Actualizado el 25/06/18

En Varanasi te enfrentas a tu verdadero yo y sufres una justa cura de humildad.

Tenías muchas ganas de ir a Varanasi, aunque a decir verdad, te da vergüenza reconocer el auténtico porqué… Te llamaba el morbo y todo lo que habías oído sobre ese lugar. De alguna manera, tenía que ser como estar dentro de una especie de reality show a lo bestia, pero «sin implicaciones». Eso de que la gente vaya a «purificarse» al río Ganges (el mismo que tiene 500.000 veces más bacterias que el agua apta para el baño según la OMS), de que muchos vayan a dejarse llevar sumiéndose en la nada hasta la muerte, de ir a incinerarse para poner fin al ciclo de reencarnaciones… Todo eso, te parecía algo como de otro mundo «que tenías que ver».

varanasi_algo_que_recordar_25

A primera «vista y olida», Varanasi no defrauda: escaleras que bajan hasta el Ganges atestadas de devotos, columnas de humo a lo lejos que geolocalizan el punto final, curiosas edificaciones que salen portentosas unas de otras sin orden ni concierto… Nada más poner un pie en los ghats, te das cuenta de que tenías que venir pese a los sentimientos que puedan surgir a partir de ahora. Aunque no te preocupas mucho por ello ya que… ¡tú, tienes mucha suerte! O al menos, así lo garantizan las dos enormes cagadas de «vaca reina» que pisas en menos de 5 horas. Y es que, cuesta mucho mirar al suelo en Varanasi. Si ya el enclave es especial de por sí, todo lo que pasa allí va más allá de lo que esperabas. Más allá de los pensamientos que te sugiere tan especial lugar. Más allá…

varanasi_algo_que_recordar_19

Así que empiezas a darle vueltas a la cabeza…

varanasi_algo_que_recordar_16

En primer lugar, te visualizas siendo uno más. Alguien que ha decidido que ese va a ser su último lugar y que está en la escalera de un ghat sentado. Vestido solo con telas naranjas. De varios tonos. De varias telas. De varios años. Llevando barba larga. Kilométrica. Canosa. Esperando… Con la cara pintada. La mirada perdida. Casi «alzheimérica». Arrugado por el paso del tiempo. Agrietado por el paso del sol. Castigado por el paso de las penurias. Esperando con más paciencia y resignación que el que busca taxi en Gran Vía el día de la cena de Navidad de la empresa… pero «desde otro mundo». Te imaginas allí purificándote en el agua menos pura. Viendo cómo será tu propia cremación en cuerpo de otros. Esperando y presenciando cómo otros van consiguiendo tu preciado objetivo. Tic-tac… tic-tac… tic-tac… Hoy no. Mañana quizás.

varanasi_algo_que_recordar_23

Si en muchos otros países, templos y momentos no eres capaz de levantar la cámara por respeto, aquí además… casi ni te acuerdas de que la llevas. Incluso en algunas ocasiones, te sientes mal por hacer según qué fotos. A veces, hasta solo por pensarlo.

varanasi_algo_que_recordar_27

No te gusta la sensación de que la esencia de muchos lugares, se convierta en un zoológico. Te alejas un poco de la escena y te imaginas siendo «ese alma en espera» que está allí sentado… esperando. Alrededor ves cientos de turistas, viajeros, visitantes… extraños al fin y al cabo, que revolotean y enturbian el momento. Y tú… sí, tú. Eres uno de ellos.

varanasi_algo_que_recordar_8

Cuanto más viajas, más te planteas cosas de este tipo. Lo que está bien… lo que estaba mal. Lo que creías que estaba bien… Lo que ahora crees que está mal. ¿Cómo sería todo esto antes de que apareciéramos por aquí con nuestras cámaras, gafas, barbas y pantalones de colores?

varanasi_algo_que_recordar_20

Te vas de allí. A «refrescarte». A coger perspectiva. Callejeas un poco. Marketeas. Pasas por el Kashi Vishwanath Temple, por el Durga Temple, por la Universidad… pero vuelves. Vuelves atraído por la increíble fuerza de los ghats. Has venido para eso. Al fin y al cabo, ya has visto muchos templos antes de pasar por Varanasi y los seguirás viendo después.

varanasi_algo_que_recordar_10

No puedes parar de recorrer de una punta a otra todos los ghats. Parándote a ver cómo los bueyes se bañan con las personas, las personas con los bueyes, las cosas de las personas con los bueyes y «las cosas» de los bueyes con las cosas de las personas y las personas mismas.

varanasi_algo_que_recordar_18

No puedes dejar de observar cómo «la ropa tendía seca el aire» y de buscar la tuya propia entre el montón. De presenciar cremaciones de cerca y de lejos. Tanto diurnas, como nocturnas.

varanasi_algo_que_recordar_3

No puedes dejar de asistir, un día sí y otro también, al ritual Ganga Aarti cuando cae el sol. Sentado. De pie. A un lado. Arriba. Abajo.

varanasi_algo_que_recordar_6

No, no te quieres perder nada… y te sigues imaginando siendo de allí. Durmiendo en cualquier lado. Comiendo de cualquier sitio. Lavándote de cualquier modo. Sin duda, Varanasi te está descolocando por momentos.
varanasi_algo_que_recordar_2

Y después de evitarlo durante tres días, cuando ya estás a punto de irte de allí… caes. Tu pequeño «tú» diablo… el que vive en tu hombro izquierdo, te habla claro, bajo y al oído. Y le escuchas. Le escuchas cómplice porque sí… es verdad… tiene razón. En el fondo quieres hacerlo y lo vas a hacer. Estás a punto de caer como otros muchos lo hicieron antes. Por primera vez, te vas a saltar uno de tus principios máximos. Una de tus normas. Una de tus leyes. Te dispones a hacer algo que has criticado mil veces y de lo que sabes que te vas a arrepentir más antes que después: le vas a hacer una foto a uno de esos rostros con la mirada ida y sabes que después te pedirá dinero por ello… Dinero que le darás. Te dispones a dispararle a «quemafoto» a una de esas almas que esperan sin desesperar. Vas a inmortalizar una cara que no quiere ser inmortal. Que vino justo para dejar de serlo. Dudas un segundo pero… click!… Mi foto. Tus rupias.

varanasi_algo_que_recordar_11

Está manido. Está trillado. Está dicho. No inventas nada repitiendo una vez más lo que dicen de que «Varanasi no deja indiferente a nadie»… Pero añades: «…ni siquiera a tus principios».

 

39 Comentarios

  1. Estamos en India ahora mismo, esta vez en el sur y con la misma sensación podemos asegurar que este país no deja indiferente, te da una de cal y otra de arena y cuando piensas que te han tomado otra vez llega uno con una sonrisa de oreja a oreja con un Chai para invitarte…
    Como siempre… retratando tan «justamente» y «preciso» la realidad

    • Los malos momentos se compensan con los buenos rápidamente. Es así. Saboreadlo bien porque ya sabréis que cuando ya no estéis en India, lo echaréis muuuuuucho de menos ☺️

  2. wow!! India es un sueño que espero hacer realidad dentro de poco , sin dudas me han llevado ahí con sus fotos y estos maravillosos relatos … que me dejan con un nudo en la garganta y los ojos mojados … Gracias x las emociones..!!

  3. Este post y los anteriores estan geniales.
    Tengo una pregunta. Estoy armando un viaje por india, pretendiamos hacerlo en diciembre que se supone es la mejor epoca para viajar, por otros motivos tenemos que mover las fechas ahora lo vamos a hacer en Junio 2016, veo que estudes viajaron en fechas similares.
    Que tal es el ambiente (clima, temperaturas) de verdad es tan insoportable como siempre la gente lo menciona o es pasable como lo sintieron? recomiendan viajar en junio o creen que es mejor otras fechas?

    Saludos
    Orlando desde Costa Rica

    • Hola Orlando. No es tan horrible. Nosotros hemos estado en julio y agosto y algo de rainy season pillas sobre todo en Rajasthan. Hace calor y bochorno en Delhi y Calcuta y en cualquier caso, es el mejor momento para ir a Ladakh. Un abrazo y a disfrutarlo!

  4. Humano, real, sincero… da mucho gusto leeros! por muchas más vueltas al mundo! y los regalos de textos que nos haceis cada vez que escribiis!

    • Qué bonito eso de que los post se conviertan en regalos 🙂 A seguir entonces, ¿no? Muchas gracias!!!

  5. Siempre tengo la misma pelea interna, me gustaría hacer la foto, pero las personas merecen respeto y se me escaparon muchas fotos que me hubiera gustado hacer, pero si los fotógrafos o turistas hacemos lo que nos da la gana mirando para dentro, los sitios mágicos dejarán de serlo a cambio de unos euros y unas fotos que nada tendrán de reales y pasarán a ser posados.
    Enhorabuena chicos, me gusta mucho la fotografía y lo que escribís.

    • Tal cual. Y eso… pasa todos los días cuatro o cinco veces. Es parte del encanto del viaje y de la frustración del fotógrafo. Gracias Eduardo!

  6. Las casualidades no existen….pero yo me he encontrado con este fascinante post y me va que «ni pintao», pues en octubre voy unos 15 días a la India!!!
    Acabo de verme allí, de pie, sintiendo todo eso que has escrito….. BRUTAL!!!!!!

    Voy a dar una vuelta por aquí….

  7. En dos palabras…. im presionante 😉 jajajajajjajaajaja.
    Excelente Ruben! Siempre llegandome al corazón con tu redacción y tus fotos!
    Abrazo gigante para ustedes

  8. Creo que nunca leí un post más sincero y humano que este.

    ¡Gracias por una descripción espectacular y unas fotografías alucinantes!

    • Qué de cosas que enrojecen en tan pocas palabras!!! Muchas gracias Sebastián. Nos alegra que te haya gustado. Un abrazo!

  9. Aún no tuve oportunidad de ir a India pero después de leer tu post, es como si hubiera estado allí con vosotros. Gracias!

  10. Guaaauuu!! Me gusta mucho la redacción y las fotos muy impactantes. Sobre todo la que están todos tumbados. Mucho choque de culturas. Todavía no he estado en India. Creo que hay que ir muy preparado psicológicamente porque es muy complicado de digerir. Tanta pobreza, miseria, suciedad y tu al final te vas , pero ellos siguen allí.
    Tanto que pensar, tanto que aprender.
    Pilar

    • Ese es el punto de fricción definitivo Pilar… que tú vas, miras y te vas. Pero aquello sigue igual o peor. Y claro, te da vueltas todo.

  11. Muy bueno Ruben! Me intrigaba saber cuanto de «algo que recordar» era tuyo y cuanto de Lucía. Y con este gran post y esas grandes fotografías puedo hacerme una mejor idea. Excelente transmisión de ideas y sentimientos de un lugar. Saludos!

    • Cada uno pone un 50%. Uno en unas cosas, el otro en otras. A veces uno escribe mejor, otras el otro. Ya sabes… trabajo en equipo. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo Leandro!!!

      • Lean no le hagas caso a Rubén. Yo solo pongo el cuerpo. Soy una viajera florero en toda regla 😉 jaja. En serio…. Al principio de cada post puedes ver siempre quien lo ha escrito, aunque es cierto que hay veces que debatimos sobre el enfoque o que nos ayudamos mutuamente. Pelotear hace que las ideas crezcan y bueno…no sabemos hacerlo de otra manera.
        El maestro fotógrafo ya ves quien es. En la vuelta al mundo yo me dediqué a tratar de provocar que pasaran cosas interesantes para que Rubén las inmortalizara. Esta vez es diferente y soy la «segunda unidad». Ahora en los post hay una mezcolanza de fotos de los dos (es muy bueno el maestro). No se lo digas pero estoy esforzándome mucho a ver si consigo convertirle en «mochilero florero». Y ya que estoy comentando en este post aprovecharé para decir que me gusta MUCHO salir del Vipassana y encontrarme con artículos tan chulos como este y con comentarios tan cariñosos. Lo mismo me voy a esto de meditar más a menudo… abrazo!

  12. Es un gustazo sentarte a leer… Dejarte llevar y sentir que estas en Varanasi. Que si cierro los ojos me puedo situar allí donde nos quieras llevar., que podría percibir hasta el olor del lugar. Simplemente gracias

  13. El sábado me subo a un avión rumbo a Varanasi… el primer viaje desde que hace año y medio volviera a España después de un año viajando por el Sudeste Asiático. Tu post ha activado el “modo viaje” bruscamente, encongiendome el estómago como la primera vez que me subí a un avión sin billete de vuelta. Lo sé… es el síndrome del viajero eterno que sabe que vuelve a la andadas… gracias!

    • Enhorabuena por ese viaje sin billete de vuelta! Disfrútalo en grande y a ver si nos encontramos por ahí. Da recuerdos de nuestra parte a Varanasi 😉

  14. Apoteosico final! «mi foto. Tus rupias», «Varanasi no deja indiferente a nadie… ni si quiera a tus principios»
    Me quito el sombrero ante tu sincera descripción de sentimientos!

    • Con todo lo que se ve por aquí… como para andar con medias verdades 🙂 Mil gracias a ti por apreciarlo.

    • Emocionado y sonrojado!!! Muchas gracias Marcos. A ver si la próxima que estemos por Tenerife coincidimos. Abrazos y besos a los dos 😉

  15. Genial final de post… fíjate que al principio de leer me estaba preguntando si habría hecho o no una foto de esas almas que no quiere ser inmortal en cuerpo humano. «Por un puñado de rupias…», un duelo al sol entre la tentación y los principios del «no, yo no».

    Creo que yo caería también, me temo…

    • Muy impactante. No dejas de plantearte cosas y de pensar en lo diferente que es el mundo… Aún. Gracias German.

  16. sencillamente……….. espectacular!!!!!!!, con cada una de las fotografías, te montas tus propio pensamientos y situaciones.
    gracias….

Dejar un comentario