Surfing

El surfing «de tierra», es la habilidad de ir esquivando hostels para ir saltando de casa en casa de extraños. Extraños con los que, después de compartir tres o cuatro días con ellos, sientes que tienes más cosas en común que con un compañero de trabajo que conoces hace 6 años. Un buen surfer no nace… se hace. Y se hace mejor a base de depurar la técnica de saber escuchar, querer experimentar, no tener miedo a probar y, por supuesto… de ser agradecido con la hospitalidad y confianza que se te ofrece. El surfing es la posibilidad de conocer gente totalmente diferente a ti desde dentro. Sin maquillaje. Es la sensación de que por instantes, te puedas llegar a sentir uno de ellos… Es tener la oportunidad de vivir otras vidas que no tienen nada que ver con la tuya.

Dejar un comentario