De los creadores de los artículos “¿Es Sudáfrica un país peligroso?” y ¿Es São Paulo una ciudad peligrosa?”, llega… “¿Es Río de Janeiro una ciudad tan peligrosa como dicen?”

Nota: se puede percibir fácilmente la evolución de los autores en lo que al tema de ciudades peligrosas del mundo se refiere. Ese “tan”, es tan descriptivo y parece afirmar tanto una realidad, como le quita hierro al asunto el “como dicen” que va a continuación.

Pan de Azúcar
Pan de Azúcar

Así a grandes rasgos y en lo que a la inseguridad de Río se refiere, no nos queda otro remedio que reafirmarnos en todas las palabras dichas en capítulos anteriores (también nos pasó en Bogotá y Manila). No somos tan ilusos, hablamos de ciudades en las que por supuesto, hay más inseguridad de lo deseado. Pero no tanta como imaginas. Siempre y cuando no te empeñes en que así sea:

– si te da por ir con una pedazo de cámara colgando del brazo durante horas, te expones a que antes o después te echen el ojo y en un descuido te den un tirón (con suerte).

– Si te metes en alguno de los barrios conflictivos en los que es más posible que te pase algo que si no lo haces.

– Si paseas por la noche por calles céntricas y vacías, donde puede ocurrir que te encuentres con alguien de frente que no tiene mucho que perder.

Calle ouvidor Rio de Janeiro
Rua do ouvidor

Sentido común

Dicho esto, nos repetimos una vez más: el truco que sigue sin fallarnos y que intentamos aplicar a todas las ciudades, es el sentido común. Además de hacer fotos con rapidez y no enseñar el móvil más de lo necesario, no nos da por pasear de noche sin rumbo. Volvemos a nuestro alojamiento poco después del atardecer y, si se nos hace de noche, casi siempre lo hacemos en Uber. Un sistema de transporte que por ejemplo en países como Brasil, funciona muy bien y es mucho más seguro que los taxis (lo sentimos mucho si hay alguien del siempre sensible gremio de taxistas, pero es así).

La superpoblación, la necesidad, las mafias y demás, hacen que la mayoría de lugares no sean como Japón (un país en el que la gente deja su iPad sobre la mesa para ir al baño en un restaurante como señal de que el sitio está ocupado).

Praça XV
Praça XV

¿Sensación de inseguridad?

En cuanto a nuestra experiencia en primera persona en Río de Janeiro, hemos de decir que en ningún momento tuvimos un susto o sensación de peligro. Nunca. Jamás. Estuvimos diez días y fuimos por libre a todas partes sin contratar ningún tipo de excursión. Cuando decimos “a todas partes”, queremos decir que pudimos ir por nuestra cuenta a todos los lugares que nos propusimos visitar (y que colocamos por orden de preferencia):

  • Corcovado
  • Pan de Azúcar
  • Playa de Ipanema (viendo el atardecer desde la Piedra Arpoador)
  • Parque Nacional de Tijuca
  • Centro (Acueducto Carioca, Catedral Metropolitana, Escalera de Selarón, Praça XV)
  • Playa de Copacabana (Fuerte de Copacabana)
  • Museo Niteroi
  • Jardín Botánico
  • Playa Roja
  • Parque Lage (Escuela de Artes Visuales)
  • Museo del Mañana
  • Playa de Botafogo
  • Playa de Flamengo
  • Lago Rodrigo Freitas
Museo Niteroi Rio de Janeiro
Museo Niteroi

¿Nos quedaron cosas por ver? Claro que sí. ¿Nos quedaron experiencias por vivir? Seguro. En cualquier caso, andamos y nos movimos por todos estos lugares con mucha tranquilidad ya que además de aplicar esa dosis de sentido común que comentábamos al principio, repetimos: no vimos ni una cara “mirándonos con malas intenciones”. La gente resultó ser de lo más amigable y la presencia policial en todos estos lugares de interés turístico es bastante notable.

Catedral Metropolitana Rio Janeiro
Catedral Metropolitana

¿Por qué no fuisteis a un barrio de favelas?

Tenemos varios motivos para responder a esta pregunta. El primero y más evidente es que además de que sabemos que dentro de estos barrios viven personas maravillosas, si vas por tu propio pie (que es lo que nos gusta a nosotros) y te equivocas o tienes mala suerte, puedes pasar a ser “objeto de deseo” y claro, no es un lugar para improvisaciones porque estás un poco «en tierra de nadie». Un lugar que no entiendes y con otras reglas. Incluso yendo con una excursión “controlada”, puedes tener la mala suerte de encontrarte en medio de algún altercado, tiroteo, o ajuste de cuentas inesperado. Y todo esto, nos lleva al punto más importante: hace tiempo que nos dejó de interesar visitar la pobreza como si fuera ir a un zoológico.

Playa de Copacabana
Playa de Copacabana

En países como India, la pobreza está por todas partes y convive con la riqueza en el mismo metro cuadrado de barro. En otros lugares, está bastante localizada… e incluso “amordazada”. Luchando fervientemente contra su destino. Ir expresamente a un barrio conflictivo o “a ver cómo viven los pobres” y hacerles fotos, no nos parece un plan interesante. Normalmente estás dándoles dinero a mafias o empresas que se aprovechan de la necesidad de otros. ¿Cómo te sentirías si no te quedara otra opción que vivir debajo de un puente y un grupo de alemanes se plantara delante de ti a hacerte fotos indiscriminadamente para a continuación, irse todos al restaurante de rigor a comentar entre sí las precarias condiciones en las que vives?

Nota: por cierto, todo esto nos llevará a lo que será en breve motivo de reflexión en un nuevo artículo: “Viajar y contarlo: buenismo, realidad o ficción”.

Acueducto Carioca
Acueducto Carioca

«¿Qué hay de Río de Janeiro?»

Buena pregunta. Río de Janeiro es una ciudad inesperada por muchas fotos que hayas visto o cosas que te hayan contado. Un lugar que tiene las playas por castigo en un emplazamiento más que especial. Desde abajo, hace que no pares de buscar sus múltiples montes deseando subir. Desde arriba, que te enamores de sus mágicas vistas. Antes o después, te acabas contagiando del ambiente y te sorprendes cantando aquello de “Ríii-oooooo… Ríodejaneiroooooo”.

Rio de Janeiro
Vistas desde el Corcovado

Ahora un zumo de açai (batido multivitamínico de un delicioso y querido fruto rojo casi adorado en Río), luego un agua de coco y después alguna caipirinha que otra. Sal. Arena. Música de fondo. Gente en bici o corriendo por Copacabana. Todo, bajo la atenta y permanente mirada del Cristo Redentor.

Corcovado Rio de Janeiro
Corcovado

Es una ciudad que si se te pone a tiro y siempre te ha llamado la atención, deberías visitar (a ser posible sin miedo). Y es que el miedo, no es un buen compañero de viaje en la vida. Aunque está bien escuchar lo que dice a veces porque te mantiene en guardia, hace que si lo tienes demasiado presente, te pierdas muchas cosas.

Escalera de Selarón
Escalera de Selarón

Dejamos por aquí un mapa con algunas de las cosas que ver en Río de Janeiro. Por colores van los lugares que hicimos el mismo día. En gris, lugares que o no pudimos visitar, o vimos de pasada. Como recomendaciones importantes y contra lo que hace la mayoría de la gente, aconsejamos subir al Pan de Azúcar por la mañana y al Corcovado por la tarde (en ambos casos podrás hacer fotos hacia la ciudad teniendo el sol detrás de ti). Igualmente, somos más de transmitir sensaciones y preferimos no decirte lo que tienes que hacer o no. Más bien, llamar tu atención primero y que el lugar te sorprenda por sí mismo después. En este caso, intentando que no te lleves más miedos contigo de los necesarios, ni más expectativas que las de una ciudad tan famosa como Río pueda tener. Alguna explicación habrá para ello, ¿no?

Recuerda, si nosotros pudimos (yendo además, con un bebé de 20 meses), seguro que tú puedes también.

15 Comentarios

  1. Hola pienso viajar a Río este verano, donde me aconsejan para alojarnos muchas gracias!

    • Hola Kenia, lo primero, gratias a ti. Nosotros nos quedamos por Botafogo. Una zona que nos pareció bastante tranquila y a medio camino de todo. Si fuéramos otra vez, repetiríamos por allí o iríamos por Ipanema. Que lo paséis bien!

  2. Yo también fui con algo de temor a Río, pero nunca vi nada raro, todo lo contrario gente muy amable desde el hotel, taxi, restaurante, gente muy distendida. Caminamos mucho mucho, todo muy hermoso, pronto volveré. Como consejo si vas a isla grande salir muy temprano por la mañana…

    • Como siempre, hay lugares que tienen que arrastrar con la mala fama por muchos años. A nostros nos pareció una ciudad más que amable. Evidentemente, hay que tener cierto sentido común (como en todas las grandes ciudades) y poco más.

  3. Hola Rubén,

    Este próximo noviembre vamos a visitar Rio y tu relato me tranquiliza mucho. He viajado bastante, pero ciudades como Rio o São Paulo siempre imponen un gran respeto. Mi pregunta está relacionada con la seguridad. Intentaremos pasar lo más desapercibido posible, sin mostrar objetos de valor. No obstante, soy un fotógrafo impenitente y me encanta fotografiar mis viajes. Como lo ves para llevar durante todo el día la bolsa de la cámara y para hacer fotografías? Algún lugar donde no deba mostrar la cámara?
    Por otra parte, para tener la mejor luz comentabas que mejor ir por la mañana al Pan de Azúcar y por la tarde a Corcovado? Hay buena luz en Corcovado para realizar esas fotos tan bonitas de Río?
    Por último, una vez anochece es aconsejable pasear por el paseo marítimo de Ipanema y Corcovado.

    Gracias
    Victor

  4. Con mi familia ,nos vamos mañana a río, de hecho estamos viendo que lugares visitar y que lugares son más seguro,espero tener una linda experiencia.

    • ¡Hola Dayan! Sentido común, evitar el centro de noche y ante la duda mejor preguntarle a alguien de la zona para tener la información de primera mano. El enclave geográfico de la ciudad es precioso y los lugareños un encanto. Disfrutadlo mucho y no dejéis de probar los zumos de açaí. ¡Un abrazo!

  5. Hola: Yo volvi de RIo de Janeiro este 13 de marzo, despues de 18 MARAVILLOSOS dias, fuimos al Corvocovado, Pan de Azucar, Sambodromo (2 dias), fuimos de compras alrededor de la calle atlantica, Ipanema, Leblon, Niteroi, y etc etc…..tmbn fuimos a Sao Paulo, Cabo Frio y Buzios…..pero como el tema es RIO, les contare que NO vi nada malo….me senti segura, camine libremente (habia gente de las ferias que me decian que guardara mi celu, que colgaba de mi cuello, dentro de la ropa, lo hice) pero disculpenme, yo soy peruana, y como en PERU no me senti…… no fui ni me acerque (es mas deben estar lejos, porque a menos que el guia me dijera, esa de ahi es……….) a las favelas. Camine de noche, fuimos a restaurantes y volviamos al hotel tarde, el sambodromo lo mismo, como fuimos temprano solo entramos ni chequearon las entradas, todos pasen pasen sin extrema seguridad, de esa que te hace sentir angustiada, la gente llevaba sus coolers, fueron niños, en fin…fue una grata experiencia, la gente es sumamente amable, todos! tomar un taxi es lo mas normal, algunos conversan y son re amables, no vi mañosos, sera que ven tanta piel expuesta (todos casi desnudos) que no les llama la atencion. Yo me libere, use bikini en Copacabana, asi que de seguro vuelvo a Brasil a conocer mas ciudades, me encanto! vayan…..

    • Al final, nos meten el miedo para que no salgamos de casa. Es triste, pero es así. En todos sitios pasan cosas y en todos sitios (menos lugares en conflicto o de extrema necesidad) la gente vive bastante tranquila. Mala e inmerecida fama tiene Brasil. Qué bien y qué buena experiencia tuviste. Nos alegramos mucho 🙂

      • Hola Rubén,
        No entiendo muy bien lo del mapa por colores…
        Hay un montón de sitios marcados en azul… todos el mismo día? Buzíos también?
        Un saludo.

        • Hola Noelia! No, este mapa no está marcado por días. Ahí están marcados los lugares «más emblemáticos» de la ciudad. Habría que hacer la ruta seún los días que estéis y el ritmo que soléis llevar 🙂 Un saludo!

  6. Pues yo sí que pensaba que Río era una ciudad peligrosa de esas en las que te roban mientras te preguntan la hora. Saber que habéis ido y con vuestro bebé tranquiliza. Gracias por poner un poco de ese sentido común en nuestras vidas.

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE