Ya ha pasado casi una semana desde que aterrizamos en Madrid. Aterrizar, aterrizamos. Llegar, seguimos llegando poco a poco pero creo que después de 6 días ya estamos aquí.

No voy a negar que durante el viaje he echado mucho más de menos a mi familia y amigos de lo que pensaba. Siempre me consideré una persona más bien despegada y ahora ha sido una sorpresa descubrir que no lo soy tanto. Según fueron pasando los días en el viaje y veíamos que cada vez nos sentíamos más a gusto con esa nueva forma de vida tenía más claro que la vuelta podía producirse por un motivo y ese motivo solo podía tener que ver con las personas. Como nos dijo Edu cuando nos conocimos en Guayaquil iniciamos el viaje porque queríamos tener algo que recordar y al final algo que recordar es lo que nos ha traído de vuelta.

Las personas han sido el motor de todo este viaje. Los de allí y los de aquí.

lucy_algo_que_recordar_despues_02Empezando por los viajeros que nos hemos cruzado por el camino (muchos de ellos españoles también) y que han sido grandes inspiradores de nuevos sueños. Por supuesto todos aquellos que nos han abierto las puertas de su casa, nos han levantado cuando hacíamos auto-stop, nos han tendido una mano amiga siempre que lo hemos necesitado, nos han dado cariño y han compartido con nosotros lo que tenían o incluso lo que no tenían.

Aquellos que estabais al otro de la pantalla. Leyendo con paciencia todo lo que escribíamos, perdonando nuestros errores ortográficos, los problemas técnicos, las malas conexiones, los cambios horarios… Dejando comentarios, participando en debates y enviándonos mensajes siempre de ánimo que hacían que a cada paso que la mochila pesara cada día un poco menos.

Los que nos estaban esperando aquí. De los que tantas veces nos hemos acordado durante el viaje y con los que hubiéramos usado el teletransporte en más de una ocasión. En cuantos momentos hemos dicho la frase de «Como le gustaría hacer este treking a S». «En esta escuela P y A se volverían locas». «Si R o M vieran el estado de este baño…»

Todas los días han estado llenos de agradecimientos: dábamos las gracias en persona, por las redes sociales, por email… Y todas las noches me dormía con la sensación de que por muchas veces que diéramos las gracias nadie era consciente del enorme valor que tenía y sigue teniendo para nosotros todo el cariño recibido.

Antes de empezar he leído «mi antes» y la verdad es que, entre tú y yo, me ha parecido bastante egocéntrico. Se trataba de eso, de hablar de como se siente uno mismo y eso es lo que hice entonces.

Parece que en el «durante» ya empiezan a dar su fruto algunos de los efectos positivos del viaje. Comienzo a sentirme más cerca de la naturaleza. Me veo muyyyyy pequeña a su lado y a la vez más capaz que nunca de conseguir lo que me proponga. Escucho y hago caso a mi intuición más a menudo. He cambiado mi opinión ante varios de mis «inamovibles» principios. Exploro mi lado más creativo y me lo paso bien haciéndolo gracias a Rubén que siempre me guía y me anima para que me supere. Dejo de castigarme por mis equivocaciones. Por fin, entiendo que forman parte del camino. Antes lo sabía, ahora lo siento.

De hecho en lugar de hablaos de mí prefiero hablaos de «Él». Él es el responsable de que por primera vez en la vida me haya lanzado a escribir en público. Rubén me reta, me escucha, me aguanta y me sigue hasta la mitad de la selva para cuando ya está todo perdido y parece que vamos a morir entre lianas sacarme de allí. Me acompaña hasta lo más oscuro, aunque él no lo vea claro y luego me salva sin decirme “te lo dije”. Rubén es mi príncipe azul y este año ha terminado de confirmarlo. Mucha gente nos pregunta cómo se lleva eso de pasar 24 horas al día con la misma persona. Yo me pregunto cómo será estar con alguien con el que no te apetece pasarlas. Si aún no lo has hecho aquí puedes leer cómo ha sido su después. Sé que es difícil pero intenta no enamorarte. Hazme ese favorcillo.

La verdad es que aunque estemos en «el después» de Lucía no me siento capaz de escribir sobre  mí. Puede ser porque quizá no soy lo suficiente diestra con «el teclado» para expresar con letras todo lo vivido y prefiero no «manchar» esos sentimientos con torpes palabras. Aunque creo que el motivo fundamental es que conmigo se ha venido un poquito de cada una de las personas que habéis estado de alguna manera o de otra en el viaje. Porque la ruta podría haber sido diferente, los paisajes otros y el presupuesto el doble o la mitad. Todo eso es secundario. Maravilloso pero contingente. Sin embargo las personas, todas y cada una de ellas han sido absolutamente necesarias e insustituibles. Son las que han hecho lo más especial de este viaje, son las que han transformado el viaje exterior en algo también interior.

La verdad es que en estos momentos los sentimientos me sobrepasan. Estoy feliz de haber vuelto para estar con los que más quiero pero no quiero renunciar a esta sensación de fortaleza que me habéis dado todos por el camino. Quiero seguir conociendo vidas diferentes a las nuestras, llevándome lecciones, equivocándome, dándome cuenta que nada de lo que pensaba tiene que ver con la realidad de ciertos países. Quiero descubrir nuevas Ithacas y por supuesto quiero que lo hagamos juntos. Rubén, todos vosotros y yo.

Ithaca
Konstantino Petros Fotiadis Kavafis

Cuando partas hacia Ithaca
pide que tu camino sea largo
y rico en aventuras y conocimiento.

A Lestrigones, Cíclopes y furioso Poseidón no temas,
en tu camino no los encontrarás
mientras en alto mantengas tu pensamiento,
mientras una extraña sensación
invada tu espíritu y tu cuerpo.

A Lestrigones, Cíclopes y fiero Poseidón
no encontrarás si no los llevas en tu alma,
si no es tu alma que ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que muchas mañanas de verano
hayan en tu ruta cuando con placer,
con alegría arribes a puertos nunca vistos.

Detente en los mercados fenicios
para comprar finos objetos:
madreperla y coral, ámbar y ébano,
sensuales perfumes, -tantos como puedas-
y visita numerosas ciudades egipcias
para aprender de sus sabios.

Lleva a Ithaca siempre en tu pensamiento,
llegar a ella es tu destino.

No apresures el viaje,
mejor que dure muchos años
y viejo seas cuando a ella llegues,
rico con lo que has ganado en el camino
sin esperar que Ithaca te recompense.

A Ithaca debes el maravilloso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino
y ahora nada tiene para ofrecerte.
Si pobre la encuentras, Ithaca no te engañó.

Hoy que eres sabio, y en experiencias rico,
comprendes qué significan las Ithacas.

 

 

Autor

19 Comentarios

  1. No sé por qué, pero hoy amanecí con el nombre Ithaca en la cabeza, me daba vueltas mientras iba pensando en los viajes que haré con Andrea, y ahora leo el poema de Ithaca aquí, en el blog de los viajeros que más nos han inspirado en emprender nuestros sueños. Gracias por las inspiraciones, y muy buen texto =)

    • Otros viajeros me habían hablado de esa sensación de cruzarte con alguien que empieza su aventura cuando tú la estás acabando y de esa sensación de «entregar el testigo» para que el viaje siga. Nosotros tuvimos esa sensación con vosotros. El brillo en los ojos del que no sabe lo que le espera, la ilusión por hacer realidad un sueño… parece que un año más tarde es como si toda la vida hubiéramos estado de viaje y cruzarnos con vosotros nos refrescó la memoria. Vamos chicos!!! A comerse Ecuador y el mundo!!! Os seguimos con el testigo…

    • Gracias Vito… vosotros llegasteis en el momento adecuado al lugar adecuado. Cuantas veces hemos pensado en muchas de las cosas que nos contasteis. Ahora en el cajón de mi ropa hay una postal de las vuestras para que no se me olvide nada de todo lo aprendido nunca. «No te creas nada de lo que te digan del mundo, porque el mundo es incontable» Como ahora estoy un poco sensiblera a veces se me salta la lagrimilla con la postal. Soy una floja… que flipas! Besos gigantes!!!!

  2. leyéndolos a ustedes dos, a sabiendas que peco de romántico empedernido, me recuerdan, y les deseo que lo sigan recordando en un futuro, el poema de Pedro Salinas «Mira, vamos a salir»

    • Ohh qué bonito el poema y que amooooooroso eres. Si es que al final, te tira la tierra Marquitos y el calor lo llevas dentro. Había dejado el libro que me recomendaste un tiempo abandonado y desde que hemos vuelto lo he retomado con fuerza. Ya te mandaré impresiones al final… besos

  3. Hace ejem… tiempo ya, escuché una canción que me emocionaba y esto sin entender ni una palabra que el artista cantaba. La me inspiraba a aprender castellano y sinceramente creo que sin ella hoy no estaría aquí. Pero ha valido la pena.

    He tratado de leer todos tipos de blogs a lo largo de los últimos años pero para mi este se diferencia de otros por la emoción. Es un elemento que da al texto, a las fotos y todo lo que hacéis una fuerza y belleza que no se pierde ni en la traducción.

    Se dicen que la creatividad es una habilidad de relacionarse, preguntar, observar, contactar con otros y experimentar. ¡Mujer, eres la definición de una persona creativa! (Créeme, he trabajado en una publicidad =D .)

    • Guauuuuu también trabajabas en publicidad? No sé cómo lo hacemos pero los caminos nos cruzan una y otra vez con publicistas. Gracias por tus palabras que admiro todavía más si cabe sabiendo que están tan bien escritas en un idioma que has aprendido por tu cuenta. Tu constancia me ha quitado la pereza para volver a leer en inglés. 😉

  4. Fueron 500 gr. los que se llevaron un centímetro de pecho, uno más de cintura y dos de caderas… Pero dejaron ese colorcito tan lindo en tu piel y una HERMOSA luz en tus ojos Lu, que me dan ganas de darte un enorme abrazo!!

    Me siento feliz, emocionada y honrada por haber sido una ínfima parte de esta experiencia!

    • Si por desgracia las tetas caen lo primero… peeeeerooo qué vamos a hacer 😉 De ínfima nada! Y por cierto… que eso eso que he leído por ahí de que ahora vamos a dejar vuestras mañanas aburridas. De eso nada! Tenemos muchas cosas que contar en el que cajón sobre este viaje todavía. Así que mientras nos lanzamos a la próxima aventura y nos podemos cobrar esos abrazos en persona… esperamos que sigas estando por aquí…

  5. Un texto precioso!! Menuda aventura…

    Me acuerdo ahora de una entrevista que le hicieron al escalador César Pérez de Tudela, en la que le preguntaron con tono metafísico: ¿en qué piensas al llegar a la cima tras tantos esfuerzos? y contestó con tono práctico: en bajar.

    Espero que en breve empecéis a preparar la siguiente aventura!

    • Es gracioso porque el otro día estaban hablando mi padre y mi hermana de los lugares que van a ir a conocer este verano y yo les dije: Joder como me muero de envidia! Y a mi madre le dio un ataque de risa: Pero… no has tenido suficiente? 🙂

  6. Una declaración de «AMOR» de verdad, autentica…donde los sentimientos como tu dices , Lucia , te sobrepasan a ti y a todos los que lo hemos leído.
    Un fuerte beso y muchas gracias por dejarnos viajar con ustedes.
    Coco

    • Siempre es Rubén el que tiene palabras bonitas para mí… y yo cuando las escribo pienso en que no están a la altura de mis sentimientos. Se las digo pero no las escribo. Parece que escribirlas me daba como respeto. Solo he tenido que irme a dar la vuelta al mundo para pensar… Y qué coño! Otro beso fuerte para vosotros!

  7. Yo sí que doy gracias todos los días… pero de tenerte a mi lado. Contigo… a darle vueltas a un mundo que no tiene fin.

Dejar un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE