couchsurfing_miyajima_algo_que_recordarA veces, esto del couchsurfing te lleva hasta las afueras de la ciudad que quieres visitar. Aunque en principio no sea lo ideal y como el objetivo es conocer gente local “desde dentro”, lo haces. En este caso, te dejas llevar por tu instinto ya que normalmente, el famoso karma viajero te suele recompensar devolviéndote “el esfuerzo” con gente más que interesante. Este es el caso de tu mudanza de Hiroshima a Kure que te llevará a conocer a Shiho y Yukiharu, una pareja de lo más risueña a la par que pintoresca. Para empezar, se trata de la primera vez que acogen a alguien y eso, tiene su encanto. De alguna manera, no vas a ser “uno más”. Ser la primera vez de algo, marca para siempre. A nosotros nos pasó con Gareth Cummings. Aquel neozelandés al que antes de irnos a dar la vuelta al mundo tuvimos en casa y quisimos deslumbrar llevándole a La Pedriza. Meses después fuímos a Nueva Zelanda y vimos el despliegue de naturaleza que tiene “el país perfecto”. ¡Qué vergüenza pasamos cuando nos reencontramos con Gareth un par de semanas más tarde en Sídney!

Aunque lo que supuestamente debería llamarte la atención de Shiho y Yukiharu es la diferencia de edad que hay entre ellos (no eres la persona más indicada para hacerlo), lo que te alucina… es cómo se toman la vida, la frescura loca de su relación y lo poco que les importa lo que los demás opinen de ellos. Shiho vivió en EE.UU. durante un tiempo y está más que de vuelta de todo. Además de su trabajo en una cadena de alimentación, da clases de japonés gratis a inmigrantes. Te habla en un inglés más que perfecto y sin ningún tipo de complejos de absolutamente todo lo que tanto te intriga sobre el país en general y la vida íntima de los japoneses en particular. Es una mujer fuerte con las ideas más que claras… transpartentes. Yukiharu os mira atento. Os estudia. Os observa cómplice. No se separa ni un segundo de las largas conversaciones que hay en torno a las varias rondas de cerveza que tienen lugar sobre el tatami. Su inglés es mínimo chiquitito pequeñito y su timidez enorme grande descomunal. Tanto tanto, como su cálida mirada por la que llegas a ver su gran corazón. Según parece, él era el más reacio a hacer esto del couchsurfing y ahora, está encantado. Por alguna extraña razón y a pesar de la barrera que supone la falta de idioma común, os caéis muy bien. Este chico que a primera vista ya supiste que nunca podría hacerle daño a nadie, va corriendo y vuelve todos los días de su trabajo que está a 12 kilómetros (llueva, nieve o abrase) y corre una marathon completa en 2º:25′:41″. Un tío sano, vamos.

Con ellos vas a ver uno de los Top 3 views de Japón: el Santuario de Itsukushima en Miyajima, te enseñan algo que te va a venir bien en el futuro… el DIO (el super más barato de Japón) y te ayudan a preparar tu próximo desplazamiento en tren local. En contrapartida, les haces unas cuantas fotos “de pareja in love” y cómo no… les haces un par de tortillas españolas. Cuando llega el momento de la despedida, Yukiharu os da una ilustración vuestra que hizo no sabes muy bien cuándo y que hace que se te salten las lágrimas. Además, os regala unos chopsticks frente a los que te paraste en una tienda en Miyajima y que no llegaste a comprar… “por caros”. Shiho os da algo de comida para el camino y una silenciosa y sonriente mirada de agradecimiento cuando (una vez más), el que tiene que dar las gracias eres tú. Para Shiho y Yukiharu, has sido su primera vez en esto del Couchsurfing (seguro que te recordarán igual que tú te acuerdas de Gareth). Para ti se trata de una pareja tan dulce y especial, que tampoco podrás olvidarles. Así como cuando ves más de 20 templos todos te parecen iguales, las personas siguen sorprendiéndote constantemente.

5 Comentarios

  1. Wow, ese santuario es una pasada. Y la historia de vuestros anfitriones toda una sorpresa! En Japón suele ser normalmente al revés, hombres lanzados y mujeres muy tímidas, sumisas y calladas casi siempre. Bueno, ¡me alegro que no siempre sea así!

    • Sí, es una pareja muy especial en todo. Ella es pura fuerza con las cosas muy claras y él, un trozo de pan… pan 🙂

    • Tenemos comprobado que en general la mayoría de la gente de la red de couchsurfing no son muy representativos de la media del país. Hay que aprender a bucear entre todos los perfiles pero hay un tesoro de personas que viven y entienden el mundo de forma en CS. Aunque somos incapaces de viajar el 100% del tiempo alojándonos en casas locales cuando llevamos un par de guesthouses siempre lo echamos de menos.

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE