Guías

Published on diciembre 14th, 2017 | by ruben

4

Guía para viajar a Sudáfrica con niños

Para muchos un país como Sudáfrica seguro que plantea alguna que otra duda a la hora de viajar (si hay niños, más). Por eso, nos parecía importante hacer una guía para dar respuesta a las preguntas que nosotros también teníamos antes de ir.

Vaya por delante que Sudáfrica nos ha gustado especialmente. Estar tan cerca de animales salvajes en libertad y recorriendo enormes paisajes más que especiales, es algo que no te puede dejar indiferente. Sin duda es el país perfecto para poner el primer pie de entrada al África negra y en ningún momento, nos ha parecido un país inapropiado para viajar con niños (en nuestro caso, Koke tenía 11 meses de edad).

Han sido 5 semanas por Sudáfrica en las que hemos recorrido 6.524 km en coche. Sin duda, un medio de transporte que nos parece ideal para poder llegar a donde quieras parando por el camino cuando te apetezca. Una vez más, había un par de vuelos largos que afrontar. Como premisa, decir que en la medida de lo posible, lo suyo es buscar un vuelo directo. Es mejor para combatir el jet-lag, el cansancio y “el estrés”. A pesar de tener en cuenta todos los trucos posibles, media hora antes de coger el vuelo de ida, a Koke se le abrió la encía dando lugar a un nuevo diente y a una noche de verbena en el aire difícil de olvidar. Solo podíamos hacer una cosa: acompañarle en el dolor y la incomprensión. Recorrer el avión de un lado a otro durante toda la noche intentando entretenerle con lo que fuera, enseñarle cualquier luz o botón como si fuera un gran descubrimiento o aceptar el apoyo puntual de las azafatas. Es, en esos momentos, cuando lo pasas mal por tu hijo y por todos los que te rodean pero, si ven que estás haciendo todo lo posible… ¿qué más puedes hacer? Cuestión de mala suerte, ya que si hubiera ocurrido un día antes o dos, no habría pasado nada. De hecho, el de vuelta se lo durmió entero. Además, algunas preocupaciones “obvias” como padres viajeros que también tenemos: ¿será tan peligrosa Johannesburgo como dicen? ¿Vamos o no al Kruger? ¿Y si el niño se pone malo en medio de la nada? 

LA SEGURIDAD

Como ya comentamos en su momento, este es un país en el que poniendo en práctica las precauciones normales que tomarías en cualquier otro lado por desconocimiento o en el tuyo propio por conocimiento, no tiene por qué pasar nada. Nosotros, incluso nos hemos expuesto de más en alguna que otra ocasión y no hemos sentido “el peligro”. Es cierto que nos dijeron varias veces que no fuéramos a “la zona negra” (entre Port Elisabeth y Durban) y que Johannesburgo a según qué horas y en según qué sitios no es nada recomendable, pero por lo demás, nos hemos encontrado con un país bastante apacible. Curiosamente, allí donde la vida es más salvaje, se está más seguro.

TEMAS DE SALUD

Sudáfrica es el país más desarrollado del continente africano y como tal, en los pueblos grandes y ciudades hay centros médicos más que suficientes. Si por lo que sea, sientes la necesidad de tenerlo todo atado y bien atado, busca dónde está ubicado el centro médico en cada parada de tu ruta. Nosotros no lo hacemos porque vamos improvisando el camino y en un país como este, aunque estés muy lejos de todo, tienes un centro a cuatro o cinco horas. Como siempre, recomendamos pasar dos meses antes del viaje por el Centro de Vacunación Internacional para que te asesoren y llevar seguro médico con asistencia ya que, aunque nunca nos ha pasado nada, llegado el caso no queremos incertidumbres, problemas inesperados, ni sorpresas económicas.

Seguramente te preocupe si ir al Kruger o no con niños. En la época que fuimos (del 26 de septiembre al 3 de noviembre) no vimos ni medio mosquito en ninguna parte del país ya que coincidía con el final de la temporada seca. Igualmente, no se trata de un país en el que “haya malaria”. Al menos, no de forma notoria. Al parecer, esta posibilidad se localiza más en puntos concretos como la frontera con Mozambique.

Igualmente, tomábamos todas las precauciones posibles con Koke: ropa de manga larga fresca y clara y a cubierto a primera hora de la mañana o al atardecer. También habíamos dejado clavo (la especia) suelto en la maleta y en el coche lo llevábamos con limón. Por si acaso.

LOS PRECIOS

Sudáfrica no es un país barato… pero tampoco es caro carísimo. Si consigues tener alojamiento de intercambio en lugares puntuales de la ruta, el coste total baja considerablemente. De todas formas, una habitación semi-familiar en guesthouse “con cierto encanto” y desayuno incluido, sale por unos 40€-50€ la noche de media. Si no te preocupa lo de lanzarte a comer en casi cualquier lado, la partida de comida tampoco subirá mucho. Si por el contrario, prefieres “mesa y mantel” en un sitio que te entre por el ojo, es curioso que, entre lo que te cuesta comer mal y lo que te cuesta comer bien, no hay una gran diferencia en cuanto al precio.

En general, las entradas a los Parques Nacionales como Camdeboo (6€), el Cabo de Buena Esperanza (5€) o lugares casi mágicos como la God´s Window (1€) son muy asequibles. Incluso la entrada de un día al Kruger (que viene a rondar los 20€) para lo que hay dentro, no nos parece excesiva. Además, multitud de lugares como el Cabo de las Agujas, la Berlin Waterfall o la Golden Gate, son gratuitos.

LA GENTE

No podemos negar que la herida que dejó el Apartheid entre “blancos y negros” aunque no está abierta, sigue supurando. Hay cierta distancia entre unos y otros y claro, tú te encuentras en medio. En cualquier caso, a nosotros (probablemente atraídos por la presencia de un bebé) se nos acercaba todo el mundo con actitud muy cariñosa. No tenemos ninguna queja y podemos decir que nos hemos sentido mucho mas a gusto que en ciudades tan cercanas a nuestra cultura como París, sin ir más lejos.

Mención aparte tienen los otros habitantes de Sudáfrica. Los de verdad. Los que siempre han tenido allí su casa y que cada vez cuentan con menos espacio. Aquellos, con los que estuvimos “koketeando” cada vez que nos era posible.

LA OFERTA TURÍSTICA

A los niños todo lo que tenga sabor a naturaleza, les encanta. Y si encima está salpicado de increíbles animales a tan poca distancia, mucho más. No imaginábamos encontrarnos tantos lugares exageradamente exuberantes uno detrás de otro, ni ver animales salvajes con tanta facilidad constantemente.

Además de ser un país lleno de cosas que te van a llamar la atención, a nuestro modo de ver, el atractivo turístico es el punto fuerte del país. Lo es por los los cinco grandes, por las zonas desérticas, por las playas, por Ciudad del Cabo, por las largas rectas, por las ballenas de Hermanus… y por esa luz. Esa luz tan especial que baña el marrón de amarillo potenciando también los verdes y azules que te encuentras a veces por el camino.

LA GASTRONOMÍA

Vamos a ser sinceros, salvo en la costa sur oeste, Ciudad del Cabo y restaurantes puntuales… no hemos comido muy allá. Ojo, si lo tuyo es la carne, bienvenido al paraíso. Nunca faltará un lugar donde comerte un chuletón o una hamburguesa. Si te gusta el pescado o la verdura, lo tienes un poco más complicado. Sobre todo, en la zona centro del país.

Nosotros practicamos el BLW con Koke desde que tenía cinco meses y la verdad es que era un poco más complicado mantener una dieta relativamente saludable. Gracias a que seguimos manteniendo la lactancia materna, siempre teníamos un plan b bajo la manga.

EL EQUIPAJE

No somos de llevar muchas cosas. Más bien al contrario. Por eso no aconsejamos especialmente llevar un carro de bebé ya que no son muchos los lugares donde se van a poder usar. Lo ideal es (si no lo haces ya) lanzarse a portear. Te vas a encontrar con multitud de caminos de tierra, piedras o playas vacías que vas a querer recorrer. Y allí, el carrito es un gran estorbo.

Los juguetes no van a hacer mucha falta ya que hay tanto que ver, tocar y recorrer, que los niños no los van a echar de menos. En cuanto al momento del baño, recomendamos llevar una bañera hinchable ya que no en todos sitios hay bañera y que así ayudamos un poco al medio ambiente. Como a esta edad Koke ya se sentaba y se mantenía de pie perfectamente, también empezamos a implementar la ducha de vez en cuando.

Si practicas BLW, y aunque más o menos tienen sillas de bebé en la mayoría de los sitios, no está de más llevar un mantel anti deslizante para no liarla muy parda. Tampoco hace falta que te lleves toneladas de pañales como si se fuera a acabar el mundo ya que es bastante sencillo encontrarlos, así como las toallas húmedas.

RESUMIENDO

Como último consejo solo queda decir que, como siempre, una vez allí (incluso con niños) todo te parecerá mucho más fácil y que irremediablemente pensarás eso de “¿pero por qué no vine antes?”. Anímate a conocer un país más que especial. La puerta a un continente único.

 


Si estas pensando en viajar con un bebé, quizá también te interesen estos post:

Guía para viajar con un bebé en avión. 
Guía para viajar con un bebé. 
Alimentación complementaria del bebé en viaje: el BLW
Soy madre viajera, tengo miedo.
Total, si no se va acordar.
Desde el otro lado de la barriga.
¿Se puede viajar embarazada?
Guía de Tokio con niños.
Guía para viajar con niños a Colombia.
Guía de Shanghai con niños.
Seguro de viaje sí, seguro no.

 



About the Author



4 Responses to Guía para viajar a Sudáfrica con niños

  1. Maria de la Luz says:

    Hola! La próxima semana iré a Sudáfrica con mi hijo y mi marido. Y hemos visto el tema de la malaria… Ustedes no tomaron anti malaricos?

    Saludos!

    • ruben says:

      ¡Hola Maria de la Luz! Como hemos explicado en el post, en el caso del malarone, se trata de un medicamento que no evita que puedas contraer la malaria y su ingesta, es bastante nociva para el cuerpo. Se trata de una profilaxis. Un “retardante” de los efectos que te da tiempo para llegar a un hospital. Nosotros no lo tomamos porque, en caso de que un mosquito te transmita la malaria, el tratamiento a seguir es exactamente igual tanto si tomas malarone, como si no: tomarte cuatro pastillas durante tres días mientras vas a un hospital. Dicho esto y como nosotros no somos médicos y se trata de nuestra decisión, te aconsejamos que vayas a tu centro de vacunación internacional. Allí te aconsejarán y te contarán todo lo necesario. A partir de esa información, la decisión es vuestra. Un saludo!

  2. Elena says:

    Felicidades, qué valientes sois. No sé si yo podría hacerlo. Empezaremos por algo más fácil jaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero II”

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE