Consejos

Published on diciembre 2nd, 2018 | by lucy

0

Recomendaciones para viajar a Roma con un bebé

¿Es Roma un destino adecuado para viajar con un bebé?

En realidad, según nuestra experiencia después de casi 2 años viajando con Koke por Europa, Norteamérica, Caribe, Sudamérica y África, hay pocos destinos a los que no se pueda viajar con un bebé, salvando aquellos lugares de condiciones meteorológicas muy extremas o que se encuentren en un conflicto. Como ya te habrás fijado, en todas partes nacen y crecen bebés. Aunque sí es cierto que dependiendo de la etapa evolutiva en la que se encuentre el retoño, algunos destinos lo ponen más fácil que otros. Especialmente a partir del momento en el que los bebés empiezan a caminar y sobre todo si además de andar ya corren. Antes de eso, se pasarán el día en brazos, en el carro o en la mochila de porteo y haciendo las paradas correspondientes para que puedan comer, no hay ningún impedimento en pasear con ellos por infinitas salas de un museo, monumentos, montañas o hasta donde te lleven las ganas de explorar. Esta etapa que abarca aproximadamente hasta el primer año de vida del bebé a nosotros, como padres primerizos, nos ayudó mucho a ajustarnos en el cambio de vida que supone pasar de ser dos a ser tres y de ello salió el post “9 cosas que aprendí viajando con mi bebé”.

En el momento en el que empiezan a moverse de manera más autónoma se sigue pudiendo ir a prácticamente cualquier lugar con ellos pero entran en juego otros condicionantes que nosotros cada vez tenemos más en cuenta, y es que tras unas cuantas meteduras de pata, hemos descubierto que un destino más popular o conocido no tiene por qué ser el mejor lugar para viajar con un bebé, y añadimos a esto “con un bebé que ya anda”. Es difícil que alguien ponga una cara rara si le dices que estás pensando en pasar unos días en París con un bebé de 2 años y ya te puedes ir haciendo a la idea de que te tacharán de loco si en lugar de eso nombras Sudáfrica o a Colombia. Pero, si eres de esos padres que hacen oídos sordos a los temores ajenos entonces, esto te interesa.

En las ciudades hay mucho de todo y eso a priori, a los padres, nos da tranquilidad. Hospitales, supermercados con secciones internacionales, restaurantes de diferentes cocinas, museos, actividades infantiles… pero también; muchos coches, tiendas de souvenirs a pie de calle de colores llamativos para ser tocados, personas con prisa, colillas que llevarse a la boca… Después de este segundo año de vida de viaje con Koke en el que hemos tenido destinos de todo tipo (Puerto Rico, San Francisco, Chicago, Miami, la costa oeste, Frankfurt, Sao Paulo, Río de Janeiro, Roma, Chile y próximamente Cuba), hemos descubierto que disfrutamos mucho más los destinos menos urbanos y los planes en los que prima la naturaleza. El año pasado, antes de que empezara a andar fue maravilloso conocer con él ciudades como Tokio, Shanghai, París, Nueva York o Buenos Aires, pero en esta etapa de su desarrollo en la que necesita tocar, correr, explorar, subir y bajar… estamos más a gusto lejos de las grandes urbes.

Dicho esto, si estás pensando en viajar a Roma con tu bebé (si todavía no anda, mejor que mejor) estas son algunas de las cosas que a nosotros nos hubiera gustado saber antes de ir:

– En Roma hay mosquitos. Tiene guasa que después de visitar países como Colombia, Sudáfrica y Brasil donde nos han picado más mosquitos haya sido en Roma. No sabemos si tiene que ver con el río, con la humedad o con qué pero por lo visto y según nos dijeron los romanos hay épocas en las que hay más y otras en las que hay menos pero haberlos los hay casi siempre. Nosotros estuvimos en septiembre que por lo visto no es la peor época y nos llevamos algún que otro picotazo. Tenlo en cuenta a la hora de hacer el equipaje. En la guía para viajar con un bebé publicamos algunas de las recomendaciones específas que nosotros seguimos con el tema de los mosquitos.

– La ciudad está llena de fuentes de agua potable muy fresca. Llévate una botella rellenable. Es un destino ideal para poner en marcha uno de los puntos del manifiesto del viajero responsable y tratar de reducir el número de deshechos de botellas de plásticos que generamos en los viajes. 

– No cometas el mismo error que cometimos nosotros y lleva el carro. En Roma hay adoquines (los sanpiedrines) pero todos a la misma altura. Somos ultra fans del porteo pero llevar encima a un bebé de 14 kg desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde cada día puede minar la moral de cualquier espalda (con mochila todler o sin ella). Nosotros para viaje usamos este carrito que puede meterse dentro de la cabina del avión. En Roma nos cruzamos a varias familias que lo llevaban sin problema con el empedrado, aunque si no quieres gastarte tanto porque ya tienes carro hay opciones más económicas como esta otra.

– Asume que no lo vas a poder ver todo. Estuvimos dos semanas, era la tercera vez que íbamos y nos siguen quedando muchísimas cosas por ver. Roma es agotadora e inabarcable y a ritmo de bebé que anda todavía más. Es mejor tratar de ver menos y poder tener tiempo para correr por una plaza o pararse a escuchar a algunos de los múltiples artistas callejeros que ir arrastrando al bebé todo el día de un lado a otro. Lo ideal es organizar las jornadas eligiendo una zona concreta de la ciudad o una única atracción en la que poder estar todo el día para verla sin prisas y poder disfrutar también de unas horas de tiempo libre.

-En Roma no hay muchos parques. Los vas a encontrar más bien como espacios verdes que se conocen con el nombre de Villas, en las que la gente sale a correr, a sacar a los perros y suele haber alguna zona concreta con columpios dentro. No esperes encontrarte un parque por casualidad porque Roma no es Frankfurt. Por casualidad encontrarás cientos de monumentos y lugares históricos, pero parques no. Si estás pensando en pasar la tarde en un parque lo mejor es que eches un vistazo antes por Google para localizar el que te pillas más cerca. Además el transporte público no es excesivamente regular, por lo que tienes que tener en cuenta que a veces compensa más ir andando que esperar el autobús.

-Aunque estos detalles se compensan por ejemplo con la maravillosa gastronomía en la que es muy fácil encontrar opciones para los niños. Barra libre de pizza, pasta y helado, con tronas para niños en todos los restaruantes además de opiones específicas de menú infantil. Nosotros no somo smuy fans de solicitar el menú infantil porque desde que iniciamos la alimentación complementaria hemos preferido que pruebe de todo pero se agradece que en los restaurantes tengan en cuenta a los más pequeños.

-Como contrapartida a la falta de parques confesamos que los romanos son muy cariñosos con los niños. Nunca hemos estado más de 10 segundos de pie con Koke en un autobús y siempre hay alguien dispuesto a darle charla al “angelo robaquore”. Hay momentos en los que una sonrisa cómplice de la cajera del supermercado mientras ve como haces malabares para que tu hijo no se coma una cuña de queso “a bocaos” vale más que cientos de parques de bolas.

– A la hora de elegir el vuelo.  Aunque desde España no se tarda gran cosa nosotros siempre intentamos evitar los primeros de la mañana para no someter al bebé a un madrugón horrible ni los que llegan muy tarde al destino puesto que encontrarlo todo cuando es de noche es un poco más complicado. Hay veces que 20 euros más o menos en el precio del ticket pueden hacer una gran diferecnia en el confort general de la familia. Aquí te dejamos una guía más específica con recomendaciones para volar con un bebé.

– La postura de Italia sobre las vacunas. Actualmente no hay ninguna vacuna específica necesaria para viajar a Italia fuera del calendario vacunal oficial (si eres español). Aún así y aunque viajes a un país europeo te recomendamos ponerte en contacto con la unidad del niño viajero sobre el estado concreto del país en las fechas de tu viaje. Puede pasar que en función de la edad de tu bebé sea preferible adelantarle alguna vacuna de las del calendario oficial porque se haya producido algún brote de alguna enfermedad recientemente. En cualquier caso, lo ideal es que tengas toda la información sobre la situación de salud para que puedas tomar las prevenciones que sean necesarias. Al ser un país de la UE con la tarjeta sanitaria europea podrás ser atendido en caso de necesidad, aunque nosotros siempre contratamos un seguro de viajes específico y desde que viajamos en familia más. Comprando el billete con algunas tarjetas bancarias puedes también tener cobertura médica en el extranjero. Puedes revisar las condiciones a este respecto con tu banco.  Si viajas con un bebé, recuerda llevar una copia o una foto en el móvil del calendario vacunal por si fuera necesario en algún momento que reciba atención sanitaria.

Si vas a viajar a Roma con tu bebé y tienes alguna duda concreta que no hayamos respondido dejanosla en los comentarios y trataremos de responderte lo antes posible.


Si estas pensando en organizar un viaje con un bebé puede que te interese alguno de estos artículos:

Si estas pensando en viajar con un bebé, quizá también te interesen estos post:

Guía para viajar con un bebé en avión. 
Guía para viajar con un bebé. 
9 cosas que aprendí viajando con mi bebé
Alimentación complementaria del bebé en viaje: el BLW
Soy madre viajera, tengo miedo.
Total, si no se va acordar.
Desde el otro lado de la barriga.
¿Se puede viajar embarazada?
Guía de Tokio con niños.
Guía para viajar con niños a Colombia.
Guía de Shanghai con niños.
Guía de Sudáfrica con niños.
Seguro de viaje sí, seguro no.

 

 


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Síguenos en nuestras redes sociales

  • “El síndrome del eterno viajero II”

  • “El síndrome del eterno viajero”

  • Trailer “Around them”

  • “Anoniman, detrás de los carteles”

  • ¿TE VIENES DE VIAJE?

    Si la respuesta es "SÍ", deja por aquí tu email y cuando publiquemos un artículo nuevo te avisaremos para que lo leas antes que nadie.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE