Guías

Published on mayo 7th, 2018 | by lucy

5

Guía para viajar a Puerto Rico con niños

¿Es conveniente viajar a Puerto Rico después del huracán María? ¿Qué más se puede ver además de las playas? ¿Cual es la mejor forma de moverse por la isla? ¿Qué se come? ¿Se puede beber el agua del grifo? ¿Hace falta reservar con mucha antelación? Estas preguntas y algunas más en esta guía rápida para viajar a Puerto Rico con niños

Puerto Rico, lo mejor de los dos mundos.

Poco o muy poco sabíamos nosotros antes de llegar a Puerto Rico y nos llamó la atención que alguien nos lo definió como “lo mejor de los dos mundos”. No le faltaba razón. Precisamente esa afirmación es la que lo hace (para nosotros) un destino muy interesante para visitar en familia. Es cierto además, que cuenta con alguna de las mejores playas del mundo entre sus costas, pero además de poder estar tumbados boca arriba, hay mucho más que ver y hacer en Puerto Rico.

Si te estás planteando un viaje por la isla boricua en familia, aquí tienes la información que hemos ido recopilando en función de nuestra experiencia al recorrer la isla durante 4 semanas con nuestro bebé de un año y medio. 

1. Algunos detalles a tener en cuenta para la organización de un viaje a Puerto Rico.

– Puerto Rico es un estado libre asociado a los EE.UU. Esto quiere decir que a nivel de aduanas es como si viajaras a los EE.UU. Para ello, tienes que gestionar la ESTA vía online antes de viajar al país. Además del ESTA, es necesario el pasaporte en vigor del bebé (recuerda que el de los menores tiene una duración máxima de 2 años) y el Libro de Familia o en su defecto original o copia de la partida de nacimiento del bebé. Esto último no es obligatorio pero dependiendo de la compañía con la que viajes pueden exigírtelo.

Webs de interés:

– Pedir cita para el DNI y el pasaporte.

– Documentación necesaria para solicitar el DNI y el pasaporte del bebé.

– Información sobre visados de todos los países para todas las nacionalidades.

– La moneda que se maneja es el dólar americano. Aceptan tarjetas de crédito en la mayorías de los lugares, aunque también vas a encontrar algunos negocios más familiares que únicamente reciben efectivo.

– No te fíes del mapa. El tamaño real de la isla de Puerto Rico son 111 millas de largo (unos 178 km), de Este a Oeste y 39.5 km de ancho, de Norte a Sur (unos 64 km). Cuando miramos por primera vez el mapa de Puerto Rico tuvimos la sensación de que nos iban a sobrar muchos días. Tres semanas para recorrerla parecían ser más que suficientes. Es verdad que las distancias no son muy grandes pero hay mucho que ver en cada uno de los rincones de la isla y además, se tarda más de lo que puedes imaginar en ir de un punto a otro. En nuestro caso, esas tres semanas se convirtieron en cuatro y aún así, nos fuimos con algunas deudas pendientes.

– El estado libre asociado de Puerto Rico no termina en la isla principal, ya que es un archipiélago. Alrededor de la isla de Puerto Rico están las islas de Culebra, Vieques, Mona, Desecheo y Caja de Muertos. Nosotros tuvimos tiempo de conocer Culebra, donde se encuentra playa Flamenco (considerada la segunda mejor playa del mundo) y Vieques. Cada una de estas islas se merecen por los menos dos o tres días.

– La huella del huracán María (20 de septiembre de 2017), se siente fundamentalmente en la frondosidad de la vegetación y en algunas playas que han perdido mucha arena (y alguna casa). Es cierto que cuando nosotros visitamos la isla (unos 7 meses después), todavía existían algunas zonas más asoladas en las que no se había restablecido la electricidad, funcionando con generadores. Una faena sobre todo para las personas que viven allí. A nosotros, como viajeros, solo nos tocó vivir un día sin luz en San Juan para el que la mayoría de los negocios estaban preparados (nuestro bed & breakfast tenía incluso placas solares). En el resto de los destinos, la actividad estaba prácticamente rehabilitada y encontramos a los puertorriqueños muy contentos de recibir viajeros otra vez. Nosotros pensamos que una de las mejores formas de ayudar a la recuperación de un país, es ir a visitarlo. Estamos seguros de que si hubiéramos venido en otro momento, la experiencia hubiera sido otra, pero “le damos las gracias a María” por habernos permitido conocer un Puerto Rico luchador, de gente muy trabajadora y acogedora con los que llegamos de fuera, que va mucho más allá de sus playas y que nos ha dado una imagen del país muy diferente a lo que esperábamos.

– El idioma. En Puerto Rico se habla inglés, español y espanglish. Así que lo difícil es no entenderse.

2. La ruta.

Con el objetivo de tener una perspectiva completa del país, visitamos diferentes áreas. Puedes ampliar información sobre lo que ver en cada una de ellas y las emociones que despertaron en nosotros en los post que hemos escrito al respecto:

– Viejo San Juan

– De Arecibo a Rincón

– Cabo Rojo

– Ponce

– Orocovis, Toro Verde

– Parque Nacional El Yunque, Fajardo y Luquillo

– Las islas de Culebra y Vieques

Parque Nacional el Yunque (la Coca)

3. Salud.

Como confirmamos con el Centro de Vacunación Internacional Infantil antes de nuestro viaje, en Puerto Rico no hay enfermedades que requieran una vacunación o tratamiento especial, más allá de tener el calendario de vacunación del niño al día. El único detalle a tener en cuenta es que al estar ubicado en el Caribe, existen algunos casos de Zika, por lo que si estás embaraza o estás pensando estarlo, es un riesgo que viajes a Puerto Rico sin consultar previamente el estado actual de los últimos brotes de esta enfermedad.

Dependiendo de la  época del año en la que viajes hay más o menos mosquitos (aunque algunos siempre hay). La estación húmeda va desde mayo hasta octubre, que son los meses más calurosos y en los que hay más mosquitos. Aunque no viajes en esta temporada, las dos únicas preocupaciones que vas a tener viajando con niños en Puerto Rico son los mosquitos (bastante llevadero en la estación seca) y el sol. Para ampliar información sobre las precauciones a tener en cuenta en estos dos puntos te recomendamos visitar la guía para viajar con un bebé en la que especificamos las recomendaciones pediátricas sobre estos dos temas en función de la edad del niño.

Con respecto al consumo de agua del grifo dentro de la isla de Puerto Rico, encontramos lugares en los que podía tomarse sin problema y algunos otros en los que los propios locales nos recomendaban que era mejor embotellada. Es posible que tuviera que ver con el paso de María, por eso nuestra recomendación es siempre preguntarle a la gente del lugar sobre el estado de las aguas, especificando que las van a consumir niños.

Las salinas (Cabo Rojo)

4. La calidad de los servicios y los precios medios. 

Los alojamientos, los restaurantes, el alquiler de vehículos, las actividades deportivas… Todo funciona bastante bien y con altos niveles de calidad… pero no es barato. Posiblemente, de todos estos aspectos, es la comida en la que se puede encontrar una mayor variedad de precios y una mejor relación calidad-precio.

A continuación algunos precios del día a día para hacerse una idea de costes:

– Habitación doble en alojamiento básico: a partir de 50$

– Botella de agua pequeña: 1$

– Café: 2$

– Almuerzo: a partir de 9$

Mofongo

5. Experiencias top en familia.

Cuando decimos que Puerto Rico nos ha parecido un buen destino para disfrutar en familia, es porque ofrece una variedad de actividades en las que hemos podido disfrutar todos juntos. A continuación te contamos las que nosotros hemos practicado, aunque obviamente no son las únicas que puedes encontrar:

– Toro Verde Adventure. Hasta hace muy poco era el zip line más largo y alto del mundo, actualmente solo superado por uno que acaba de abrir la misma empresa en Emiratos Arabes. En Puerto Rico han sido pioneros en la implantación de un un triple sistema de seguridad para que pequeños y mayores podamos disfrutar del valle a vista de pájaro. La altura mínima para poder lanzarse por las cuerdas son 4 pies (1,2 metros), aunque no es la única actividad que puede practicarse dentro del complejo. También hay puentes colgantes, un laberinto y lo que llaman Toro Verde Hidropónico. Conviene contactar con ellos con antelación para hacer una reserva.

Toro Verde Adventure Park

– Bahías bioluminiscentes. Hay tres lugares desde los que se puede disfrutar de este fenómeno: Vieques, Fajardo y la Parguera. La que se considera que es la más luminosa del mundo es la de Vieques. Esta es una de las deudas que nos quedaron pendientes con Puerto Rico. La excursión se hace de noche en un kayac con el suelo transparente que permite ver los microorganismos que al ser agitados, producen una luz azul casi mágica. Es uno de los ecosistemas que ha quedado más dañado después del huracán María. Nosotros tratamos de verlo en Vieques, con la mala suerte de salir una noche de lluvia en la que no vimos absolutamente nada. Lo cierto es que no nos gustó mucho la organización general de la empresa con la que lo hicimos, pero aquí te dejamos la reseña de otros chicos que tuvieron una buena experiencia con otra empresa.

Conocer la casa Bacardí y la historia del ron. Alcohol y niños puede parecer una combinación poco adecuada… nada más lejos de nuestra intención. Hay varios tours guiados diferentes en función del tiempo y de lo que a cada uno le interese. A nosotros nos encantó conocer toda la historia y anécdotas de la bebida por excelencia del Caribe así como jugar a adivinar los diferentes olores en el momento en el que se hace la cata.

Bodegas de la Casa Bacardí

– Salsa en directo. Otra de las experiencias más locales de las que pudimos disfrutar (que además no tiene ningún coste) fue la de asistir varias veces a los chinchorros o fiestas que se organizan con música en directo y que no necesariamente son a altas horas de la noche. Todos los domingos a partir del medio día, en el callejón de la Tanca del Viejo San Juan se juntan personas de todas las edades a disfrutar con una cerveza en la mano de la música en directo. El mejor lugar para practicar unos pasos de baile de salsa, bomba, rumba o plena.

Un domingo cualquiera en el callejón de la Tanca (Viejo San Juan)

– Volunturismo. El Parque Nacional del Yunque es otro de los atractivos turísticos de la isla. Cuando nosotros fuimos a visitarlo estaban abiertos los accesos a la cascada de La Coca y el Angelito, pero la Mina seguía en recuperación. A cambio, pudimos participar en este programa que promueve el hotel Wyndham (entre otras actividades como el visionado de pájaros) en el que aprendimos sobre la fauna y la flora del parque y gracias al que pudimos plantar tres tabanucos (y un niño).

– Alquilar una barca para recorrer la Parguera. Las opciones para hacerlo son, sumándose a alguna de las excursiones que salen cada vez que consiguen llenar los barcos o por libre. Nosotros decidimos hacer lo segundo y la experiencia fue bastante divertida, además de que pudimos movernos por donde nos dio la gana. Para manejar el barco no es necesaria licencia de navegación ni grandes conocimientos previos.

Grumete en la Parguera

6. Los transportes.

Si le tenemos que poner una pega a Puerto Rico, es la falta de transportes públicos. Son prácticamente inexistentes. Al final, si quieres explorar la isla se hace casi imprescindible el alquiler de un vehículo, aunque en los núcleos de población funciona bastante bien Uber.

En las islas de Culebra y Vieques sucede lo mismo. Hay un servicio de taxis para llegar a las playas, que sale cuando el vehículo se va llenando. Aparte de la espera, no es un servicio nada barato. Las opciones de alquiler de vehículos son los willies o los carritos de golf. Nosotros nos decantamos por la primera opción porque para entrar por según que caminos, el carrito de golf se nos quedaba un poco corto. En Culebra alquilamos el coche con Carlos Jeep Rental que tiene una flota enorme de vehículos y que además están muy nuevos.

Explorando Culebra en un jeep

Para moverse entre islas, está la opción de utilizar los ferries (muy económicos), aunque hay que consultar su disponibilidad porque en momentos de mucha demanda dan prioridad a los viajeros locales sobre los extranjeros.

Las otras opciones son la avioneta (hay varias compañías operando) o el aero taxi. Nosotros fuimos a Culebra en ferrie y volamos de Culebra a Vieques en aerotaxi. Si recuerdas la película de Indiana Jones, la experiencia viene a ser algo similar. El tamaño del aparato da para que entren tres pasajeros, el piloto y únicamente el equipaje de mano que viaja en la parte de atrás del aero taxi. La vista de las islas desde las alturas es espectacular. Sin duda, uno de los mejores recuerdos que nos llevamos de Puerto Rico.

Desde el taxi aéreo

Si viajas con niños muy pequeños, como es nuestro caso, está el tema del transporte del bebé. Nosotros nos llevamos el carro (versión pequeña y ligera de viaje) para momentos puntuales en el Viejo San Juan y en el resto del viaje fuimos siempre porteando con una mochila todler (para niños de más de 12 kilos). Sin la mochila hubiera sido bastante complicado hacer la mayoría de las actividades que hicimos.

7. Alojamientos: dónde dormir.

Excepto los tres primeros días que teníamos alojamiento buscado desde España en el Viejo San Juan, fuimos reservando sobre la marcha. Si a ti también te gusta improvisar, lo que sí te recomendamos es que te compres una tarjeta SIM local para poder tener acceso a datos todo el tiempo con llamadas y mensajes ilimitados. Desde que viajamos con bebé, intentamos (siempre que podemos) quedarnos en lugares con cama grande y que tengan cocina, aunque sea básica, para hacer el desayuno y alguna de las dos comidas principales del día en casa.

Villa Bahía Vista en Culebra

Estos son los sitios en los que nos quedamos nosotros que más nos gustaron:

– Viejo San Juan: Casa Sol B&B. Además de estar muy bien localizado, es un edificio con un patio interior lleno de detalles con mucho cariño que regentan Thissa y Edie. Los desayunos, cocinados cada día, son nivel gourmet. Este alojamiento tiene además, un gran compromiso con el medio ambiente.

– Orocovis: Villas de Roka dura. Pequeñas casitas de madera con acceso a piscina común y restaurante propio. Muy aconsejable si se quiere visitar Toro Verde Adventure Park porque está justo al lado.

– Culebra: Villa Bahía Vista. La casa está muy bien cuidada y la persona que se encarga de la entrega de llaves nos ayudó con todo lo que necesitábamos.

Desayuno en la casa Sol B&B (Viejo San Juan)

8. La comida: dónde comer.

La cocina puertorriqueña tiene muchos ingredientes y sabores que nos resultan muy familiares por lo que no debería de ser un problema para aquellos paladares un poco más tradicionales. La mayoría de los restaurantes cuentan con sillitas para bebé y además suelen tener la delicadeza de traer un platito de arroz con judías pintas para los niños muy rápido para que estos no se conviertan en Gremlin con la espera de los platos. También hay muchos restaurantes que tienen pinturas y mantel de papel para dar rienda suelta a la creatividad en la mesa.

El plato principal es el mofongo. El más común es a base de puré de plátano verde, aunque también lo hay de yuca u otras raíces típicas de la zona. A esta masa se le añade un sofrito a base de cualquier ingrediente: vegetales, carnes, pescados o mariscos y cada establecimiento tiene su especialidad. Aunque no solo de mofongo vive el puertorriqueño… hay muchos otros platos que merecen un post aparte para hablar sobre ellos. Algo que nunca antes habíamos probado y que nos encantó fue el carrucho (un caracol marino que se combina en diferentes platos de forma similar a como nosotros hacemos el pulpo).

La bebida por excelencia es la piña colada que habitualmente es sin alcohol, a no ser que especifiques lo contrario. También se bebe agua de coco, sangría o limonada, además de los refrescos habituales y otras combinaciones con el ron. El café boricua fue otro gran descubrimiento para nosotros. En todos los establecimientos, sean grandes cadenas o pequeños puestecillos, hemos encontrado buen café.

El café del quiosco de la Plaza de Armas del Viejo San Juan

Aquí van los restaurantes en los que más hemos disfrutado de la cocina puertorriqueña;

Viejo San Juan

– Mojito’s: uno de los lugares preferidos por los locales para comer mofongo.

– La cueva del mar: pescados y mariscos espectaculares. Muy buena relación calidad precio. No solo están en el Viejo San Juan.

Mofongo de camarones en La Cueva del Mar

– La Mallorca: para probar el desayuno clásico de la zona, pastelillos, hojaldres rellenos y la mallorca.

– Puchy’s cafe: el quiosco de la plaza de Armas. Buen café, barato y con ricos sandwiches hechos al momento.

– El Jibarito. Otro de los clásicos de la cocina tradicional puertorriqueña. Siempre está hasta arriba de gente.

– Fatty’ s. Comida jamaicano hindi hecha cada día por su dueña, a la que todo el mundo adora. Preguntar por el almuerzo.

Santurce

– La casita blanca. Entre los tres restaurantes que más disfrutamos de nuestra visita a Puerto Rico. Cocina tradicional puertorriqueña en un local con mucho sabor. La bebida típica de la casa se llama Maviada. Mejor ir con tiempo porque se llena todos los días o reservar con antelación. El tres leches de coquito de postre una delicia.

San Germán

– Tierra Viva Bistró. Cocina sin fronteras con alimentos de temporada. Nos encantó el trío de humus (especialmente el de remolacha).

 

Vieques

– Rancho choli. Famoso por cómo cocina otro de los platos típicos de la isla: el lechón.

Viejo San Juan

Y hasta aquí la guía para viajar con niños a Puerto Rico. Como verás, no hay grandes diferencias entre ir a visitar la isla con niños o sin ellos porque todas las actividades y los servicios están bastante controlados. Solo nos queda desearte que tu experiencia sea tan buena como la nuestra y que disfrutes en primera persona de todo lo que tiene la isla del Encanto.


Si estas pensando en viajar con un bebé, quizá también te interesen estos post:

Guía para viajar con un bebé en avión. 
Guía para viajar con un bebé. 

9 cosas que aprendí viajando con mi bebé
Alimentación complementaria del bebé en viaje: el BLW
Soy madre viajera, tengo miedo.
Total, si no se va acordar.
Desde el otro lado de la barriga.
¿Se puede viajar embarazada?
Guía de Tokio con niños.
Guía para viajar con niños a Colombia.
Guía de Shanghai con niños.

Guía de Sudáfrica con niños.
Seguro de viaje sí, seguro no.

—————————————————————————————–

Código ético: esta guía está basada en la experiencia que nosotros tuvimos en nuestro viaje de 4 semanas con un bebé de 1 año y medio por Puerto Rico. Con algunas de las empresas que aparecen publicadas llegamos a un acuerdo de colaboración, con otras no. Únicamente hemos incluido en esta guía aquellas que cumplen nuestros criterios de calidad. Nuestras opiniones al respecto son totalmente libres y están basadas en nuestra experiencia personal.


About the Author



5 Responses to Guía para viajar a Puerto Rico con niños

  1. Angel says:

    Qué grandes tips!!! Tenía muchas dudas con Puerto Rico pero ahora, me están entrando muchas mas ganas de ir. Gracias.

    • lucy says:

      Gracias a ti por el comentario Angel. La verdad es que nos ha sorprendido bastante la isla. Si al final te animas, ya nos contarás qué tal la experiencia. ¡Un abrazo!

  2. Tamara says:

    Vaya guía más completa Lucy!! Mientras la leía me estaban entrando muchas ganas de visitar Puerto Rico, así que apuntado queda en la lista de lugares que visitar próximamente.
    Un abrazo y a seguir disfrutando de Chicago 😉

    • lucy says:

      ¡Gracias guapa! Yo pensaba que lo conocíais porque fue a vosotros (bueno, a Oliver 😉 a los primeros que escuché decir la palabra “mofongo”. Ya os he visto disfrutando a tope sobre cuatro ruedas con envidia de la sana. Os mandamos besos a los tres ya desde San Francisco. ¡Muaaaa!

      • Tamara says:

        Que va, ya nos gustaría, solo que estuvimos viviendo una temporada en República Dominicana y tienen algunos platos típicos en común

        Además cada vez que tenía clientes de Puerto Rico no se porqué motivo pero siempre acabábamos hablando de Walmart y de lo bueno que está el Mofongo .

        Un besote chicos, os seguimos 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero II”

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”

  • ¿TE VIENES DE VIAJE?

    Si la respuesta es "SÍ", deja por aquí tu email y cuando publiquemos un artículo nuevo te avisaremos para que lo leas antes que nadie.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE