Del 23 al 25 de septiembre// 24º // Primeros síntomas de otoño.

A esta alturas de tu paso por Japón ya has probado el autobús, el tren «casi-rápido» y el autoestop para recorrer largas distancias. A cada fórmula le has encontrado sus ventajas y sus desventajas, para que nos vamos a engañar. Pero sigues pensando que no firmarías un contrato de exclusividad con un único tipo de transporte para desplazarte. Por eso, siguiendo con este plan de probar un poco de todo, te animas a testar otra de las fórmulas que existen en Japón para moverte entre ciudades: los trenes locales. En algunas zonas hay tantas líneas de tren, que es posible enlazar los servicios locales de una ciudad a otra y terminar recorriendo también largas distancias. Es una fórmula más lenta pero que permite hacer paradas intermedias en lugares menos visitados.

okayama_naoshima_algo_que_recordar_7

Así es como finalmente llegas a Okayama. Una ciudad con un castillo y unos jardines que inspiran a los dibujantes, una galería de tiendas y restaurantes que siempre huelen a comida rica y un centro comercial pijo con un mega-supermercado en el que por la tarde los precios bajan a la mitad. Para esta honorable labor, hay unos cuantos operarios encargados de llenar de felicidad los lineales. Son muy fáciles de reconocer por la fila de clientes que intentan disimular su interés y que les persiguen mientras etiquetan los productos con el nuevo precio.

okayama_naoshima_algo_que_recordar_1

Bandejas de sushi, panadería recién hecha, ensaladas y variedades al peso… Con 1.300 yenes para dos personas (unos 10 euros) te haces una cena festín cada día que incluye hasta vino (barato pero del que se deja beber). Desde aquí aprovechas para darle las gracias a los exportadores chilenos por pensar en aquellos amantes del vino que recorren el mundo teniendo que controlar sus gastos.

okayama_naoshima_algo_que_recordar_20

Aunque el supermercado de la planta baja del centro comercial ha sido un gran hallazgo, el motivo principal que te ha traído hasta aquí ha sido el de ir a conocer la isla de Naoshima.

Algunos la han definido como la isla tomada por el arte. Antiguamente, Naoshima era una isla solitaria de pescadores hasta que el empresario Tetsuhiko Fukutake se fijó en ella para poner en práctica su forma de entender los negocios en la que defendía que “la economía es una servidora de la cultura”.

okayama_naoshima_algo_que_recordar_15

Museos de arte contemporáneo, un hotel galería de arte, un onsen que se sale totalmente de lo común, esculturas salpicadas por toda la isla y varios proyectos conocidos como art houses.

okayama_naoshima_algo_que_recordar_4

Estas casas eran antiguos hogares en mal estado que han sido recuperados para convertirse en el escenario de las obras de varios artistas actuales. Naoshima estaba fuera del mapa del mundo y sin embargo, esta cantidad de obras de arte urbanas que se mezclan con la propia isla la han convertido en objeto de deseo de muchos objetivos.

okayama_naoshima_algo_que_recordar_10

Como suele pasar en lugares en los que la el arte urbano gobierna la atmósfera (como en Penang  – Malasia), las ganas de crear se contagian y se reproducen también en las esquinas de las casas particulares.

okayama_naoshima_algo_que_recordar_5
Cuando dejas la isla continuas con tu plan de las paradas intermedias y esta vez aprovechas para conocer el castillo de Himeji (desde fuera). Has oído que es uno de los más bonitos que hay. No es que no quieras pagar la entrada, es que después de entrar a unos cuantos has descubierto que lo que más te gusta son sus fachadas y el perfil que dibujan con sus tejados en forma de milhojas.

okayama_naoshima_algo_que_recordar_23

Mientras tiras fotos junto a la montaña de mochilas que te acompaña, un grupo de señoras japonesas de entre 120 y 164 años que se mueven con una agilidad pasmosa, se interesan por tu viaje. Les parece alucinante que vengas desde Fukuoka y que tu idea sea llegar hasta Sapporo haciéndolo todo por tierra. Una de ellas pregunta por los amuletos que llevas colgados en el cuello: una chacana de Perú (Macchu Picchu es muy conocido entre los japoneses) y el ídolo canario de Tara. Acto seguido, la señora abre su monedero para añadir otro amuleto más a tu cuello. Se trata de unos pies de Buda que le regaló su madre y que ahora quiere que te acompañen a ti.

okayama_naoshima_algo_que_recordar_22

Sonrojada, abrumada y a punto de llorar a mares, escuchas la historia del pequeño y precioso objeto. Se trata de un amuleto para los caminantes que cuida de la salud de los pies… “Strong feed”, te dice con sus dos palabritas de inglés mientras te agarra la mano y se sorprende mirando las mochilas que tienes que llevar. Tú que estabas valorando alargar aún más tu paso por Japón para ir a conocer la misteriosa isla de los 88 templos, y resulta que vas a tener que ir ya que de allí parece provenir el amuleto. “Esto es una señal”, piensas. Encantada con el encuentro que acabas de vivir y a pesar de quererte llevar contigo a todas las abuelitas, sigues tu camino hacia Kyoto… agradeciendo esto de hacer paradas intermedias y con ganas de saber más sobre el amuleto y de la isla de dónde ha venido.

Autor

12 Comentarios

  1. Qué buena la ancianita..! Si es que los japoneses son (en general) muy majos. Tímidos y callados, pero muy agradables. Y les encantan los regalos (omiyage en japonés). Si hacéis coachsurfing en Japón, no os olvidéis del omiyage! (cualquier detallito vale.. creo que es al revés que en España: aquí o compras algo que vale la pena, o no te molestes.. allí lo importante es llevar algo, aunque sea una tontería de 100 yenes 🙂

    Hasta la próxima!

  2. Me ha encantado Naoshima, pero me he quedado con las ganas de una foto de ese «onsen fuera de lo común». Vamos vergonzosos! 😉

  3. O sea, que «Por la tarde los precios bajan a la mitad» y te quedas así, tan tranquilita y zen diciéndolo…
    Muchachaaaaaa (gritado),
    Desarróllalo un poco Lucía querida …que voy a tardar cero coma en contarle la idea a algún cliente. Ya sabes: Cómo coño se llama el super?, Bajan los precios solo de algunos productos? (por lo que dices parece que si…), Lo hacen a alguna hora concreta o es aleatorio? Es todos los días? …
    A cambio prometo mencionarte -efusivamente, claro- en la presentación.
    Beso grande.

    • Toda la razón. Pero que desconsiderada soy con un sector que me ha enseñado todo lo que sé. Aquí va el desarrollo. Si no te convence o lo quieres en power point ya me dices 🙂
      Hay varios super que hacen esto de bajar los precios por la tarde en Japón: en las afueras de las ciudades (DIO), en las zonas céntricas los centros comerciales tienen su propio súper en la planta baja (era el caso de este) que cuentan con diferentes secciones de comida fresca (la marca es el propio centro comercial).
      Bajan los precios solo de los productos frescos: comida preparada, bandejas de sushi, frituras y otras tempuras, a veces también el pescado, la carne, las verduras y la panadería del día. Lo envasado de marcas comerciales de los pasillos generales está exento.
      Los precios van bajando más y más según van pasando las horas. Si queda algo a última hora ya tiene 3 ó 4 etiquetas con precios rebajados.
      Lo hacen todos los días porque todos los días se reponen los productos frescos y la bajada, al menos en lo que hemos visto nosotros, suele empezar a eso de las 6h. Lo interesante es que el producto tiene que tener su etiqueta para que en caja lo cobren como rebajado, por eso se arma la fila de personas detrás del operario que va cambiando los precios.
      Dile a tu cliente que valore la opción de contratar a unos ojeadores internacionales. Conozco a dos que no lo harían nada mal… Otro beso grande!

      • Un millón de gracias. ¡Veo que no se te ha olvidado hacer un store-check! Le propondré a mi cliente que os contraten ya mismo.

  4. ¡Qué buena onda las viejitas! Me encantó el comentario de sus edades: 120 a 164, jaja
    Espero llegar a esas edades. Me tendré que mudar a Japón para eso?
    Buen viaje!

    • Yo sigo investigando para saber cómo se conserva la gente así de bien en este país. ¿Será el udón? ¿El cuenquito de arroz blanco? ¿Lo de ir en bici a todas partes? ¿Las algas? Algo tiene que ser… Gracias por el comentario!

  5. ¡Qué abuelitas tan adorables! ¿Cómo os habéis conseguido entender con ellas?

    Nunca había considerado Japón como un destino imprescindible al que ir, pero he de decir que leyendo vuestras historias Japón ha subido muchos puntos =)

    ¡Un abrazo!

    • Sabían 4 (pero 4 contadas) palabras de inglés: strong, feed, flight y mother. Lo demás fueron señas. Luego con nuestra couchsurfer obtuvimos más detalles sobre el amuleto y David (Flapy in Japan) terminó de completar la información.Me parece que Japón es un buen sitio al que venir cuando ya se conocen muchos lugares de Asia. Es muy diferente a todo lo demás y vuelves a recuperar sensaciones de los primeros viajes. Me alegro que los relatos te den ganas de venir. Otro abrazo!

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE