… que no llevan a ninguna parte.

Que quede claro que Asia te encanta. Te sientes muy a gusto entre tanta paz, tanto exotismo, tanto verde selva, tanto marrón río… Solo hay dos cosas que no te acaban de convencer:

  1. que cuando te duchas en los baños de los hostels se moja todo porque el grifo está encima del váter.
  2. Que eres un dolar con piernas al que hay que asaltar cada dos por tres para colocarle un tuk tux, un paseo guiado, un hostel, un restaurante o una excursión.

Lo sabías. Venías preparado. Ya sabes decir que no con la mejor de tus sonrisas, cierto estilo e intentando poner esa cara de «no estoy tan perdido como parece» que ahuyenta un poco.

conversaciones_circulares_algo_que_recordar_3

En cualquier caso, es imposible escaparse de esas conversaciones diarias repartidas entre los siguientes momentos:

  • las 47 veces que se ofrecen los tuk tuks para hacer un recorrido que tú quieres hacer paseando. Se paran al lado como si no te hubieras dado cuenta de que existen para ver si te llevan.
  • Los 8 camareros que a voz en grito te ofrecen comer en su restaurante ya que tienen western food cuando tú, lo que buscas es local food.
  • Las 10 excursiones únicas y exclusivas que te ofrecen en los sitios más insospechados para que hagas al día siguiente por 80 veces el precio que si vas en transporte local. Eso sí… ellos lo hacen mejor que nadie y te van a llevar por un sitio especial y bla bla bla.
  • Los 16 paseos guiados que se te pegan a la entrada de cualquier museo o templo y que «pareciendo gratis», luego se convierten en la voluntad para acabar costando 5 dólares.
  • Los 5 habitaciones que te ofrecen al bajarte de cualquier autobús. Se trata de hostels «muy muy limpios» cuyos dueños son el tío o la tía del que te come la oreja. Qué sobrino más caritativo que se preocupa sin ánimo de lucro por el negocio de uno de los 20 tíos que debe tener en el pueblo, piensas.

Aunque sabes que esto es así y estás vacunado, no estabas tan preparado para las conversaciones circulares sin sentido a las que te someten los sri lankeses:

  1. Hi, where are you going?
  2. Where do you come from?
  3. First time in Sri Lanka?
  4. How long here?
  5. Do you need a _________? (a rellenar con el interés verdadero del entrevistador)

Se trata de una serie de cuestiones (siempre las mismas) con las que te asalta todo hijo de vecino. Al principio respondes con sinceridad, ingenuidad y buen rollo. Qué majos… se preocupan por tí… quieren conocerte… ¡Hay que ver cómo conectas con la gente local! Pero pronto te das cuenta de que casi antes de responder ya te están haciendo la siguiente pregunta (sin escucharte). Como no funciona hacer un Star Wars a lo Luke Skywalker pasando la mano por delante del sujeto diciendo: «no quieres nada de mí, no me has visto… ve en paz», necesitas una escapatoria factible.

conversaciones_circulares_algo_que_recordar_4

Poco a poco, preso del aburrimiento y lo cansino de oírte a ti mismo repitiendo lo mismo, introduces nuevas variables con las que añadir un poco de emoción al momento. A saber…

  • ante la pregunta «¿A dónde vais?», vas introduciendo respuestas del tipo: a China.
  • Ante el: «¿De dónde sois?», a veces respondes «de España… y tú?» y otras veces dices «de El Congo» para acabar diciendo «de Marte».
  • Cuando llega la de «¿Vuestra primera vez en Sri Lanka?», puedes decir sí, no o maybe. Como esto también acaba por aburrirte, puedes empezar a soltar un «en esta vida sí, pero no en anteriores» o, por ser más concreto un «estuve aquí en 1438».
  • Al pasar a «¿Cuánto tiempo vais a estar en Sri Lanka?», las posibilidades van desde lo inmediato con un escueto «4 horas» a lo infinito con un… «para siempre».
  • A lo de «¿Necesitais un tuk tuk, hotel, visita guiada, excursión increíble o restaurante?», la primera respuesta que te viene a la cabeza es «no, gracias» peeeeeero… si quieres seguir en la línea de no me quiero aburrir respondiendo siempre lo mismo, barajas las siguientes:
  1. Tuk Tuk: «puede que mañana».
  2. Hostel: «ya tenemos».
  3. Excursión: «ya la hemos hecho».
  4. Restaurante: «¿hasta qué hora estáis abiertos?»

La realidad es que, respondas lo que respondas… da igual. Es como si no oyeran lo que les dices pero sobre todo, no les importa. Evidentemente da igual que seas español o ruso, que vayas a quedarte dos semanas o cinco años… Por eso, también acabas por aburrirte de responder tonterías con las que al final… hasta se sientes un poco mal.

Queriendo buscar una solución limpia y distinta a esta situación… Llegaaaaaaaa… (redoble) la revolucionariaaaaaa… ¡¡¡camisetaaaa que responde por tiiiiiiiií!!!

demo_camiseta_aqr_sri_lanka

Como no importa en absoluto lo que digas, se te ocurre que tenías que haberte hecho una camiseta con respuestas básicas para responder a casi cualquier tipo de pregunta antes de venir. Pero como ya es tarde para eso, decides compartir con el mundo «tu sabiduría».

Manual de uso: señalarse la respuesta con el dedo índice y acompañar con una amplia sonrisa hasta que el preguntador se canse o pille la broma y pasen… «cosas nuevas»: una conversación, complicidad o que vean que ya sabes de qué va el tema y que si quieres algo, ya lo pedirás.

Descarga el diseño listo para imprimir «aquí»…

letras_negras

letras_blancas

 

35 Comentarios

  1. Un post genial. Me he visto totalmente identificado. Al principio me ponía a hablar con ellos tan contento. La táctica funciona…

    Nosotros estamos abonados a la conversción absurda y alguna vez le hemos dado la vuelta a la tortilla y hemos hechonel tonto. Es lo más divertido y si no les terminas cogiendo manía.

    Por ejemplo una vez saliendo del Golden Temple nos pusimos a contar en voz alta los tuc tuc que se nos ofrecían. Doz zumbados sin pararse gritando en español Nueveeeee, dieeeeez. Y seguian viniendo uno detrás de otro…

    Y por cabezón si salgo de una estación y necesito tuc tuc y llegan todos los evito y me monto en uno que no me lo haya ofrecido.

    • El caso es que uno entiende que es su trabajo y que los extranjeros somos un blanco mucho más fácil para todo que los locales que ya se las saben todas, pero llega un momento en el que o te lo tomas con un poco de humor o acabas explotando y pegándole un grito a alguno que tampoco tiene la culpa de querer ganarse la vida.

      ¡Gracias por el comentario!

      PD: Un día pusimos palitos en el cuaderno contando el número de tuk tuks ofrecidos al día. Cifras escalofriantes 😉

  2. Otro fan de la camiseta.

    Yo reconozco que lo de ser «un billete con piernas» no consigo llevarlo demasiado bien todavía, pues por más que preparo psicológicamente, al final siempre me desborda. La última vez en Cuba acabé hablando directamente en un inglés deliberadamente roto a cada potencial buscavidas, haciéndome pasar sin ningún problema por Noruego, pese a que mi altura y jeta tiende más a Cuenca, y por supuesto no faltó quien tuviera justamente una hermana en Oslo que necesitaba un favorsito…

    Tengo claro que no soy séptimo dan viajero como vosotros, pero esa sensación de tener que estar permanentemente alerta de que no te la metan doblada constantemente con el dinero, incluyendo cada comida, no la llevo nada, nada bien.

    • Si hubiera leído este comentario ayer te habría contestado algo así como: «hay que conseguir reírse de la situación y blablablablaaaa….» Como lo leo hoy te cuento que ayer delante de la mezquita principal de Delhi cansados de tanto intento de timo nos peleamos con los ladrones de la puerta, llamamos a la policía (que tampoco ayudó mucho porque probablemente también están compinchados, aunque hacen cómo que van a ayudar) y se montó un pollo bastante considerable. Así que ya ves que de séptimo dan no somos. De hecho creo que cuando empiezas a vivir de viaje estas más expuesto a discutir por este tipo de timos. Los ves venir y sabes que cada céntimo cuenta. La primera vez que vine a visitar esa mezquita hace 5 años pagué tranquilamente a los ladrones lo que me pedían y la experiencia fue maravillosa. Esta vez preferí no entrar que seguir alimentando esa mafia pero no puedo culpar al resto de las personas que pagaron sin rechistar porque su recuerdo de este lugar será maravilloso (como el que yo tuve hace 5 años) y el mío ahora es todo lo contrario.

      • Siento que pasaráis un mal rato, pero me alegro de que no leyeras el mensaje ayer, más que nada porque tu respuesta me resulta especialmente jugosa, en el sentido de que tienden a interesarme más las dudas de la gente que sus propias certezas… 😉
        Cabría preguntarse qué es ser «séptimo dan» viajero (técnica de la grulla en los dientes aparte). Yo, por ejemplo, sigo a otros muchos viajeros, y a veces me quedo perplejo con el approach happy-go-lucky que parecen demostrar muchos de ellos, pese a ser viajeros mucho más experimentados que yo, así que no me queda muy claro si el séptimo dan se alcanza sin permitir que te le metan doblada cada dos por tres (mi tendencia natural) o simplemente asumiendo el «robo cotidiano» como parte natural e «insignificante» del viaje (Aquellos que no protestaron se llevaron el mejor recuerdo del viaje, como bien señalas).
        Alguien me dijo una vez que jamás contaba las vueltas de nada, porque la posibilidad de que le devuelvan mal a propósito unas pocas veces no compensa las miles de veces de preocuparse por ello. He de reconocer que me encantó su filosofía inicialmente, pero luego me hizo sospechar que es más que probable que esta persona no hubiera pasado de Salou en su puñetera vida.

        • Certezas? Ni una y cada día menos. Las verdades absolutas no existen y además cada vez dan más pereza 😉 Hoy el tema candente del día ha sido un eterno debate sobre si hicimos bien o no. No sé si es posible que nos quede alguna vuelta más que darle a este tema entre nosotros mismos. Mañana ya nos hemos prometido no seguir con ello. El caso es que a nosotros no tener fotos y/o vídeos de un lugar no solo supone no llevarnos el recuerdo o no hacer un post con fotos (esto segundo tiene miles de posibles soluciones). Supone renunciar a una de nuestras fuentes de financiación para seguir viajando: la venta de ese material. De ahí que hayamos seguido hoy rumiando como dos vacas. Yo desde luego (hasta hoy y si alguien no me convence de lo contrario) estoy dispuesta a pagar para el mantenimiento del patrimonio artístico pero me niego a financiar mafias y ladrones. Me cuesta mucho negarles dinero a los niños que piden o a las personas mayores. He releído cientos de veces el post que escribimos sobre la isla de Samosir en Indonesia https://algoquerecordar.com/lugares-indonesia-isla-samosir/ para no caer en la tentación. Como ves… hasta las 12h de la noche de hoy me permitiré seguir dándole vueltas a este tema. Desde luego India es un país genial para tenerte todo el día replanteándotelo todo.

  3. Jajajjajaja muy buena! Serviría MUCHO en varios lados! En Egipto llegué a decir que era de Kenia y me creyeron! No entiendo cómo… pero la cuestión es que me dejaron de ver como turista en ese momento jajaj Para Cuba me la hubiese llevado, ¡lo juro! Nada más hay que agregarle la respuesta «sí, tengo» a la de «‘Tenés novio?» Parece importante para el turismo jajaja Besos!

  4. Me encantó la camiseta que responde!
    También me gusta la opción de delirar con las respuestas. Cuando estaba viajando con Andi por Marruecos nos hartamos un poco de los cuestionarios, entonces cuando nos preguntaron por vez número 647326874 de dónde éramos dije de Argentina y empecé a contarle que en los lagos del sur de Argentina había sirenas que transformaban a los hombres en pescados. El señor nos miró con cara rara y se fue (pobre, quizá no quería vendernos nada). Funciona!
    La otra estrategia era dar vuelta la situación y terminar vendiéndole algo al vendedor. Lo peor es que se suman al regateo, aunque después no compren nada!

    • Me encanta la historia de las sirenas. Habría que haber grabado la cara de ese pobre hombre que, años después, sigue asegurando a la gente de su calle que sí, que las sirenas existen y viven en Argentina. Enorme!

  5. Muy bueno. Casualmente de todos los países del mundo, también decía que era del Congo. Y a veces de Corea. En el tiempo que se quedaban pensando si estaba de coña o no, daba tiempo para escaparse.
    Otra cosa es que si llevaba un pantalón o un bolso comprado ahí, si me veía alguien que también los vendía, me perseguía hasta la saciedad para que le comprara otro. Para qué iba a querer un bolso exáctamente igual al que llevo? Ni idea, pero se repetía siempre..
    Gran camiseta!

    • Otra que usamos mucho es la de: «no podemos comprar nada porque estamos en un viaje muy largo y no podemos llevar cosas» Acto seguido suele llegar lo fácil que es hacer envíos desde aquí a tu país de origen a lo que añadimos; «no tenemos casa a la que enviarlo» y nos miran con pena.

  6. claro que si! las cosas con humor!
    A cambio de mi poca paciencia, la cual trato de trabajarme a diario en el país de «la prisa mata» me otorgaron un buen sentido del humor.
    Mientras mis colegas despertaban de un tren en India, rodeados de hoteleros, taxistas y falsos guias queriendo llevarnos a sus negocios… yo bromeaba y reía con ellos. Mientras los marroquís desplegaban todo su repertorio de frases absurdas tipo «hola coca cola», «mas barato que carrefour»… yo les enseñaba otras no tan típicas y sí mas utiles… Pasear por Indonesia y Malasia al ritmo de «miss, miss» no me quito nunca la sonrisa, ni me han agobiado de más ese tipo de conductas, porque a fin de cuentas, si te agobias el unico q lo sufres y te amargas el viaje eres tú mismo.
    En vez de evitar los lugares turisticos y hacer «ojos que no ven, corazón que no siente» a una realidad, mientras seguimos viajando por lugares «no turisticos», pero teniendo comportamientos «turisticos» que al final convierten esos lugares en «turisticos» (vaya trabalenguas…) deberiamos reflexionar sobre nuestras actitudes, asumir nuestra (gran) parte de culpa, y mostrar en la medida de lo posible, en otros rincones del mundo otra forma de interactuar, ya sea un sitio turistico o no, antes de que la plaga se expanda!
    Y mientras tanto, tomarlo con sentido del humor y sin agobios, como haceis vosotros, es en mi opinión, la mejor vía!
    A seguir disfrutanto y coleccionando momentos que recordar 😉

    • Muy de acuerdo con todo lo que dices sobre la maneras de viajar. Cada día vamos aprendiendo y mejorando en ese aspecto. Hay veces que los errores que cometemos son cuestión de falta de kilómetros. Pienso en el mal recuerdo que tengo de un país del que todo el mundo habla maravillas como Marruecos, al que viajé hace muchos años. Analizo mi actitud y me doy cuenta de que lo extraño hubiera sido que la gente me tratara bien. Aprendí de esos errores y espero cada día seguir mejorando en ese sentido.

      Ahora seguimos una máxima: viajar despacio y dejar un bonito recuerdo. 🙂

      A por más kilómetros y más aprendizajes!

      • Me gusta eso de «viajar despacio y dejar un bonito recuerdo»… Tocar a las gentes del lugar, y dejar que te toquen, interaccionando de otra forma… ¿no es una de las mejores experiencias que uno puede llevarse del viaje?
        Pues si te animas a volver por Marruecos, tienes una casa en el desierto de Erg Chebbi 🙂
        mientras sigo leyendoos, no dejeis de contarnos!
        Abrazo

        • Yuhu! Tenemos que cumplir otro gran sueño pendiente con África así que seguro que te tomamos la palabra tarde o temprano 😉

          • Por supuesto. Palabra de nómada! casita de adobe con vistas a las dunas marchando! humilde pero acogedora!
            Eso si, preparad la versión arabe/frances de la camiseta, que ya sabes que aqui en Marruecos os será muy útil! jajaja

  7. Jajaja, muy fan de la camiseta XD

    Como idea le doy un 10 y como… útil habría que hacer un testeo y luego valorar 😉

  8. jajajaj muy bueno! En Cuba es igual, y encima son otros precios por ser extranjero y yo parezco muy gringa!
    Mi estrategia cuando me hacían esas preguntas era decir: soy estudiante, vivo acá hace dos años. Inmediatamente se daban vuelta y se iban.
    Y para los restaurantes hacíamos que entre primero mi compañero que tiene «international skin» (puede ser de cualquier lugar del mundo jajaj) y después entraba yo 🙂

    • Por más que nos pasemos la vida moviéndonos en transportes locales, comiendo en mercados y haciendo couchsurfing la cara de blancuchas no nos la podemos arrancar. No sé si todavía puedo tratar de pasar por estudiante…mmmm. Voy a probar a ver!

  9. Yo en zonas de «riesgo», cuando han pasado los 10 primeros casos, lo que hago es empezar a cantarles algo (en español es infalible) o empezar a simular grandes tics espásmódicos de cabeza/cuerpo con sonidos extraños. Otras veces (aunque no siempre funciona), es que yo comienzo a venderles una excursión/hostel/transporte/chorrada que lleve en la mochila.

  10. Es que… no os he enseñado nada?! Muy fríos los colores, habéis prestado atención en otros clases, pero… Sois tan majos, lo sé y os quiero, y escribir es lo que hacéis, pero no hay que “gastar” tantas palabras! A ver si acaba la charla una vez si teníais una camisa con los mismos colores pero con la palabra Finland mientras que Yes. / No. son opcionales si sabéis hacer “los finlandeses” en estas situaciones. (Ojo! si las ponéis, los puntos después de yes y no, son fundamentales.) ;P

    • Nos falta el toque finlandés para ser más convincentes, está claro (bueno, la cara superseria de «te puedo matar con la mirada» ayudaría también) Nosotros también te queremos Mia. Un beso!!! 🙂

    • Importante lo del punto final. Tenemos que depurar la técnica. Ya sabes que no sabemos callar ni respetar turnos de palabra aunque lo intentemos con todas nuestras fuerzas, pero vamos a proponernos mejorar para que te sientas orgullosa de nosotros. 🙂

      • Un poco de improvisación, nada más. 😉 Bueno, por mi parte estoy intentando hablar/escribir más y respectar menos turnos de palabra. Si me escapa vos en lugar de tu, los verbos tienen menos letras y parezco no tan rigurosa con los plurales, es “el efecto de Moni”. Me parece a mí que voy ya casi sin frenos pero aún me pregunta ¿de verdad allí la gente habla menos que vos? Lo tengo claro: me queda mucho para aprender. 🙂

        • De verdad que el duo Mia&Moni es lo más grande que ha habido en el mundo después de… después de… No. No ha habido duo más grande y singular.

  11. Ja ja, menos mal que os lo tomáis con humor… Me recuerda a un viaje a Túnez. Imposible pasear por los mercados sin que me intentaran vender algo continuamente. Y es que la vida del viajero (turista, en mi caso 🙂 es muy dura…

    • Hola.
      «Te sientes muy a gusto entre
      tanta paz».
      Hombre ya se que te refieres y escribes solo desde el mundo de los turistas opuesto al mundo de los que viven en Asia y viven en las condiciones en que se vive allí,por que sino este topicazo no cuadra con la realidad de este continente Lo
      mas reciente:budistas – según la
      apreciación de los occidentales,el epítome de la paz- haciendo limpieza étnica en Myanmar.

      • Hola Paco… Estamos muy al tanto de lo que está pasando en Myanmar. Ya estuvimos allí y tenemos amigos en la ong Colabora Birmania que está en la frontera. Sí, el budismo es supuestamente el paradigma de la paz y la está liando y ha liado parda a lo largo de la historia… como hace el extremismo islámico o lo hizo el cristianismo en su día. Es lo que tiene querer imponer cosas a los demás. Dicho esto, Asia es un continente enorme en el que, aunque solo sea por eso, el porcentaje de «sinsentidos» es mayor. Ese topicazo al que te refieres, no lo cojas como un titular. La paz a la que me refiero… yo la siento, y probablemente cualquier viajero de Sri Lanka que fuera a Madrid no la sentiría igual. Hay que comparar «de igual a igual». O es que no hay sinsentidos e injusticias en occidente? El año pasado le preguntamos a un malayo sobre España y dijo que era muy peligroso… que ponían bombas. En Asia es difícil que un chico mate a medio colegio con un fusil porque no ha desayunado corn flakes… Aquí, te sientes seguro en cualquier parte a cualquier hora (no metamos países en conflicto como no deberíamos hacerlo en su momento con países de occidente)… y puede que no tanto en según qué calles de cualquier país «del primer mundo» después de las siete. Y te diré también (por no alargarme) que, si fueras pobre (lo cual no te deseo)… preferirías serlo en un país asiático en lugar de en Nueva York porque no te faltaría comida, podrías dormir en paz sin que te quemaran o te congelaras de frío e incluso podrías permitirte el lujo de moverte en transporte público y sobre todo, y esto es importante, la gente «normal» no te miraría con repulsión. Tampoco me ha pasado que alguien en París me vea en la calle a punto de tener que quedarme dormir allí por no haber encontrado lugar y me invite a su casa tres días (en Indonesia, sí). Pero bueno, este es solo mi punto de vista sobre la paz que noto y he notado a mi alrededor por estas tierras.

    • Si ya sabes que es de broma y con ironía. Es cansado a veces, pero también vives momentos simpáticos. Hacen lo que tienen que hacer para sacarse un dinerillo. Al fin y al cabo… el turismo lo cambia todo. No podemos pretender querer ir a un sitio auténtico y que todo el mundo pose para la foto mientras está trabajando en el campo o pescando al método tradicional. No. Hemos traído a Brad Pitt, la Coca-Cola y repartiendo dólares por hacer fotos… pues es lo que hay. La gente quiere progresar y es más fácil dar el coñazo bajo a la entrada de un templo… que cargar dos sacos de patatas dos kilómetros. No? Eso sí, en la foto nos queda mejor lo de las patatas. De quién es culpa?

  12. Es triste concordar… pero es así! Y al final acabas hasta el moño de todo eso!!!!!!!!!!
    La solución talvez seria intentar a ir a sitios menos turisticos(lo cual no siempre es posible, pues siempre hay algo que mola en un sitio turistico!)… o infelizmente hacer el loco contestando cosas sin sentido!
    Nos pasó en Kuala Lumpur que un después de todos los locales que nos querían vender mil cosas, nos preguntaban de donde somos… mi pareja es catalán y yo brasileña… dijimos que eramos de Maruecos y el tio, que no tenía la mas minima idea… decia que el pais era muy bonito, que le gustaba la gente, la cultura… y nosotros partiendo la caja! xD
    Pero es muy muy triste, que nos vean como una billetera con patas! =/

    • Es así. Por eso intentamos huir de los sitios turísticos todo lo que podemos pero efectivamente, El Taj Mahal está donde está y no en un pueblo perdido con campesinos que nunca han visto un turista. El turismo y la globalización se lo están cargando todo.

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE