No voy a hacer apología del viaje en pareja por ser el modo en el que viajamos nosotros. No defenderé ciegamente que es la mejor manera, bien por desconocimiento de otras o porque pienso que cada una, tiene sus ventajas e inconvenientes. Eso sí, para mí, viajar en pareja tiene un saco de cosas buenas (lo he dicho y diré siempre). Enumeremos ventajas pues y divaguemos menos:

  1. En primer lugar y por lo tanto, como ventaja más importante: tienes a alguien al lado con quien compartir esos momentos únicos e irrepetibles que poder recordar dentro de unos años. Me gusta empezar una frase con ese «¿recuerdas cuándo…?» que te traslada instantáneamente a otro lugar y tener «una pared» que te devuelve olores, colores, detalles… sensaciones.
  2. Con la medalla de plata va: tener un complemento a tus carencias en viaje. En mi caso y no es ningún secreto, Lucy hace «que pasen cosas». Ella despierta a mi yo valiente latente porque siempre quiere ir más allá. Los peligros no existen para ella. Es la que más se relaciona, la que más empatiza, la que más se mezcla y la que menos pegas pone a las incomodidades. Y yo… voy detrás.
  3. En tercer lugar (no lo pongo antes por aquello de no parecer muy cerduno): viajando en pareja tienes «sexo asegurado» (entre couchsurfing y dorms siempre hay algún hostel que… reconforta) y sobre todo, amor. Un amor que llevas puesto a todas horas y que no pesa en la mochila. Un amor que te apoya incondicionalmente. Que te cuida en todo momento. Que te guiña el ojo cómplice.

tattoo1

Hace tiempo que pienso mucho en todo esto y «no me puedo contener más». Y es que, me acuerdo a menudo de todos esos viajeros solitarios que buscando sexo en plan «lo que pasó en Uzbekistán se quedó en Uzbekistán», es el amor el que les encuentra a ellos. El que les sorprende. El que les  hace pensar. Dudar. Parar. Replantearse cosas.

Lucy me hace seguir. No necesito más. Por eso, me pongo de rodillas sobre barrizal asiático ante todos esos viajeros inagotables que persiguen sueños únicos firmemente. Sueños con solo una voluntad. Con solo un guión. Con solo un director. Sueños con copy right y derechos de imagen exclusivos.

Para aliviar mi preocupación al respecto… he pedido a cinco viajeros solitarios a los que admiro por dentro y por fuera que me contaran si, además de vacunarse contra la fiebre amarilla, lo han hecho contra el amor…

Charly Sinewan

A Charly le conocimos cuando vino al estreno de «El síndrome del eterno viajero» antes de irnos a dar la vuelta al mundo. Por aquel entonces, él ya se había ido en moto desde España a Australia (ahora está viajando desde Sudáfrica a Japón y después quiere hacer la Panamericana). La cantidad de buen rollo que desprende este rojiblanco, no le cabe en las alforjas. Le queremos incondicionalmente y nos acompaña en viaje casi a diario por whatsapp.

charly_sinewan_algo_que_recordar

  • AQR: Charly… ¿Te has planteado alguna vez qué harías si «otra burra» se te pone delante y le tienes que ser infiel a tu BMW?
  • Charly: Si habláramos de motos, que no creo, todo pasaría porque una marca quisiera hacerme una oferta por viajar a lomos de otra. Teniendo en cuenta que esto de los viajes no es como las carreras, la posibilidad de recibir otra oferta es tan utópica como la de enamorarse de un vehículo o sentir que eres infiel por tomar una moto-taxi africana. No, querido amigo, si alguna vez quieres montar en mi moto, te la dejo encantado que no sentiré celos. Ahora bien, como estamos hablando de amor porque tú de motos no hablas, te diré que dentro de unos días cumpliré cuarenta años. Probablemente lo haga en Kenia y muy cerca del ecuador. ¿Simbólico no? Una vez lo cruce seguiré viajando solo y en moto, aunque cualquier día, quién sabe, puede aparecer una compañera viajera cuya compañía me guste más de la cuenta y no quiera que se vaya. Podría ser que, nuestra hipotética viajera deseara también seguir el mismo camino, pero sin moto. No sé, a pie, en bici o incluso, imagínate, que propusiera seguir viaje juntos pero parados. En ese caso no tengo la más remota idea de qué pasará. Ahora bien, si tuviera que apostar, te digo que seguiría con mi burra actual. Porque estar soltero no significa estar en la lista de espera para dejar de estarlo.

Carmen Teira

Fue la gurú bloguera viajera de Lucy durante mucho tiempo y  «gran culpable» de que quisiera cambiar el despertador por la mochila. Sin duda fue el espejo en el que mirarse que rellenaba sus sueños viajeros de oficina entre reunión y reunión. Lleva muchos muchos años viajando sola por el mundo aunque, no esconde su amor incondicional… por Asia.

carmen_teira_algo_que_recordar

  • AQR: Carmen… ¿el amor es «un temor» que sobrevuela un sueño/viaje cuando empieza? ¿Algo que evitar?
  • Carmen: Supongo que para esta pregunta hay tantas respuestas como tipos de personas que, desde mi punto de vista son dos: quienes consideran el amor lo más importante que podemos llevarnos de esta vida, y quienes valoran más su individualidad, no importándoles tanto renunciar a ese amor en favor del propio enriquecimiento personal. Yo me englobo en el primer grupo. Viajar es mi pasión, algo que espero seguir haciendo toda mi vida, pero creo que una vida sin amor es una vida vacía. El amor ocupa, al menos para mí, un hueco imposible de sustituir por otra cosa. Por eso, si tengo que elegir entre seguir mis sueños viajeros o estar al lado de la persona que amo, no lo dudo. Como dicen los Chunguitos: “me quedo contigo”. No obstante, no creo que esto implique necesariamente algún tipo de renuncia. Para empezar, si te apasiona viajar hasta extremos enfermizos, raro es sentirse atraído (porque el amor llega más tarde) por alguien que no comparta tus mismas inquietudes, con quien no seas capaz, aún en el inicio, de vislumbrar algún proyecto de vida en común. Partiendo pues de la base de que a esa persona de la que te enamoras también le gusta viajar, hay muchas formas de hacer que los caminos de ambos confluyan. ¿Que igual hoy tienes que cambiar tu rumbo y seguir el suyo? Pues lo cambias, y la próxima vez te tocará a ti. ¿Que esa persona no es tan importante como para quererlo cambiar? Entonces la respuesta te la estás dando solo. Al final todo en la vida se reduce a una cuestión de prioridades. Yo, si es amor lo que está en juego, tengo clara cual es mi apuesta. El mundo va a estar siempre ahí y seguiré yendo a por él, pero sin espinas clavadas en el camino.

Iosu López

Hizo la panamericana y lo contó en «La Costura de América» (serie de capítulos en youtube). Estando en India grabó «La alfombra roja», un documental sobre la niña protagonista de la película «Slumdog Millionaire». Para nosotros, antes que viajero, es un amigo al que queremos con locura y que está siempre en nuestras oraciones y «cervezas de guardar».

iosu_lopez_algo_que_recordar

  • AQR: ¿por qué lo llamas sexo cuando te gustaría que fuera amor?
  • Iosu: Este tema podría dar para un ebook. Aquí vendría como anillo al dedo el estado de relación de Facebook «es complicado». ¿Por qué? Porque es difícil tener tiempo para conocer en profundidad a alguien cuando pasas casi la mitad de tu tiempo fuera de casa, porque la vida de freelance no tiene horarios y la mayoría de la gente tiene una vida «ordenada», porque al final después de varios años viajando solo, uno se acostumbra a la libertad en el más amplio término de la palabra, y por qué no decirlo, al libertinaje. Tienes miedo a «perder» tu libertad. Pero cuando te detienes, dejas ese chute de estímulos, sensaciones, experiencias y ráfagas de felicidad que es el viaje, tu corazón te da un toque de atención. ¿Acaso no necesitas un poco de amor? El amor no se busca te dices, se encuentra en el camino, en la panadería de abajo de casa, en un hostal de una isla perdida en el Pacífico. Y el sexo, como viajar, tiene mucho de droga. Y vuelves a la carretera soñando con encontrar a esa persona con la que compartir esa pasión que tienes por devorar el mundo. Y puede que tarde o temprano, algún día aparezca y no necesites otra cosa que estar con ella. O puede que lo que muchos llaman amor en realidad les gustaría que fuera sexo. Difícil encontrar el término medio.

Pablo Olias

Conocimos a Pablo y su historia compartiendo escenario en Las Jornadas de los Grandes Viajes. Recorrió América del Sur en bici durante dos años con un remolque en el que llevaba marionetas con las que arrancar sonrisas en los lugares más recónditos. Un artista de la cabeza a las ruedas que transmite paz con la mirada.

pablo_olias_titiribici_algo_que_recordar

  • AQR: Durante tu viaje, el amor se subió contigo un par de veces a la bicicleta… ¿Qué miedos surgen según pasa el tiempo? ¿Se acaba el amor o debe de continuar el viaje?
  • Pablo: No me referiría al concepto de miedo en cuanto a lo que el amor puede generarme en un viaje. Cualquier relación que se viva con la ilusión que se siente al estar enamorado no puede sino traerte cosas buenas, aunque este tenga enormes posibilidades de que se acabe o de que tenga todas las papeletas para no llegar a buen puerto. Por eso, ¿por qué tener miedo? Quizás hablaría más de inseguridades e incertidumbres, de a dónde nos lleva esa relación que tanto se llega a disfrutar y que tantas dificultades presenta para construir algo más sólido. Por eso la relación que viví en mi viaje, pues fue principalmente una, traté de disfrutarla como si cada día fuera el primero y el último, olvidándome de un posible futuro juntos. Esto hace que vivas el amor incluso con menos “miedos” de los que normalmente tenemos ya que no tienes la presión de estar escogiendo a la persona idónea con quien crear una familia y construir un futuro. Los amores de un viaje se viven de una forma más cercana a cuando éramos niños, con menos prejuicios y presiones, lo cual es maravilloso. Es muy posible que bajo estas presiones no hubiera disfrutado de la relación que viví durante mi viaje.

Aniko Villalba

Dentro de su aparentemente «indefenso» cuerpo mochilero, se esconde una gran gran viajera que todo lo puede. Omnipresente, omnipensante, omniescribiente. Esta argentina, es una bloguera de referencia por su estilo dándole a las teclas y su innovación constante que ha visto y hecho de todo. Nos encanta lo que hace y cómo. Definitivamente, la queremos adoptar… si se deja.

aniko_villalba_algo_que_recordar

  • AQR: Aniko… el amor te ha sorprendido en viaje alguna que otra vez. Es más, ahora lo ha vuelto a hacer… ¿Cómo cambia esto tu forma de entender la vida? ¿A qué estás dispuesta a renunciar?
  • Aniko: Creo que es imposible vivir viajando y no enamorarse en el camino —en mi caso varias veces—. La primera vez que me pasó estaba en Asia y no supe qué hacer: como mucha gente me había hecho creer que con mi estilo de vida jamás iba a poder estar en pareja —mucho menos tener familia—, había salido de Argentina con la idea de que estaría sola para siempre. Lo tenía bastante asumido: creía que no me quedaba otra opción que elegir entre los viajes y el amor, y yo ya había elegido los viajes. A los dos meses de estar viajando sola por Asia conocí a un chico indonesio por el que sentí algo muy fuerte, pero él vivía en su pueblo y yo “tenía que” seguir mi camino. Al final no aguanté y volví a su país a buscarlo. Estuvimos juntos más de un año y medio, aunque gran parte a distancia ya que yo seguí viajando por la región. Al final no funcionó y nos separamos, pero siempre me sentí feliz de haberme animado a ir por él. Tiempo después, hace poco más de un año, conocí a un chico francés en su país. Fue cuando menos lo esperaba y la relación empezó con fecha de vencimiento, ya que yo me iba a Hungría en poco tiempo. Al final él se fue para allá conmigo y desde ese día no nos separamos más. Estar de a dos, sea viajera o no lo sea, cambia la vida en muchos aspectos. En mi caso, estoy dispuesta a dejar de viajar sola —o a viajar sola en menos ocasiones— y a pasar más tiempo en un solo lugar, pero no estoy dispuesta a renunciar a los viajes por otra persona. Creo que sería infeliz si lo hiciera, ya que necesito moverme de un lado a otro, aunque sea cada varios meses. A la vez, lo lindo de estar enamorada es que me abre un montón de caminos nuevos, ahora ya no veo tan lejano otro de mis grandes sueños: viajar en familia en una casa rodante.

Este post no pretende sentar cátedra sobre nada. Solo «viene al mundo» a dar una visión de cómo se comporta el corazón cuando lo sacas a pasear un año por ahí fuera solo. Cómo de fuerte es. Cómo de receptivo está. Cómo de soñador se mantiene. Cómo de duro… blando… flexible… se vuelve. El corazón de estos cinco viajeros es muy muy grande y estoy seguro de que tiene cabida para que alguien se quede a vivir en él. Que sea más o menos tiempo, depende de tantas «sensaciones incontrolables»… como casuales. Si en la vida «normal» uno encuentra cuando menos busca, ¿por qué no iba a ser en pleno viaje? Además, es cierto que el sexo fugaz… chisporroteante y eventual no está de más (si no hay amor).

Hombres y mujeres del mundo… si queréis enamorar a uno de estos grandes viajeros, yo os aconsejo que no les frenéis. Que no les limitéis. Que no les apaguéis. Así resplandecen. Así brillan. Así sonríen. Si su objetivo… su sueño… su motor… es el viaje, tendréis que viajar con ellos lo cual, sería lo mejor que os podría pasar a vosotros. Si por el contrario, solo os los queréis cepillar sin ningún tipo de compromiso… ya sabéis lo que hacer: decidles «nada más acabar» que queréis que dejen de viajar para siempre y en menos de una hora… habrán desaparecido donde las alas les lleven.

Charly, Carmen, Iosu, Pablo, Aniko… gracias por abrirme la puerta de la intimidad. Espero que nos encontremos por ahí para tomarnos algo y si aparece «una presa»,  prometo que Lucy y yo os haremos de celestinos hablando de lo maravillosos viajeros y personas que sois.

50 Comentarios

  1. Yo preferí el amor…

    Amo viajar, me encanta salir, conocer gente, paisajes, culturas, comidas y pues me enamoré preciso de un hombre al que no le gusta salir de casa… Y bueno lo escogí a él, algún momento lo dudé y alcancé a renegarlo, pero se lo decía y a las dos horas ya estaba rendida entre sus brazos…
    Me ha mostrado sus formas de viajar sin aviones, ni visas…es algo ilimitado…

    Ya cumplimos 16 años de vivir juntos… Cuando no he podido más me he ido a viajar sola; la primera vez duré 6 meses y volví y luego solo pude 3 meses… Cada vez que regreso él sigue en casa, paciente, esperándome y recibiendome…

    En este momento, después de haber encontrado todos estos blogs de viajes lo que hago es escoger los mejores post y se los leo en voz alta y ya me ha dicho que si todo sale bien en el próximo viaje me acompaña…ojalá…

    • Qué bonito testimonio Ana. En todos los sentidos. Ojalá tu marido te acompañe en tu próximo viaje… No solo porque puede que a él también le guste, sino porque te va a hacer la mujer más feliz del mundo. Ya nos contarás!

  2. Acabo de conocer su blog, chicos, y no me puede venir mejor en este momento.
    Qué opinan, ¿vale renunciar a un sueño por otro? Porque mi sueño individual es recibirme y viajar al menos uno o dos años antes de conseguir un trabajo estable, pero mi pareja que en un principio quería hacer eso conmigo, cambió de parecer ya que consiguió un buen trabajo y prefiere la estabilidad de un «gran» sueldo todos los meses y no se va a mover de Argentina, nunca quizás. Salvo las 2 semanas al año de vacaciones. Yo no quiero renunciar a mi sueño pero tampoco se si sería feliz viajando sola renunciando al amor. ¿Cómo decidir?
    Bueno, si se les ocurre algo, les agradecería de corazón. Hermoso blog tienen, hermosa pareja hacen. Gracias por alimentar espíritus viajeros con sus relatos!

    • Esta es una pregunta muy muy personal y que conlleva una gran responsabilidad responder. No sé si somos merecedores de ella, la verdad. Después del paso de los años, te diré lo que haría yo a día de hoy y que, probablemente, no sería lo que haría si tuviera 20 años. Si algo he aprendido, es que nadie puede cortarle las alas a nadie y mucho menos, sus sueños. Si por lo que fuera yo solo quisiera viajar y mi pareja no… y yo renunciara a todo y algún día lo dejáramos… le echaría en cara (injustamente) no haberme dejado volar cuando la decisión final fue mía. Si mi pareja decidiera seguir otro camino totalmente radical al mío… probablemente significaría que no se trataría de la pareja que me completa ni yo a ella. La vida es corta… y es de cada uno. Lo ideal, es encontrar a alguien que la quiera vivir como tú. Yo, he encontrado a esa persona (me ha costado). No podemos estar más de acuerdo en la forma de ver las cosas y en la firme decisión de ir persiguiendo sueños de la mano. Juntos.
      No obstante, y como no hay que ser tan drásticos… ¿qué tal si te pruebas a viajar unos meses a ver qué tal? Sin romper nada. Él se queda con su decisión y tú te vas a cumplir tu sueño. Si tanto os queréis (a pesar de que las relaciones a distancia no suelen funcionar), seguro que os volveis a encontrar. En una vida estable… o con una mochila colgando.
      Espero haberte ayudado algo pero, como te dije al principio, creo que esta es una decisión tuya y solo tuya. Cada uno debe equivocarse con sus errores, no con los de los demás. Un beso grande y a ver si nos encontramos viajando por ahí 🙂

      • Sos un amorcito de persona. ¡Muchísimas gracias!
        Invitadísimos los dos a compartir un fernet en Córdoba, Argentina 🙂
        Gracias! Mucha alegría 🙂 :*

  3. A veces sólo hay que encontrar a la persona que te saque de tu zona de confort para animarte a hacer lo que realmente querés.
    Yo estoy del otro lado, del lado de la persona que vivía su vida aburrida y rutinaria, y que encuentra a aquel alma viajera y decide acompañarla. Porque siempre esperé encontrar a la persona que se anime a viajar por el mundo conmigo y de repente apareció sin siquiera haber empezado mi viaje.
    Vivir viajando para mí era ese plan futuro que todos tienen, pero nadie se anima a hacer. Y de repente la ví. Me abrió los ojos y decidí acompañarla. Cumplir mi sueño con ella. Y descubrí que el momento es ahora y no mañana.
    Ahora hace casi 8 meses que el amor me lleva a mí en la mochila. Aunque nos conocimos hace más de 2 años en Argentina. Al principio me tuvo que esperar mientras finalizaba mi vida ‘en un solo lugar’ y fue difícil, pero no imposible. Supongo que a todos nos toca de distinta manera y en distinta situación, pero también depende de la otra persona y de lo que está dispuesta a hacer.
    Gran post!! Saludos desde Sofia, Bulgaria!

    • Como me gusta eso de que «el amor te lleva a ti en la mochila». Estoy con el comentario de Alicia en que es muy importante que esas dos personas que se cruzan estén en el mismo momento vital o al menos que alguna de las dos esté dispuesta a adaptarse al momento vital del otro para que la cosa funcione y ojo que nunca hay garantía de que esas prioridades vuelvan a cambiar una y otra vez y toque readaptarse. Así es la vida.
      Un abrazo grande para los dos y a disfrutar de esa preciosa ciudad juntos!

  4. La verdad que me cayó de sorpresa las últimas palabras de Aniko: «Viajar en familia en casa rodante», ella nunca deja de sorprender. Me gustó el post, me hizo valorizar mucho más la suerte de haber encontrado a alguien que comparta la loca idea de viajar más de 15 días al año, es como hallar la aguja en un pajar. Saludos chicos! =)

    • Y tanto que es para valorarlo. No es nada fácil encontrar a alguien en el mismo punto vital, con las mismas metas y el mismo camino que recorrer en la cabeza. Yo siempre quise dar la vuelta al mundo y no lo pude hacer hasta que encontré a Lucy. Besos y abrazos a los dos!

  5. Por desgracia a veces no es tan facil como elegir «amar o viajar» (creo)…
    ¿que pasa si eliges el amor y renuncias a viajar, y ves que te marchitas en un lugar que sientes que no es el tuyo… aunque si crees q lo sea la persona que hay a tu lado… pero no puedes darle lo mejor de ti mismo porque «te falta algo» que no tiene nada que ver con medias narajas?
    ¿que pasa si decides viajar porque quieres llenar ese vacio, lo llenas de experiencias y de repente te invade un nuevo vacío: el de la persona que dejaste
    ¿sera el eterno inconformismo? ¿será que cada viaje y cada amor tienen su momento y hay que estar sicronizados o condenados al desencuentro…?
    De cualquier forma, vuestra compenetración es envidiable! no siempre es tan facil poder disfrutar de viajar y amar al mismo tiempo, y de tener a esa persona a tu lado a quien decir… «te acuerdas de…»
    y que dure!!
    un abrazo!

    • Muchas gracias Alicia. Yo también espero «que dure»! Es verdad que tenemos mucha suerte de haber dado con una persona que entiende la vida de la misma forma. Eso te refuerza. Te multiplica. Te llena de razones. En cualquier caso, creo que el ser humano es inconformista por naturaleza pero eso… si lo piensas bien, no es tan malo. Es un pequeño motorcillo que hace que te muevas, que cambies, que pasen cosas. Eso sí, y ya lo contamos en «El síndrome del eterno viajero», envidiamos a aquellos que son felices con lo que tienen y no desean más. Para los demás, pues que hay alguien por ahí fuera con las mismas inquietudes y ganas de vivir la vida como uno/a. Doy fe! Besos y gracias por escribir!!!!

  6. Curioso (para mi) que publiquéis justo en este momento este post… como hace un mes apareció alguien que no esperaba encontrar a estas alturas del libro, previo al viaje y… parece que tiene visos de ser más que «algo esporádico»… así que en esas esta la cosa ahora (que conste que esto es primicia mundial), un viaje en un mes y una historia ilusionante recién empezada… Así que, simplemente, lo que voy a hacer es un «dejarse llevar, suena demasiado bien» de los Pucho y compañía. A fluir y a ver que pasa.

    • Primicia!!! Y ahora qué Dani? Próximos e inmediatos pasos? Porque… tú tienes billete a India. Se compra ella otro? Te vuelves después? Irá ella más adelante? Ay… el amor, el amor… que inoportunamente maravilloso que es. Ya nos contarás. Abrazo y fluye, claro que sí.

      • Pues en eso estamos… jeje. Ella la cosa es que es un culo inquieto creativo con proyectos a espera de confirmar para próximos meses… Algunos se sabrá en estas semana, otros mas adelante… Quizá se une en un momento del viaje, quizá no… quizá mi viaje cobra un ritmo distinto… Quien sabe??!! De momento… a dejarse llevar! Un abrazote, disfruta de Rajastán y el picante! 😉

        • Pues que fluya, que fluya… dos mentes creativas que se encuentran en el camino. ¿Qué pasará? La respuesta en próximos capítulos. En cualqueir caso, a disfrutarlo. Abrazo.

  7. Viva el amor! Y si hablamos de amor y de viajes a la vez, es una combinación perfecta y hermosa.
    Cuando me vine para Australia dejé un gran amor, pero esto me lo debía. Ojalá que el tiempo permita unir caminos y que el viaje sea el medio.
    Besos chicos!

  8. Siempre he sido ese tipo de persona que pensaba más en mi propia vida que en eso de compartir mi futuro haciendo una familia y esas cosas. Quizás fui un poco egoísta o quizás es que no quería comprometer a nadie con mi estilo de vida.
    Llevo ya seis años viajando desde que decidí abandonar un tipo de vida «estable» y entre mis primeros mandamientos tenía prioridad ese de «no te enamores viajando, no la cagues»… pero hace tres años conocí en Filipinas a mi media naranja, pensaba que esas cosas no existían, pero seguimos viajando juntos sin parar y hasta nos hemos casado, he conseguido (o hemos conseguido) ese balance perfecto que tiene el entenderse mutuamente, el que una persona anime a la otra cuando está de bajón, la verdadera amistad, una perfecta conexión y ese feeling y subidón que se produce sin necesidad de hablar, con sólo mirarnos a los ojos… y que siga así durante mucho tiempo.

    • Ha hablado un hombre que ha estado en «los dos mundos»!!! Qué bien «suenan» tus palabras Oscar. Lo que está claro es que, viajando tanto tiempo solo… ese día en el que ibas a dejar de estarlo tenía que llegar antes o después. No? Sobre todo, si el plan es el mismo. Que dure! Besos a los dos.

  9. Hola chicos!! Excelente entrada. Me cae «como anillo al dedo»ahora que empiezo mi vuelta al mundo sola. En mi caso, antes de tomar la decisión tenía mi pareja pero mi sueño de recorrer el mundo no iba de la mano con su deseo de asentarse y formar una familia. Al igual que Aniko, parto con la idea que no encontraré a mi media naranja en el camino pero tal vez la vida me depare una sorpresa y encuentre a un chico que venga con la mochila a cuestas, o tal vez no, ya veremos.
    Les mando un abrazo!

    • Ante todo, lo importante es seguir tu camino. Si es sola… sola. Si tiene que aparecer alguien que mire en la misma dirección, bienvenido sea. Lo que no se puede, es renunciar a los sueños para arrepentirse algún día de no haberlos perseguido. Hace poco un amigo me dijo una frase que me recuerda a una de nuestras tontunas viajeras: «si no persigues tus sueños, serán tus pesadillas las que te persigan a ti». Un beso y a ver si nos encontramos por ahí. Felicidades por tomar la decisión.

  10. el única forma de auto conocimiento no se logra buscando nuevos paisajes sino mirando la vida con nuevos ojos! a mi criterio una persona nómada es una persona con un vacío constante con una insatisfacción constante, para mi el motivo por el cual los lleva a viajar por tanto tiempo es la infelicidad , no hay más nada hermoso que estar rodeada del amor de tus seres queridos que en realidad te conocen! no personas las cuales conoces por horas y todo es rosa porque en realidad no te conocen! me encanta viajar pero no por años ni meses! El amor es lo más lindo del mundo! conozco muchos viajeros y veo tanta infelicidad en ellos!

    • Es una forma de verlo. Yo también conozco mucha gente atrapada en su oficina, en su rutina, en su eterna comida familiar de los domingos que no es para nada feliz… y gente que sí. En los viajes es igual. Hay gente que persigue constantemente una felicidad que no encuentra y hay otros muchos que disfrutan de cada pequeño momento de libertad… de sorpresa… de duda… Créeme Euge, hay mucho amor en el viaje largo y no tiene que estar solo relacionado con el sexo o una vida en común. Hemos conocido gente en el camino y, en solo tres días, hemos tenido mucho más en común que con un compañero de oficina de 8 años. Dicho esto, la familia es muy muy importante y los amigos… claro que sí. Y claro que se les echa de menos. Pero también los disfrutas intensamente a la vuelta porque, volver, también es parte del viaje. Hay que estar donde uno es feliz, no donde los demás quieren que estés. Un beso enorme!

  11. Hola chicos!!! Me siento muy identificada con Lucy, creo que nos parecemos mucho. Además yo también creo que el amor mueve montañas. Y estoy de acuerdo con las palabras de Carmen «una vida sin amor es una vida vacía. El amor ocupa, al menos para mí, un hueco imposible de sustituir por otra cosa» Saludos

  12. Hola!!en mi caso llevo varios años viajando sola, y yo misma me apodé como «marinera»por eso de tener un amor en cada puerto. Paré en muchos puertos pero siempre vuelvo a partir sola intentando coger de nuevo el timón con fuerza para seguir poniendo un nuevo rumbo. Viajar me apasiona y no concibo mi vida sin movimiento pero supongo que tampoco sin amor. Ambos son compatibles siempre que des con esa persona compatible a ti y tu modo de vida. Yo aún sigo esperando «un» lucy que me acompañe y sea esta vez el motor de mi barco, mi complemento a mis carencias de viajes como decía Rubén y el poder compartir experiencias porque la vida compartida se saborea diferente y vivir juntos suficientes momentos para preguntarse…¿te acuerdas cuándo…?

    • Hola Cristina… seguro que «esa Lucy» aparecerá. Yo soñaba con dar la vuelta al mundo y pasaron 15 años hasta que lo hice y fue con ella. Está claro que antes no era el momento… o no estaba la persona. Mientras tanto… no está mal eso de «ir atracando a viaje armado» en cada puerto, ¿no?

  13. ¿Qué pesa más, el amor o el sexo?
    Para mí, el amor cuando pesa malo, no debería ser una carga. Al contrario, tiene que hacerte ligero como una pluma y ayudarte a volar… Como dice Rubén, «un amor que no pesa en la mochila». Una vez tuve un novio al que no le gustaba viajar. Cómo me costaba arrancarlo de su adorada rutina… Cuando lo dejé, sentí que me quitaba una «mochila de piedras».
    Ahora que he probado viajar de todas las maneras (sola, acompañada, con pareja, con amigos) todo tiene su punto. Es maravilloso cuando compartes momentos especiales con tu pareja y luego recordarlos y revivirlos cual abuelo cebolleta… También viajar sin pareja, dejarte llevar y disfrutar de esos encuentros fortuitos del camino… (Aunque eso no es amor ja ja ja) ¡Viajar es vivir!
    Muy buen post, para variar 😉 me ha encantado leer la visión de esta selección de diferentes viajeros de largo recorrido. Las difíciles decisiones de renunciar al amor por seguir viajando. Seguro que en medio del camino encuentran a su alma gemela, otro nómada empedernido 🙂
    Un abrazo de la cosmopolilla

    • Sin duda cada uno de ellos y ellas tiene un alma gemela o dos por el mundo. Y si el momento es el oportuno para ello… algo cambiará. Parando o viajando «de a dos». Lo que está claro es que no es plan encontrar un freno. Un lastre. Una cadena. Ni en esto de los viajes, ni en nada. Por eso… me asaltan dudas (estoy en la semana curiosa) ¿Y ese novio apareció cuando querías viajar o viajando? ¿Seguías viajando mientras tanto? ¿Sola?

      • Decía mi profesor de narrativa que la primera «cualidad» de un periodista era la curiosidad … ¿O quizá mató al gato? Ja ja ja a ese chico lo conocí en un viaje, pero él no lo estaba si no que vivía aquí, en Madrid. Al poco tiempo la que acabó en Madrid fui yo y algunos viajes sí que los hice con él (a regañadientes, odiaba volar) y otros con amigas. Yo aprovechaba cualquier puente, fin de semana, para escapar de Madrid y cada vez quería más… Cuando la otra persona lo que quiere es barbacoas en casa y tranquilidad. Insostenible. Así que la media naranja, mejor que venga con mochila… P.d. este post se está convirtiendo en el consultorio Lucy & Ruben je je je

  14. «Porque estar soltero no significa estar en la lista de espera para dejar de estarlo». Me encantó esa frase de Charly. Me sentí muy identificado.
    Está muy bueno Rubén lo que escribís porque noto que siempre tenés la intención de aportar sin, justamente, sentar cátedra de nada y eso siempre deja la libertad de elegir que querer hacer con las experiencias que transmitis.
    Hoy 20 de Julio es el día del amigo en Argentina y, aunque estoy lejos y a los amigos se los recuerda todos los días, vaya mi saludo y un fuerte abrazo en este día para Lucy y para vos. Gracias por su amistad.

    • No se puede sentar cátedra de nada sin concoer toda la verdad… y toda la mentira y nosotros, solo conocemos nuestra realidad. Es decir, muy poco para poder ir dando consejos definitivos por ahí. Sé que tú, tienes muchas de estas sensaciones despertándose contigo por las mañanas. Muchas de esas preguntas… pensamientos… dudas… que se acuestan contigo a dormir (o no). En cualquier caso, hay que vivir el momento. Solo o acompañado. Enamorado o no. Gracias a ti por aparecer en nuestras vidas con esa alegría que te caracteriza 😉 Ganas de verte.

  15. Pues a mí lo que más me ha gustado es la frase de ese crack amable que sigo hace años, llamado Charly Sinewan: «Porque estar soltero no significa estar en la lista de espera para dejar de estarlo»; no sé bien si por parecerme una verdad absoluta o por ser una verdad parcial que me conviene creerme…

    También me gustaría saber si es posible ver «La alfombra roja en algún sitio».

    P.S. Esto de ser un lector nuevo es lo que tiene, que no sabía que os esponsorizara Minube… 😛

    • Y haces bien en seguir a un sabio de la vida como Charly. Estoy muy de acuerdo contigo en eso de que muchas cosas nos las decimos/creemos por parecer verdad o por conveniencia y además… así tiene que ser. Es la forma de que todo vaya mejor. ¿Por qué dudar de si el camino es el supuestamente correcto o no si se está disfrutando tanto de él?

      Le hemos pasado tu duda sobre «La alfombra roja» directamente a Iosu y esperamos que en breve, responda él mismo por aquí y se haga un poco de publicidad y autobombo.

      Por cierto… Ya quisiera yo que nos esponsorizara minube o similar. Y ya que mencionas este tema y para que no sea Iosu el único que hace publiciad en este blog, aprovecharé la ocasión para dejar la puerta abierta a cualquier empresario de bien con ganas de apadrinar dos mochileros: «Sr. empresario… no dejes pasar la oportunidad de hacer felices a estos dos viajeros low cost con tu generosidad. Intentaremos devolver al mundo semejante acción con más fotografías, historias y tonterías de guardar. Tomátelo… como la buena acción del mes. O bueno… si quieres que sea anual la cosa, podemos llegar a un acuerdo y hacer descuento. Manda un privado».

    • Hola Javier, soy Iosu, el co director de «La Alfombra Roja». Acabamos de terminar el circuito de festivales y estamos pensando en ponerlo en internet de forma gratuita para que se pueda ver. Lo avisaremos en mi página de Facebook de Mochileros TV cuando esté disponible. Muchas gracias por tu interés.

      • Muchas gracias Iosu por el aviso, tengo ganas de verlo, y estoy suscrito a mochileros en YT, así que seguro que no me lo pierdo.

        Y Rubén, yo creo que los que nos decimos a nosotros mismos ha de ser revisado y re-sospechado constantemente, a no ser que uno tenga el muy conveniente cinismo de pensar que una mentira lo suficientemente sólida puede llegar a ser mejor asidero que una verdad endeble (Cosa perfectamente posible, por otra parte). Y disfrutar el camino está bien, pero yo creo que saber dónde vas, aunque el camino no sea tan florido, está mejor, porque como dice esa otra sabiduría prestada: «Si no sabes dónde vas, acabarás en otro sitio».

        Sobre lo de los sponsor, hay que ser más proactivo, hombre: les envías un mail a los de Minube con una foto de vuestros hombros tatuados, un link al «Síndrome…», y una breve leyendita que rece: «Tenemos una Sony A7 II… Y SABEMOS CÓMO USARLA!» 😀

        • No sé yo si replantearse tanto o constantemente las cosas más que llevarte a otra parte, hacen que des vueltas sobre el mismo sitio. Yo prefiero fluir. Tirar para donde me da el aire y ya veremos después 🙂

          Lo de minube… bueno, ellos ya nos conocen. Nos invitaron a dar una charla en la quedada de Fitur y ya conocen nuestros vídeos y fotos. Eso sí, creo que no saben nada de los tatuajes. Lo valoraremos. Y si no, para Vueling.

          • Te entiendo, y creo que lo de «fluir» debe estar muy bien si uno sabe como llevarlo, que nunca ha sido mi caso, puesto que siempre he tendido a pensar que cualquier fluído vive una falsa sensación de libertad, sometido a la tiranía de los meandros de un cauce que jamás fue elegido.
            Lo de minube era half-coña, of course, pero si verdaderamente os interesa yo hablaría con Charly, creo que tiene «relación» con ellos.
            Y por cierto Rubén, no sé si es que la plantilla no os lo permite o qué, pero de ser así, estaría muy bien que habilitárais los avisos de respuesta via email, si no, no queda más remedio que chequear manualmente la página, lo que además de incómdo de gónadas, se acabará traduciendo en interacciones perdidas a corto y medio plazo, vuestras o de terceros lectores, sin duda.

          • Pregunta: ¿no llegan los comentarios de los demás usuarios o tampoco las repuestas a cada uno? Por ejemplo…. dime si te ha llegado esta repuesta para que podamos chequearlo. Gracias!

        • Bueno en viaje no somos tercer dan pero en lo de las marcas, la comunicación y la publi… De eso algo sabemos. Y sí nos acordamos de cómo se hace un dossier de patrocinio, cómo se prepara una propuesta, cómo se organiza una reunión, con quien hay que hablar… En este blog no hay enlaces patrocinados ni banners ni patrocinadores porque no cuadra con nuestra estrategia de comunicación al menos de momento. Eso no significa que no colaboremos con marcas, pero esto ya mejor hablarlo delante de unas cerves!

          • Uy, uy, doña Lucy, que no pretendía yo dar clases sobre cosas de las que no tengo ni la más zorra idea, y coña de tatus aparte, lo de contactar con Charly sólo era una inocente sugerencia, dado que como dejáis claro en el post, ya es un «amiguete» vuestro, nada más.
            Y con lo de los no-avisos, prefiero envainármela en calcetín de felpa, no vaya a ser que acierte… 😉
            Anyway, abrazos blanco-amarillos.

          • No hombre no. No envaines tan rápido no vaya a ser que nos venga alguna marca con un contrato mega millonario y tengamos que tragarnos todas nuestras palabras escritas. Eso sí, entonces en vez de «de cañas» nos vamos de marisco 😉

  16. Yo era una viajera solitaria hasta que conocí a Colin. Dar la vuelta en velero con tu pareja significa estar juntos 24 horas , 365 días al año. Ni salir a dar un paseito puedes sin ir con el otro. Nos necesitamos para todo: acercarnos a tierra, las guardias, aprovisionamiento,compartir el trabajo, etc…mes curioso como muchas parejas consolidadas rompen tras cruzar el pacífico o el Atlántico y otras como la nuestra se vuelve cada día más sólida.
    El barco es un espacio pequeño, es nuestra república independiente. Viajar en pareja es ver el mundo con más ojos y dos corazones. Y lo que tu dices, cuando el barco se hunde por chocar contra un arrecife , o han matado a nuestros amigos a machetazos o hemos perdido a 6 en el mar , reconozco que el estar en pareja ayuda.
    Ya no me imagino el viajar sola.

    • Cada forma de viajar «tiene algo». Ni mejor ni peor. Son sensaciones diferentes con sus ventajas y sus inconvenientes. Eso sí, si se está viajando solo, es mejor no hacerlo pensando que tienes que tener pareja y, si se tiene pareja… es mejor que la misma, sea 100% compatible con «esas cosillas de los viajes». Hay parejas que solo por irse una semana o dos a Gandia en verano ya se quieren matar (y lo entiendo). Nos alegramos mucho mucho de que Collin y tú estéis tan bien y ninguno piense en echar al otro por «borde». Besos!

  17. Hola chicos!!!

    Genial la idea de complementar vuestra visión con otras perspectivas diferentes argumentadas por otros viajeros.

    Me quedo con la frase de Carmen que remite a los Chunguitos, qué grande es esta tía!!! jajajaj

    Y el párrafo final también es brutal: «Si por el contrario, solo os los queréis cepillar sin ningún tipo de compromiso… ya sabéis lo que hacer: decidles “nada más acabar” que queréis que dejen de viajar para siempre y en menos de una hora… habrán desaparecido donde las alas les lleven». Qué cierto!!!

    En mi caso, comencé viajando en pareja porque cuando descubrí que me encantaba viajar la tenía. Cuando se acabó continué viajando, esta vez solo, y descubrí lo maravilloso de este tipo de viaje por casualidad, al no tener compañía, tampoco la busqué. Me limité a seguir en la ruta, sin más.

    Después encontré el amor a más de 9,000km de casa, en Brasil, ahí pasé un par de meses al año (durante 3 años) viajando por Sudamérica con ella. Hasta que me dejó, ella no podía estar con alguien que sueña con vivir viajando, ya que, su sueño era asentarse y tener una familia. Los caminos se separaron y volví a viajar solo.

    Ahora, que planeaba dar la vuelta al mundo en solitario durante 3 o 4 años a partir de comienzos del 2016, el amor volvió a cruzarse en mi camino para desviarme de mi foco. Y me encanta.

    Me encanta que me desestabilicen cuando me asiento, cuando planeo, cuando me conformo. Ahora estoy más vivo, con más incertidumbre, con menos seguridad. Pero me siento más libre al permitirme el lujo de saltarme a la torera mis planes.

    Como dice Pablo, vivo este amor al día, si mañana se acaba no importa (me pasaré 19 días y 500 noches de melancolía y listo) porque lo que ocurrió ayer fue maravilloso.

    Creo que él ha dejado la clave para una relación, tanto si es esporádica como si es estable, tanto si es viajando o si es en familia estable con casa y perro. Da igual. Vive con intensidad hoy. Esto provoca «amar sin miedos», al que se acaba, al que te deje, a planes futuros…

    Qué grande Pablo! Debería ser filósofo!

    No me enrollo más chicos, gracias por regalarme este post en un momento clave que me tocó la fibra. Espero que estéis genial.

    Un abrazo sureño!

    • Las cosas no salen a veces como uno piensa que van a salir y, sin embargo, salen bien. El caso, es busacr siempre el lado bueno a cada situación… que la tiene. Tú eres un tío muy muy optimista. No hay más que leerte y, sobre todo, verte. Siempre con la sonrisa en la cara, la humildad en la mirada y las ganas en el corazón. no pienses que esa vuelta al mundo ha desaparecido de tu camino para siempre. Puede que se haya aplazado un poco (no mucho) y puede que ahora… la hagas acompañado. Y sí, Pablo es un crack. Dice las cosas sencillas… y las dice claras. Nos seguimos Antonio. Un abrazo crack!

  18. Pues al final, de sexo se habló poco. Quedó un post bastante mojigato e idealizador del amor…

    • … aunque también es posible que no hayas entendido el mensaje y te hayas quedado «buscando» en el título. Que ojo, no discuto que el sexo no sea importante, pero el post no iba de que alguien diera detalles sobre sus encuentros sexuales en viajes. Siento la decepción.

  19. Muy «manio» lo que voy a decir Ruben, pero para mi es cierto :el amor mueve montañas»
    y lo mejor de todos es encontrar a esa persona o personas a las que dar y recibir ese amor. La prueba está en ustedes mismos.
    Muchos besos a los dos.

    • Estos chicos y chicas viajan solos durante mucho tiempo y eso, no es fácil. Hay que tener las cosas muy claras tanto para seguir adelante «te encuentres lo que te encuentres» en el camino como para dejar de golpe la idea inicial que tenías en la cabeza 🙂

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE