Prólogo teaser:

Antes, durante y después de cualquier viaje se puede tener (e incluso mantener)… alguna que otra conversación en la que alguien siente la irrefrenable necesidad de soltar una de las siguientes perlas al poco de empezar a hablar:

1- decir cuánto tiempo más que tú lleva viajando o ha viajado en total en su vida.
2- Detectar rapidamente qué lugar no has visitado de un país en el que él/ella también ha estado para decirte que casualmente, ese es el mejor y que tú te lo has perdido.
3- En cuántos países más que tú ha estado.
4- Qué experiencias únicas e irrepetibles ha vivido y que están totalmente fuera de tu alcance y del de cualquiera.
5- Que su forma de viajar es, sin duda alguna, la mejor, más auténtica y aventurera posible.
6- Que hizo un viaje «parecido al tuyo» o que conocía a alguien que lo hizo gastando mucho menos dinero que tú.

Seguro que a ti también te ha pasado…

pues_yo_mas_algo_que_recordar_01

Introducción:

Cada viaje es especial por un sin fin de ingredientes que mezclados de una u otra forma, dan lugar a experiencias totalmente diferentes. No hay una fórmula secreta. No hay un camino único y mágico. No hay una verdad absoluta. No hay una garantía de nada. Ni siquiera te van a pasar las mismas cosas siguiendo  punto por punto la ruta marcada por otra persona o las recomendaciones de una guía.

Tú eres diferente. Las personas que te cruzas son diferentes. La habitación que te dan en el hostel es diferente. El clima es diferente… Todo es diferente (afortunadamente, por cierto). Si ni intentando hacer exactamente lo mismo se podría asegurar que un viaje es mejor que otro… ¿Cómo hacerlo cuando ni siquiera la base es igual?

pues_yo_mas_algo_que_recordar_02

Argumento:

Desde que vamos de «viajeros confesos» (antes lo éramos latentes, silentes, aspirantes, soñantes…) nos hemos cruzado mucha gente. Viajeros cinturón negro, turistas eventuales, intermitentes, fugaces… viajeros amarillo-naranja, turistas tercer dan… Cada uno con sus preferencias. Con sus ilusiones. Con sus gustos. Con sus expectativas. Con su presupuesto. Con su timing. Con sus vivencias pasadas, sueños presentes e ilusiones futuras dentro de la mochila o maleta. Iban solos, en pareja, en bici, en moto, con amigos, corriendo, en vespa, en furgoneta, en viaje organizado, a dedo, en familia…

pues_yo_mas_algo_que_recordar_03

¿Puede haber alguien capaz de asegurar aquí y ahora que hay una forma de viajar que claramente es mejor que las demás? Si la respuesta es sí… Yo repregunto: ¿cómo lo sabes? ¿Las has llevado todas a cabo? Si la respuesta también es sí… repregunto de nuevo: ¿y si yo te digo que a mi no me gusta correr?

Esto es como comer espinacas. No digas que son malas, di que no te gustan.

pues_yo_mas_algo_que_recordar_04

Viajando solo conoces más gente porque tienes la necesidad de hablar e inevitablemente buscas más el contacto. Viajando acompañado tienes a alguien a tu lado con quien compartir esos momentos especiales que poder recordar siempre. Viajando en tu propio medio de transporte eres libre de parar e ir donde quieras en cualquier momento. Viajando en transporte público ves cómo y qué hace la gente local. A dedo no sabes dónde puedes acabar ni cuando. Con hijos se te acercan otros padres, otros niños, otro mundo… Con pareja tienes menú diario de dos platos: amor y sexo. Sin ella tienes cocina internacional… pero no siempre que quieras y puede que no siempre te guste. Soledad pura vs. complicidad constante. Tú contra la carretera vs. tú contra la forma de moverse local. Tu resistencia física vs. tu resistencia negociadora…

¿Qué opción es mejor?

pues_yo_mas_algo_que_recordar_05

«Problema»:

Viajar es una combinación de formas de moverse por el mundo sin repetición tomadas de veinte en veinte y multiplicadas por experiencias vividas tomadas de mil en mil. Resultado… infinitas posibilidades de llevarte «algo que recordar» al otro mundo.

Conclusión:

Cada forma de viajar tiene su encanto. Sus ventajas y sus inconvenientes. Sus limites. Sus posibilidades infinitas. Todas las formas son válidas. Todas son buenas. Con todas vas a tener experiencias que te van a marcar para siempre. Pero por encima de ello… estás tú. Tú y tu predisposición a que te pasen cosas. A que la gente con la que te cruzas te sonría si tú has sonreido primero. A vivir un sueño que es solo tuyo. Ni mejor, ni peor que el los de los demás.

pues_yo_mas_algo_que_recordar_06

No hay un destino, una forma o un tiempo mínimo de viaje que te catapulte a una raza o nivel superior. Un viaje de dos semanas puede ser mejor que una continua y desafortunada pesadilla de seis meses. Tu lugar eternamente soñado puede que no cumpla tus expectativas. El medio y la compañía o falta de ella que elegiste… puede que no sea la combinación que a ti te satisfaga más. O simplemente «puede y solo puede», que los refinados y aventureros gustos de otro viajero/turista no coincidan en absoluto con los tuyos.

 

– Pues yo más.
– Si tú lo dices…

 

22 Comentarios

  1. Muy bueno Rubén.
    Es la naturaleza humana, nos gusta presumir, da igual, de lo que sea. Ahora la moda es presumir de experiencias, más que de posesiones.

  2. Jaja, muy cierto!
    De los puntos del prólogo, he pasado por casi todos, ya que en mi primer mes viajando me crucé con toda clase de trotamundos… quizás terminé convirtiéndome en tal, pero intenté nunca «refregarlo». Eso sí… con uno de esos pensamientos me pasaba siempre lo contrario: envidié la manera de viajar de todos los que conocí. Quizás es lo mismo decir que de cada viajero pude ver su pro frente a la que sentía mi contra?
    Me voy a quedar pensando hoy…

    • Todos tenemos un poco «de escaparatismo» sin querer queriéndolo, supongo. Me gusta más lo de envidiar «otros viajes» que lo de que te los restrieguen por delante menospreciando el tuyo. Me encanta eso de «me voy a quedar pensando hoy». Por favor… comparte los resultados de «tu reunión» con nosotros 🙂

  3. vamos, …que la moraleja podría ser:
    Viaja y Deja viajar, no?

    un abrazo enorme pareja!!,
    y que siempre habrá más viajes que estrellas en el cielo.

  4. Magnífico post! Es increíble la necesidad que tienen algunas personas de quedar siempre por encima de los demás: si no es porque ha viajado más lejos es porque ha viajado más barato, pero siempre está presente el «yo más»… 😉

    Por cierto, qué significa lo de «viajeros amarillo-naranja»????

    • Es una alusión a los cinturones de judo que van del blanco al negro. En este caso… un viajero amarillo-naranja estaría… «empezando». Ojalá todos (y nos incluímos), fuéramos más modestos en general y nos limitáramos a eso… a viajar y sonreír.

  5. Ohhh palabras santas!! Los mochitodoterrenos que todo lo saben ains… que pesadilla 🙂 Igual vosotros teneís el primato de tortillas cocinadas en un año y a toda latitud… rastregarselo en la cara jaja
    (por cierto: Esto es como comer espinacas. No digas que son malas, di que no te gustan…. soís mis idolos!!)

    • :):) eso eso! Yo más tortillas de patatas y una hasta en cocina de leña super auténtica…ea! Gracias mochilocos!

  6. Que grandes chicos! Magnifico post! Como siempre innovando. Cuanta razón hay, creo que es naturaleza innata en el ser humano y sobre todo en los españoles el comparar y su experiencia siempre es la mejor, pero seguro que tiene razón, al fin y al cabo es su experiencia y para él siempre será mejor que la de los demás.
    En fin, un cumulo de cosas, pero lo impirtante es viajar!

    Un abrazo!

    • En nuestro caso no solo han sido españoles los que habían vivido «más y mejores» experiencias. Pero sí, lo importante es viajar. Otro abrazo!!!

  7. No puedo estar más de acuerdo, la forma ideal de viajar es diferente para cada uno y en cada momento, porque también va evolucionando… Pero hemos estado en dos países más que vosotros, ¿eh? jaja Genial artículo 🙂

  8. Ja ja, muy cierto. Lo mío es justo al contrario: prefiero un hotel decente, las rutas planificadas a salir a la aventura, etc. Vamos, un agonías… 😀

    • Entonces German, a ti te dirán algo así como «Y en ese hotel te quedaste?, pues hay uno mucho mejor doblando la esquina. Con una estrella más, más barato, mejores vistas y mejor atención. Ah… y esa excursión a la que fuiste… era de las peores».

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE