Actualizado 28/02/18

Nha Trang… algo más que fiesta y playa

Cocinar a fuego lento 300 gramos de fiesta, cuarto y mitad de playa, una pizca de submarinismo, salpimentar con guiris y añadir un generoso chorro de alcohol y voilà… Nha Trang. Aquí estás aunque aún no practicas submarinismo (todo se andará), se te pone la piel color «rojo carabinero» si estás más de una hora al sol y «no nos gustan los guiris». Con un par…

Eso sí, Nha Trang tiene (como todos los sitios) cosas interesantes. La Pagoda Long Son, las torres Po Nagar Cham y, sobre todo el Valle de las Hadas donde no es muy fácil llegar, por cierto. De momento tienes que hacerte 40km en scooter cambiando un par de veces de carretera y por esos lares, nadie habla inglés. Cuando intuyes que has llegado, tienes que subir por «un camino» de rocas salpicadas por agua, ramas y barro. Muy recomendable.

La verdad es que, durante la ascensión, sólo te encuentras con vietnamitas. Buena señal. Al principio una familia, a los cuarenta minutos un grupo de chicos y chicas (dándole al flow y a la sabrosura), a la hora y poco a una pareja y entre la hora y diez y la hora cincuenta de incontrolada subida… nadie. Es justo en ese momento… cuando ya estás a punto de dar la vuelta porque crees que allí no hay nada, cuando crees que todo el esfuerzo ha sido en vano, cuando piensas que estás a punto de llegar a la frontera con Camboya, es justo en ese preciso instante en el que te encuentras con esto… y claro, te pegas el baño de tu vida.

nha_trang_algo_que_recordar_03

En Vietnam «se estila» eso de bailar en grupo en los parques por las tardes y hacer ejercico a las cinco de la mañana. Esto es algo que te llama mucho la atención durante todo el viaje. No por el acto en sí (que también)… sino por la «calidad», estilo y plasticidad de los ejercicios. Como aún llevas el chip del trabajo, sientes que tienes que hacer algo con tan interesante costumbre así que, un día toca levantarse a las 5 de la mañana para grabar «los mejores momentos» y hacer luego esta campaña.

nha_trang_algo_que_recordar_02

Te gusta eso de encontrarte las casas abiertas de par en par. En Vietnam es una tradición muy común que agradeces. Es una costumbre que satisface el voayeur fotográfico y curioso que llevas dentro. Se trata de un uso que no deja lugar a la imaginación, pero sí a la sorpresa. Por ejemplo, eso de ver echándose la siesta a una señora en el suelo, a su marido sobre la mesa del salón y sus dos scooter acompañando… no es que no tenga precio, es que tiene una foto sí o sí.

nha_trang_algo_que_recordar_04

Es decir que… vale, se trata de un «acto fotovandálico», una intromisión a «click forzado» pero, bueno… tampoco es que te lo pongan muy difícil, ¿no? Además, ¿quién se puede resitir a inmortalizar este momento? Tú, desde luego no.

 


 

Si tienes interés por otros lugares de Vietnam, nosotros podemos hablarte de:

Este post forma parte del viaje que hicimos por Vietnam y Camboya durante un mes que bautizamos como “las últimas vacaciones”. Si quieres leer el resto de los artículos de esta serie haz click aquí.

Dejar un comentario