Colombia

Published on noviembre 2nd, 2017 | by lucy

2

Guía para viajar a Colombia con niños

Si te estás preguntando si Colombia es un país seguro para viajar en general, y con niños en particular, la respuesta es “sí”. A priori, puede parecer que un destino más sonado, como por ejemplo París, está mejor preparado logísticamente para recorrerlo con niños. Sin embargo, la realidad según nuestra experiencia durante estos ya casi 8 meses de viaje con Koke, es que no es oro todo lo que reluce. Por eso, desde que viajamos en familia, son varios los factores que tenemos en cuenta para considerar un destino como un lugar en el que poder disfrutar todos. En nuestra caso y no por este orden de importancia, nos fijamos en los niveles de seguridad del país, las enfermedades endémicas, el funcionamiento de la logística (especialmente de cara a los desplazamientos), la relación calidad-precio de los servicios, el precio medio del nivel de vida, la gente, la variedad de la oferta turística y la gastronomía.

Después de 5 semanas recorriendo Colombia, estas han sido nuestras impresiones sobre cada uno de esos factores y cómo han influido viajando con un bebé de 9 meses:

1.- LA SEGURIDAD Y EL “NO DAR PAPAYA”.

Colombia es un país con unos acontecimientos conflictivos muy recientes que afortunadamente ya han terminado. La imagen que se ha proyectado hacia el exterior en el pasado, poco tiene que ver ya con la realidad del país en la actualidad. Como en la mayoría de las capitales del mundo, en el caso de Bogotá, es aconsejable seguir ciertas precauciones. Como ellos mismos dicen, se trata de “no dar papaya”, que quiere decir, que no hace falta ir enseñando lo que uno tiene a los cuatro vientos. Es cuestión de seguir algunas precauciones básicas como evitar utilizar el smartphone en medio de la calle, no llevar un teleobjetivo o una cámara colgada del hombro, no volver a casa tarde a no ser que se vaya con alguien que conozca bien la ciudad o mantener las ventanillas del coche subidas.

En el resto de las zonas del país que hemos visitado, hemos visto casas con las puertas abiertas, coches con las llaves puestas, tiendas sin ningún tipo de vigilancia y un ambiente general bastante relajado, incluso en barrios considerados antiguamente como muy peligrosos como es el caso de La Comuna 13 de Medellín. Así que sí, Colombia es un país seguro para viajar con niños.

2.- LAS ENFERMEDADES ENDÉMICAS Y LA RUTA ANTIMOSQUITOS.

Tanto en la zona del Amazonas como en las áreas cercanas a la costa, hay varias enfermedades endémicas transmitidas por mosquitos o zancudos (como les dicen por la zona). Las principales son dengue, chikungunya, zica, malaria y otras enfermedades como la fiebre amarilla. Los cambios climáticos, los huracanes y otros fenómenos, hacen que últimamente se hayan producido modificaciones en cuanto a las zonas de reproducción de varias especies. Por eso, antes de viajar a Colombia es importante chequear su estado en el Centro de Vacunación Internacional Infantil.

Colombia es tan grande y tiene tanto que ofrecer, que lo que nosotros hicimos fue organizar una ruta anti mosquitos viajando por lugares con una altitud media-alta. Vistamos Bogotá y sus alrededores, el Eje Cafetero, Medellín y sus alrededores, la provincia de Boyacá y el desierto de Tatacoa. De todos estos lugares, el desierto fue el único destino con riesgo de dengue, por lo que allí extremamos las precauciones básicas.

Con respecto a la vacuna de la fiebre amarilla, y según nos confirmaron en el Centro de Vacunación Internacional, se puede poner a partir de los 9 meses de edad del niño. El riesgo de contraer la fiebre amarilla es muy bajo, por lo que cada padre debe decidir si prefiere ponérlesa a su hijo o no. Nosotros finalmente decidimos hacerlo porque nuestro siguiente destino era Sudáfrica y al proceder de Colombia, en teoría nos obligaban a llevarla puesta para permitirnos el acceso al país (aunque a decir verdad, luego no nos la pidieron).

3. LA LOGÍSTICA Y LOS TRANSPORTES.

Los Andes se dividen en tres cordilleras cuando llegan a Colombia, con la consecuente complicación extra a la hora de desplazarse de un lugar a otro. Los transportes entre provincias por tierra son lentos y la mayoría de las carreteras de doble dirección tienen un carril único. Esta situación, sumada a las grandes distancias entre unas zonas y otras, provoca que las empresas de alquiler de vehículos tengan un rango de actuación por departamentos. Por lo que a priori, no es fácil conseguir un coche de alquiler para recorrer todo el país.

Lo que funciona muy bien y con precios bastante asequibles, son las compañías de vuelo nacionales. Los vuelos son tan cortos que a las azafatas no les da tiempo ni a repartir un vaso de agua a todos los pasajeros. De cara a organizar las visitas de las diferentes zonas del país, es importante tener en cuenta que los trayectos más económicos suelen pasar la mayoría de las veces por Bogotá.

Nosotros tomamos varios vuelos internos y una vez en la zona, nos hicimos con un vehículo de alquiler que nos facilitara los traslados por la provincia. Aunque la normativa diga otra cosa, no es muy habitual en Colombia que los niños vayan en la sillita del coche. Acuérdate de especificar que quieres una silla porque no siempre tienen disponibilidad.

Dentro de las grandes ciudades y viajando más de dos personas, compensa moverse en taxi. La tarifa de los taxis se calcula por pasos (que son los números que van apareciendo en el taxímetro y que tienen una equivalencia en pesos), según una tabla oficial que llevan todos los vehículos en el bolsillo del asiento trasero. Lo normal es que el conductor ponga el contador al iniciar la carrera. Si no está funcionando, pídele que lo ponga en marcha o que te diga el precio de la carrera antes de llegar al destino final para evitar sorpresas.

Aparte de los transportes públicos habituales, es especialmente recomendable subirse al metrocable de Medellín. Sin duda, toda una experiencia desde donde ver toda la ciudad.

Para el día a día, el cochecito de bebé o carro no tiene mucha utilidad en Colombia. De hecho, vas a ver que prácticamente los lleva porque son muy pocas las calles en las que puede usarse cómodamente. Lo más útil si viajas con un niño que todavía no anda, es el porteo. 

4- LA CALIDAD DE LOS SERVICIOS Y LOS PRECIOS MEDIOS. 

La relación calidad-precio en Colombia es bastante buena. Se puede comer, dormir y desplazarse por el país de una forma más que aceptable con un presupuesto bajo para un adulto (unos 15-20 euros/día persona) y muy bien, si podemos permitirnos invertir un poco más. Un almuerzo cuesta entre 6.000 y 9.000 pesos, una habitación doble desde unos 60.000 pesos con desayuno. Además la mayoría de los museos están subvencionados por lo que son bastante económicos y los bebés no pagan entrada.

Nosotros nos alojamos en guesthouses u hostales familiares y también practicamos el intercambio de casas en Bogotá.

 

5- LA GENTE: KOKETEANDO CON LOS COLOMBIANOS.

Este es uno de los factores más importantes para nosotros a la hora de elegir un destino, porque influye mucho en las sensaciones finales que nos deja el país. Los colombianos son por definición hospitalarios y agradables con todo el mundo, pero especialmente cariñosos con los niños.

Colombia es un país con una población joven y esto es una gran ventaja para los que viajamos en familia. Lo primero, porque en todas partes hay niños con los que poder compartir juegos y lo segundo, porque los adultos y la sociedad en general están muy concienciados acerca de cuales son los comportamientos naturales de los mismos. Si te subes a un autobús con un niño en brazos, serán varias las personas que rápidamente se levanten para ofrecerte su sitio. Nadie te va mirar raro en un restaurante si escuchan un llanto o ven caerse al suelo un trozo de pan, vas a encontrar trona para bebés incluso en un pequeño bar de carretera que solo vende chorizos y a falta de cambiadores de pañales, no soportarás miradas extrañas al “hacerlo en cualquier parte”.

6- LA VARIEDAD DE LA OFERTA TURÍSTICA. 

No todos buscamos lo mismo cuando viajamos, e incluso a veces dentro de la misma familia, cuesta ponerse de acuerdo. Lo bueno de un país tan diverso como este, es que hay una Colombia para todos. Naturaleza exuberante, selva, playas, montañas, ciudades, pueblos pequeñitos, cultura, gastronomía, deportes… Como el tiempo es limitado, lo ideal es elegir bien el tipo de viaje que queremos hacer para tener claras las zonas que vamos a visitar. En este post te contamos cuales han sido para nosotros los grandes momentazos  del viaje por Colombia por si te sirve de inspiración.

7.- LA GASTRONOMÍA.

Mucho se habla de las maravillas de la gastronomía peruana, entre otros motivos, por la enorme variedad de materias primas con las que se elaboran sus platos. En Colombia sucede algo muy parecido. Los diferentes climas y la composición natural de su tierra negra, hacen que sea cultivable casi cualquier cosa. 

Se puede disfrutar de platos de autor más elaborados, pero también comer muy barato con preparaciones caseras en todas partes (esto facilita mucho el tema de la comida con niños). El almuerzo, que viene a ser como una especie de menú del día, se compone de una sopa casera de primero (normalmente se puede elegir entre un par de ellas) y un plato combinado a elegir (también entre varias opciones) de carne o pescado en función de la zona, acompañados de arroz, aguacate, verduras, frijoles, huevo, arepas y un zumo (o jugo).

A los colombianos les gusta mucho el dulce, así que hay que tener cuidado para no volver rodando o terminar como nosotros gritando a los 4 vientos “¿por qué me tratas así, Colombia?”

En una cocina colombiana nunca faltan la arepera y una batidora de vaso para hacer zumos naturales. Los jugos son hechos con fruta natural en agua o en leche. Normalmente, suelen agregarle azúcar en versión panela. Hay que pedir específicamente que lo hagan sin azúcar en caso de que los queramos totalmente naturales.

Sin duda, la elección de un destino o de otro para un viaje en familia es totalmente personal, y en gran medida, depende de los gustos y preferencias de cada uno. Pero si lo que te te pide el cuerpo es conocer Colombia, que no te tire para atrás el que te diga sin saber “que ese país no es un destino para niños”.


Si estas pensando en viajar con un bebé, quizá también te interesen estos post:

Guía para viajar con un bebé. 
Guía para viajar con un bebé en avión. 
Soy madre viajera, tengo miedo.
Total, si no se va acordar.
Desde el otro lado de la barriga.
¿Se puede viajar embarazada?
Guía de Tokio con niños.
Guía de Shanghai con niños.
Qué hacer en Buenos Aires con niños.
Seguro de viaje sí, seguro no.



About the Author



2 Responses to Guía para viajar a Colombia con niños

  1. BlogPeru says:

    Es un lio viajar con menores de edad, pero sin duda alguna son experiencias inolvidables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE