El norte de Chile es, sin duda alguna, uno de los mayores atractivos turísticos del país. Allí, a más de 2.400 metros de altura, en San Pedro de Atacama, está el punto de encuentro, reposo del turista y puerta de entrada a uno de los desiertos más grandes y áridos del mundo: el desierto de Atacama.

Llegados a este punto, surge la pregunta: ¿Se puede ir al desierto de Atacama con un bebé? Respuesta: Sí, por qué no.

Preliminares y consejos varios

Del cómo llegar y cómo moverse: si se dispone de algo más de dos semanas de vacaciones en Chile, se hace imprescindible meter el desierto de Atacama en la ruta. Lo mejor es volar de Santiago directamente hasta Calama. En el aeropuerto es posible el alquiler de coches más o menos preparados para según qué carreteras y caminos. Nosotros alquilamos un coche más que sencillo y a pesar de ello, pudimos acceder a casi todos los sitios de interés. Para esta zona, tener transporte propio nos parece muy interesante ya que, además de poder parar donde y cuando se quiera, te da la libertad de ir a los sitios a tu ritmo quedándote el tiempo que quieras. Por otra parte, los trayectos no son nada complicados (al menos a principios de octubre que es cuando fuimos nosotros) si ya no queda casi nada de nieve en las montañas altas. Eso sí, hay que tener en cuenta no subir a lugares como los Geisers del Tatio si ha llovido el día anterior ya que puede haber zonas de barro.

san pedro de atacama algo que recordar

A tener en cuenta: en la mayoría de oficinas de alquiler de coches no tienen sillas de bebé (o son caras) y en Chile su uso es obligatorio. Como nosotros teníamos en mente alquilar en varios lugares, compramos una en Santiago al principio del viaje que nos costó uno 50€. Por otra parte, hay gasolineras en Calama y San Pedro de Atacama. Lo ideal es salir siempre con el depósito lleno o casi (por si acaso).

Del dormir: al tratarse de un pueblo dedicado al turismo, hay una gran oferta a este respecto. Lo ideal es estar relativamente cerca de la Calle Caracoles ya que es la parte más céntrica y donde se encuentran todos los restaurantes y bares. Eso sí, si se tiene coche, hay que buscar un lugar que cuente con parking propio o alejarse un poco para poder aparcar sin problemas ya que esta zona, esta limitada al tráfico.

san pedro de atacama algo que recordar

Del comer y el beber: la mayor parte de la oferta gastronómica se encuentra entre la Calle Caracoles y Gustavo Le Paige. Es fácil encontrar una amplia oferta en cuanto a platos y precios. Hay restaurantes muy de rollo cool turístico que no están nada mal (como Adobe y Casona) y otros con bastante encanto y buen precio (Barros Café). A partir de ahí, también es posible encontrar lugares con un menú diario asequible. Eso sí, no esperemos encontrar absolutamente de todo en la carta ya que, no lo olvidemos, estamos en pleno desierto a mas de 2.000 metros de altura. Igualmente, hay multitud de cabañas y casas que se alquilan completas y que tienen tanto cocina como lavadora. Esto, si se es una familia o un grupo de amigos, es toda una ventaja en cuanto ahorro y comodidad a la hora de poder desayunar pronto y llevarse algo de comida preparada para el día. Si se opta por esta fórmula, lo ideal es hacer una compra grande en Calama al llegar. A partir de ahí, se pueden comprar cosas más puntuales en San Pedro (la oferta es menor y los precios algo más altos).

san pedro de atacama algo que recordar

De la vestimenta: ropa ligera para el día (a ser posible de manga larga) y abrigo para la noche y zonas altas. Como buen desierto, y encima en altura, de día hace mucho calor y por la noche frío. Si además pasamos de los 3.000 metros o subimos a los Geisers del Tatio (allí a las 6 de la mañana se puede estar perfectamente a -13ºC), la cosa se pone fresquita. Es imprescindible llevar gafas de sol, protector solar y un gorro.

De las excursiones: en el caso de querer contratar alguna excursión, lo mejor es hacerlo allí mismo el día antes. Además de que seguro que hay plazas debido a la cantidad de agencias que hay, es muy posible conseguirlas a mejor precio. Normalmente tendrán algún coche aún por llenar y es posible conseguir esos asientos por debajo del precio normal.

san pedro de atacama algo que recordar

Por otra parte, hay quienes no están ni en un lado ni en otro. Es decir, no alquilan coche e intentan ahorrarse las excursiones para ir «por su cuenta» en bicis de alquiler a lugares como el Valle de la Luna, el de Marte e incluso Laguna Cejar. En nuestra opinión, es una especie de suicidido que no tiene mucho sentido. En los días que estuvimos allí, vimos a varias personas pasarlo mal e incluso cómo una chica se desmayaba sobre la bicileta cayendo fuertemente contra el suelo. Recordemos que estamos en un desierto en el que hay momentos que se superan con facilidad los 40º C. Ni que decir tiene que esta actividad con niños, es una locura aún mayor.

bebe en el valle arco iris de atacama

“Quiero ir, de verdad, pero tengo miedo por los niños”

Si eres amante de los parajes inhóspitos, no puedes dejar de ir a un lugar así. Y menos aún, por tener niños. Vale sí, hace bastante calor. Estamos hablando de un desierto. Y sí, sí, hay polvo. Un polvo que cuando hace viento, se te mete hasta en los tuetanillos. Molesto. Muy molesto. Nada que no se pueda superar con unas gafas y una braga para tapar nariz y boca. Pero es que vale tanto la pena… Estos paisajes, colores y cielos, no los vas a ver en muchos otros sitios. Además, si tenemos en cuenta que estamos ante un lugar sin las típicas amenazas de las grandes ciudades que tanto preocupan a los padres y madres de hoy y siempre, ¿qué te preocupa exactamente? Se trata de un interminable patio plano por el que correr y ensuciarse un poco. Nada más. Y nada menos.

Una vez nos hemos hecho al espacio y comprobamos que lo más que puede ocurrir es algún que otro tropezón por culpa de la emoción (y alguna piedra en el camino), toca relajarse y disfrutar.

Ay no, aún no… el otro “gran tema de preocupación” (o freno), es la altura.  Vamos con ello.

san pedro de atacama algo que recordar

El mal de altura

Antes de ponernos a dar “consejos vendo que para mi no tengo”, hemos de decir que con Koke hemos estado varias veces en cotas altas. En Argentina ya estuvo con un año en las Salinas Grandes a 3.400 metros o en el Tren a las Nubes a 4.200 metros, por ejemplo. En algunos puntos de Atacama a sus casi dos años, también ha estado rondando los 4.000 metros. Nunca, jamás, en ningún momento… ha sentido algún tipo de mareo. Al parecer, a estas edades no lo sufren tanto como los mayores.

Dicho esto, tanto para mayores como pequeños, lo ideal cuando vamos a un lugar en altura es que haya un periodo de aclimatación. Ya, ya… en dos semanas de vacaciones uno no puede permitirse ciertos lujos como “perder días”. En este caso, dedicar los dos o tres primeros días en San Pedro viendo el pueblo y los alrededores (sin subir a más altura), no es perder el tiempo. Por otra parte, hay que huir de los grandes esfuerzos físicos, las comidas copiosas y la ingesta de alcohol. Además y como de costumbre, beber abundante agua es mano de santo (sobre todo estando en el desierto). Dicho esto, en caso de sentir algún tipo de nausea o mareo, lo mejor es bajar la cota de altura. Para dar cierta tranquilidad, diremos que se tarda dos horas en coche en llegar de San Pedro de Atacama a Sierra Gorda que está a 1.600 metros de altura. A partir de allí, todo es bajada hasta el nivel del mar.

san pedro de atacama algo que recordar

San Pedro

El pueblo en sí, es bastante interesante. Además de la siempre presente vista de la cordillera andina, hay que destacar sus pintorescas casas con plaza e iglesia a juego y los numerosos puestos de artesanía con todo tipo de artículos que uno se quiere llevar. Restaurantes, bares, tiendas… San Pedro es, para bien y para mal, un pueblo dedicado al turismo. Por ello, tiene todas las comodidades necesarias para recuperarse entre excursiones.

El Valle de Marte y Valle de la Luna

Ambos están a escasos minutos en coche de San Pedro y son de obligada visita. Solo por solo ver estos dos lugares (de los más secos del mundo), ya merece la pena haber venido hasta aquí. Los nombres hacen justicia, honor y causa a los paisajes que representan. Es como si alguien se hubiera dedicado a amasar y hacer todo tipo de formas con la tierra dejándolo a medias. Pliegues, curvas, cuevas. Gargantas, dunas, crestas. Amarillos, marrones, rojos. Todo se mezcla quitándose protagonismo a cada metro. Todo convive rodeado del más sonoro y amplio silencio.

En el Valle de la Luna se puede visitar la Cueva de Sal (nos dijeron que no era apropiado para niños, pero entramos igualmente y sin problemas), el Anfiteatro, las Tres Marías, la duna Mayor… La visita dura unas dos horas y con la entrada, se puede acceder también al mirador de Kari-Piedra del Coyote desde el que ver la puesta de sol. El Valle de Marte es un lugar excesivamente mágico. Aquí, la tierra se pliega mil veces sobre sí misma como si fuera de seda. Por un momento piensas que si no estás en Marte, la sensación debe de ser muy parecida.

Nota: este valle tiene un recorrido de pago que se puede hacer en coche y otra que se puede ver “gratis” entrando hacia Pukara de Quitor.

san pedro de atacama algo que recordar

Laguna Cejar

A una hora de camino se llega a una laguna dividida en tres partes, de las cuales, en una es posible bañarse. Eso sí, no durante mucho tiempo y teniendo cuidado con meter la cabeza en el agua ya que el contenido en sal es tan elevado, que la cosa puede ponerse “picantes”. Después de flotar, casi levitando, es posible darse una ducha allí mismo para quitarse la sal.

san pedro de atacama algo que recordar

Valle Arco Iris

Este escarpado y colorido lugar, se encuentra a algo más de dos horas y ya en ciertos momentos del trayecto se llega cerca de los 4.000 metros de altura. Durante el camino es posible ver vicuñas a ambos lados de la carretera. Si ha llovido en días anteriores o se está en pleno deshielo de las altas montañas, prepárate para vadear riachuelos cual piloto del Dakar.

san pedro de atacama algo que recordar

Lagunas Altiplánicas (Miscanti, Miñiques y Salar de Talar)

Aquí ya empiezan las palabras mayores. Además de que ya nos ponemos en los 4.000 metros durante un buen rato, se tarda casi tres horas en llegar hasta allí y luego están los caminos para ir hasta cada una de ellas. Hay que echar el día entero. Por eso, lo mejor es salir pronto con el depósito hasta arriba de gasolina y llevar agua y comida suficientes. Esta excursión concretamente, puede que no sea “tan imprescindible” yendo con un bebé.

san pedro de atacama algo que recordar

Geisers del Tatio

A una hora y medio de camino en coche, se llega a esta espectacular demostración de fuerza y belleza natural. Si bien el camino no es excesivamente complicado, lo más duro es el frío. Hay que tener en cuenta que hay que salir entre las 5 y las 5:30 de la mañana para llegar antes del amanecer a los geisers. Poco después de que salga el sol y debido al cambio de temperatura, las fumarolas casi desaparecen. Es muy importante llevar buen abrigo, calzado y guantes. Dicho esto, si se va por cuenta propia, lo ideal es seguir a alguno de los coches de las excursiones. Además de que se conocen el camino, en la parte más alta hay una zona bastante castigada por el agua que deja la ruta con un continuo bacheo muy incómodo a la hora de conducir. Si no llevamos un 4×4, es bastante molesto, pero poco más.

san pedro de atacama algo que recordar

A la vuelta y ya con la luz del día, podemos ver el increíble paisaje que no vimos al subir. Flamencos, vicuñas, etc. También es posible parar en el pintoresco pueblo de Machuca a tomar un café y unas brochetas de llama.

san pedro de atacama algo que recordar

Salar de Uyuni

Sin duda, el Salar de Uyuni es uno de esos lugares únicos que hay por el mundo… pero aunque está relativamente cerca, está en Bolivia. Es decir, si tu viaje es de dos o tres semanas a Chile, puede que lo mejor sea centrarse en ver Chile. Si por el contrario tu viaje no tiene un tiempo determinado de duración y solo tiene como objetivo “avanzar”, puede ser una buena idea salir de Chile por aquí en dirección a Bolivia. En cualquier caso, se trata de una excursión de tres días en los que se va al Salar, a las lagunas Verde y Colorada, Geisers el Sol de la Mañana, el Volcán Licancabur, el Desierto de Dalí, etc. Tres días apartados de todo en los que en ocasiones se está por encima de los 5.000 metros de altura y a bastantes grados bajos cero. Si te apetece hacer esta excursión sí o sí, ten en cuenta que:

  • en época de lluvias (de diciembre a abril), estas excursiones se complican bastante.
  • No es muy buena idea hacerlo por tu cuenta.
  • No aconsejamos hacer esta excursión con niños muy pequeños (la mayoría de agencias no lo hace) ya que si te da un mal de altura, estás a bastantes horas de empezar a bajar.
  • Es bastante más barato hacer esta excursión desde el pueblo de Uyuni (Bolivia) que desde San Pedro de Atacama (Chile).
salar de uyuni algo que recordar

Planing para tres días en San Pedro con bebé:

Día 1: llegada a Calama y traslado a San Pedro de Atacama. Después de alojarse, y si se llega pronto, ir a la Laguna Cejar a darse un baño. Si no, salir a dar una vuelta por el pueblo. Para el atardecer, ir hacia el mirador de Kari-Piedra del Coyote sin entrar. Unos cientos de metros antes, hay otro mirador gratuito desde el que también se puede ver la puesta de sol.

Día 2: Ir al Valle Arco Iris saliendo relativamente pronto por la mañana. Se tarda unas dos horas en llegar y allí hace falta otra hora para verlo con calma. Llevar comida para el camino y a la vuelta, ir al Valle de la Luna. Teniendo en cuenta que la mayoría de las excursiones al Valle de la Luna se hacen sobre las 16:00, es un buen plan adelantarse a todos los autobuses para ir por delante. Con la entrada Del Valle de la Luna accedemos al mirador de Kari – Piedra del Coyote para la puesta de sol.

san pedro de atacama algo que recordar

Día 3: subida a los Geisers del Tatio saliendo a las 5:00 para regresar sobre las 9:30 o 10. Si no se va el primer día, se puede intentar ir a la Laguna Cejar del ptirón para recuperarse del madrugón con un baño. Por la tarde, visitar el Valle de Marte con la calma que merece.

En definitiva…

Aunque estamos hablando de uno de los parajes más aislados del planeta, se trata de una zona que se puede visitar sin problemas incluso con bebé. Muy segura y bien acondicionada. Entendemos el respeto que puede dar a priori, pero sería una pena ir a Chile y no pasar por allí. Igualmente, siempre hay tiempo para hacerlo y los países no se van de sus sitios. Están ahí esperándote para cuando sea tu momento.


Si estas pensando en organizar un viaje con un bebé puede que te interese alguno de estos artículos:

Guía para viajar con un bebé en avión. 
Guía para viajar con un bebé. 
9 cosas que aprendí viajando con mi bebé
Alimentación complementaria del bebé en viaje: el BLW
Juegos para entretener a un bebé en el avión sin necesidad de pantallas.Soy madre viajera, tengo miedo.
Total, si no se va acordar.
Desde el otro lado de la barriga.
¿Se puede viajar embarazada?
Guía de Tokio con niños.
Guía para viajar con niños a Colombia.
Guía de Shanghai con niños.
Guía de Sudáfrica con niños.
Seguro de viaje sí, seguro no.

11 Comentarios

  1. Buscando información para viajar con mi bebe llegue a ustedes y quede fascinada con su blog, pero necesitada que me pudieran ayudar y/o asesorar respecto a un viaje que haremos solo por tres días con mi marido y mi bebe de 1 año 9 meses a San Pedro de Atacama.

    Lamentablemente he consultado en varias agencias los tour por el poco tiempo que contamos, y nos han cerrado las puertas por nuestra bebe, diciendo que por reglamento en muchos lugares no admiten a bebes, por la altura, así que estamos pensando en arrendar un auto y verlo por nuestra cuenta, pero quisiera que pudieran ayudarnos en los lugares que podríamos visitar con ella dada su corta edad y las recomendaciones a tan bello lugar (es nuestra primera vez).

    Vamos en la quincena de agosto y habrá luna llena mas encima, entonces tengo entendido que no podremos tampoco tomar tour astronómicos ya que no se vera nada, es cierto?.

    Quedando atenta a sus comentarios y recomendaciones, los saluda con un gran abrazo.!

    Evelyn y Rodrigo

    • ¡Hola Evelyn y Rodrigo! Aunque os respondimos también por el email, dejamos por aquí el texto por si a alguien más le surge la duda y puede servirle de ayuda.

      Nosotros estuvimos en esa misma zona con Koke un poquito más mayor aunque te diremos que no era su primera vez en altura. Ya con menos meses la había conocido en Argentina. Lo cierto es que los tours no se arriesgan a llevar a ningún menor aunque según nosotros leímos, nos confirmaron allí los locales y pudimos comprobar con Koke, a un menor de 4-5 años es dificilísimo que le afecte la altura. Su consumo de oxígeno es mucho menor que el de un adulto y por esta razón, salvo que tuviera algún problema de salud, lo normal es que ni se entere si ha cambiado de altura.

      Nosotros desde los 5 meses de Koke que hemos estado viajando con él por todo el mundo hemos tirado mucho de alquilar coche para movernos a nuestro ritmo libremente. Sobre los tours gastronómicos, podéis preguntar una vez que estéis allí. Incluso está la opción de que uno de vosotros lo hagáis un día y el otro, otro día. Pero como decís, con la luna llena hay menos posibilidades de ver un cielo tan estrellado. De todas formas, si os veis con ganas, siempre podréis coger vuestro coche y salir a buscar las estrellas en familia.

      ¡Esperamos que os sirva de ayuda!

      ¡Un abrazo y feliz viaje!

    • Hola!! Yo también viajaré en la misma fecha que Evelyn y me preocupa el tema de la altura. Mi nena tiene 1 año 8 meses y me han dicho que podría ser un tanto molesto para ellos el viaje . ojalá no sea así. Gracias por la información
      Saludos!!

      • ¡Hola Natalia! Perdona por la tardanza en la respuesta. Acuérdate de mantenerla bien hidratada e intentar que no haga muchos esfuerzos. Verás como todo va a ir genial.

        Un abrazo!

    • Hola Evelyn! Como te fue en el viaje, arrendaron un auto para poder realizar los tours?. Estuve averiguando y todas las agencias nos dicen que no con un bebé de 1 año 9 meses.

      Saludos!

  2. !Me encantáis! Muero de envidia por no haber tenido el valor de viajar más cuando mis hijos eran pequeños. Es cierto que luego no se acuerdan, pero hay un poso de sabiduría y conocimiento que les queda, y también se impregnan de «alma viajera»
    La info sobre Atacama es genial, gracias por ello, está en mi lista de pendientes, quizá el próximo año.

    • Por todo eso lo hacemos, por lo que se les queda dentro. Igualmente, el «alma viajera» te puede llegar en cualquier momento así que, seguro que ya se la has transmitido de sobra 😉

Dejar un comentario