El Camino de Santiago, la visita a la Meca al menos una vez en la vida, el recorrido por la isla de los 88 templos de Japón, la ascensión al pico de Adán… Desde tiempos ancestrales hasta la actualidad, en todas la culturas se han producido peregrinaciones. Los antiguos profetas ya auguraban sus múltiples beneficios físicos, pero sobre todo, hablaban de los beneficios psicológicos que reporta emprender un viaje. Por eso, se dice que a los grandes viajes va una persona pero vuelve otra y nosotros nos atrevemos a afirmar que la que vuelve, es una versión mejorada de la que se fue.

Pero… ¿qué tienen los viajes que a nuestra mente le sientan tan bien?

invencible-uyuni_bolivia

  • Las preocupaciones del día a día quedan reducidas a las necesidades más básicas: qué comer, dónde dormir y cómo trasladarnos de un lugar a otro. Problemas que aun para aquellos que viajan con presupuestos ajustados, son fácilmente solventables. En el viaje no hay que demostrar nada, solo se trata de “ser”.

beneficios_viaje_algo_que_recordar_02

  • Nos hace replantearnos “nuestro mundo”. Las firmes convicciones de toda una vida se tambalean al enfrentarnos a otras realidades. Nos han enseñado que para tener éxito hay que tener las cosas claras y sin embargo, el ser humano está lleno de dudas y contradicciones. Conocer en primera persona la realidad de muchos lugares del mundo a través de sus gentes, suele distar bastante de la imagen que recibimos de ellos a través de los medios de comunicación.

curiosidad_y_respeto_algo_que_recordar

No vayas a creer lo que te cuentan del mundo, en realidad el mundo es incontable” (Mario Benedetti).

  • Aumentan los niveles de confianza en los demás al tiempo que se reduce nuestro ego. En nuestra vida cotidiana no solemos necesitar habitualmente la ayuda de terceros. Sabemos cómo llegar a nuestro trabajo, conocemos el proceso que hay que seguir para ser atendidos en un hospital, somos capaces de pronunciar el nombre de calles, ciudades y pueblos y sabemos a qué se parece lo que nos van a servir cuando pedimos un plato en un restaurante. Pero ¿qué sucede cuando nos alejamos de todo lo conocido? Por mucho que en un viaje queramos llevarlo todo controlado es muy posible que nos enfrentemos a situaciones en las que necesitemos la ayuda de terceros. Es entonces cuando se hace evidente que siempre aparecerá una persona dispuesta a tender una mano amiga. Viajar nos enseña que detrás de cada frontera podemos encontrar personas con necesidades muy similares a las nuestras. Nos ayuda a entender lo que nos necesitamos los unos a los otros y nos enseña a pedir ayuda sin sentirnos mal por recibirla.
  • Consigue disminuir los radicalismos. Demuestra que la mayoría de las veces las cosas no son blancas o negras y que existe una tremenda gama de grises. El viaje nos enseña que hay buenos y malos en todos los bandos, de todas las razas y con banderas de diferentes colores. Nos ayuda a descubrir que la única diferencia que existe entre unas personas y otras es su calidad humana.

paz_naranja_algo_que_recordar

  • Ofrece la posibilidad de conectarnos con nosotros mismos. Las distracciones y la velocidad de la vida diaria rara vez permiten dedicar tiempo a conocer y a escuchar lo que realmente nuestro cuerpo y mente necesitan. ¿Cuando fue la última vez que analizaste tu escala de valores? ¿Es coherente el tipo de vida que llevas con ella? Y si no es así… ¿Qué puedes hacer para cambiarla? Las enfermedades psicosomáticas son la manera que tiene nuestro cuerpo de avisarnos de que hay algo en nuestra vida que nos hace daño. Durante el viaje hay tiempo para tratar de detectar la raíz de esos problemas, buscar soluciones y recuperar la confianza en tu instinto.

beneficios_viaje_algo_que_recordar_01

  • Plantea retos físicos y te expone a hacer cosas que jamás pensarías que eres capaz de hacer. Viajando nos convertimos en exploradores y activamos los cinco sentidos para observar todo lo que nos rodea con la curiosidad de un niño: escalar una montaña, bucear, surfear en una duna… La actividad física genera endorfinas (hormonas de la felicidad) que se suman al placer de conseguir nuevos retos aumentando los niveles de autoestima.
  • Enseña a relativizar los problemas. Durante los viajes uno está más abierto a relacionarse con los demás y por eso es posible conocer personas con historias y vidas épicas. Personas que llevan a cabo hazañas “imposibles” y que sin embargo las consiguen. Personas que reinventaron sus vidas, personas que se arruinaron y siguieron adelante, personas que sobrevivieron a una catástrofe natural o una guerra y que a pesar de ello, eligen mirar a la vida de frente y seguir sonriendo.

 curas_de_humildad_algo_que_recordar

  • Ofrece herramientas de gestión de los miedos. Con frecuencia sucede que pensamos que no le tenemos miedo a nada porque no nos exponemos nunca a una situación de peligro. Esto provoca una carencia de herramientas de gestión emocional para ser capaces de detectar qué sucede cuando tenemos miedo y cómo podemos enfrentarnos a él.
  • Aumentan los niveles de empatía. Probablemente, a tu vuelta, entiendas algunas de las conductas de los extranjeros en tu propio país. Cuando escuches noticias sobre un lugar del mundo que has visitado, dejará de ser un punto lejano en el mapa para pasar a convertirse en las caras (con nombres y apellidos) de aquellas personas que conociste en tu viaje.

lucy_odaiba_algo_que_recordar

  • Mayor consciencia de los problemas ecológicos del mundo. Descubrirás rincones maravillosos que se han visto afectados por la huella del hombre y desearás que estos errores no se repitan nunca más.
  • Reduce el apego a lo material y con ello los niveles extremos de consumo. Durante el viaje se hace evidente que para vivir y ser felices realmente necesitamos muy poco. Seguro que echarás de menos a tu familia y amigos, pero rara vez te acordarás de ninguna de tus cosas.

a_los_pies_de_un_kaori_algo_que_recordarPor todos estos motivos, te invitamos a que viajes, tan lejos como sea posible. A que llegues a un lugar en el que nada te resulte familiar. A que descubras cómo viven otras personas y a que te dejes llevar. Ten en cuenta que cuando vuelvas, tu hogar y tu trabajo seguirán como siempre, pero algo en tu cabeza habrá cambiado. Y créenos, ese “algo”, lo cambiará todo.

 

Autor

20 Comentarios

  1. Super informativo sobre la hermosa experiencia de viajar y conocer el mundo, y como puede sanarte el alma, me encanto! Si en algun momento decide visitar Chile, nosotros somos unApart Hotel en Santiago y ¡estamos listos para su visita!

    • Nos alegra que os haya gustado. Estuvimos en Chile el año pasado unas 5 semanas. Nos quedaron muchas cosas por ver, así que estaremos encantados de volver en cuanto tengamos oportunidad. ¡Un abrazo!

  2. ¡No podemos estar más de acuerdo con todo lo expuesto en este artículo! Ese «algo» que comentas, ese «algo» que te aporta viajar, conocer sociedades diferentes, culturas, gastronomía, tradiciones, países… ¡te cambia tanto por dentro! Y, lo más importante, ese «algo» se queda con nosotros para siempre.

    • Últimamente estamos descubriendo además que no hace falta irse muy lejos para experimentar ese viaje interior. A nosotros las experiencias que nos ha dado el viaje nos han ayudado mucho y siguen haciéndolo pero también nos hemos encontrado con muchos «sabios de la vida» que nunca habían salido de su pequeño «roalillo». Lo importante es que cada uno encontremos la fórmula que nos hace felices, la nuestra de momento es viajando 🙂 ¡Muchas gracias por tu comentario!

  3. Hola Lucy, felicidades por tu post, tienes mucho talento como escritora, se ve que te apasiona. Yo comparto contigo tus pensamientos en cuanto de los beneficios terapéuticos de los viajes; en realidad, de acuerdo a mi manera de pensar, el viajar nos expande todos los sentidos, nos permite tomar conciencia de quien somos, del mundo que nos rodea, y la capacidad de hacer nuevos amigos, muchos tenemos la suerte de poder disfrutar de conocer nuevos lugares del mundo. Te felicito nuevamente, éxitos !!!

    • Gracias por tu comentario Rubén. Realmente a nosotros el viaje nos cambió la vida para bien. Fue una especie de catapulta que nos ayudó a tomar conciencia de que estábamos haciendo algo mal y que llegaría el día en el que nos íbamos a arrepentir de no haber tomado las riendas. No podemos frenar el tiempo pero sí podemos elegir en qué queremos invertirlo.

      Me alegra leer que te gustan nuestros textos. Ya sabes dónde encontrarnos siempre que te apetezca leer un poco más.
      Un abrazo y buenos vientos en el camino.

  4. ¡¡Una reflexión muy real y bonita!! De hecho viajar debería ser obligatorio. Y un gran viaje al menos una vez en la vida….
    ¡Un abrazo!

    • Hola Julia. Una vez en la vida al menos… eso es. Hay universidades en algunos países de Europa que no le entregan a sus alumnos los títulos hasta que no han hehco prácticas de trabajo fuera de sus fronteras. Te puedes hacer una idea de qué países son a los que me refiero. Muchas gracias por tu comentario, esperamos seguirte viendo por aquí. ¡Otro abrazo de vuelta!

  5. Bravo Lucy!!!!! Habría que proponer a los médicos que receten viajar en lugar de tanto ansiolítico, antiácido, analgésico…..

    • La falta de tiempo hace más fácil tratar las consecuencias de las enfermedades que poner el foco en las verdaderas causas. Kandy (la abuelita viajera) comentó que varias de las personas que han viajado con ella lo han hecho por recomendación de sus psicólogos 🙂

  6. Hola, gusto conocerlos, coincido con la mayoria de los puntos, cuando estuve este verano en Copenhague me perdieron una de las dos enormes valijas que llevaba, me recuerdo diciendole a mi hermana»mira la verdad me di cuenta que para viajar necesito realmente muy poco»(y aunque aparecio, lo que mas me interesaba-un pan dulce que llevaba de regalo- estaba viejo.. Y recordando parte de las ciudades de Africa donde estuve, siendo una total analfabeta hasta de un cartel indicador de una calle o de cuanto sale un chai, me di cuenta la indefension que deben sentir los extranjeros tan tan lejos de casa y ahora los repeto mucho mas que antes y por sobre todo, me di cuenta que lo que esta pasando con los musulmanes :la estigmatizacion extrema en todas partes de occidente- es de una crudeza y una crueldad facilmente comparable a la que sufrio el pueblo judío mucho tiempo antes del holocausto… De donde esa esa foto de loa adolescentes que paren del Tibet? Muy lindo blog!!!!

    • Hola Veronica.
      Esas anécdotas que describes que solo pasan cuando nos exponemos a que puedan sucedernos cosas y que nos hacen darnos literalmente la vuelta son las que vienen cargadas de aprendizajes. Es como una película en la que apareces tú preparando el equipaje desesperada porque no te cabe todo lo que necesitas, corte a «el día después, cuando te das cuenta que te has quedado sin la mochila» y corte a «último día del viaje en el que descubres que te has apañado perfectamente sin ella».

      La sensación que tuviste en África yo la tuve exactamente igual cuando me fui a trabajar a Inglaterra un verano con 20 años. El primer día llamé a mi madre llorando para volverme a casita. ¡Ojo! Tu al menos estabas en otro continente. Lo mío es de traca teniendo en cuenta que estaba a menos de 3 horas en avión de mi casa. Por suerte mi madre me consoló pero me pidió que aguantara al menos una semana y antes de que pasara esa semana ya todo me parecía maravilloso y ni me acordaba del primer día. El caso es que en ese momento pensé en toda la gente que tiene que cruzar medio planeta en busca de trabajo y que no tiene la posibilidad de volver, ni de llamar a su mamaíta llorando y me sentí la mayor niñata de la historia.

      Sobre la islamofobia escribimos este post que te dejo por aquí https://algoquerecordar.com/algunas-personas/
      Es algo que nos duele especialmente porque tenemos muchos amigos que profesan esa religión y sobretodo porque cada uno la enfoca de una forma muy diferente, por lo que las generalizaciones basadas en hechos puntuales nos parecen totalmemte injustas. Nosotros vamos a seguir defiendo la diversidad cultural por encima de todo y el respeto a las costumbres y creencias ajenas nos parece que forma parte de ello. En el documental que rodamos en nuestro viaje de un año alrededor del mundo hablamos más sobre este tema y además aparece el testimonio de dos mujeres musulmanas que también lo comentan. Aquí puedes ver el trailer y el documetal entero http://bit.ly/25O1bUj

      Esperamos que te guste. Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

  7. Es una bonita reflexion, cada viaje te deja una experiencia y enseñanza y al regresar a la vida cotidiana como dices al final algo de la persona cambia, y ya no es misma la misma persona. Saludos 🙂

    • En algunos momentos eso nos deja un tiempo un poco fuera de todo hasta que nos damos cuenta que lo que ha cambiado somos nosotros mismos. Te dejo un artículo que escribimos reflexionando sobre lo que los psicólogos llaman «el shock cultural inverso» https://algoquerecordar.com/utilidades-la-vuelta-claves-sobrevivir/

      No todo es de color de rosa a la vuelta de los viajes pero es posible canalizar esas sensaciones no tan buenas y convertirlas en algo positivo.

      ¡Saludos de vuelta!

  8. Precioso de leer, los mejor es que los beneficios son casi inmediatos, esta claro que viajar despierta muchos sentidos y es la mejor inversión. Saludable 100%.

    Un abrazo,

    Alberto y Sonia

    • Hola Alberto y Sonia. Es cierto lo que decís. Los beneficios se notan desde el día 1. Si tenéis un ratito y queréis saber más sobre lo que aprendimos en viaje os dejamos esta charla que dimos después de haber estado 1 año de viaje en la quedada viajera que organiza Minube todos los años, donde explicamos, cuales fueron los aprendizajes que nos trajimos de la experiencia y desvelamos cuales eran esas dolencias físicas que misteriosamente desaparecieron https://algoquerecordar.com/dando-la-charla/ Un abrazo grande.

    • Algunas que se han quedado fuera porque ya se hacía eterno y seguro que hay otras cuantas más que nos están esperando para ser descubiertas 🙂 Más abrazos.

  9. Muy cierto, cuando viajas puedes olvidarte de la «realidad» por un tiempo y centrarte totalmente en el aquí y ahora. Como en una buena peli… 🙂

    • Cuando hice el vipassana hacían mucho hincapié en lo del «aquí y ahora». En vivir el presente y tomar consciencia de lo que está pasando en ese mismo momento, tratando de evitar distracciones. La primera vez que lo oí pensé: «pues eso, carpe diem. Disfruta de la vida». Luego fui entendiendo que se referían a otra cosa y que el viaje es una práctica activa en la que practicar ese «aquí y ahora» que tú dices y que va por otro lado. ¡Un abrazo!

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE