Y sale… ¡cara!

Al día siguiente te plantas delante del Empire State. Impresionante. A pesar de haberlo visto tantas veces en las películas, te quedas durante un rato mirándolo antes de subir. Es como si te encontraras por la calle con Julio Iglesias. No te vuelve loco, no te sabes ninguna de sus canciones, “pero coño… ¡es Julio Iglesias!” Esto es igual.

No es el más alto, ni el más bonito… pero es el puñetero Empire State Building con todas sus letras. Subes hasta su observatorio de la planta 86 y te quedas un buen rato disfrutando de las vistas en todas direcciones.

Este es, probablemente, uno de los momentos que más ilusión te hacían del viaje. Al bajar, coges la 5ª Avenida hacia el sur y te encuentras con el Parque Madison y el singular Flat Iron que te hipnotiza con esa magia que va de menos a más.

Un poco más allá, concretamente en el 889 de Broadway, te llama la atención una tienda de platos que se llama Fishs Eddy. Te dan ganas de comprarte un plato de cada, pero no has traído carretilla. Cruzas un mercadillo que te encuentras en Union Square y una vez llegas al East Village, te dedicas a perderte por sus calles entrando en todos los jardines comunitarios que puedes. Bares, tiendas, balcones… todo tiene un sabor especial en este barrio.

A estas alturas del día tienes un hambre enorme y, por casualidad o causalidad, apareces delante del Katz´s Delicatessen donde te comes un sandwich de pastrami como hizo Meg Ryan en la película “Cuando Harry encontró a Sally”, pero sin happy end. Como aún es pronto, miras el mapa y ves que estás muy cerca de Chinatown, Nolita y el SoHo.

Allá que te vas a ver todo tipo de puestos callejeros con patos colgando, tiendas de tendencias y boutiques de precios inalcanzables. Si algo tiene esta ciudad, es que te empuja a comprar compulsivamente, pero tú, eres más fuerte.

Eso sí, en lugar de un capricho de marca, cae una gorra del NY Art Designer’s market de la calle Broome con Broadway y un riquísimo cupcake en el Georgetown Cupcake del 111 de la calle Mercer. Ya en el hotel, piensas en qué hacer al día siguiente…

 

1- Irás hacia la zona de Times Square y luego un rato a New Jersey ya que tienes esa espinita clavada.

 

2- Irás hacia la zona de Times Square y luego te irás a Williamsburg en Brooklyn.

 


Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • El síndrome del eterno viajero II

  • “¿Cómo se puede vivir viajando?”

  • “Total, si no se va a acordar”

  • ¿TE VIENES DE VIAJE?

    Si la respuesta es "SÍ", deja por aquí tu email y cuando publiquemos un artículo nuevo te avisaremos para que lo leas antes que nadie.

  • CHINCHETA2 ALGO QUE RECORDAR
  • ganadores premios iati

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE