Coges un taxi

“¡Estoy en Nueva York!”, dices en voz baja. No quieres pensar mal pero… empiezas a sospechar que este indio “te está paseando” para cobrarte un poco más.

Llevas un buen rato sentado en el coche y jurarías que por esta esquina, ya has pasado un par de veces. Incluso hasta te suena haber visto ya a ese paseador de perros que va por allí…

 

1- Como no quieres que nada te estropee tus vacaciones, decides disfrutar del momento viendo la ciudad desde el coche.

 

2- Le montas un pollo que no veas al indio porque a ti, no te engaña nadie. ¡Este no te conoce!


Comments are closed.

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • El síndrome del eterno viajero II

  • “¿Cómo se puede vivir viajando?”

  • “Total, si no se va a acordar”

  • ¿TE VIENES DE VIAJE?

    Si la respuesta es "SÍ", deja por aquí tu email y cuando publiquemos un artículo nuevo te avisaremos para que lo leas antes que nadie.

  • CHINCHETA2 ALGO QUE RECORDAR
  • ganadores premios iati

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE