un alemán que vino de visita a Valencia (que en general es una ciudad muy tranquila y segura), pero el hombre se iba a correr por las mañanas por una zona de las afueras llena de prostíbulos, tráfico de drogas, etc. En fin, se la jugó un par de veces (hasta que me enteré y le recomendé que mejor fuera por otro lado…)

    Por cierto, que Sudáfrica la tengo pendiente. Buen artículo, no me importaría ver el parque del Kruger! (sobre los mosquitos, yo fui preocupado a Reunión y sus mosquitos portadores de la Chinkungunya y… no vi ni uno! creo que hay más mosquitos que propagan la Chinkungunya en España ahora mismo 😉

    Un abrazo familia !

    • ruben says:

      Esa fue también nuestra sensación “¡pero si hay más mosquitos en Madrid!”. Cierto… a veces te puedes equivocar en el sitio menos inesperado. Yo mismo he tenido esa experiencia en un par de ciudades supuestamente “no peligrosas”. En cuanto a Japón… ese es otro mundo 🙂 Abrazo!

  5. Murzielaga says:

    Holaaa!! Me encanta leeros después de que hayáis vuelto de Sudáfrica!!
    Nuestras sensaciones en general fueron buenas pero en ciudades como Ciudad del Cabo no nis gustaron del todo. Sobre todo cuando se hacía de noche… Nos sentimos bastante observados (no había demasiados viajeros cuando fuimo) y tuvimos un percance con un yonki (blanco) que nos acorraló. Al final todo quedó en un susto gracias a la intervención de un seguridad de un local. Pero ya no pasemos a gusto el resto de noches por la ciudad!
    Eso sí, el resto del viaje fue bastante tranquilo y a Johannesburgo no fuimos.
    Esperando a leer el resto! Muackkk

    • ruben says:

      Las grandes ciudades siempre son un poco más hostiles, eso es cierto. A nosotros nos encantó Ciudad del Cabo pero lo cierto es que en general, no nos hemos movido de noche por ahí. A Koke a las 20:00 ya hay casi que acostarle así que… Yo creo que él es el que cuida de nosotros llevándonos a casa pronto para que no nos metamos en líos 🙂

  6. Gracia says:

    Muchísimas gracias por este post! Sudáfrica siempre lo he tenido en mi lista de sueños viajeros y ahora con Hugo no querría que desapareciera Encima lleváis semanas poniéndome los dientes largos con esas pedazo fotos de los sitios que habéis estado, y aunque tengo que decir que sois unos valientes, mostrarnos que se puede viajar a estos sitios con nuestros niños nos da ánimos! Sois inspiración y un buen ejemplo a seguir

    A seguir disfrutando del viaje que aún os queda, y nosotros a seguir muriendo de envidia…

    • ruben says:

      Muchas gracias! Bueno, es cierto que al principio da cierto respeto igualmente. Pero luego, cuando estás en el lugar, ves que no es para tanto. Al final, siempre hay niños en todas partes y otras familias viajando como tú. Con sentido común, no tiene que pasar nada. No se puede renunciar al mundo y a las experiencias que te ofrece solo “por si pasa algo”.

  7. Javier says:

    Me encanta la definición del país de “Hazlo bajo tu propia responsabilidad”.

    A mi me parece un gran país para acercarse al África negra y los safaris por primera vez.

    En su día Johanesburgo no lo tocamos por miedo, al igual que Durban, en ciudad del Cabo vimos un tirón de bolso, pero también acabamos por ahí de marcha a altas horas con locales y éramos, si no los únicos, si de los pocos blanquitos de por donde pasábamos esa noche.

    Lo de la Wild Coast a nosotros nos pareció peligrosa, más que por la gente, por la carretera en sí, nos recomendaron otra ruta pero teníamos que pasar por ahí a ver si nos cuadraba el “Sardine Fin” y la experiencia con los Shosha, creo que así se llama la etnia que vivía por la zona fue correcta.

    Lo del Kruger mosquitos muy pocos, más tengo yo en casa, que me vuelven loco todas las noches. ¡Qué bien que fueran los tres!

    Al final, como en casi todos los sitios, todo se resume en poner un poco de prudencia en nuestras acciones.

    En

    • ruben says:

      Esa es la clave… ir un poco más atento y no hacer cosas raras. Evidentemente, hay lugares en los que uno lleva más papeletas para que pase algo o no. Igualmente, saliendo de casa puedes tener mala suerte. Al final, no te puedes quedar encerrado por lo que pueda pasar. Nos sorprende lo de Ciudad del Cabo, la verdad. Nos pareció muy segura. Pero bueno… esto solo confirma la norma.

      • Javier says:

        jaja bueno, por la noche se ven cosas raras, y pocas vimos xD Nos alojamos en una zona bastante batallera. La primera noche cuando nos fuimos a dormir nos dimos cuenta que nuestra habitación compartía planta con un bar de copas O_o …. Así que nos tuvimos que unir a la fiesta y buscar otro alojamiento al día siguiente. Gajes del viaje jeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE