Actualizado 25/06/18

Paseando por la ciudad sagrada de Kandy

Kandy es uno de tantos lugares considerado como el corazón del budismo con la peculiaridad de que allí, se custodia la reliquia del diente de Buda dentro del complejo Dalada Maligawa.

kandy_algo_que_recordar_3

No es que Kandy sea una ciudad tremendamente grande, ni que tenga más tráfico que muchas de las caóticas capitales del mundo pero a tí, se te hace una ciudad hostil. Hay un evidente responsable de estas sensaciones: los 5.000 escalones subiendo… y 5000 bajando de Adam’s Peak. Así que cada vez que en Kandy se cruza un escalón o una cuesta abajo en tu camino, te preguntas por qué Adán entre todo un planeta lleno de enooooooormes y plácidos valles verdes, eligió poner el pie por primera vez en esa montaña. ¿Querría saber qué son las agujetas? ¿Fue Dios el que le mandó allí con toda su mala idea para que supiera la que se le venía encima?

kandy_algo_que_recordar_6

Con semejantes andares de robot que dejan en claro tu penosa forma física, te dispones a recorrer la ciudad como buenamente puedes. Ir despacio no ayuda, únicamente alarga la agonía. El Templo del Diente de Buda está lleno de personas, de flores, de jardines y como no… de escalones para pasar de un complejo a otro.

kandy_algo_que_recordar_8

El museo del Budismo contiene mucha información interesante y detalles específicos de esta curiosa filosofía de vida que tratas de memorizar sin éxito. Lo que sí recuerdas perfectamente, es que el edificio tiene dos pisos a los que hay que acceder por una «maldita» escalera de madera.

kandy_algo_que_recordar_9

La enorme estatua de Buda que observa la ciudad desde la colina tiene las mejores vistas y… ¡Notición: se puede subir hasta la cabeza! Mientras remoloneas alrededor de la estatua evitando el momento y elaborando excusas múltiples del tipo «se debe ver prácticamente lo mismo que desde aquí», «tampoco hay que subir a todos lados porque sí», «parece que la escalera está mojada»… aparece un monje salido de la nada invitándote a subir hasta arriba. Y otra vez te acuerdas de Adán y de su brillante aterrizaje geográfico.

kandy_algo_que_recordar_10

Son en momentos como este, en los que tener que saltar para subirte al autobús deja de tener gracia. Es ahora cuando afloran malos recuerdos como las «no aceras de Asia» y quieres que los días pasen para recuperar la movilidad de tus músculos y dejar de andar como la versión backpaker de Chiquito de la Calzada. 

kandy_algo_que_recordar_2

Kandy es la capital de las montañas, la ciudad a la que todos los «esrilanqueses» de bien recomiendan ir, la que aloja una de las reliquias más importantes de Buda, un buen lugar para indagar más sobre el budismo y muchas otras cosas más… Pero para tí, por encima de todo eso, siempre será: Patrimonio de las peores agujetas de tu vida.

kandy_algo_que_recordar_5

Autor

8 Comentarios

    • Eso sería como decirle a los peregrinos del Camino de Santiago que le vamos a acoplar a la ruta unas cintas transportadoras como las del aeropuerto 😉

  1. ja ja! me trae recuerdos! Estuvimos hace unos 4 años y la verdad es que las vistas con increíbles pero las escaleras no es fácil olvidarlas! me ha encantado lo de la versión backpacker de chiquito 🙂

    • No le echaremos toda la culpa a las escaleras porque está claro que los meses de «no viaje» han pasado factura. Ya hablaremos cuando nos enfrentemos a la próxima… ¿Acabaremos otra vez a lo chiquito?

    • Pues encima el último tramo de escalera estaba cerrado para terminar de tocarnos las narices. Un encanto el monje…

  2. Ja ja, al menos así se aseguran que los viajeros no la olvidarán fácilmente… 😀

    • Desde luego todo el que venga de Adam’s Peak no se va a olvidar. Que agujetas, madre mía!

Dejar un comentario