Además de lo curioso que es el poder de atracción, abstracción y teletransportación que ejercen los mapas sobre un humano medio-medio… medio-bajo… bajo-enano o alto-altísimo tirando a no quepo en un coche, es muy interesante la incidencia que tienen en las familias de viajeros. A saber… Un día, estando bajo los efectos de la tranquilidad en Alcobendas, recibes un mail en el que tu hija te dice que se va a dar la vuelta al mundo durante un año. Al mismo tiempo, una madre canaria recibe la misma noticia de su hijo por teléfono. ¿Qué haces como madre/padre a partir de ese momento? magia_mapas_algo_que_recordar_01

Muy sencillo. De manera unilateral y sin comentarlo con nadie, te haces con un mapa que cuelgas en la habitación de tu hijo (así promovemos la unión de hermanos a distancia) para saber en todo momento en medio de qué arrozal estará tu hijo/a. Porque a ver… que estemos en la era de internet… con Google maps… twitter… whatsapp… facebook… ¡¡¡No significa nada!!! Donde esté un mapa analógico, visible, haya cobertura o no… que se quite «el intenné». Esto es así. De alguna manera, los padres sienten que tienen cierto control de la situación o al menos, más perspectiva de la misma.

magia_mapas_algo_que_recordar_02

Total, que en Las Palmas de G/G deciden colcar un punto rojo permanente en cada ciudad, pueblo o lodazal visitado mientras que el amarillo itinerante es para saber dónde están los niños «en cada momento». Sin embargo, en Alcobendas, optan por marcar la ruta con alfileres logotipados y así «hacer marca»… ¡Arriba el merchandising!

magia_mapas_algo_que_recordar_03

Es como usar Safari o preferir Firefox. Una sencilla cuestión de debilidades, gustos y preferencias… Pero sin duda, una más que entrañable forma de viajar con nosotros. A nuestro lado. Día a día. Paso a paso.

magia_mapas_algo_que_recordar_04

Tres hurras por todas esas madres que sufren en silencio «el capricho sinsentido de sus hijos» y por esos padres que sacan ánimo de no se sabe dónde para parecer más fuertes (aunque la procesión vaya por dentro). Venga… vamos… Hip-hip… hurra!!! Hip-hip… hurra!!! Hip-hip… hurraaaa!!!

Nota: No sé ni cuanto hace que no hacia esto del hip-hip-hurra. ¿A quién se le ocurriría semejante tontería? Es decir… (dudas que me planteo)… ¿es alguien que tenía hipo? ¿Demasiado tiempo libre? ¿Pocos amigos?…

4 Comentarios

  1. Hola, me encanta vuestra aventura y vuestro blog, me gustaría preguntaros, ¿ dónde podría comprar un mapa como los que ponéis en las imágenes ?

    • Hola Miguel. Pues el grande-grande que es más bonito es de Ikea. Aunque si te pilla más cerca Bolivia, por la calle vendían unos que hacían ellos mismos imitando el estilo de los antiguos preciosos. De esas cosas que te da rabia no tener espacio para llevar… Otra fórmula que vimos en casa de uno de nuestros couchs y que nos gustó mucho fue la de pintarlo tú mismo sobre la pared de una de las habitaciones. Cómo nos hipnotizan los mapas, verdad? Un abrazo!

  2. Se nota que grandes hijos salen de grandes madres ¡toma ya! o mejor dicho, ¡hip-hip-hurra!
    Un besazo queridinhos

    • Si es que madre… no hay más que dos!!! Gracias Claudia. Otro besazo de vuelta!!!

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE